La venida de nuestro Señor Jesucristo . . . Comentarios sobre 1 y 2 Tesalonicenses

 Las cartas de Pablo a los creyentes en Tesalónica son de las primeras tres epístolas que el escribe. En la primera carta a los Tesalonicenses, escribe y enseña mucho acerca de la segunda venida de Jesucristo. Esta primera carta es una de las bases de nuestro entendimiento del rapto de los creyentes. En la segunda carta, Pablo ve la necesidad de explicar y agrandar sobre lo que escribió en la primera carta acerca de la venida de Jesucristo.

Veamos los pasajes de ambas cartas que hablan de la segunda venida de Jesucristo.

1 Tesalonicenses 1

9 Ellos mismos cuentan de lo bien que ustedes nos recibieron, y de cómo se convirtieron a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, 10 y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero.

Pablo se goza de que el testimonio de conversión de los Tesalonicenses se ha extendido. El testimonio tiene dos partes, de que se convirtieron, “dejando los ídolos.” Luego a que se convirtieron, “para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar del cielo a Jesús su Hijo a quien resucitó.” Desde su conversión sabían que su esperanza estaba puesto en que Jesús viniera del cielo. Una de las razones para esperar a Jesús es “que nos libra del castigo venidero.”

1 Tesalonicenses 3

12 Que el Señor los haga crecer para que se amen más y más unos a otros, y a todos, tal como nosotros los amamos a ustedes. 13 Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos, la santidad de ustedes sea intachable delante de nuestro Dios y Padre.

Pablo expresando su deseo y oración por los creyentes en Tesalónica, mira hacia adelante al día “cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos.” Aprendemos aquí que Jesús viene con todos sus santos.

La primera visita de Pablo a Tesalónica fue breve. Por causa de la persecución de grupos de judíos, Hechos nos relata que sólo estuvo en Tesalónica durante tres sábados. En ese lapso tan corto, hubo muchos que creyeron y como hemos visto creyeron para esperar la venida de Jesucristo desde el cielo. Al parecer en poco tiempo algunos de ellos han muerto, antes de que Jesucristo regresara. Esto no era quizás lo que esperaban. Entonces Pablo al escribirles, siente la necesidad de hablarles acerca de lo que va a ocurrir con estas personas.

1 Tesalonicenses 4

13 Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza. 14 ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él. 15 Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. 16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Su preocupación es explicarles que va a pasar “con los que ya han muerto.” Quiere asegurarles que los que han muerto no se han perdido de su esperanza en la venida de Jesucristo. Quiere asegurarles que los que han muerto van a participar plenamente en la venida de Jesucristo.

Sigue para incluir a los que están vivos en el momento que Jesús regresa.

1 Tesalonicenses 4

17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. 18 Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.

“De ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.” Le ha dado primer lugar a los que han muerto, “luego los que estemos vivos.” De nuevo su propósito es consolar a los que tienen familiares creyentes que han muerto.

Como vemos “seremos arrebatados.” Este es el arrebatamiento. “Seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire.” Es común oír a los creyentes de mayor edad, empezar a hablar más del arrebatamiento y ser deseosos de que venga pronto. Los creyentes que están vivos cuando Jesús regresan no van a tener que experimentar la muerte física.

Ahora hasta aquí Pablo sólo ha precisado tiempos relativos. Esto es, ha aclarado que los muertos resucitaran primero, luego serán arrebatados los que están vivos. Que por cierto la diferencia de tiempo es mínimo ya que “seremos arrebatados junto con ellos.”

¿Pero cuando va a ocurrir esto? ¿Cuando va a venir Jesús desde el cielo?

1 Tesalonicenses 5

1 Ahora bien, hermanos, ustedes no necesitan que se les escriba acerca de tiempos y fechas, 2 porque ya saben que el día del Señor llegará como ladrón en la noche. 3 Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», vendrá de improviso sobre ellos la destrucción, como le llegan a la mujer encinta los dolores de parto. De ninguna manera podrán escapar.

“El día del Señor llegará como ladrón en la noche.” Jesús mismo enseño esto. Tanto Jesús como Pablo explican que esto significa que hay personas que no van a estar listos que no van a estar preparados. Estarán hablando de “paz y seguridad” y de repente vendrá “sobre ellos la destrucción.” Para los que no están preparados, ¡será una terrible sorpresa!

1 Tesalonicenses 5

4 Ustedes, en cambio, hermanos, no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón. 5 Todos ustedes son hijos de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad. 6 No debemos, pues, dormirnos como los demás, sino mantenernos alerta y en nuestro sano juicio.

“Ustedes,” los creyentes, “no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón.” Los creyentes, “son hijos de la luz y del día.” Como creyentes estamos listos para la venida del Señor Jesucristo. No nos va a sorprender ese día en el sentido de nos estar listos. Un ladrón viene de noche, el creyente vive en la luz y de día.

Podemos ver que Pablo no ha precisado ni insinuado fecha para la venida de Jesús. Sólo ha hablado de que a los incrédulos les sera una triste sorpresa pero para los creyentes estaremos preparados para la venida de Jesucristo.

1 Tesalonicenses 5

7 Los que duermen, de noche duermen, y los que se emborrachan, de noche se emborrachan. 8 Nosotros que somos del día, por el contrario, estemos siempre en nuestro sano juicio, protegidos por la coraza de la fe y del amor, y por el casco de la esperanza de salvación; 9 pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. 10 Él murió por nosotros para que, en la vida o en la muerte, vivamos junto con él. 11 Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.

Pablo contrasta la vida de desenfreno de los incrédulos con la vida en sano juicio de los creyentes. La vida del creyente es con fe, con amor, con esperanza de salvación. Jesús viene para juzgar y castigar a los que viven y han vivido en rebeldía a Dios. Pero para el creyente nos viene a salvar de ese castigo. Pablo termina su consuelo para los que tienen seres queridos creyentes que han muerto diciendo, “él murió por nosotros para que, en la vida o en la muerte, vivamos junto con él.”

1 Tesalonicenses 5

23 Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 El que los llama es fiel, y así lo hará.

Pablo cierra su carta orando, “que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” Esta es una obra que Dios hace, parte de la obra es que el nos santifique. La santificación es “todo su ser —espíritu, alma y cuerpo.” ¿Ves en tu vida la obra de Dios santificándote? Pablo les asegura que Dios va a hacer esta obra en sus vidas, “el que los llama es fiel, y así lo hará.”

Al parecer, no pasa mucho tiempo y Pablo ve la necesidad de ampliar, para los creyentes en Tesalónica, la enseñanza acerca de la venida de Jesucristo. Para tener una entendimiento correcto y completo de la segunda venida de Jesucristo necesitamos conocer y entender lo que escribe en su segunda carta.

2 Tesalonicenses 1

6 Dios, que es justo, pagará con sufrimiento a quienes los hacen sufrir a ustedes. 7 Y a ustedes que sufren, les dará descanso, lo mismo que a nosotros. Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego, con sus poderosos ángeles, 8 para castigar a los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. 9 Ellos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, lejos de la presencia del Señor y de la majestad de su poder, 10 el día en que venga para ser glorificado por medio de sus santos y admirado por todos los que hayan creído, entre los cuales están ustedes porque creyeron el testimonio que les dimos.

En la introducción a su segunda carta de nuevo esta presente la venida de Jesucristo desde el cielo. Los creyentes están sufriendo por su fe. Pablo les asegura que Dios va a pagar “con sufrimiento a quienes los hacen sufrir a ustedes.” ¿Cuando? “Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo.” Esto los debe animar en medio de su sufrimiento. Jesús a venir para ser glorificado y admirado “por todos los que hayan creído, entre los cuales están ustedes porque creyeron el testimonio que les dimos.”

En el segundo capítulo Pablo habla de una falsa enseñanza acerca de la venida de Jesucristo y nos da mayor enseñanza sobre el tema.

2 Tesalonicenses 2

1 Ahora bien, hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, les pedimos que 2 no pierdan la cabeza ni se alarmen por ciertas profecías, ni por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros, que digan: «¡Ya llegó el día del Señor!»

La enseñanza falsa era, “¡Ya llegó el día del Señor!” ¡Increíble!

Pablo no nos da mayores detalles acerca de como explicaban esto. Lo que si nos dice es que fuentes de autoridad citaban para fundamentar esta falsa enseñanza. He hablado como aún en el tiempo de Pablo había una lucha por la verdad. Aquí lo vemos. Primero decían que esto venía no de una sino de “ciertas profecías,” varias. Vemos que ya había en ese entonces ciertas personas que decían que hablaban con profecía de parte de Dios cuando en verdad estaban diciendo una gran mentira. Cuando oímos profecías que no van de acuerdo con la Biblia tenemos que rechazarlos.

Pero la lucha por la verdad estaba todavía más severo. Pablo les dice que tampoco deben perder la cabeza o alarmarse “¡por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros!” Andaban diciendo que Pablo mismo había enviado un mensaje orar, o Pablo mismo había escrito tal mensaje. ¿Si ven que esto es una lucha por la verdad? A primer vista me sorprende que se atrevían a hacer esta falsa representación. Pero si se atreven a mentir y decir que es una profecía de parte de Dios, quizás es menos mentir y decir que es un mensaje de Pablo.

2 Tesalonicenses 2

3 No se dejen engañar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. 4 Éste se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios.

Para corregir esta enseñanza falsa, Pablo procede a darnos enseñanza más específica de una secuencia de eventos que deben ocurrir antes de la venida de Jesucristo desde el cielo.

“Primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad.” Nos señala Pablo que este hombre de maldad llega, “¡hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios!”

Con este simple hecho, Pablo muestra que el día del Señor no ha venido, porque el hombre de maldad no se ha manifestado.

2 Tesalonicenses 2

5 ¿No recuerdan que ya les hablaba de esto cuando estaba con ustedes?

Pablo señala que esto es algo que ya les había enseñado “cuando estaba con ustedes.” Aquí solo les estaba recordando lo que les había enseñado.

Veamos lo que les recuerda de lo que ya les había enseñado.

Estoy consiente que estos versículos pueden ser de controversia. Se que tenemos que entender todos los pasajes sobre profecía en conjunto de manera que tengan sentido. Les invito a leer y considerar estos versículos porque el primer paso es entender cada pasaje por lo que dice y luego el entenderlos todos juntos.

2 Tesalonicenses 2

6 Bien saben que hay algo que detiene a este hombre, a fin de que él se manifieste a su debido tiempo. 7 Es cierto que el misterio de la maldad ya está ejerciendo su poder; pero falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene.

“Falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene.” ¿Que es lo que ahora lo detiene? No lo específica Pablo.

Lo que si tenemos claro aquí es el inicio de la actividad, su manifestación. Cuando sea quitado lo que lo detiene, hará lo que sea sin detención. En ese momento se manifiesta. Todo a su debido tiempo.

Pablo nos da en seguida el fin de este hombre de maldad.

2 Tesalonicenses 2

8 Entonces se manifestará aquel malvado, a quien el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida.

Vemos que, “el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida” a este hombre malvado.

El único punto que quiero subrayar es que la venida del Señor Jesús no es el inicio del hombre de maldad, sino el fin del hombre de la maldad.

Lo que veo entonces es que Jesucristo no ha venido todavía porque no se ha manifestado este hombre de maldad. El hombre de maldad se tiene que manifestar primero. Jesucristo viene después de que el hombre de maldad se manifiesta y con su venida destruye al hombre de maldad. Creo que esto esta claro y no es complicado.

Pablo nos amplia lo que va a hacer este hombre de maldad entre su manifestación y su destrucción.

2 Tesalonicenses 2

9 El malvado vendrá, por obra de Satanás, con toda clase de milagros, señales y prodigios falsos. 10 Con toda perversidad engañará a los que se pierden por haberse negado a amar la verdad y así ser salvos. 11 Por eso Dios permite que, por el poder del engaño, crean en la mentira. 12 Así serán condenados todos los que no creyeron en la verdad sino que se deleitaron en el mal.

Con esta enseñanza en esta segunda carta se ubica la venida de Jesucristo del cielo en medio de otros eventos. Una de las cosas que podemos ver en relación al estudio de la profecía es que es común no entender aspectos de ello. Vemos que Daniel no entendió parte de lo que Dios le mostró. Vemos que Dios le dice a Juan en Apocalipsis que no escriba ciertas cosas. Lo que debemos hacer es ser materia disponible para la obra de santificación que Dios esta haciendo en nuestras vidas para estar listos para recibirlo cuando él venga.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: