A Jacobo lo mandó matar a espada . . . Comentarios sobre Hechos 12-13

 Hemos visto que de los siete hombres que se escogieron para ayudar a los necesitados, Esteban muere apedreado por su fe, ¡mientras que Felipe sigue teniendo un ministerio fructífero! Seguimos viendo como Dios teje la historia de su iglesia con milagros y martirios.

Hechos 12

1 En ese tiempo el rey Herodes hizo arrestar a algunos de la iglesia con el fin de maltratarlos. 2 A Jacobo, hermano de Juan, lo mandó matar a espada. 3 Al ver que esto agradaba a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Esto sucedió durante la fiesta de los Panes sin levadura.

Si no leemos con cuidado, podemos pasar por alto la muerte, el martirio por su fe en Jesús, del primer apóstol, Jacobo, ya que se menciona en un sólo renglón. “A Jacobo, hermano de Juan, lo mandó matar a espada.” Durante la persecución que se desato con la muerte de Esteban al parecer los apóstoles tenían tal estatura y respeto entre el pueblo que ellos pudieron quedar en Jerusalén sin que les hicieran algo. Pero llego el momento en que Herodes vio que el “arrestar a algunos de la iglesia con el fin de maltratarlos” le subía en la opinión del pueblo. Inclusive el matar a Jacobo a espada agrado a los judíos.

¿Cuales son los criterios de Dios para cuidar a algunos de la persecución y aceptar la ofrenda de su vida de otros? No sabemos. Lo que si sabemos, es que Dios esta llevando a cabo su plan y es para el bien de todos. Lo interesante de Jacobo es que el era parte del grupo de tres discípulos que Jesús separo para ciertos acontecimientos especiales. Jacobo estuvo en el monto de la transfiguración con Pedro y Juan. De igual modo era de los tres que Jesús pidió que lo acompañaran más adelante en el huerto de Getsemaní. Por lo tanto nos sorprende un poco que fue al parecer el primer apóstol en dar su vida por Jesús.

Hechos 12

3 Al ver que esto agradaba a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Esto sucedió durante la fiesta de los Panes sin levadura. 4 Después de arrestarlo, lo metió en la cárcel y lo puso bajo la vigilancia de cuatro grupos de cuatro soldados cada uno. Tenía la intención de hacerlo comparecer en juicio público después de la Pascua. 5 Pero mientras mantenían a Pedro en la cárcel, la iglesia oraba constante y fervientemente a Dios por él.

Herodes, era rey. Pensamos que los reyes mandan que ellos determinan las cosas. Vemos más bien que a Herodes lo mueve la opinión pública. El quiere agradar a “los judíos” así que prende a Pedro, probablemente planeando matarlo a espada lo mismo que a Jacobo. Vemos que “la iglesia oraba constante y fervientemente a Dios por él.”

Hechos 12

6 La misma noche en que Herodes estaba a punto de sacar a Pedro para someterlo a juicio, éste dormía entre dos soldados, sujeto con dos cadenas. Unos guardias vigilaban la entrada de la cárcel. 7 De repente apareció un ángel del Señor y una luz resplandeció en la celda. Despertó a Pedro con unas palmadas en el costado y le dijo: «¡Date prisa, levántate!» Las cadenas cayeron de las manos de Pedro. 8 Le dijo además el ángel: «Vístete y cálzate las sandalias.» Así lo hizo, y el ángel añadió: «Échate la capa encima y sígueme.»

9 Pedro salió tras él, pero no sabía si realmente estaba sucediendo lo que el ángel hacía. Le parecía que se trataba de una visión. 10 Pasaron por la primera y la segunda guardia, y llegaron al portón de hierro que daba a la ciudad. El portón se les abrió por sí solo, y salieron. Caminaron unas cuadras, y de repente el ángel lo dejó solo.

Parecen extremos las medidas de seguridad que Herodes usa para asegurar que no se escape ni libere alguien a Pedro. Dice que Pedro dormía. Interesante. ¿Estaba tan tranquilo sabiendo que ya habían matado a Jacobo? ¿O sería que estaba muy cansado de todo su actividad de ministerio en la iglesia? Si no supiéramos el final feliz de la historia podríamos hacer algún sermón dramático con el título, “¡Mientras la Iglesia Ora, Pedro Duerme!” Definitivamente hay un tiempo para dormir, para saber que todas las cosas están en manos de Dios y que Él es soberano.

Vemos que Pedro, “no sabía si realmente estaba sucediendo lo que el ángel hacía.” Esto es una descripción muy realista de lo que sería experimentar un milagro de este tipo. Veía y participaba en algo que su mente le decía, ¡que era normal!

En base a la experiencia de muchos años, su mente le aseguraba que este tipo de cosas no ocurrían, pero a la vez lo estaba experimentando.

Hechos 12

11 Entonces Pedro volvió en sí y se dijo: «Ahora estoy completamente seguro de que el Señor ha enviado a su ángel para librarme del poder de Herodes y de todo lo que el pueblo judío esperaba.»

12 Cuando cayó en cuenta de esto, fue a casa de María, la madre de Juan, apodado Marcos, donde muchas personas estaban reunidas orando. 13 Llamó a la puerta de la calle, y salió a responder una sierva llamada Rode. 14 Al reconocer la voz de Pedro, se puso tan contenta que volvió corriendo sin abrir.

¡Pedro está a la puerta! —exclamó.

15 —¡Estás loca! —le dijeron.

Ella insistía en que así era, pero los otros decían:

Debe de ser su ángel.

16 Entre tanto, Pedro seguía llamando. Cuando abrieron la puerta y lo vieron, quedaron pasmados. 17 Con la mano Pedro les hizo señas de que se callaran, y les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel.

Cuéntenles esto a Jacobo y a los hermanos —les dijo.

Luego salió y se fue a otro lugar.

De igual modo, las muchas personas, la iglesia, que estaba orando no pudieron creer tan fácilmente que en verdad había sucedido este milagro. Pero el verlo y oírlo eran pruebas indudables.

Vemos que Dios tenía planes para Herodes. En el día del juicio final no va a haber quien se quede sin el pago correspondiente a sus obras. Si merecen castigo, recibirán castigo. Dios tiene todo el poder para juzgar a cualquiera en cualquier momento si lo desea. Al parecer esto es lo que decidió para Herodes.

Hechos 12

20 Herodes estaba furioso con los de Tiro y de Sidón, pero ellos se pusieron de acuerdo y se presentaron ante él. Habiéndose ganado el favor de Blasto, camarero del rey, pidieron paz, porque su región dependía del país del rey para obtener sus provisiones.

21 El día señalado, Herodes, ataviado con su ropaje real y sentado en su trono, le dirigió un discurso al pueblo. 22 La gente gritaba: «¡Voz de un dios, no de hombre!» 23 Al instante un ángel del Señor lo hirió, porque no le había dado la gloria a Dios; y Herodes murió comido de gusanos.

Herodes mata a Jacobo, por buscar agradar al pueblo. Al parecer, Herodes se movía en base a su popularidad ante el pueblo. Vemos que el fin que Dios le preparo esta hecho a la medida para su vida egoísta. Lo más probable es que la gente de Tiro y Sidón realmente no quería a Herodes, pero “su región dependía del país del rey para obtener sus provisiones.” Por lo tanto están dispuestos a hacer un teatro de lealtad y alabanza de Herodes. Herodes es tan egoísta, que cree lo que le dicen. Podríamos decir que se emborracha en su propio egoísmo. Dios decide que basta y “al instante un ángel del Señor lo hirió, porque no le había dado la gloria a Dios; y Herodes murió comido de gusanos.

Hechos 12

24 Pero la palabra de Dios seguía extendiéndose y difundiéndose.

Al seguir leyendo el relato de Lucas sobre la extensión de la palabra aprendemos más acerca del funcionamiento de la obra de Dios.

Hechos 13

1 En la iglesia de Antioquía eran profetas y maestros Bernabé; Simeón, apodado el Negro; Lucio de Cirene; Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca; y Saulo. 2 Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: «Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.»

3 Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.

4 Bernabé y Saulo, enviados por el Espíritu Santo, bajaron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. 5 Al llegar a Salamina, predicaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan como ayudante.

Se nos presenta una lista de personas que describe como, “profetas y maestros.” No distingue entre unos y otros, es decir no dice que ciertas de estas personas eran los profetas y otros los maestros. Entendemos que todos las personas en la lista ejercían ambas funciones de profeta y maestro. Esta descripción es diferente a la descripción de funciones que encontramos en Efesios.

Efesios 4

11 Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, 12 a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.

En esta lista de Efesios, a menudo se sugiere que quizás la función de “pastores y maestros” es un sólo y no pastores por un lado y maestros por otro.

Entonces tenemos dos descripciones diferentes de las funciones en la iglesia. Al estudiar el Nuevo Testamento con detenimiento vemos que estas listas no son fijas y definitivas, sino diversas formas de hablar de lo que Dios hace por medio de sus siervos.

Hay un definición sencilla de lo que es una profeta. Un profeta es alguien que habla a la gente acerca de Dios. (En contraste con esto, un sacerdote es alguien que habla a Dios de parte de la gente.)

Otros quieren entender un profeta como alguien que habla nuevas revelaciones de parte de Dios. Por ejemplo el hablar de algún acontecimiento futuro. Otro ejemplo sería hablar específicamente a un individuo de lo que va a pasar en su vida.

De hecho ya vimos en Hechos el ejemplo de Ágabo que predecía un evento futuro específico a una región. Así que sin lugar a dudas un profeta puede hablar de parte de Dios prediciendo el futuro. Si vemos los libros de los profetas del Antiguo Testamento vemos que mucho de la predicación de los profetas era hablar al pueblo recordándoles lo que Dios les había mandado y enseñado y llamándoles a arrepentirse y apegarse a lo que Dios había dicho.

En este sentido amplio de un profeta como el que habla a los hombres de parte de Dios, esperaríamos que los profetas fueran maestros.

Ya que se menciona a Pablo como uno de los que eran profeta y maestro tenemos entonces un ejemplo del cual podemos comprender esta doble función de ministerio. Normalmente no pensamos de Pablo como un profeta que hable de futuro, ¡pero lo hace! En Tesalonicenses habla del rapto y la segunda venida de Cristo, En Romanos once habla de lo que va a ocurrir a Israel a futuro, En Corintios habla de el juicio de los creyentes ante Cristo. Estos son solo algunos ejemplos de todo lo que habla Pablo del futuro. Pero Pablo habla tanto de lo que las escrituras dicen y nos insiste en aplicarlo en nuestras vidas que lo que dice del futuro es solo una parte de su ministerio.

Creo que debemos entender entonces que existen las funciones de profeta, pastor y maestro y que se pueden dar en cualquier combinación. Tenemos profetas maestros, pastores maestros y quizás pastores profetas. Todos sirviendo a Dios para la edificación del cuerpo de Cristo.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: