Dios soberano invita e insta . . . Comentarios Juan 6

    Es sano y necesario entrar en una controversia doctrinal al comentar este capítulo de Juan. La controversia es si un hombre tiene alguna decisión significativa en creer en Jesús y obtener como resultado la vida eterna.

Es sano entrar en esta controversia porque estamos leyendo la Biblia. ¿Como debemos entender la Biblia? ¿Que entendimiento debemos extraer de la palabras de este mismo evangelio?

Hay un principio importante de una comprensión honesta y sincera de la Palabra de Dios que es tomar los textos en su contexto. Es por eso que estamos procurando leer capítulos completos, y con el paso de los días libros completos del Nuevo Testamento.

Ahora bien, si tomo sólo algunos versículos de un pasaje, los extraigo de los demás versículos, y los presento como lo más importante del pasaje no estoy siendo Bíblico. No importa cuales son los versículos que tomo. Una doctrina o una teología verdaderamente Bíblica al final de cuentas debe regresar a todo lo que dice el texto y quedar gozoso y admirado por que tan bién expresa la doctrina o teología Bíblica. Al grado que mi doctrina o teologia me lleva a editar o reexpresar lo que el texto Bíblico dice, a ese grado no es Bíblico mi doctrina o teología.

Este capítulo contiene tres o cuatro versículos en las que Jesús expresa la soberanía de Dios y la necesidad de que Dios obre para que una persona llegue a tener vida eterna. Son versículos muy claros y muy bellos.

A la vez, este capítulo contiene varios versículos en las que Jesús invita e insta a los oyentes a “trabajar” creyendo en Él, en Jesús para tener vida eterna. Estos son versículos muy claros y muy bellos.

Las dos cosas son parte de una enseñanza de Jesús. El órden y el contenido de esta conversación o dialogo lo controlo, lo moldeo Jesús a su gusto. Entendemos que Juan escucho y aprendió de este dialogo. Creemos que el Espíritu Santo inspiro y dirigió a Juan a escribir exactamente este dialogo en el órden y con los detalles que tenemos en el capítulo.

¿Quién soy yo? o ¿Quién eres tú, para pensar que puedes o debes editar esto para que se entienda más claro? En lo personal, quisiera tratar el pasaje con toda reverencia, leerlo y enseñarlo como lo que es, un dialogo de Jesús con personas, a estas alturas incrédulas, y también con sus discípulos.

Si yo tomo los versículos que hablan de la soberanía de Dios, los saco fuera de contexto y pretendo con ellos minimizar los vesículos en las que Jesús insta a creer y habla de la necesidad de creer entonces no soy Bíblico.

Y si invierto las cosas tampoco soy Bíblico. Si yo tomo los versículos que hablan en las que Jesús insta a creer y habla de la necesidad de creer, los saco fuera de contexto y pretendo con ellos minimizar los vesículos en las que Jesús habla de la soberanía de Dios entonces tampoco soy Bíblico.

Preguntaras, ¿y eso es así solo porque yo lo digo? No hermano. Eso es así porque ambas cosas estan en el pasaje juntos. Para Jesús no son conceptos peleados entre si, sino que son conceptos complementarios entre si. Y como son conceptos complentarios, no tengo la necesidad de explicar en dónde termina una cosa y dónde empieza la otra. ¡Eso lo dejo en manos de Dios!

Veamos. Los textos que hablan de la soberanía de Dios son principalmente estos:

Juan 6

37 Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.

Vemos que hay una órden de eventos. Primero el Padre les da las personas a Jesús y luego vienen a él.

Juan 6

39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el día final.

Vemos que hay una obra totalmente exitosa de Jesús en no perder nadie de los que el Padre la ha dado, sino que los resucite en el día final.

Juan 6

44 Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.

Nadie puede venir ni viene a Jesús si no lo atrael el Padre.

Juan 6

65 —Por esto les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre.

Nadie puede venir a Jesús al menos que el Padre lo haya concedido.

Como dije estos versículos son muy claros y definitivos. Pero no se dan en forma aíslada. Se dan en un contexto. El pensar que estos versículos van en contra de su contexto sería pensar que la Palabra de Dios esta dividida contra si.

Veamos entonces el contexto, con estos versículos.

Juan 6
26 —Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan, no porque han visto señales sino porque comieron pan hasta llenarse.

Jesús les señala su motivación. Les señala su motivación para que piensen en lo que les motiva.

Juan 6
27 Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre éste ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación.

Vemos que Jesús les señala su motivación y los invita a cambiar su motivación. Les invita a considerar, pensar que motivación y que finalidad es la que les conviene. Jesús apela a su uso de razón para hacer un cambio de dirección. ¿Ves eso?

“Trabajen,” Jesús empieza con una palabra que sentimos que debe ser prohibido dentro la predicación del evangelio.

Efesios 2
8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte.
Somos salvos por gracia y no por obras. Por eso sería raro oír una recomendación a trabajar. ¿Como es entonces que Jesús les dice, “trabajen?” Veamos.

Juan 6
28 —¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige? —le preguntaron.
29 —Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió —les respondió Jesús.

En respuesta a la recomendación de Jesús le hacen una pregunta bien planteada basándose en la ley. “¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige?” Bajo la ley sabían que Dios les exigía ciertas obras. ¿A esto se refería Jesús en su recomendación?

Jesús responde, “Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió.” Por lo tanto entendemos que Jesús no les esta contestando conforme la ley, sino conforme la gracia que Él esta por implementar.

Es importante notar que Jesús les dice, “trabajen.” No se si quieres tomar esto como un mandato de Jesús, una recomendación de Jesús o una invitación de Jesús. En todo caso el esta apelando a las personas que lo escuchan que hagan algo. Compara esto a trabajar. Aclara que lo que manda es, “que crean en aquel a quien él envió.” Jesús esta apelando la capacidad de decisión, la capacidad de acción de estas personas y les manda que trabajen, creyendo en aquel a quien Dios envió, que es Jesús mismo. Dejemos asentado entonces que hay algo que el hombre tiene que hacer. Creer.

Juan 6
35 —Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed. 36 Pero como ya les dije, a pesar de que ustedes me han visto, no creen.

Jesús les habla de los beneficios de creer, “El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed.” Jesús les subraya su reclamo. “A pesar de que ustedes me han visto, no creen.” El haberlo visto les debería haber llevado a creer, pero no han creído “a pesar” de verlo. Jesús les esta informando que han recibido un conocimiento acerca de él al verlo. Jesús les hace ver que llevan una responsabilidad por la falta de respuesta ante ese conocimiento.

Juan 6
37 Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo. 38 Porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad sino la del que me envió. 39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el día final.

    Ahora Jesús introduce, podríamos decir la perspectiva de Dios. “Todos los que el Padre me da vendrán a mí.” Debemos entender que hay una obra de Dios que hace que ciertas personas vengan a Jesús. No debemos pensar que hay algún conflicto entre el que de Jesús apela a ellos a trabajar o sea creer en Él, y el hecho que el Padre le da personas.

    Jesús les explica que el Padre le da ciertas personas. Y el verbo es da en tiempo presente activo en este versículo. El Padre le da las personas, pero “vendrán a mí” es algo que hacen las personas, de manera que “al que a mí viene, no lo rechazo.


Juan 6
40 Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

Aquí Jesús expresa la voluntad de su Padre en relación a lo que las personas hacen. “Todo el que reconozca al Hijo y crea en él” son decisiones de personas. Jesús ya se refirio al creer en él como un tabajo que se debe hacer. Como resultado delos que estas personas hace, la voluntad de su Padre es, que “tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

Lo que hacen estas personas no esta aislado ni peleado con lo que Dios hace. No. Dios obra y las personas hacen cosas en respuesta a lo que Dios hace. Ambas cosas son verdad y ambas cosas ocurren intertejidos y es correcto hablar de lo que Dios hace y lo que el hombre hace un una sola conversación. Esto es lo que Jesús esta haciendo. Esto es el contexto.

Juan 6
43 —Dejen de murmurar —replicó Jesús—. 44 Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. 45 En los profetas está escrito: “A todos los instruirá Dios.” En efecto, todo el que escucha al Padre y aprende de él, viene a mí.

“Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre.” Algunas de las personas, no todas, vienen a Jesús. Nadie no hace si no lo atrae el Padre. Hay un venir que es lo que hace una persona, pero lo hacen porque lo atrae el Padre. Jesús cita, “a todos los instruirá Dios,”  y lo comenta. Jesús explica esto como una secuencia de eventos, “todo el que escucha al Padre y aprende de él, viene a mí.” Primero esta el escuchar al Padre, algunos lo escuchan, otros no. El que escucha, aprende del Padre. ¿Que es aprender? Recibir conocimiento o instrucción sobre algo. El que aprende de Dios, viene a Jesús. Escuchamos, aprendemos y venimos.

    Ante este murmurar, Jesús aclara la obra necesaria de Dios, “nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió.” ¿Como se ve desde nuestra perspectiva que el Padre atraiga a alguien a Jesús?” Bueno, lo ha venido explicando, Jesús muestra las señales que muestran que el ha venido del cielo. Y Jesús manda o indica que deben creer en él. Cuando Dios atrae a alguien entonces ante el llamado de Dios creen. Dios no cree en nuestro lugar. Eso es un trabajo o algo que tenemos que hacer nosotros. No vamos a creer si Dios no nos atrae. Pero cuando somos atraídos y creemos, entonces el creer es un acto significativo. Es significativo, porque Jesús enseña que es significativo para Dios. Dios lo ha hecho significativo. Primero porque nos llama a creer. Luego es significativo, porque ha prometido que el que, “crea en él, tenga vida eterna.”


Juan 6
46 Al Padre nadie lo ha visto, excepto el que viene de Dios; sólo él ha visto al Padre. 47 Ciertamente les aseguro que el que cree tiene vida eterna.

Jesús expresa lo que Dios esta haciendo al decir, “el que cree tiene vida eterna.” Con esto le da importancia al creer. El creer importa para obtener la vida eterna porque Dios determinó que el creer trae la vida eterna como regalo de Dios.

Juan 6
48 Yo soy el pan de vida. 49 Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, y sin embargo murieron. 50 Pero éste es el pan que baja del cielo; el que come de él, no muere. 51 Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva.

Aquí de nuevo Jesús menciona lo importante que uno debe hacer, “si alguno come de este pan, vivirá para siempre.” Debemos trabajar, debemos escuchar, debemos aprender, debemos venir, debemos comer de este pan que es Jesús mismo.

Sigo notando lo que Jesús enseña sobre la importancia de lo que el hombre hace o no hace, porque Jesús lo sigue enseñando.

Juan 6
53 —Ciertamente les aseguro —afirmó Jesús— que si no comen la carne del Hijo del hombre ni beben su sangre, no tienen realmente vida. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

Expresa primero lo negativo, “si no comen la carne del Hijo del hombre ni beben su sangre, no tienen realmente vida.” Y luego lo expresa en forma positivo, “el que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.” Lo expresa de estas dos formas, porque les esta invitanto e insistiendo en que crean en él. Jesús quiere que ellos hagan decisiones acerca de Jesús.

Brincamos unos versículos abajo y vemos que Jesús sigue hablando de que deben creer.

Juan 6
63 El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida. 64 Sin embargo, hay algunos de ustedes que no creen.
Es que Jesús conocía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que iba a traicionarlo. Así que añadió:

Jesús les ha hablado de una atracción de Dios para poder creer y tener vida. Asi que les señala, “las palabras que les he hablado son espíritu y son vida.” Las misma palabras de Jesús son una parte del espíritu de Dios y la vida de Dios llamando a todos. Juan aclara que, “Jesús conocía desde el principio quiénes eran los que no creían.” Jesús sabe que esta hablando con mucha gente que no cree, pero debemos decir que no creen todavía, porque Jesús les esta invitando a creer con palabras que son espíritu y vida. Aunque la gran mayoría lo abandonan como resultado de esta platica, probablemente Dios sigue obrando en sus corazones y más adelante algunos aceptan la invitación, la instancia de Jesús a creer.

A los que encuentran difícil creer Jesús les repite.

Juan 6
65 —Por esto les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre.

    Con esto podemos ver que Jesús ha descrito de tres maneras lo que el Padre hace para que puedan creer. Primero dijo que le Padre so los daba, luego que el Padre los atraía y por último, aquí, el Padre haya concedido que vengan a Jesús.

    Jesús les dice que es necesario que el Padre les conceda el venir. ¿Porqué les dice esto? ¿Será para desanimarlo? No. Yo creo que es para que se acerquen al Padre, para que le pidan el concederles creer en Jesús.

Terminamos viendo lo que Pedro expresa de parte de los discípulos.

Juan 6
66 Desde entonces muchos de sus discípulos le volvieron la espalda y ya no andaban con él. Así que Jesús les preguntó a los doce:
67 —¿También ustedes quieren marcharse?
68 —Señor —contestó Simón Pedro—, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69 Y nosotros hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios.

Pedro expresa que tienen cierto razonamiento en seguir a Jesús. “¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” Han entendido lo que Jesús les enseña de la vida eterna y saben que Jesús es el único que tiene estas palabras de vida eterna. Así que Pedro y los demás discípulos sin han hecho el trabajo que Dios quiere.

En otra ocasión Jesús le recordó a Pedro.

Mateo 16
17 —Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo.

Ahora una pregunta hermano. ¿Puedes ver que es Bíblico ver el pasaje completo como eomplementándose la obra de Dios y lo que Jesús invita a que hagan los oyentes?

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: