Los he llamado amigos . . . Comentarios sobre Juan 15

 Jesús usa la ilustración de una vid para enseñar la relación entre Dios y sus hijos.

Juan 15

1 »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. 3 Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. 4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

Una vid existe para dar fruto. En esta ilustración Jesús, nosotros somos las ramas. El dar fruto es esencial. “Toda rama que en mí no da fruto, la corta.” El Padre poda, o limpia, las ramas que dan fruto, “para que dé más fruto todavía.” Ya que el fruto es tan esencial e importante, ¿que debemos hacer para llevar fruto? ¿Debemos concentrar en la producción de fruto? Jesús nos da la clave, “permanezcan en mí.” El fruto debe surgir naturalmente de una relación íntima con Jesús. No hay otra forma de dar fruto, “tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

Juan 15

5 »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. 6 El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. 7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. 8 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.

Jesús da una fuerte advertencia. “El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman.” Esta advertencia no es para los que no creen en él, esa advertencia la da más adelante. Jesús advierte a los que de alguna forma estando en la vid ¡no permanece en Él! El decir, “se arrojan al fuego y se queman” lo hace una advertencia muy espantoso. Si piensas que estas en la vid, pero no hay fruto en tu vida, ¡harías bien en escuchar esta advertencia!

Jesús da una promesa de oraciones contestadas, “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.” El que demos fruto, glorifica a Dios. “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto.”

Un fruto básico de estar en la vid es el amor.

Juan 15

9 »Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. 10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. 12 Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.

¿Como ha amado el Padre a Jesús? Bueno, Jesús dice, que así, “¡también yo los he amado a ustedes!” Que amor tan bello, tan fuerte, tan permanente. Tengamos la seguridad de ese amor hacia nosotros.

Ahora, Jesús nos pide, “permanezcan en mi amor.” ¿Que hacemos para permanecer en su amor? “Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor.” ¿Cuales son los mandamientos de Jesús? Bueno nos da inmediatamente uno. “Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros.” Debemos mostrar que permanecemos en el amor de Dios amando los unos a los otros. ¿Como debe ser ese amor? “Amen los unos a los otros, como yo los he amado.” ¡Que difícil! Amar como el nos ha amado. Recuerdan que para llevar el fruto necesitamos permanecer en Él. Necesitamos una relación viva con Jesús para poder amar a los otros con un amor igual al que Jesús tiene para nosotros.

Juan 15

13 Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. 14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. 15 Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes.

Hasta este punto, Jesús normalmente se ha referido a sus discípulos y seguidores como siervos. Aquí cambia intencionalmente a llamarles amigos. “Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo.” Un siervo recibe órdenes específicas sin saber lo que esta haciendo su amo. Por ejemplo mueve esto de aquí para acá. El amo no dice si esta preparando un banquete o se va a mudar de casa. Jesús aclara aún más, “los he llamado amigos, porque ¡todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes!” ¿Quieres profundizar tu amistad con Jesús? Pues estudia y conozca su Palabra, su enseñanza.

Jesús dice que nos ha dicho, “todo lo que a mi Padre le oí decir.” Jesús va a la cruz por nosotros con lo que el oyó de su Padre. ¿Que hacemos nosotros con lo que Jesús nos ha dado a conocer?

Juan 15

16 No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. 17 Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros.

Va a haber momentos en nuestro caminar con el Señor en que nos parece demasiado difícil seguirlo. Habrá momentos en que estaremos decepcionados de lo que somos y ofrecemos al Señor. Llegaremos quizás al grado de pensar en dejar de ser sus discípulos. Jesús nos enseña algo fundamental aquí. “¡No me escogieron ustedes a mí!” Este no es nuestro proyecto, el seguir a Jesús no es algo que decidimos hacer por nuestro cuenta. No. “Yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure.” Recuerden esto. Dios nos escogió, Dios nos comisionó. Dios tiene el proyecto de nuestra vida. Es muy válido, decir, “Dios Tú necesitas llevarme adelante, cuidarme y llenarme. Yo no puedo en mis fuerzas.”

Jesús tiene unas palabras fuertes de juicio y condenación para los que lo rechazan.

Juan 15

22 Si yo no hubiera venido ni les hubiera hablado, no serían culpables de pecado. Pero ahora no tienen excusa por su pecado. 23 El que me aborrece a mí, también aborrece a mi Padre. 24 Si yo no hubiera hecho entre ellos las obras que ningún otro antes ha realizado, no serían culpables de pecado. Pero ahora las han visto, y sin embargo a mí y a mi Padre nos han aborrecido. 25 Pero esto sucede para que se cumpla lo que está escrito en la ley de ellos: “Me odiaron sin motivo.”

El responder a Jesús no es opcional. Cada hombre con el conocimiento, con el mensaje y con la evidencia que tiene de Jesús es responsable de su respuesta a Él. “Ahora no tienen excusa por su pecado.” Son, “culpables de pecado.

Jesús regresa al tema del Consolador.

Juan 15

26 »Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, él testificará acerca de mí. 27 Y también ustedes darán testimonio porque han estado conmigo desde el principio.

Una de las acciones del Consolador es testifica acerca de Jesús. El Espíritu de verdad va a reafirmar y recordar acerca de Jesús. Lo maravilloso, es que los mismos discípulos tienen un gran privilegio. “También ustedes darán testimonio porque han estado conmigo desde el principio.” Los testigos presenciales de la vida de Jesús son un testimonio fundamental y convincente acerca de Jesús.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: