Si ustedes me consideran creyente en el Señor . . . Comentarios sobre Hechos 16

 Es muy interesante ver lo que ocurre durante la gira para entregar la carta que escribieron los apóstoles y ancianos como resultado de su reunión o concilio en Jerusalén.

Hechos 16

1 Llegó Pablo a Derbe y después a Listra, donde se encontró con un discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego. 2 Los hermanos en Listra y en Iconio hablaban bien de Timoteo, 3 así que Pablo decidió llevárselo. Por causa de los judíos que vivían en aquella región, lo circuncidó, pues todos sabían que su padre era griego. 4 Al pasar por las ciudades, entregaban los acuerdos tomados por los apóstoles y los ancianos de Jerusalén, para que los pusieran en práctica. 5 Y así las iglesias se fortalecían en la fe y crecían en número día tras día.

Como recordamos se habían reunido en Jerusalén para discutir si los creyentes tenían que circuncidarse y seguir la ley de Moisés para ser salvos. “Los acuerdos tomados por los apóstoles y los ancianos de Jerusalén” era que le pareció bien a ellos y al Espíritu Santo el no imponerles la carga de la circuncisión y ley de Moisés a los creyentes. En el trayecto, Pablo se encuentra con Timoteo y decide llevárselo. Aunque no era necesario que fuera circuncidado para ser salvo, “por causa de los judíos que vivían en aquella región, ¡lo circuncidó!”

¿No era esto una contradicción de los mismos acuerdos? Pablo nos explica en otro pasaje.

1 Corintios 9

19 Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible. 20 Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a éstos.

Así que Pablo y su equipo de colaboradores, se volvían como los que estaban bajo la ley, “a fin de ganar a éstos.” No quería Pablo que la incircuncisión de Timoteo fuera tema de distracción del evangelio que predicaban.

Podemos recordar que los mismos acuerdos tenían este principio de no ser tropiezo a los judíos. Tomaban en cuenta el sentir de los judíos practicantes como podemos ver en este pasaje.

Hechos 15

20 Más bien debemos escribirles que se abstengan de lo contaminado por los ídolos, de la inmoralidad sexual, de la carne de animales estrangulados y de sangre. 21 En efecto, desde tiempos antiguos Moisés siempre ha tenido en cada ciudad quien lo predique y lo lea en las sinagogas todos los sábados.

Vemos que Pablo y su equipo no se limitan a visitar a las iglesias ya existentes para entregarles los acuerdos. Proceden a ir a otros lugares en dónde la gente no ha oído, para predicar la Palabra. Vemos que el Espíritu Santo les dirigía, usando varios medios, a lugares y personas específicas.

Hechos 16

6 Atravesaron la región de Frigia y Galacia, ya que el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia. 7 Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. 8 Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas. 9 Durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos.» 10 Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios.

Vemos que una de las maneras que el Espíritu Santo les guía es impedirles cierta cosa, “el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia.” Lo interesante es que podríamos pensar y quizás Pablo pensó que siempre es bueno predicar y predicar en cualquier lugar. Esto es cierto, pero Dios tiene un plan y el Espíritu Santo dirige hacía ese plan de Dios. Cuando hay la posibilidad de predicar en más de un lugar Dios quiere dirigirnos al lugar que él quiere.

Ahora, la palabra “impedir” significa que estaban haciendo esfuerzos por ir a la provincia de Asia. Somos egoístas y nos frustramos cuando se nos impide hacer algo que queremos hacer y que pensamos que es bueno hacer. Debemos aprender a reconocer la dirección del Espíritu Santo y estar completamente seguros que la voluntad y soberanía de Dios es bueno. Podemos aprender esto de la vida de Pablo. Normalmente sentimos las puertas cerradas como golpes en la cara, pero debemos dar gracias a Dios por esta dirección específica en nuestras vidas.

Hechos 16

11 Zarpando de Troas, navegamos directamente a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis. 12 De allí fuimos a Filipos, que es una colonia romana y la ciudad principal de ese distrito de Macedonia. En esa ciudad nos quedamos varios días.

Pablo siempre iba a las ciudades principales. Ministraba en estas ciudades y de allí se extendía el mensaje a los alrededores. Filipos es una de estas ciudades principales.

Hechos 16

13 El sábado salimos a las afueras de la ciudad, y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido. 14 Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo. 15 Cuando fue bautizada con su familia, nos hizo la siguiente invitación: «Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa.» Y nos persuadió.

En esta ciudad, al parecer, no encuentran una sinagoga. Digo esto porque el sábado normalmente sería el día para ir a la sinagoga. En vez de esto salen “por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración.” Buscaban llevar el evangelio a personas que ya estaban buscando a Dios. Dios se movió para llevar el evangelio a Cornelio que era un hombre que oraba a Dios. Aquí Pablo, siendo guiado por Dios, está buscando a personas que están buscando a Dios. No ganamos nada con una discusión teológica para aclarar si ellos buscaban a Dios o Dios los buscaba a ellos. Desde el punto de vista humano, que es la que tenían Pablo y sus compañeros, esperaban encontrar a personas que buscaban a Dios. Seguramente había otras personas en la ciudad recuperándose de una borrachera la noche anterior. Ahora sin lugar a dudas Dios esta buscando a estas personas, por eso va Pablo y sus ayudantes en busca de ellos. Ambas cosas son ciertas a la vez, ellos están buscando a Dios y Dios los esta buscando a ellos. No ganamos nada con tratar de distinguir en dónde termina una búsqueda y en dónde empieza otra.

Debemos hacer un paréntesis y tomar nota de que Lucas, el autor de Hechos, ahora se incluye en el relato. Usa frases como, “salimos,” “esperábamos,” y “nos sentamos.” Lucas esta relatando aquí, eventos en las que el mismo participo.

Pablo había visto una visión de “un hombre de Macedonia” que le rogaba: “Pasa a Macedonia y ayúdanos.” Al salir a buscar a las personas que oran, “nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido.” Encuentran a un grupo de mujeres. Quizás este es un ejemplo más en la que se dice “hombre” y se refieres a hombres y mujeres. Pero también podemos tomar una lección de ministerio, que a mi también me ha tocado vivir. Si sientes el llamado para ministrar a adultos y Dios te pone jóvenes en frente, ministra a los jóvenes. Si sientes ministrar a jóvenes y Dios te pone niños en frente, ministra a los niños. Esta es una forma de ser guiado por el Espíritu Santo.

Vemos que a Pablo le preocupaba más el que estuvieran buscando a Dios que el que fueran hombres o mujeres. Dentro del judaísmo se requería cierto número de hombres para formar una sinagoga. Pablo entendía que para Dios, no tienes que ser ni judío ni hombre para ser llamado a formar parte del reino de Dios.

Lidia, era una de las mujeres que estaban en el lugar de oración junto al río. Se nos dice que ella “adoraba a Dios.” Si hubiera sido judía, probablemente la describiría como tal. Dice que “mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo.” De nuevo vemos que Dios esta obrando en ella y ella esta respondiendo. Vemos aquí un ejemplo de predicación y la aceptación del mensaje por fe. No sólo ella sino que, “fue bautizada con su familia.” Todo esto era nuevo para Lidia. Quizás se le hizo demasiado fácil. Después de todo, en la cultura greco romana que dominaba, hacía sacrificios de bueyes y dependía de la suerte para ver como les iba a ir con la vida y con Dios. Quizás para confirmar que ha entendido y respondido bien al mensaje que Pablo predico, les lanza una especie de reto, que a la vez era invitación. “Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa.” Y fueron a hospedarse en su casa. Confirmaron que ella era creyente en el Señor.

Pablo hecha fuera un espíritu de adivinación de una esclava. Veamos la respuesta que esto ocasionó.

Hechos 16

19 Cuando los amos de la joven se dieron cuenta de que se les había esfumado la esperanza de ganar dinero, echaron mano a Pablo y a Silas y los arrastraron a la plaza, ante las autoridades. 20 Los presentaron ante los magistrados y dijeron:

Estos hombres son judíos, y están alborotando a nuestra ciudad, 21 enseñando costumbres que a los romanos se nos prohíbe admitir o practicar.

La predicación del evangelio no les molesto tanto hasta que afecto sus intereses económicos. La perdida de esperanza de ganar dinero, motiva una oposición a Pablo y sus compañeros. Con el evangelio “están ¡alborotando a nuestra ciudad!

Hechos 16

22 Entonces la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados mandaron que les arrancaran la ropa y los azotaran. 23 Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. 24 Al recibir tal orden, éste los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo.

Pablo y Silas fueron humillados al dejarlos desnudos. Además les dieron “muchos golpes.”

Hechos 16

25 A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. 26 De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas. 27 El carcelero despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada y estuvo a punto de matarse, porque pensaba que los presos se habían escapado. Pero Pablo le gritó:

28 —¡No te hagas ningún daño! ¡Todos estamos aquí!

29 El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas. 30 Luego los sacó y les preguntó:

Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo?

31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.

Mucho se ha escrito sobre como Pablo y Silas reciben esta humillación, golpes y encarcelamiento. Lo reciben con oración y cantando himnos. (Sería interesante saber como reaccionarían bajo las mismas circunstancias las estrellas actuales de la música “cristiana.”) Dios le dijo a Ananías que le iba a decir a Saulo cuando iba a tener que sufrir por su nombre.

Después del milagro del terremoto el carcelero quiere saber “¿qué tengo que hacer para ser salvo?” Creo que Pablo y Silas le dieron las mismas indicaciones que a Lidia y las mujeres en el lugar de oración.

Hechos 16

32 Luego les expusieron la palabra de Dios a él y a todos los demás que estaban en su casa. 33 A esas horas de la noche, el carcelero se los llevó y les lavó las heridas; en seguida fueron bautizados él y toda su familia. 34 El carcelero los llevó a su casa, les sirvió comida y se alegró mucho junto con toda su familia por haber creído en Dios.

Es bello e indicativo la reacción final del carcelero. “Se alegró mucho junto con toda su familia por haber creído en Dios.” Gloria a Dios. Quizás el carcelero era el hombre de Macedonia que Pablo vio en su visión. Debemos preguntarnos si el evangelio que predicamos resulta en personas que se alegran por haber creído en Dios. Siento que a menudo formamos personas que sólo están a la expectativa de que les va a dar Dios.

Hechos 16

35 Al amanecer, los magistrados mandaron a unos guardias al carcelero con esta orden: «Suelta a esos hombres.» 36 El carcelero, entonces, le informó a Pablo:

Los magistrados han ordenado que los suelte. Así que pueden irse. Vayan en paz.

37 Pero Pablo respondió a los guardias:

¿Cómo? A nosotros, que somos ciudadanos romanos, que nos han azotado públicamente y sin proceso alguno, y nos han echado en la cárcel, ¿ahora quieren expulsarnos a escondidas? ¡Nada de eso! Que vengan ellos personalmente a escoltarnos hasta la salida.

 

Pablo, nos va a escribir en Romanos que debemos sujetarnos a las autoridades puestas por Dios. Pero aquí, a primer vista, Pablo esta desobedeciendo la orden, “Vayan en paz.” ¿Porque? Bueno, los magistrados no habían obedecido una orden superior a ellos. Esa orden o ley era que no debía golpear a un ciudadano Romano sin un juicio previo. Pablo entonces esta pidiendo que corrijan, que se sujeten a un ley superior dada por autoridades que Dios había puesto.

Hechos 16

38 Los guardias comunicaron la respuesta a los magistrados. Éstos se asustaron cuando oyeron que Pablo y Silas eran ciudadanos romanos, 39 así que fueron a presentarles sus disculpas. Los escoltaron desde la cárcel, pidiéndoles que se fueran de la ciudad. 40 Al salir de la cárcel, Pablo y Silas se dirigieron a la casa de Lidia, donde se vieron con los hermanos y los animaron. Después se fueron.

Por último cabe tomar nota que al parecer la casa de Lidia se ha convertido en el punto de reunión de los hermanos. Nunca menciona el relato un marido de Lidia, por lo que entendemos que por lo menos es una mujer que se mueve y decide por si misma. Así como la mujer Samaritana tuvo el privilegio de llevar las buenas nuevas del Mesías a su pueblo, Lidia tiene el privilegio de tener por lo menos algunas reuniones de hermanos en su casa.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: