Andemos guiados por el Espíritu . . . Comentarios sobre Gálatas 5

 Pablo nos ha enseñado que no estamos bajo la ley sino llamados a ser libres. Nos ha exhortado, “Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa.”

Ahora sigue su enseñanza con definiciones y cosas específicas que podemos usar para conocer lo que esta saliendo de nuestro interior.

Gálatas 5

19 Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; 20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos 21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Empieza con lo pecaminoso, “las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien.” Desgraciadamente lo pecaminoso es natural. No tenemos que tomar clases acerca de como pecar, no tenemos que esforzarnos para pecar, pecamos todos por naturaleza.

Antes de comentar las obras pecaminosas, quisiera subrayar la advertencia. “Los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Si “practicamos” algunas de estas cosas, practicar estas cosas sería hacerlos frecuentemente, el que sea normal en nuestra vida hacer estas cosas. ¡Si practicamos estas cosas no vamos a heredar el reino de Dios! Pablo mismo es el que enseña que somos salvos por gracia y no por obras. Pero si hemos sido salvos, el Espíritu Santo en nosotros nos mueve a hacer morir estas obras pecaminosas como practica en nuestras vidas.

La lista que da Pablo de las obras pecaminosas es muy parecido a una lista que dio Jesús.

Marcos 7

20 Luego añadió: —Lo que sale de la persona es lo que la contamina. 21 Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, 22 la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. 23 Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.

Así que te invito a hacer una revisión de lo que practicas en tu vida. Te invito a hacer una revisión de lo sientes en tu corazón y piensas en tu mente. Te invito a que leas esta lista y veas si hay cosas, si hay prácticas, en tu vida que están en esta lista. Si es así te invito a buscar ante Dios un cambio en tu corazón, de mente, en tu vida, en tu práctica.

La frase “inmoralidad sexual” es traducción de dos palabras griegas. La primer palabra es “moicheia” que se refiere a adulterio. La segunda palabra es “porneia.” “Porneia” es la raíz de nuestra palabra pornografía. “Porneia” se usa para describir toda clase de actividades y actitudes sexuales que no son una relación entre un hombre y una mujer unidos por Dios como una sola carne en una relación permanente. En el pasaje citado de Marcos siete, en el griego son estas mismas palabras que Jesús usa y se traduce también “la inmoralidad sexual.”

Tenemos la enseñanza clara de Jesús sobre el tema del adulterio e inmoralidad sexual en este pasaje.

Mateo 5

27 »Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio.” 28 Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.

No se trata de reglas aquí. No se trata de que puedes o que no puedes hacer. ¡No! En tu corazón, en tu mente, ¿piensas que puedes quitar la espiritualidad del sexo y tener algo mejor? ¿Piensas que puedes quitar el compañerismo fiel y comprometido del sexo y tener algo mejor? ¿Niegas que Dios es el que une a un hombre y una mujer en una relación sexual permanente para tu bien? ¿Crees tener un mejor plan?

Jesús une el mandamiento en contra del adulterio con el mandamiento contra la codicia que vemos en este pasaje.

Éxodo 20

17 »No codicies la casa de tu prójimo: No codicies su esposa, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su burro, ni nada que le pertenezca.»

Se pensaba que el adulterio era algo externo, algo físico. La codicia definitivamente es algo interno, en la mente. La codicia es una actitud, un pensamiento. El mismo mandamiento especificaba “no codicies su esposa.” En ese sentido Jesús no esta enseñando algo totalmente nuevo, solo esta aclarando que el codiciar la esposa de otro es adulterio. Con esto Jesús va a corazón, nos reta a una verdadera espiritualidad.

Veamos cuantas de las “obras de la naturaleza pecaminosa” son pensamientos y actitudes del corazón. Yo veo que “odio,” “celos,” “arrebatos de ira,” “rivalidades,” “disensiones,” y “envidia” definitivamente son internos, son del corazón, de la mente. Hay muchos cristianos que aceptan como normal estas actitudes y pensamientos. Yo les preguntaría si ¡además participan en orgías! Porque estas actitudes están en la misma lista que orgías y borracheras. Pablo dice que debemos reconocer que estas obras son pecado. Debemos confesarlos como pecado y pedirle a Dios que nos limpie de estas cosas.

Ahora Pablo va al otro lado, ¿Como debe ser la vida, la mente y el corazón del creyente? Jesús dijo esto del Espíritu Santo.

Juan 7

38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. 39 Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía.

¿Como son esos “ríos de agua viva”? ¿Como se debe ver la vida de alguien de quien esta brotando el Espíritu como “ríos de agua viva”? Aquí tenemos una lista descriptiva.

Gálatas 5

22 En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.

¡Que lista! Veamos cuantos de estas cosas son pensamientos y actitudes del corazón. Yo veo que “amor,” “alegría,” “paciencia,” “bondad,” y “humildad” son internos, son actitudes y sentimientos del corazón. Esto no se puede especificar con reglas externas. Sólo se pueden tener como fruto del Espíritu. Si no ves estas cosas en tu vida pídale a Dios que te los de, deséalos.

¿Esta forma de vivir es sólo de súper cristianos? O ¿Esto debe ser la forma de vivir de todos los creyentes?

Gálatas 5

24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. 25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.

Pablo nos hace ver que si somos “de Cristo Jesús” se debe ver “crucificado la naturaleza pecaminosa” en nuestras vida. Se debe ver que “el Espíritu nos da vida.”

Quisiera aplicar esto a “la iglesia” hoy en día. Quizás uno de los temas de mensajes más común hoy en día es en contra de la re-definición del matrimonio para incluir hombres con hombres y mujeres con mujeres. Una de los fenómenos que mina la iglesia son los jóvenes que deciden dejar la iglesia para “vivir juntos” con su pareja. Denunciamos esto y predicamos contra todo esto.

Yo quiero decir que todo esto es una declaración del fracaso de la iglesia y de los cristianos en vivir “guiados por el Espíritu.” Si la mayoría de los cristianos vivieran en su matrimonio sin las obras de la naturaleza pecaminosa y con el fruto del Espíritu. El mundo y los jóvenes tomarían nota. Los jóvenes distinguirían y dirían yo no me quiero unir ni casar con alguien que no sea un cristiano verdadero, porque eso si es amor, eso si es ser unido como una sola carne, eso si es un matrimonio. En vez de eso, ¿que tenemos? Tenemos una taza de divorcio ¡entre pastores que se iguala ya a la del mundo!

Yo te invito, si eres creyente y Dios te ha unido como una sola carne en matrimonio, que leas estas dos listas y examines tu relación con tu pareja. ¿Cuantas de la obras de la naturaleza pecaminosa practicas en la relación con tu pareja? Pídale a Dios perdón cada vez que los veas, pídale que te cambie. ¿Cuantas veces no tienes el fruto del Espíritu Santo en la practica con tu pareja? Pídale a Dios que te de ese fruto, búscalo, toma esas actitudes porque sabes que Dios quiere que los tengas.

Cuando ya sientes que vas bien en estas listas, te reto a darlos a tu pareja y preguntarles a ellos como vas en cuanto a una y otra lista. Recibe sus observaciones en humildad y sujeción a Dios. Pídale a tu pareja que te haga notar cuando estas practicando una obra de la naturaleza pecaminosa y corrija ante Dios eso en tu vida. Pídale a tu pareja que te diga cuando siente que no encuentra en ti un fruto del Espíritu, búscalo entonces con el Señor.

Quizás tu esposa va a decir, “¡¿qué le hicieron a mi marido?!”, es probable que tu esposo diga, “¡¿quién es ésta mujer?!” Te aseguro que habrá un avivamiento en tu matrimonio. Comprobaran que tan bueno es la unión que Dios creo para nuestro bien. Tus hijos empezaran a apreciar y desear “la fe de mis padres.” Y si hacemos esto corporativamente el mundo empezara a ver en nosotros a Cristo Jesús que ellos necesitan y anhelan.

Pablo nos exhorta a este cambio.

Gálatas 5

26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: