Santa Cena en Casa

 ¿Se puede llevar santa cena a un miembro de la iglesia a su casa? El está enfermo y no poder ir a la iglesia. El hermano es cristiano de más de 50 años, y miembro de la iglesia por más de 21 años.

Veamos lo que la Biblia nos enseña en primer lugar sobre la “cena del Señor” o santa cena como le decimos a menudo. Hay cinco pasajes en la Biblia que hablan directamente sobre “cena del Señor”. Tres de estos pasajes son el relato de la primer cena del Señor en los evangelios. Estos pasajes son cortos así que veamos cada uno de ellos.

Mateo 26

26 Mientras comían, Jesús tomó pan y lo bendijo. Luego lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciéndoles:

Tomen y coman; esto es mi cuerpo.

27 Después tomó la copa, dio gracias, y se la ofreció diciéndoles:

Beban de ella todos ustedes. 28 Esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados. 29 Les digo que no beberé de este fruto de la vid desde ahora en adelante, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre.

Vemos que este momento es histórico y único. Jesús mismo toma el pan y al darselo a sus discípulos dice, “tomen y coman; esto es mi cuerpo.” Sólo Jesús puede decir “es mi cuerpo.” No hay ninguna persona que puede ni debe tratar de ponerse en el lugar de Jesús en esta cena. Es su cuerpo el que esta por ir a la cruz y dar por nosotros, y toma el pan y se los da como una representación de su cuerpo.

Igualmente Jesús toma la copa y les dice que lo beban y dice, “esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados.” Nadie más puede decir “esto es mi sangre.”

Muchos desean que alguien especial sea la persona que de los elementos del pan y del vino en la cena del Señor. Si reconocemos que nadie puede sustituir a Jesús en decir esto es mi cuerpo y esto es mi sangre entonces podemos ver que en vano buscaríamos alguien especial para dar estos elementos de la cena del Señor.

Marcos 14

22 Mientras comían, Jesús tomó pan y lo bendijo. Luego lo partió y se lo dio a ellos, diciéndoles:

Tomen; esto es mi cuerpo.

23 Después tomó una copa, dio gracias y se la dio a ellos, y todos bebieron de ella.

24 —Esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos —les dijo—. 25 Les aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta aquel día en que beba el vino nuevo en el reino de Dios.

Marcos solo dice, “mi sangre del pacto, que es derramada por muchos.” Mientras que Mateo dijo, “mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados.” Vemos que Marcos no incluyo la frase “perdón de pecados.” Sabemos que su sangre es para el perdón de pecados. Lo que vemos es que Marcos entiende que no hay ciertas frases requeridas u oficiales que hay que decir al recordar esta cena del Señor. Si hubiera frases especiales entonces el y Mateo tendrían cuidado de decir exactamente esas frases y no habría distinción entre los dos relatos.

Lucas 22

17 Luego tomó la copa, dio gracias y dijo:

Tomen esto y repártanlo entre ustedes. 18 Les digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios.

19 También tomó pan y, después de dar gracias, lo partió, se lo dio a ellos y dijo:

Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes; hagan esto en memoria de mí.

20 De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo:

Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes.

En Lucas vemos que Jesús primero toma una copa y se los da diciendo “repártanlo entre ustedes.” Probablemente esta copa formaba parte de la celebración de la pascua. Vemos que los discípulos debían repartir esta primera copa entre ellos.

Vemos que Lucas relata con otras palabras lo que dijo Jesús cuando les dio el pan. “Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes.” De nuevo vemos que si hubiera una fórmula o frases exactas que habría que decir Lucas no dice exactamente lo mismo que Mateo y Marcos.

La frase o el mandamiento clave es “hagan esto en memoria de mí.” Jesús les mando que hagan esto en memoria de Él. No da mayores detalles. No dice cuando o con que frecuencia debería hacer esto en memoria de Él. Jesús no dice en dónde, no dice en que lugar se debe hacer esto en memoria de Él. Jesús no dice quien deben dar gracias por el pan o el vino, no pone algún requisito para quienes van a dar gracias. Jesús no dice quien debe repartir el pan y el vino, no limita esta acción a algún tipo de persona en particular.

¿Porqué no se dan palabras exactas que hay que pronunciar? ¿Porqué no dice cuando o con qué frecuencia se debe hacer? ¿Porqué no especifica Jesús en que lugar se debe hacer la santa cena? ¿Porqué no explica Jesús quién en su ausencia debe partir el pan y quien debe orar por el? ¿Porqué no explica quien lo debe repartir?

Bueno yo creo que no explica todos estos detalles, porque no son estos detalles lo que importa. ¿Qué es lo que importa entonces? Pués lo que Jesús menciona, “hagan esto en memoria de mí.” Lo que le importa a Jesús es nuestra motivación al tomar el pan y el vino. Es importante lo que nos mueve, ya sea a dar gracias por el, partirlo y repartirlo, o lo que nos mueve a tomar el pan y el vino. Nuestra motivación, nuestro propósito, nuestra intención debe ser hacer memoria de Jesús. Hacer memoria de su cuerpo que dió y de su sangre que derramó. Dios ve nuestros pensamientos y nuestros corazones.

Hebreos 4

12 Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas.

El tratar de agregar requisitos al hacer esto en memoria de Jesús puede distraer nuestros pensamientos de hacer memoria de Jesús. En vez de enfocar en Jesús empezamos a enfocarnos en si es jugo de uva o es vino, en si sólo un pastor lo puede hacer o cualquier persona.

Después de estos tres relatos en los evangelios tenemos dos pasajes casi contiguos en las que Pablo habla de la cena del Señor.

1 Corintios 10

15 Me dirijo a personas sensatas; juzguen ustedes mismos lo que digo. 16 Esa copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no significa que entramos en comunión con la sangre de Cristo? Ese pan que partimos, ¿no significa que entramos en comunión con el cuerpo de Cristo? 17 Hay un solo pan del cual todos participamos; por eso, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo.

Pablo habla de la copa de bendición como una forma de comunión con la sangre de Cristo. (Por esto también se llega a llamar la comunión a la santa cena.) De modo parecido el partir el pan significa que entramos en comunión con el cuerpo de Cristo. Pablo aclara que el cuerpo de Cristo somos nosotros.

En base a entender que esta copa y pan son comunión es por que vamos a tomar la santa cena con otros creyentes. Entonces entendemos que el tomar la pan y la copa del Señor es una forma de tener comunión con Dios y con nuestros hermanos.

1 Corintios 10

18 Consideren al pueblo de Israel como tal: ¿No entran en comunión con el altar los que comen de lo sacrificado? 19 ¿Qué quiero decir con esta comparación? ¿Que el sacrificio que los gentiles ofrecen a los ídolos sea algo, o que el ídolo mismo sea algo? 20 No, sino que cuando ellos ofrecen sacrificios, lo hacen para los demonios, no para Dios, y no quiero que ustedes entren en comunión con los demonios. 21 No pueden beber de la copa del Señor y también de la copa de los demonios; no pueden participar de la mesa del Señor y también de la mesa de los demonios. 22 ¿O vamos a provocar a celos al Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él?

En el contexto Pablo explica que la comunión con el Señor no se puede mezclar con la comunión con los ídolos.

Pasando al siguiente pasaje aprendemos más acerca de la cena del Señor.

1 Corintios 11

19 Sin duda, tiene que haber grupos sectarios entre ustedes, para que se demuestre quiénes cuentan con la aprobación de Dios. 20 De hecho, cuando se reúnen, ya no es para comer la Cena del Señor, 21 porque cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se quedan con hambre mientras otros se emborrachan. 22 ¿Acaso no tienen casas donde comer y beber? ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Voy a elogiarlos por esto? ¡Claro que no!

Vemos que en este caso los hermanos de Corinto tomaban la Cena del Señor como parte de una comida completa. El problema era que no compartían su comida con amor entre ellos. En vez de participar como cuerpo, comían en forma egoísta solo preocupados cada uno por si mismo.

1 Corintios 11

23 Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» 25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» 26 Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.

Pablo afirma que recibió del Señor el relato y la enseñanza acerca de la Cena del Señor. No agrega detalles adicionales o requisitos adicionales al tomar el pan y la copa de la Cena del Señor. Lo que se amplia es que dice que la celebración de la Cena del Señor, “proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.” Enfatiza que esto es “hasta que él venga.”

1 Corintios 11

27 Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. 28 Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. 29 Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena. 30 Por eso hay entre ustedes muchos débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. 31 Si nos examináramos a nosotros mismos, no se nos juzgaría; 32 pero si nos juzga el Señor, nos disciplina para que no seamos condenados con el mundo.

Pablo nos enseña la seriedad de la Cena del Señor al explicar que si se come o bebe “de manera indigna,” es culpable “de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.” La advertencia no es acerca del lugar, de algunas frases que se deben decir, ni tampoco es acerca de quién puede o no hablar como parte de la Cena del Señor. No. La advertencia es hacia “el que come y bebe” y el peligro es que lo haga “sin discernir el cuerpo.” Esto va de acuerdo a que lo que Dios esta viendo en la mente, el corazón, y la intención del que come y bebe.

1 Corintios 11

33 Así que, hermanos míos, cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros. 34 Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, para que las reuniones de ustedes no resulten dignas de condenación. Los demás asuntos los arreglaré cuando los visite.

La recomendación final de Pablo tiene que ver con la comida que se comparte dentro de la celebración de la Cena del Señor. Deben llegar a la comida con el objetivo de ser pacientes con los demás y no como para saciar el hambre.

Ya que Pablo nos explica que en Corinto se hacía una comida como parte de la Cena del Señor es interesante ver este pasaje de Hechos.

Hechos 2

46 No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, 47 alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.

Aunque el pasaje no dice que se tomaba la Cena del Señor no sería sorprendente que lo hicieran. Por lo que vemos estas comidas de casa en casa era la reunión del cuerpo de Cristo. Dice que “partían el pan,” que podría referirse a una simple comida o podría ser indicativo de la noche en que el Señor Jesús tomo el pan y lo partió. Tomemos nota en todo caso que las casas, más de uno, “de casa en casa,” eran lugares muy aptos para una reunión de los creyentes.

Hechos 20

7 El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan. Como iba a salir al día siguiente, Pablo estuvo hablando a los creyentes, y prolongó su discurso hasta la medianoche.

Este pasaje de Hechos tampoco nos aclara con total seguridad que el “partir el pan” se refiere a la Cena del Señor. Se vuelve más probable ya que al parecer se hace el “primer día de la semana,” día principal de reunión de los creyentes para recordar la resurrección de Jesús.

Ahora alguien diría que no hemos contestado aún la pregunta acerca de tomar la Cena del Señor en la casa de algún hermano enfermo.

Es bueno ver este pasaje. Cabe señalar que el contexto es que Jesús les esta enseñado acerca de como corregir o excomulgar a algún hermano que este viviendo en pecado visible a los demás.

Mateo 18

19 »Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

En este contexto, Jesús hace ver que no importa el lugar. “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” El lugar no es importante, lo importante es que estén dos o tres reunidos en nombre de Jesús. Vemos que no hay un gran requisito de cierta asistencia. No. Basta aún dos o tres, no se requieren más. De nuevo aunque no se refiere aquí a la Cena del Señor se refiere a disciplina en la iglesia que de igual forma es una actividad muy formal e importante de la iglesia.

Pablo hablo de la Cena del Señor como una celebración de comunión. Veamos este pasaje en dónde Jesús nos habla de la comunión o visita con personas enfermas.

Mateo 25

31 »Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. 32 Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. 33 Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.

34 »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; 36 necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.” 37 Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” 40 El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

Jesús nos da una enseñanza sumamente importante aquí. ¿En base a que vamos a ser juzgados en el juicio final? ¿Cuales van a ser las características de las personas que heredan el reino de Dios? Bueno debemos notar en otras cosas, “estuve enfermo, y me atendieron.” Esto nos comunica el sentir que Jesús tiene hacia atender a los que estan enfermos. Todavía al pedir una aclaración los justos le preguntan entre otras cosas, “¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” Jesús explica que el atender a un enfermo es visitarlo.

Ahora si sacamos la respuesta a la pregunta. Es bueno y loable visitar a los enfermos. Obviamente si son creyentes tenemos comunión con ellos al visitarlos. La Cena del Señor es una celebración de comunión. La Cena del Señor se puede tomar en cualquier lugar y puede participar cualquier persona, que con este hecho recuerda la muerte del Señor hasta que el venga. Además el que participa debe discernir el cuerpo del Señor. Si una persona o dos que son creyentes visitan a un enfermo creyente entonces son dos o tres reunidos en el nombre de Jesús. Jesús ha asegurado que él esta presente en esa reunión. Pueden celebrar la Cena del Señor porque no hay una limitante Bíblica en cuanto a quien puede celebrar la Cena del Señor.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: