Les anunciamos lo que hemos visto y oído . . . Comentarios sobre 1 Juan 1

Han pasado décadas desde que Juan empezó a seguir a Jesús de Nazaret. En ese entonces Juan era joven, el hermano menor de Santiago. Juan formó parte no sólo de los doce discípulos, sino también parte del grupo de tres discípulos que estuvieron con Jesús en momentos especiales como el monte de transfiguración, la habitación en dónde Jesús resucito a una niña mientras la gente fuera se burlaba de él, y muy cercano a Jesús en el huerto de Getsemaní la noche que fue entregado. Han pasado muchos años desde que Juan era quizás el único discípulo junto a la cruz de Jesús, años desde que Juan corrió y llego antes que Pedro a la tumba vacía.

Creemos que Juan ya había escribió su evangelio y luego escribe estas tres cartas. Por lo que vemos escribe esta primera carta para asegurar a algunos creyentes que si son verdaderos creyentes y amados por Dios.

En este primer párrafo Juan nos subraya la base de su testimonio acerca de Jesús. Esto es la base de nuestra fe.

1 Juan 1

1 Lo que ha sido desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado, lo que hemos tocado con las manos, esto les anunciamos respecto al Verbo que es vida. 2 Esta vida se manifestó. Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado.

“Lo que ha sido desde el principio,” empieza su carta. ¿Qué principio? En su evangelio se regreso al principio de todo lo creado para hablar de El Verbo con estas palabras.

Juan 1

3 Por medio de él todas las cosas fueron creadas;

sin él, nada de lo creado llegó a existir.

Pero aquí vemos que nos está hablando del principio del ministerio de Jesús de Nazaret ya que dice, “lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado, lo que hemos tocado con las manos.” Empieza diciendo como es que tienen conocimiento de lo que va a decir. Menciona lo que habían oído, visto con ojos y tocado con manos. Estos son tres de nuestros cinco sentidos. La única manera en que un ser humano conoce algo es a través de sus cinco sentidos. Aún en nuestra época de grandes avances y tecnología científica, dependemos de los cinco sentidos para conocer cualquier cosa. Tenemos robots en Marte que exploran y se comunican bajo nuestro mando. Pero sólo sabemos lo que experimenta el robot cuando vemos las imágenes o los reportes de sus instrumentos. Tenemos toda clase de instrumentos científicos para investigar y analizar, pero al final del día tenemos que ver o quizás oír lo que estos dispositivos nos informan.

Juan agrega a la acción de los sentidos en oír, ver y tocar esta frase, “lo que hemos contemplado.” ¿Que es contemplar? Bueno yo entiendo que es estar viendo pero a la vez estar pensando en lo que se esta viendo. Es un ver y pensar, es ver y preguntar a la vez, “¿que es lo que estoy viendo?.”

Es así, con los cinco sentidos, tan real como cualquier otra cosa en el mundo, que Juan nos explica que conocieron a Jesús. Nos dice, “esto les anunciamos respecto al Verbo que es vida.” Juan y los demás discípulos no están inventando una historia ni imaginándose cosas. No. Nos esta anunciando los hechos acerca de Jesús. “Esta vida se manifestó.” Nos está anunciando lo que se manifestó, los hechos acerca de la manifestación de la vida. “Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado.

¿Como es que se manifiesta la vida? ¡¿Como es que se manifiesta la vida eterna?! Bueno aquí en su carta no repite lo que escribió en su evangelio. Vieron la vida manifestarse cuando Jesús resucitaba a los muertos. Cuando Jesús dijo que el podía dar la vida eterna y luego Jesús mismo resucita de entre los muertos. Entonces se ha manifestado, “la vida eterna que estaba con el Padre.”

La fe cristiana, nuestra seguridad de ser sus hijos se basa en la manifestación o encarnación de Jesús. Nosotros tenemos fieles testigos como Juan que nos informan de esta manifestación.

¿Porque escribe Juan estas cosas? Nos da dos razones.

1 Juan 1

3 Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. 4 Les escribimos estas cosas para que nuestra alegría sea completa.

La primera razón por la que escribe es “para que también ustedes tengan comunión con nosotros.” ¿Es entonces esto una especie de club? ¿O es un tipo de familia? No. Es mucho más que eso. Juan explica, “nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.” Al tener comunión con Juan y los que incluye al decir “nuestra”, en realidad tenemos comunión “con el Padre y con su Hijo Jesucristo.”

La segunda razón por la que Juan dice que escribe es, “Les escribimos estas cosas para que nuestra alegría sea completa.” Juan no escribe por compromiso, por obligación ni escribe para ganar méritos. No. ¡Juan escribe por gusto, por alegría! Han pasado décadas, pero a Juan de la alegría compartir una vez más algo más acerca de su amo y Señor Jesús.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: