Familias de Fe – Comentarios Mateo 4

    El que Jesús sea tentado nos garantiza dos cosas. Primero que se hizo carne, es un hombre como nosotros. El autor de Hebreos nos enseña que el que Jesús sea tentado como nosotros garantiza que el nos entiende y nos tiene compasión.

Hebreos 2
17 Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo. 18 Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.

Ahora bien debemos tener mucho cuidado con este pasaje porque en parte nos relata lo que el diablo dijo para tentar a Jesús. Sabemos que el diablo es un mentiroso por naturaleza así que no le debemos creer. Para su segunda tentación el diablo cita un bello Salmo que hace referencia al cuidado de Dios.

Mateo 4

6 —Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo. Porque escrito está:

“Ordenará que sus ángeles
te sostengan en sus manos,
para que no tropieces con piedra alguna.”

Es interesante ver este pasaje del Salmo en su contexto. Es muy conocido la introducción de este Salmo.

Salmos 91
1 El que habita al abrigo del Altísimo
se acoge a la sombra del Todopoderoso.

Vemos que el capítulo se refiere a todo aquel “
que habita al abrigo del Altísimo“, el que “se acoge a la sombra del Todopoderoso.” Vemos entonces estas promesas estan para todo el que quiera ponerse bajo la protección de Dios.

El salmista da testimonio de la protección de Dios que se recibe al acogerse al Todopoderoso.

 Salmos 91
9 Ya que has puesto al Señor por tu refugio,
al Altísimo por tu protección,
10 ningún mal habrá de sobrevenirte,
ninguna calamidad llegará a tu hogar.
11 Porque él ordenará que sus ángeles
te cuiden en todos tus caminos.
12 Con sus propias manos te levantarán
para que no tropieces con piedra alguna.

    La promesa viene entonces, “ya que has puesto al Señor por tu refugio” No es exclusivo para el Mesías, sino aplica para todos los hijos de Dios. ¡Que bello!

Jesús más que cualquier persona sabe la seguridad del poder, amor y cuidado de parte del Altísimo. Pero veamos que es lo que Jesús le responde al diablo.

Mateo 4


7 —También está escrito: “No pongas a prueba al Señor tu Dios” —le contestó Jesús.

Es importante entonces aprender de lo que Jesús responde. Aunque tenemos la promesa de la protección de Dios, ¡no debemos poner a prueba a Dios! Debemos andar con cuidado, debemos cuidar nuestra persona física, así como las personas a nuestro encargo. ¿Porqué? Pués, porqué Dios nos tiene en el lugar y función que tenemos para cumplir sus propósitos. Contamos con su cuidado para lograr estar el tiempo que Él tiene previsto para los propósitos que Él nos ha dado. No pongamos a prueba el Señor que nos cuida.

Mateo ha señalado que Jesús es rey de los Judíos, rey que ocupa el trono de David. A la vez, con la venida de los magos de oriente, Mateo nos va mostrando que Jesús no es rey sólo de los Judíos. Mateo reconoce que Jesús cumple una profecía de Isaías que veía que el Mesías era también para los gentiles.

Mateo 4

12 Cuando Jesús oyó que habían encarcelado a Juan, regresó a Galilea. 13 Partió de Nazaret y se fue a vivir a Capernaúm, que está junto al lago en la región de Zabulón y de Neftalí, 14 para cumplir lo dicho por el profeta Isaías:

15 «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí,
camino del mar, al otro lado del Jordán,
Galilea de los gentiles;
16 el pueblo que habitaba en la oscuridad
ha visto una gran luz;
sobre los que vivían en densas tinieblas
la luz ha resplandecido.»

    Mateo ve el cumplimiento de esta profecía en dos regiones o tierras específicas, Zabulón y Neftalí. Mateo nos dice que no sólo hizo una gira de unos pocos días, sino que, “se fue a vivir a Capernaúm.” Posteriormente los enemigos de Jesús dicen que el es un Galileo. Quizas con esto quería cuestionar si era en verdad Judío, si era leal al judaísmo. Quiza le molestaba a los judíos religiosos que eran orgullosos el que Jesús tomaran en cuenta a los gentiles, que ellos despreciaban. Los que somos gentiles, esto es que no somos judíos, en este pasaje tenemos la seguridad de que Jesús vino para nostros también pudieramos ver una gran luz. Ese era el plan de Dios desde antes, anunciado siglos antes por Isaías.

Mateo nos relata como Jesús llama a cuatro de sus discípulos, por cierto de la región de Galilea.

Mateo 4

18 Mientras caminaba junto al mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: uno era Simón, llamado Pedro, y el otro Andrés. Estaban echando la red al lago, pues eran pescadores. 19 «Vengan, síganme —les dijo Jesús—, y los haré pescadores de hombres.» 20 Al instante dejaron las redes y lo siguieron.

21 Más adelante vio a otros dos hermanos: Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en una barca remendando las redes. Jesús los llamó, 22 y dejaron en seguida la barca y a su padre, y lo siguieron.

Comparando este pasaje con lo que Juan relata en el primer capítulo de su evangelio, podemos ver que Andres y Pedro había tenido un encuentro con Jesús. Al parecer ahora Jesús va hasta dónde ellos estaban trabajando para hacerles un llamado definitivo, “vengan, síganme.

Me llama bastante la atención que llama no sólo a dos hermanos, Simón y Andrés, sino que en seguida llama a otros dos hermanos, Jacobo y Juan. Me llama la atención porque si quisieramos empezar un movimiento fuerte, con alcances multi-nacionales, pensaríamos en tener mucha variedad en los doce discípulos que van a ser los más allegados a Jesús. Con estos dos llamamientos una tercera parte de sus discípulos iban a ser de Galilea, de un mismo oficio y de sólo dos familias. Podemos ver que esto no ofrece mucha variedad.

Ah, pero eso es el pensamiento humano, nuestra razón tan limitada. Lo que ve Jesús es su corazón, sin lugar a dudas se demuestra que la fe tenía un lugar fundamental en la vida y escencia de estos cuatro hombres. Volviendo al primer capítulo de Juan, vemos que tanto Andres como Simón habían ido al desierto no sólo a oír a Juan el bautista, sino que nos dice que Andrés por lo menos era discípulo de Juan el Bautista. Cuando Andrés oyo que Juan el bautista dijo que Jesús era el cordero de Dios lo siguio, se quedó la noche con Jesús y después Juan el evangelista sigue relatando.

Juan 1
41 Andrés encontró primero a su hermano Simón, y le dijo:
—Hemos encontrado al Mesías (es decir, el Cristo).

Vemos que para Andrés y Simón, el Mesías era tema normal de conversación. Al parecer la búsqueda del Mesías era algo que compartían.

Entendemos entonces que Jesús escoje dos hermanos de una familia de fé en vez de optar por variedad y amplitud en su grupo de discípulos. Dios había indicado que la lealtad a Dios debería pasar de una generación

Deuteronomio 6
1 »Éstos son los mandamientos, preceptos y normas que el Señor tu Dios mandó que yo te enseñara, para que los pongas en práctica en la tierra de la que vas a tomar posesión, 2 para que durante toda tu vida tú y tus hijos y tus nietos honren al Señor tu Dios cumpliendo todos los preceptos y mandamientos que te doy, y para que disfrutes de larga vida.

    Dios les dijo que tenían que poner esta fidelidad a Dios en práctica. Sin ponerlo en práctica cualquier mención de la misma a los hijos sería una hipocresía vacía. Si se ponía en práctica entonces los padres de familia deberían hacer lo siguiente.

Deuteronomio 6
6 Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. 7 Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

Podemos ver que los padres de Andres y Simón, así como los padres de Jacobo y Juan, ponían en práctica la fidelidad a Dios y el hablar a sus hijos acerca de Dios y su plan para Israel. No debemos olvidar tampoco que Elizabeth y María tambien eran parientes. Asi que Dios escoge para su reino personas que crecieron en familias que honraban y amaban a Dios. Quizas no fuistes críado en un hogar así. Eso esta fuera de tu control. ¿Pero qué tal tu familia ahora? ó ¿Qué será de tu futura familia? ¿Estas formando una familia de fe? ¿Vas a formar una familia de fe?

Por último veamos como se fué extendiendo el testimonio acerca de Jesús.

Mateo 4
23 Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y dolencia entre la gente. 24 Su fama se extendió por toda Siria, y le llevaban todos los que padecían de diversas enfermedades, los que sufrían de dolores graves, los endemoniados, los epilépticos y los paralíticos, y él los sanaba.

Vemos que “su fama se extendió por toda Siria.” Se sigue cumpliendo la promesa del profeta Isaías, la luz llega a los gentiles. Se sigue mostrando que Jesús vino a ser rey de reyes.

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Si desea participar en una de nuestos programas de lectura diaria de la Biblia escribanos a la atención de Esteban.Searfoss@Gmail.com.
O bien puedes apuntarte en esta página: http://www.elverbo.net/lectura/LecturaNT6meses1.html

Todos los programas de lectura son completamente gratis.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: