La garantía de lo que se espera . . . Comentarios sobre Hebreos 10 y 11

En el texto de Hebreos el autor no dirige la carta a una iglesia o a cierto grupo en particular. En base al contenido de la carta, hasta aquí, vemos que se escribe para un grupo de creyentes que tienen sus raíces en el judaísmo y ahora ¡están considerando dejar la fe cristiana para volver a integrarse en el judaísmo!

Podríamos preguntarnos ¿quienes son estas personas? ¿porqué están pensando abandonar la fe? Podríamos pensar que se trata de unos cristianos mediocres y por eso quieren abandonar la fe. Pero ahora, como parte de su exhortación a estas hermanos, aprendemos algo acerca de ellos.

Hebreos 10

32 Recuerden aquellos días pasados cuando ustedes, después de haber sido iluminados, sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento. 33 Unas veces se vieron expuestos públicamente al insulto y a la persecución; otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera. 34 También se compadecieron de los encarcelados, y cuando a ustedes les confiscaron sus bienes, lo aceptaron con alegría, conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente.

¡Que hermanos! ¡Estos no son creyentes mediocres! Mis respetos, la verdad. Reconozco que ellos vivieron y demostraron su fe en una forma fuerte en medio de circunstancias adversas. El autor se refiere a su conversión a la fe diciendo, “después de haber sido iluminados.” Llegamos a seguir a Jesús porque el nos ilumina, Dios nos revela quién es Él. Después de creer y empezar en el camino del Señor, “sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento.” Se enfrentaron a una luchar dura. Tuvieron que sufrir mucho.

Veamos lo que sufrieron, “unas veces se vieron expuestos públicamente al insulto y a la persecución.” En contraste con esto, ¿no nos esforzamos hoy en día por ser agradable el mensaje de la vida cristiana? Además de esto, “otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera.” ¿Alguna vez te has sentido que tienes tus propios problemas y no puedes preocuparte por los problemas de los demás? Bueno estos hermanos, sufrieron pero tuvieron además el amor y las fuerzas ¡para preocuparse de los demás hermanos que sufrían! No solo los insultaron públicamente sino que también les “¡les confiscaron sus bienes!” ¿Cual fue su reacción? “Lo aceptaron con alegría.” ¿Porqué? Pues estaban “conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente.”

Ahora si se fijan, todo esto lo describe el autor de Hebreos como algo pasado. En el pasado había sufrido todo esto y en esos momentos estaban fuertes en su fe como vemos. Veamos lo que están pensando y sintiendo ahora.

Hebreos 10

35 Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. 36 Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido.

Al parecer después de pasar todo este sufrimiento por su fe y haber vencido en el sentido de seguir fieles a Jesús, tenía una expectativa de recompensa. Es decir, ya sufrimos todo esto para el Señor, ¿en que momento nos va a recompensar? Pensaban que era de esperarse un premio un reconocimiento a algo. En vez de esto están en un tiempo de espera, ni de sufrimiento ni de premio. Ahora tienen que esperar lo que Dios les ha prometido. Tienen que perseverar.

El esperar, el perseverar, el seguir teniendo confianza sin el reto de la persecución quizás es más difícil que sufrir la persecución. Toma nota de la palabra confianza, “no pierdan la confianza.” Esta palabra confianza nos va a unir esta situación de ellos con lo que nos enseña en el siguiente capítulo acerca de la fe. De hecho no vamos a entender correctamente el capítulo que sigue acerca de la fe si no entendemos este trasfondo.

El autor les anima con este texto tomado del libro de Habacuc.

Hebreos 10

37 Pues dentro de muy poco tiempo,

«el que ha de venir vendrá, y no tardará.

38 Pero mi justo vivirá por la fe.

Y si se vuelve atrás,

no será de mi agrado.»

39 Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida.

El autor expresa que forma parte del grupo a quien escribe al decir, “nosotros no somos,” se incluye con ellos. “No somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe.” Les dice que ellos tienen fe, les ha exhortado a tener confianza. Ahora si estamos listos para el primer versículo del siguiente capítulo. Acuérdense que la división de capítulos no es inspirado. En el texto original de esta carta no hay espacio, ni pausa entre lo que ha dicho y lo que sigue.

Hebreos 11

1 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Tenemos fe y “ ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera.” Vemos que el autor no esta dando una definición completa de la fe. El autor esta enfatizando que la fe es la garantía de lo que se espera. Les esta recordando esto para que sigan esperando su recompensa por lo que ya habían sufrido.

Su fe se basó en el mensaje que recibieron conforme lo que el autor nos explicó en los primeros versículos del capítulo dos. En base a esta fe sufrieron, ahora deben esperar una recompensa. La fe es la garantía de lo que esperan.

El entender esto nos da la clave para apreciar lo que sigue.

Hebreos 11

2 Gracias a ella fueron aprobados los antiguos.

Ahora les va a hablar de la fe de todos los antiguos, patriarcas y grandes hombres y mujeres de la fe judía. De la mismo judaísmo al que tiene la tentación de regresar. El les va a dar ejemplos de como también estos antiguos esperan su recompensa.

Hebreos 11

3 Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve.

La fe empieza con el hecho que Dios es creador. Hoy en día no debemos olvidar ni menospreciar “que el universo fue formado por la palabra de Dios.

Hebreos 11

6 En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.

Da como ejemplo la fe de Abel y Enoc los primeros en Génesis que muestran su fe en Dios.

Les recuerda la necesidad de la fe, “sin fe es imposible agradar a Dios.” Primero tienes que “creer que él existe.” Dios creo todo incluyéndonos a nosotros mismos y ¡no le agrada que lo ignoremos! Pero en el caso concreto de los lectores de esta carta deben por fe creer “que recompensa a quienes lo buscan.” Veamos como subraya esto en este salón de la fama de la fe.

Hebreos 11

8 Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. 9 Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, 10 porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.

El caso de Abraham es un ejemplo importante. Dios le llamo y Abraham le siguió para encontrar un “lugar que más tarde recibiría como herencia.” Esto fue por fe, ya que “obedeció y salió ¡sin saber a dónde iba!” ¿Recibió Abraham esa tierra? “¡Habitó en tiendas de campaña!” El hecho es que en su vida terrenal Abraham no recibió la tierra prometida. El autor de Hebreos señala que más bien, “esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.” Con esto le esta enseñando a los hebreos a quien va dirigido la carta que su recompensa no es terrenal.

Hebreos 11

13 Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra.

Nos esta dando un recorrido de los grandes héroes de la fe, pero enfatiza, “¡murieron sin haber recibido las cosas prometidas!” Dicho de otra manera, no esperen recibir su recompensa en esta vida. ¿Queda claro?

Hebreos 11

14 Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. 15 Si hubieran estado pensando en aquella patria de donde habían emigrado, habrían tenido oportunidad de regresar a ella. 16 Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.

¿Cual es el resultado de esperar una recompensa no en esta vida? Dos cosas, “¡Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios!” ¿Puede Dios decir, sin vergüenza alguna, “Yo soy tu Dios?” En segundo lugar, “les preparó una ciudad.” Esta es la recompensa, no es una recompensa temporal, mortal. Es una recompensa eterna.

El autor nos da entonces un recorrido por las vidas e historias de grandes héroes de la fe. Veamos su conclusión, como aplica esto a sus lectores.

Hebreos 11

39 Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. 40 Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor.

Honra a estos héroes de la fe diciendo “obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe.” Pero subraya, “¡ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa!”

Esto va en contra de muchos que enfatizan y predican una fe de ventajas en esta vida. La recompensa es futura.

Terminando este pensamiento les recuerda que ellos son parte de este grupo de fe. “Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros.” Todos vamos a la recompensa juntos. Dios, ha “preparado algo mejor.”

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: