Según esa ley debe morir . . . Comentarios sobre Juan 18-19 y Lucas 23

 Cada uno de los evangelios nos relatan detalles adicionales de la muerte de Jesús en la cruz.

Juan 18

28 Luego los judíos llevaron a Jesús de la casa de Caifás al palacio del gobernador romano. Como ya amanecía, los judíos no entraron en el palacio, pues de hacerlo se contaminarían ritualmente y no podrían comer la Pascua. 29 Así que Pilato salió a interrogarlos:

¿De qué delito acusan a este hombre?

30 —Si no fuera un malhechor —respondieron—, no te lo habríamos entregado.

31 —Pues llévenselo ustedes y júzguenlo según su propia ley —les dijo Pilato.

Nosotros no tenemos ninguna autoridad para ejecutar a nadie —objetaron los judíos.

32 Esto sucedió para que se cumpliera lo que Jesús había dicho, al indicar la clase de muerte que iba a sufrir.

Desgraciadamente a través de la historia se han hecho toda clase de acciones en contra de los judíos por culparlos de matar a Jesús. Jesús muere por los pecados de judíos y gentiles. Por lo tanto, era propio que tanto judíos como gentiles colaboraran en matarlo, que ambos tuvieran culpa por matar a Jesús. Aquí podemos ver que los judíos dicen, “no tenemos ninguna autoridad para ejecutar a nadie.

Podemos ver que todo esto estaba dentro del plan de Dios. Por eso Juan escribe, “Esto sucedió para que se cumpliera lo que Jesús había dicho, al indicar la clase de muerte que iba a sufrir.” Jesús hablo en varias ocasiones diciendo que iba a ser “levantado” en su muerte. Esto se refiere a la muerte en la cruz.

Pedro subraya la participación de gentiles y judíos en la muerte de Jesús.

Hechos 2

23 Éste fue entregado según el determinado propósito y el previo conocimiento de Dios; y por medio de gente malvada, ustedes lo mataron, clavándolo en la cruz.

Al decir, “por medio de gente malvada,” se refiere a los romanos. Al decir, “ustedes lo mataron,” se refiere a los judíos.

Juan relata la causa por la cual los judíos pensaban que Jesús debía morir.

Juan 19

7 —Nosotros tenemos una ley, y según esa ley debe morir, porque se ha hecho pasar por Hijo de Dios —insistieron los judíos.

“Se ha hecho pasar por Hijo de Dios.” No quieren matar a Jesús por profesar se el Mesías, aunque tampoco lo aceptaban como el Cristo. Piensan que debe morir por hacerse pasar o por decir que es el Hijo de Dios. Entonces a pesar de las pruebas legales que Jesús dio para mostrar que era el Hijo de Dios, lo rechazan y piensan que debe morir.

Juan se refiere a si mismo como el, “discípulo a quien” Jesús “amaba.” Vemos en su evangelio que Juan era el único discípulo que estaba presente en la crucifixión de Jesús.

Juan 19

25 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la esposa de Cleofas, y María Magdalena. 26 Cuando Jesús vio a su madre, y a su lado al discípulo a quien él amaba, dijo a su madre:

Mujer, ahí tienes a tu hijo.

27 Luego dijo al discípulo:

Ahí tienes a tu madre.

Y desde aquel momento ese discípulo la recibió en su casa.

Como Juan esta presente en la crucifixión puede relatar un detalle que los demás evangelios no incluyen.

Juan 19

31 Era el día de la preparación para la Pascua. Los judíos no querían que los cuerpos permanecieran en la cruz en sábado, por ser éste un día muy solemne. Así que le pidieron a Pilato ordenar que les quebraran las piernas a los crucificados y bajaran sus cuerpos. 32 Fueron entonces los soldados y le quebraron las piernas al primer hombre que había sido crucificado con Jesús, y luego al otro. 33 Pero cuando se acercaron a Jesús y vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, 34 sino que uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante le brotó sangre y agua. 35 El que lo vio ha dado testimonio de ello, y su testimonio es verídico. Él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. 36 Estas cosas sucedieron para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán ningún hueso» 37 y, como dice otra Escritura: «Mirarán al que han traspasado.»

Juan esta relatando lo que vio y oyó cerca de la cruz. En un forma lógica relata porque querían que murieran rápido Jesús y los dos hombre que fueron crucificados junto a él. Nos explica porque no le quebraron las piernas a Jesús. Juan relata que, “uno de los soldados le abrió el costado con una lanza.” Quizás este era una manera en la que verificaban que verdaderamente esta muerto una persona. Juan relata algo especial que ocurre al abrir el costado de Jesús. Juan reporta que, “al instante le brotó sangre y agua.” Vemos Juan piensa que esto es algo raro e inesperado. Para Juan esto es algo tan diferente que podrían no creerle. Por eso enfatiza, “el que lo vio ha dado testimonio de ello, y su testimonio es verídico. Él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean.” Juan expresa su afán por dar un testimonio verídico. Lo interesante del caso es que si bien este evento era algo increíble en el momento que Juan lo relata, ahora no es tan increíble. Con los conocimientos médicos que tenemos hoy en día, se sabe que el resultado de una muerte por crucifixión la cavidad se llenaría de agua y sangre. Esto nos deja ver la fidelidad de Juan como testigo de la vida y muerte de Jesús.

Lucas nos relata la enseñanza o profecía que Jesús da ¡cuando va camino a Gólgota!

Lucas 23

26 Cuando se lo llevaban, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús. 27 Lo seguía mucha gente del pueblo, incluso mujeres que se golpeaban el pecho, lamentándose por él. 28 Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: —Hijas de Jerusalén, no lloren por mí; lloren más bien por ustedes y por sus hijos. 29 Miren, va a llegar el tiempo en que se dirá: “¡Dichosas las estériles, que nunca dieron a luz ni amamantaron!” 30 Entonces

»“dirán a las montañas: ‘¡Caigan sobre nosotros!’, y a las colinas: ‘¡Cúbrannos!’ ”

31 Porque si esto se hace cuando el árbol está verde, ¿qué no sucederá cuando esté seco?

Vemos que hay mujeres “lamentándose por” Jesús. Jesús, les corrige la perspectiva de los hechos y les dice, “hijas de Jerusalén, no lloren por mí; lloren más bien por ustedes y por sus hijos” ¿Porqué deben llorar por ellas mismas? Va a llegar el momento en que “dirán a las montañas: ‘¡Caigan sobre nosotros!’, y a las colinas: ‘¡Cúbrannos!’ ” Juan usa estas mismas frases cuando escribe lo que Jesús le revelo sobre el futuro en el Apocalipsis.

Apocalipsis 6

15 Los reyes de la tierra, los magnates, los jefes militares, los ricos, los poderosos, y todos los demás, esclavos y libres, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas. 16 Todos gritaban a las montañas y a las peñas: «¡Caigan sobre nosotros y escóndannos de la mirada del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, 17 porque ha llegado el gran día del castigo! ¿Quién podrá mantenerse en pie?»

Rumbo a la cruz, Jesús profetiza, dice lo que va ocurrir en el futuro. En ese momento todos los hombres, sin importar su estatus, va a entender que esta por venir sobre ellos, “¡la ira del Cordero!” Así, una vez más, Jesús nos dice que va a regresar a hacer justicia y castigar a los que merecen castigo.

No dejamos de aprender de Jesús. Aún colgado en la cruz, Jesús nos enseña algo muy importante y bello acerca de la salvación. En Mateo nos relata esto en referencia a los dos bandidos crucificados junto a Jesús.

Mateo 27

44 Así también lo insultaban los bandidos que estaban crucificados con él.

Al parecer, uno de estos bandidos se puso a pensar en lo que estaba ocurriendo y cambio de pensar.

Lucas 23

39 Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo:

¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!

40 Pero el otro criminal lo reprendió:

¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo.

42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús.

Este criminal o bandido llega a entender que Jesús, “no ha hecho nada malo.” Por lo tanto le dice a Jesús, “acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” Con estas frases, reconoce que Jesús es inocente y esta muriendo para venir luego en su reino. En resumen le pide a Jesús, “sálvame.” Este sálvame no es, “sálvame” de la muerte en la cruz, sino dame salvación eterna, cuando vengas en tu reino.

Ahora por las circunstancias es claro que este bandido no puede hacer nada para salvarse a si mismo. Este criminal no puede devolverle una vida o años de servicio a Jesús a cambio de ser salvo. No puede hacer nada porque esta colgado en una cruz. No puede hacer nada por corregir o contrarrestar lo malo que había hecho en su vida. ¡Esta a unas horas de morir! En base a su simple oración, petición hecho en fe, apelando a la gracia o favor inmerecido de Dios, Jesús le contesta, “te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.” No se bautizo, no fue miembro de una iglesia, nada. Fue salvo por creer, por tener fe y por la gracia de Dios. Sabemos entonces que Jesús nos da la vida eterna, con sólo creer.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: