Felipe las señales milagrosas que realizaba . . . Comentarios sobre Hechos 8

 Lucas, como buen historiador, investigó y nos relata como fue creciendo, a un paso explosivo, el evangelio y la iglesia.

Hechos 8

1 Y Saulo estaba allí, aprobando la muerte de Esteban.

Aquel día se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria. 2 Unos hombres piadosos sepultaron a Esteban e hicieron gran duelo por él. 3 Saulo, por su parte, causaba estragos en la iglesia: entrando de casa en casa, arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.

Nos introduce por primera vez a Saulo, quien después se conocerá como Pablo. Lo primero que nos dice de Saulo es que presenció y aprobó la muerte de Esteban. Lucas nos describe el contexto en la que van a ocurrir los próximos eventos que relata. “Se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén.” Los argumentos y las amenazas no han podido detener la aceptación del Jesús resucitado como Mesías e Hijo de Dios. Debido a esta persecución los creyentes, “se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.” Los apóstoles seguían en Jerusalén.

Como vamos a ver esta dispersión lleva el evangelio primero a Judea y Samaria. La persecución extiende el evangelio. Vemos que Saulo es uno de los personajes claves en llevar a cabo esta persecución. Dios usa a Saulo, aunque esta en total rebeldía a Él, para extender el reino de Dios.

Hechos 8

4 Los que se habían dispersado predicaban la palabra por dondequiera que iban. 5 Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les anunciaba al Mesías. 6 Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba, mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje. 7 De muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos, y un gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos. 8 Y aquella ciudad se llenó de alegría.

Felipe es uno más de los siete hombres que escogieron para ayudar en la distribución diaria y atender a las mesas. Nos dice de Esteban en primer lugar que “les anunciaba al Mesías.” No nada más predicaba la palabra sino que realizaba “señales milagrosas.” La ciudad de Samaria a dónde llego Felipe “se llenó de alegría.” “De muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos, y un gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos.” Como podemos apreciar estos fueron milagros objetivos, esto es comprobables.

Hechos 8

14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. 15 Éstos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo, 16 porque el Espíritu aún no había descendido sobre ninguno de ellos; solamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces Pedro y Juan les impusieron las manos, y ellos recibieron el Espíritu Santo.

Sabemos por el relato de la mujer Samaritana, que la relación entre judíos y samaritanos no era bueno. Quizás por eso al enterarse los apóstoles “que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.” De alguna forma se dan cuenta que “el Espíritu aún no había descendido sobre ninguno de ellos.” Esto es interesante porque dice que “habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.” De nuevo es necesario ir viendo los términos que la Escritura usa para describir la relación o acción entre el creyente y el Espíritu Santo. Primero debemos notar que “Pedro y Juan les impusieron las manos, y ellos recibieron el Espíritu Santo.”

Se usan solo dos palabras para describir la relación entre estos creyentes y el Espíritu Santo. La primer palabra es “recibir”. Oraron por ellos para que “recibieran” el Espíritu Santo. Luego dice que Pedro y Juan les impusieron las manos, y ellos “recibieron” el Espíritu Santo. La otra palabra o frase es “descendido sobre.” Esta frase se usa al decir, el Espíritu aún no había “descendido sobre” ninguno de ellos. Al parecer en este pasaje se usan como sinónimos, “recibir” y “descender sobre.”

Hay quienes dirían que estos creyentes habían recibido el Espíritu Santo pero no habían sido bautizados por el Espíritu Santo. Esto ignora y va en contra de lo que el texto dice claramente. Oraron para que recibieran el Espíritu Santo. Si seguimos viendo con cuidado el relato en Hechos vamos a tener un entendimiento correcto del Espíritu Santo y el creyente.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: