A la derecha del Todopoderoso … Comentarios sobre Marcos 14 y Mateo 26

 Jesús ha fijado el día en que él va a ser crucificado.

Mateo 26

1 Después de exponer todas estas cosas, Jesús les dijo a sus discípulos: 2 «Como ya saben, faltan dos días para la Pascua, y el Hijo del hombre será entregado para que lo crucifiquen.»

3 Se reunieron entonces los jefes de los sacerdotes y los ancianos del pueblo en el palacio de Caifás, el sumo sacerdote, 4 y con artimañas buscaban cómo arrestar a Jesús para matarlo. 5 «Pero no durante la fiesta —decían—, no sea que se amotine el pueblo.»

Jesús señala que “faltan dos días para la Pascua, y el Hijo del hombre será entregado para que lo crucifiquen.” Ese es el día en que el cordero de Dios va a ser crucificado.

¡Pero esto no es tan sencillo! Los que quieren, “arrestar a Jesús para matarlo” piensan que ese día o esos días no son los días en que esto debe ocurrir. “Pero no durante la fiesta —decían—, no sea que se amotine el pueblo.”

Vemos que Jesús esta en control de el tiempo de su crucifixión. Como dijo en el evangelio de Juan.

Juan 10

17 Por eso me ama el Padre: porque entrego mi vida para volver a recibirla. 18 Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla. Éste es el mandamiento que recibí de mi Padre.

Una vez más vemos a una mujer que en acto de adoración, está preparando el cuerpo de Jesús para su sepultura.

Marcos 14

3 En Betania, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Simón llamado el leproso, llegó una mujer con un frasco de alabastro lleno de un perfume muy costoso, hecho de nardo puro. Rompió el frasco y derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús.

4 Algunos de los presentes comentaban indignados:

¿Para qué este desperdicio de perfume? 5 Podía haberse vendido por muchísimo dinero para darlo a los pobres.

Y la reprendían con severidad.

6 —Déjenla en paz —dijo Jesús—. ¿Por qué la molestan? Ella ha hecho una obra hermosa conmigo. 7 A los pobres siempre los tendrán con ustedes, y podrán ayudarlos cuando quieran; pero a mí no me van a tener siempre. 8 Ella hizo lo que pudo. Ungió mi cuerpo de antemano, preparándolo para la sepultura. 9 Les aseguro que en cualquier parte del mundo donde se predique el evangelio, se contará también, en memoria de esta mujer, lo que ella hizo.

Se menciona que Jesús esta “sentado a la mesa en casa de Simón llamado el leproso.” ¿Porqué le llamaban el leproso?¿Fue esto antes que lo sanara Jesús? El texto no nos da mayores detalles. El enfoque ya no es lo que Jesús hizo, sino lo que Jesús esta por hacer, Jesús esta por morir por nosotros.

No debemos confundir lo que ocurre aquí con lo que Juan relata en cuanto a ungir a Jesús. Juan relata que María unge los pies de Jesús cuando está en una comida con Lázaro. Aquí esta mujer. “derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús.”

Vemos que tenían como alta prioridad ayudar a los pobres. Jesús explica que este caso es un caso excepcional. “A los pobres siempre los tendrán con ustedes, y podrán ayudarlos cuando quieran.” No quita la importancia de ayudar a los pobres. Inclusive Jesús les voltea la critica en cierto sentido. Ellos están criticando a esta mujer porque no ayudo a los pobres. Jesús les dice, “podrán ayudarlos cuando quieran.” Casi diciéndoles, “¿quieres ayudar a los pobres? “Lo puedes hacer en cualquier momento!” El momento que están viviendo es único, “pero a mí no me van a tener siempre.”

Jesús explica lo que esta mujer ha hecho, “Ungió mi cuerpo de antemano, preparándolo para la sepultura.” No sabemos si ella sabía que por esta razón lo estaba ungiendo, o si simplemente Dios lo movió a ungir a Jesús y era para este propósito. Jesús decía vez tras vez que estaba por morir, quizás esta mujer le puso más atención que otros.

Vuelvo a enfatizar el gran honor y privilegio que tuvo esta mujer. Ella ungió ¡el cuerpo del cordero de Dios para la sepultura! Este cuerpo que Dios por amor sacrifico una vez por siempre, por todos los pecados de todos nosotros. Esta mujer tuvo el honor, yo diría casi sacerdotal en el sentido del Antiguo Testamento, de preparar el cuerpo para su sepultura. No fue un hombre, ¡fue una mujer!

Quiero comentar en detalle el anuncio de la traición de Judas en mis comentarios sobre Juan capítulo trece. Hay algo que subrayar en el relato de Mateo.

Mateo 26

23 —El que mete la mano conmigo en el plato es el que me va a traicionar —respondió Jesús—. 24 A la verdad el Hijo del hombre se irá, tal como está escrito de él, pero ¡ay de aquel que lo traiciona! Más le valdría a ese hombre no haber nacido.

El que Judas iba a traicionar a Jesús era algo que Dios sabía con precisión de antemano, “tal como está escrito de él.” Vemos que esto no lo libra de la responsabilidad, culpa y castigo por sus acciones. “¡ay de aquel que lo traiciona! Más le valdría a ese hombre no haber nacido.” Aprendemos aquí que somos responsables por lo que hacemos con Jesús, con Dios. Decida hoy y todos los días que vas a ser con Jesús y vas a llevar el resultado de tu decisión.

Podemos aprender algo acerca de la oración en los relatos de Jesús orando en el huerto antes de ser arrestado.

La versión Reina Valera 1960 traduce de esta forma una enseñanza de Jesús acerca de la oración.

Mateo 6 (Reina-Valera 1960)

7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

En la Nueva Versión Internacional, “vanas repeticiones” se traduce como “no hablen sólo por hablar.” Veamos que hacía Jesús.

Marcos 14

39 Una vez más se retiró e hizo la misma oración. 40 Cuando volvió, los encontró dormidos otra vez, porque se les cerraban los ojos de sueño. No sabían qué decirle.

Aquí vemos que en las oraciones de Jesús en el huerto, “hizo la misma oración.” Entonces si es aceptable orar la misma oración más de una vez.

Mateo 26

43 Cuando volvió, otra vez los encontró dormidos, porque se les cerraban los ojos de sueño. 44 Así que los dejó y se retiró a orar por tercera vez, diciendo lo mismo.

Mateo también menciona que Jesús, “se retiró a orar por tercera vez, diciendo lo mismo.” Si tenemos un carga en nuestro corazón que nos mueve a orar a Dios, si es aceptable orar la misma oración dos o tres veces. Lo que no debemos hacer es convertir una oración en algo mecánico, en dónde decimos las Palabras, pero ya no es una conversación con nuestro Padre.

No se le puede llamar correctamente “juicio” al procedimiento que le hicieron a Jesús. Aún así este fue una oportunidad para que Jesús declarara quien es ante el sumo sacerdote y los gobernantes religiosos.

Mateo 26

63 Pero Jesús se quedó callado. Así que el sumo sacerdote insistió:

Te ordeno en el nombre del Dios viviente que nos digas si eres el Cristo, el Hijo de Dios.

64 —Tú lo has dicho —respondió Jesús—. Pero yo les digo a todos: De ahora en adelante verán ustedes al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo.

65 —¡Ha blasfemado! —exclamó el sumo sacerdote, rasgándose las vestiduras—. ¿Para qué necesitamos más testigos? ¡Miren, ustedes mismos han oído la blasfemia! 66 ¿Qué piensan de esto?

Merece la muerte —le contestaron.

El sumo sacerdote le ordena a Jesús, “que nos digas si eres el Cristo, el Hijo de Dios.” Esto es exactamente lo que Jesús siempre decía de sí mismo. Por lo tanto Jesús afirma lo que pregunta el sumo sacerdote diciendo, “tú lo has dicho.” Jesús no quiere dejar ninguna duda de que plenamente es uno con el Padre por lo tanto agrega a lo que le preguntan.

“De ahora en adelante verán ustedes al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo.” Días antes Jesús había preguntado que decían del Mesías, de quién era hijo. Y les había citado este versículo.

Salmos 110

1 Así dijo el Señor a mi Señor:

«Siéntate a mi derecha

hasta que ponga a tus enemigos

por estrado de tus pies.»

Ahora, frente al sumo sacerdote, Jesús afirma que, “ahora en adelante verán ustedes al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso.” Jesús dice que este versículo habla de él. Además hace referencia a otro texto, a una profecía de Daniel.

Daniel 7:13-14

13 »En esa visión nocturna, vi que alguien con aspecto humano venía entre las nubes del cielo. Se acercó al venerable Anciano y fue llevado a su presencia, 14 y se le dio autoridad, poder y majestad. ¡Todos los pueblos, naciones y lenguas lo adoraron! ¡Su dominio es un dominio eterno, que no pasará, y su reino jamás será destruido!

Jesús dice que lo verán a él, “viniendo en las nubes del cielo.”

Lo que afirma Jesús no deja lugar a dudas, el esta haciéndose igual a Dios, uno con el Padre. En base a eso la sentencia, “¡han oído la blasfemia!” por lo tanto “merece la muerte.” Este es en último grado el rechazo oficial de Jesús por los líderes religiosos de Israel.

Lo cierto es que Jesús solo dejó y solo nos deja dos alternativas en base a lo que dijo de sí mismo. O es Dios y el Mesías o es un blasfemo. 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: