Si descuidamos una salvación tan grande . . . Comentarios sobre Hebreos 1 y 2

 Hebreos es quizás más conocido por lo que muchos toman como la definición de la fe en el capítulo once y por el salón de la fama de la fe que presenta en el mismo capítulo. Quiero comentar la definición de fe que nos da Hebreos empezando con los primeros dos capítulos. Al llegar al capítulo diez y once quiero subrayar lo que realmente esta enseñando acerca de los héroes de la fe.

Hebreos se escribe a creyentes judíos que han seguido a Jesús y han dado un testimonio fuerte de su fe. ¡Pero ahora están considerando regresar al judaísmo! Su mensaje toma renovada importancia hoy ante la tendencia de querer ser “judíos mesiánicos.” Creo que si alguien lee y entiende Hebreos, no va a buscar regresar a las formas del judaísmo.

Hebreos es quizás el libro más atacado del Nuevo Testamento. Algunos críticos lo desprecian diciendo que es un libro ¡escrito por un “desconocido!” Lo cierto es que es un libro basado fuertemente en la Escrituras de los judíos, esto es el Antiguo Testamento. Debemos conocer su enseñanza y veremos que tenemos que aceptarlo porque se basa en la escrituras. De hecho debemos tomar Hebreos como una guía de estudio y comprensión de los pasajes del Antiguo Testamento que cita. Nos educa en como presentar a Jesús y el evangelio en base a las Escrituras hebreas.

Empecemos por la definición de la fe. El autor de Hebreos nos da esta introducción.

Hebreos 1

1 Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, 2 en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.

La fe hebrea y cristiana no se basa en tradiciones, suposiciones o un análisis filosófico de como debe ser Dios. No. La fe tanto de los judíos como de los cristianos se basa en que Dios nos habló. Nuestra fe se basa en la revelación, la revelación divina. Dios hablando a nosotros.

“Muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados.” En cada etapa de la historia de Israel, Dios mandaba a profetas, a sus siervos a hablar a Israel. Dios instruía a los profetas a hablarles con demostraciones visuales impresionantes. Tenemos a Elías construyendo dos altares en el monte Carmelo y burlándose del el “dios” Baal cuando no puede encender la leña. A otro profeta Dios le mando !que se casara con una ramera! A otro profeta Dios le envió ¡a andar desnudo! Entonces Dios hablo y hablo de muchas maneras. Pero… ahora, “nos ha hablado por medio de su Hijo.” Nos ha hablado por medio de Jesús. “A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.” Al igual que Juan en su evangelio empieza enseñando que Jesús el hijo de Dios es creador del universo. Dios ahora nos ha hablado por medio del ¡creador del universo!

Procede el autor de Hebreos a hablar de la grandeza de Jesús. Sobre todo muestra que Jesús es mayor que los ángeles. Creo que es muy importante ver que después de hablar de la grandeza de Jesús continua con el tema de como Dios nos ha hablado en el capítulo dos.

Hebreos 2

1 Por eso es necesario que prestemos más atención a lo que hemos oído, no sea que perdamos el rumbo. 2 Porque si el mensaje anunciado por los ángeles tuvo validez, y toda transgresión y desobediencia recibió su justo castigo, 3 ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? Esta salvación fue anunciada primeramente por el Señor, y los que la oyeron nos la confirmaron. 4 A la vez, Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo según su voluntad.

¿Ven la continuidad entre “nos ha hablado por medio de su Hijo” y “es necesario que prestemos más atención a lo que hemos oído”? Dios nos ha hablado por medio de su hijo, creador del universo y ¡debemos prestar atención a lo que dice! “¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?” Creo que debemos entender que esta “salvación tan grande” es nuestra fe. Nuestra fe, nuestra salvación se basa en lo que Dios nos ha hablado por medio de Jesús creador del universo. “Esta salvación fue anunciada primeramente por el Señor,” esto es por el Señor Jesús. Luego,

los que la oyeron nos la confirmaron.” Los que oyeron directamente de Jesús lo que enseño acerca de esta salvación de nuestra fe, confirmaron lo que Jesús anuncio. ¿Como sabemos que los apóstoles decían la verdad acerca de Jesús? Bueno, “Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo.” Mientras los apóstoles extendían y confirmaban el mensaje, las palabras, la salvación que Jesús había anunciado, Dios hacía por medio de ellos, “señales, prodigios, diversos milagros.” Un mero ser humano no hace milagros. Los milagros mostraban que efectivamente estaban enseñando lo que Jesús el creador del universo había enseñado.

¿Que es nuestra fe entonces? Nuestra fe, nuestra salvación, lo que creemos es que Jesús es el creador y vino a salvarnos. Los evangelios nos relatan en repetidas ocasiones que Jesús le decía a la gente que lo creyera en base a las obras, a los milagros, que él hacía. Sus discípulos, los apóstoles, relataban lo que Jesús enseñó y los milagro que Jesús hizo. Dios ratificó el mensaje de los discípulos de Jesús haciendo obras milagrosas por medio de sus ministerios. Es por eso que creemos. Esa es la fe cristiana.

En el capítulo once de Hebreos el autor vuelve a hablar de la fe cristiana. Amplia la definición de la fe.

Hebreos 11

1 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Cuando leemos el contexto de este versículo, con la última parte del capítulo anterior apreciamos que el autor de Hebreos esta hablando de las partes futuras de nuestra fe, “de lo que se espera.” La fe no es entonces solo “de lo que no se ve.” Creemos porque Jesús hizo obras que demuestran que el es el hijo de Dios, que el es el mesías. Creemos el relato que nos dieron los discípulos, porque Dios ratifico su testimonio con milagros. Hay cosas que esperamos en el futuro, que no vemos, pero tenemos certeza de ellos debido a la misma certeza con que nos llego el evangelio.

Es bueno notar que el autor de Hebreos habla en tiempo pasado de que “Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros.”Ratificó, es tiempo pasado. El autor no dice que cada vez que se predica el evangelio, que cada vez que se da testimonio de Jesús, que Dios envía “señales, prodigios, diversos milagros” para ratificar el mensaje. No. ¡El evangelio ya esta confirmado y ratificado!

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: