¿La Casa de El fue un gran concierto?

Jesús hizo unas preguntas en relación al ministerio de Juan el Bautista.

Lucas 7
24 Cuando se fueron los enviados, Jesús comenzó a hablarle a la multitud acerca de Juan: «¿Qué salieron a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? 25 Si no, ¿qué salieron a ver? ¿A un hombre vestido con ropa fina? Claro que no, pues los que se visten ostentosamente y llevan una vida de lujo están en los palacios reales. 26 Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿A un profeta? Sí, les digo, y más que profeta. 27 Éste es de quien está escrito:
»“Yo estoy por enviar a mi mensajero delante de ti,
el cual preparará el camino.”
28 Les digo que entre los mortales no ha habido nadie más grande que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él.»

¿Qué salístes a ver a La Casa de El?

Es muy válido este tipo de preguntas. ¿Que te llevó a ti a participar en La Casa de El?

¿Fuístes a La Casa de Él por la música? ¿Por los conciertos?

¿Fuístes por los chavos? ¿Fuístes por la onda? ¿Fuístes por el Rock n Rol?

O ¿fuístes por El? ¿Fuístes porque conocístes a Jesús? ¿Fuístes porque Jesús es el Señor? ¿Fuístes porque llegastes a reconocer que tu vida debería ser dedicado a Jesús?

Hay un sin fin de razones por las que las personas hayan participado momentáneamente o por un largo tiempo en La Casa de El.

Cuando cada persona se enfrenta a la Palabra de Dios, ya sea escrito en la Biblia o predicado en un ministerio la respuesta que uno tiene viene a descubrir lo que hay en el corazón de esa persona.

Entonces cada uno tiene su propia experiencia. Cada uno sabe lo que había y hay en su corazón. Entonces quisiera compartir, más que una interpretación “oficial” de La Casa de El, lo que yo viví, lo que yo sigo sintiendo.

Sin lugar a dudas, el rock, estaba íntimamente ligado a la juventud en los setentas. Cuando andaba buscando un local para La Casa de El, recuerdo tanto jóvenes drogados en los lotes baldíos de la colonia Guerrero, como por carteles anunciando conciertos de rock con temas alusivos a propósitos o búsqueda de propósito en la vida. Entonces el mismo llamado a abrir La Casa de El se cuajo relacionado al rock, pero relacionado al vacío del rock.

Durante los primeros meses de La Casa de El, fuimos un grupo de jóvenes al festival de rock Avándaro como se llego a conocer. Allí vimos rock, vimos jóvenes drogados literalmente en el lodo. Repartimos unos 80,000 folletos. Regrese de esa experiencia del rock y sentí llamado a estar “tiempo completo” en la obra. Renuncie a mi trabajo.

Becky y yo, compramos aparatos musicales con nuestros recursos, tuvimos músicos que vivieron en nuestro pequeño departamento. Organice conciertos, hasta escribir unas letras, cargaba aparatos, arreglaba cables y transportaba los instrumentos.

Pero La Casa de El no existía por ni para el rock. ¡No!

Sin lugar a dudas, hubo personas y quizás muchos que eso fueron a ver a La Casa de El. Rock y rock sacro.

El rock en La Casa de El era un instrumento, una herramienta, y nada más. El rock era para traer jóvenes a Jesús.

Hago esa distinción porque hoy en día hay “iglesias” que no son más que un concierto. El concierto trae la gente y al tener mucha gente en el concierto se certifica como un ministerio de éxito.

En La Casa de El predicamos a Jesús como Señor, como Dios a quien debemos entregar nuestras vidas. A Jesús como Señor a quién debemos servir toda nuestra vida. El único ministerio efectivo de La Casa de El fue cuando Dios tocaba los corazones para responder al llamado que hizo Pablo.

“Os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio, vivo, santo agradable a Dios que es vuestro culto racional” (Lo que recuerdo de Romanos 12:1 en versión RV 1960.)

En la terminología de La Casa de El, el ir motivado principalmente por la música significaba que eras un cristiano, “de chocolate” o simplemente un cristiano “chocolate.”

Lo único que tiene un valor trascendental de La Casa de El, son las vidas que Jesús cambio, son las vidas de los jóvenes, ahora viejos, que decidieron que Jesús debería ser Señor de sus vidas. Celebremos eso, celebremos a Jesús, celebremos a Jesús como Señor de nuestras vidas.

Hay una gran enseñanza en un evento espectacular del ministerio de Jesús. La alimentación milagrosa de los cinco mil. ¿Te imaginas lo que sería estar allí ese día? ¡Tremendo!

Pero al otro día Jesús conversa con algunas de las personas que presenciaron este gran milagro y comieron de este pan milagroso. Veamos.

Juan 6
26 —Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan, no porque han visto señales sino porque comieron pan hasta llenarse. 27 Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre éste ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación.
28 —¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige? —le preguntaron.
29 —Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió —les respondió Jesús.

Pueden volver a estudiar todo este pasaje en su contexto. Buscan a Jesús al otro día. Jesús, que conoce sus corazones les dice, “me buscan,” “porque comieron pan hasta llenarse.” Pensemos en esto.

Jesús demuestra que es el mismo Dios creador al multiplicar los panes. Juan dice, vimos su gloria, como del unigénito del Padre. Pero estas personas ¿que ven? ¡pan! ¡sólo pan! Pan que comieron pero pan que comieron y ahora de nuevo tienen hambre. Vieron lo terrenal, pasajero y perdieron de vista lo espiritual y eterno.

Jesús les recomendó, “Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió.”

Creo que igual sería una lástima ver sólo la música, por la música no ver la obra de Jesús.

Le doy gracias a Dios porque el cambio y bendijo mi vida por medio del ministerio de La Casa de El. Me llena de gozo el oír y saber de tantos testimonios iguales.

Yo les invito, para recordar La Casa de El, o más bien lo qué Jesús hizo en nuestras vidas en La Casa de El lo siguiente. Ponte de acuerdo con dos o tres hermanos o hermanas, y salgan con una o más guitarras de caja a la Alameda Central, o la Zona Rosa o a Chapultepec u otro lugar parecido en dónde viven ahora. Salgan y canten coros con voz fuerte lleno de júbilo dónde muchos te oigan. (Se vale estar un poco desafinados.) Repartan folletos, proclama, predica la Palabra en voz alta. Habla con las personas que se acercan. Jesús hará lo demás.

“Más allá veremos al Señor.”

Esteban
Julio 2014

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

2 Responses to “¿La Casa de El fue un gran concierto?”

  1. Manuel Says:

    Amado hermano Esteban, recibe un saludo de parte mía,aunque siempre te tengo presente a tí y a tu amada esposa, hoy tuve la oportunidad de leer el comentario que haz hecho acerca de Casa de Él, te felicito de todo corazon, por ese comentario por que casualmente el día de ayer recibí la invitación por parte de Nachito Gorozpe, para asistir al concierto de celebración de un aniversario más de Casa de Él , la cual decliné y le hice saber que no asistía por que no habia nada que celebrar, ya que para mi existen dos iglesias Casa de Él .La que conocí cuando me convertí y por la que trabajamos tanto en enseñar lo que tu mencionas, que el recibir a Cristo no era una emoción de un momento, sino que era un compromiso hasta el último minuto de nuesra vida,

    Cuando menciono que existen dos Casas de Él para mi, hablo de una que dejó su primer amor, indolente, desamorada y que únicamente vive recordando las vivencias de aquel tiempo y hablando falsos testimonios que no concuerdan con la realidad de su vida, la otra iglesia Casa de El es una iglesia que sufre,que llora por ser una minoría en la cual son muy pocos los que verdaderamente se interesan en seguir poniendo en práctica las ensañanzas que recibieron de tí, es muy triste ver cuando alguno de aquellos hermanos que ya partieron con el Señor y que alguno de sus familiares en esos momentos de dolor preguntan por aquellos hermanos que conocieron y que ninguno de ellos se encuentre a su lado, no solamente en el cementerio, sino en algún hospital o en algún problema familiar o situación económica que esten pasando, no existen esos miembros de Casa de Él que hoy celebran un aniversario y lo mas triste es darse cuenta que Casa de Él ya no es Casa de Él; sino que simplemente solo es una casa.

    Hermano oremos a Dios para que Dios toque los corazones y que verdaderamente nos volvamos a rencontrar con nuestro primer amor, que practiquemos las enseñanzas así como tú lo expones, sabemos bien que nuestro trabajo no ha sido en balde y el Señor dará el pago a cada quien según haya sido su obra. Dios te bendiga y guarde amado pastor y perdona este comentario.

  2. Zamira Uribe J. Says:

    La verdadera y original iglesia ”La casa de El” como tal, murió. Pero queda, vive y permanece el precioso fruto, fruto del amor, entrega y trabajo de su fundador y pastor Esteban Searffos, quien enseño celosamente a estudiar la Palabra: Libro por Libro, versiculo por versiculo, renglon por renglon.. Mi testimonio personal es que Dios cambió mi vida y la perspectiva que tenia del cristianismo, ya que naci en un hogar cristiano, hija de un pastor laico que predicaba dos o tres veces por semana en pequeñas congregaciones a las que siempre yo lo acompañaba .” La Casa de El” revolucionó la manera de ver y conocer a JESUS, de amarlo y comprometerse con El en su obra, Los que tuvimos la bendicion de ser enseñados de ésta manera y seguimos predicando a Cristo, como nuestro Señor y Salvador, damos gracias a Dios por la vida de Esteban, que fue obediente a la voz del Espiritu Santo, que lo guió y puso ése anhelo y fuego en su corazón para llegar a la juventud de los 70´s hambrienta de significado y proposito, que vagaba perdida y en busca de la Verdad. Personalmente lo mas hermoso que experimente fué la gloria de ver la manifestacion de su Presencia cada vez que salíamos a compartir la Palabra en las calles, la Alameda Central, en Lecumberri, en el Metro y los camiones. La delicia de recibir la enseñanza de la Palabra bien trazada y desmenuzada. Es una penosa lástima ver que a lo que hoy llaman ”La Casa de El” sólo le queda el nombre, la musica, el ”viaje” y algunos vagos conocimientos de lo que fue realmente el Café Cristiano ”La Casa de El”. Los que nacimos de nuevo, los que fuimos bendecidos, enamorados y seducidos por Dios y Su Palabra en ”La Casa de El”, seguimos como prueba y testimonio del trabajo de amor a través de un vaso en manos del Señor. Gracias Esteban por el compromiso que asumiste con Dios. Tu trabajo no fue en vano, DTB

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: