Por lo obstinados que son – Comentarios sobre Mateo 19

Algunos fariseos le hacen a Jesús preguntas sobre el divorcio para ponerlo a prueba. No tenían interés real en cosas espirituales o un matrimonio de éxito. Su motivación es tratar de hacer tropezar a Jesús con alguna respuesta. Jesús aprovecha para dar enseñanza divina sobre el matrimonio. Podemos aprender bastante sobre el matrimonio en este pasaje.

Mateo 19

3 Algunos fariseos se le acercaron y, para ponerlo a prueba, le preguntaron:

¿Está permitido que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo?

Dentro de la ley de Moisés se enseña sobre la disolución de un matrimonio. Lo que no esta claro en la ley es la causas aceptadas o justificadas para un divorcio. En ese sentido la pregunta de los fariseos le pedía a Jesús aceptar el divorcio en primer lugar. La pregunta le da lugar a Jesús para que Él mencione las causa que encuentra aceptables para el divorcio. Esto es lo que la ley dice al respecto.

Deuteronomio 24

1 Si un hombre se casa con una mujer, pero luego deja de quererla por haber encontrado en ella algo indecoroso, sólo podrá despedirla si le entrega un certificado de divorcio.

La ley dice, “por haber encontrado en ella algo indecoroso.” Como pueden apreciar no aclara que es “algo” que sea razón para un certificado de divorcio. Entonces le preguntan a Jesús si puede ser, “por cualquier motivo.”

Aunque le preguntan por razones malas, Jesús aprovecha para dar una enseñanza bella y buena sobre la unión de un hombre y una mujer.

Mateo 19

4 —¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, 5 y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? 6 Así que ya no son dos, sino uno solo. por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Jesús regresa a la escritura en Génesis en sus primeros dos capítulos y subraya que Dios, el Creador, “los hizo hombre y mujer.” Quiero que tomen nota que en estos primeros versículos Jesús no usa la palabra “matrimonio” para describir lo que conocemos como matrimonio. Jesús usa las palabras de Génesis para describir el matrimonio y son palabras que hablan de lo físico. Así cuando dice que los hizo hombre y mujer, se refiere a diferencias físicas en primer lugar. Sin lugar a dudas Dios también creo diferencias, entre hombre y mujer en su forma de pensar y su propia esencia. Explica que, “se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.” De nuevo un solo cuerpo, entendemos en lo físico. Jesús enseña lo que Génesis enseña y esto es que Dios creo estas diferencias entre el hombre y la mujer para que se unieran físicamente en un cuerpo.

Dios hizo entonces un diseño, con un plan y eso es un hombre y una mujer uniéndose físicamente en una relación de compañerismo. Génesis dice que Dios hizo esto para nuestro bien.

Jesús nos enseña que además de esto el unión entre un hombre en particular con su esposa, como el caso que le exponen los fariseos, es una unión que Dios hizo. ¿Se fijan en eso? Pongámosle nombres para que entiendan bien. Si lo fariseos llegaran con un caso específico estarían preguntando algo así, “¿Puede Juan Gonzáles divorciarse de su esposa Antonia por cualquier caso? Jesús les estaría contestando, “¿no saben que Dios unió a Juan Gonzáles con Antonia como un solo cuerpo? Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.”

Entendiendo lo que Jesús contesta nos enseña que toda unión entre un hombre y una mujer es una obra de Dios. Jesús nos les pregunto a los fariseos que ceremonias habían tenido el hombre y su esposa. Para dar una respuesta, Jesús o les pregunto si tenían un certificado de matrimonio. Jesús entiende que si es un hombre y su esposa, están unidos como obra específica de Dios en una sola carne. El romper eso es querer romper la obra de Dios.

Los fariseos entendieron perfectamente bien lo que Jesús les contesto. Que no deben el hombre divorciar a su esposa, porque Dios los había unido. ¡Aaahh! Pero acuérdate que lo que quieren es poner a prueba a Jesús así que hacen otra pregunta.

Mateo 19

7 Le replicaron:

¿Por qué, entonces, mandó Moisés que un hombre le diera a su esposa un certificado de divorcio y la despidiera?

8 —Moisés les permitió divorciarse de su esposa por lo obstinados que son —respondió Jesús—. Pero no fue así desde el principio. 9 Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio.

Los fariseos hacen referencia al texto de la ley que leímos y preguntan, ¿porqué está en la ley lo referente a dar un certificado de divorcio? La respuesta de Jesús es muy interesante, “les permitió divorciarse de su esposa por lo obstinados que son.” Jesús dice que esta parte de la ley de Moisés esta allí debido al estado pecaminoso de obstinación de los hombres. En esta parte la ley es relativo al hombre pecador. El principio grande que refleja el carácter y voluntad de Dios es lo que Dios creo e instituyó en el principio.

Jesús regresa al carácter físico de la unión entre el hombre y la mujer para enseñar que es causa de divorcio. Si hay infidelidad conyugal entonces el hombre o la mujer puede divorciarse. ¡Se ha roto la relación física entre el hombre y su mujer!

La gran pregunta sobre esta enseñanza es si Dios une a cada pareja que se unen físicamente en una sola carne. Si Dios manda fidelidad y continuidad en estas uniones, o si Dios sólo une a las parejas que cumplen con ciertos ritos o certificados. Por cierto la ley habla de un certificado de divorcio, que sobre todo es un permiso para que la mujer se pueda volver a casar. Pero la ley no menciona un certificado de matrimonio.

Esta pregunta es importante porque la iglesia no debe declarar que Dios no ha unido parejas, si Dios en verdad los ha unido.

Pensando en lo que Jesús enseño acerca del divorcio, los discípulos tienen una reacción algo fuerte. Veamos.

Mateo 19

10 —Si tal es la situación entre esposo y esposa —comentaron los discípulos—, es mejor no casarse.

11 —No todos pueden comprender este asunto —respondió Jesús—, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido entenderlo. 12 Pues algunos son eunucos porque nacieron así; a otros los hicieron así los hombres; y otros se han hecho así por causa del reino de los cielos. El que pueda aceptar esto, que lo acepte.

Al parecer predominaba la idea de divorcios fáciles y comunes. Por esto los discípulos dicen que si solo se debe divorciar por infidelidad conyugal, pues “¡es mejor no casarse!” Con esto podemos ver que la situación de las uniones entre hombre y mujer, la situación de matrimonios y divorcios no era muy diferente en la cultura de ese entonces que lo que es hoy en día.

Bueno, los discípulos sugieren, quizás sin pensarlo mucho, que sería mejor no casarse. Creo que es más preciso la traducción de Reina Valera 1960 de la respuesta de Jesús.

Mateo 19 (Reina-Valera 1960)

11 Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado.

Jesús les dice que no todos son capaces de recibir la sugerencia de no casarse. ¿Porqué? Vemos que otra vez es algo físico. Jesús empieza a hablar de eunucos. Los eunucos son hombre que no tienen interés o atracción a una mujer. El caso extremo es “los hicieron así los hombres,” que entenderíamos como ser castrados. Hay otros eunucos que nacieron así, y hay otros que, “se han hecho así por causa del reino de los cielos.” Estos últimos aman más el reino de Dios que la relación física y de compañerismo de una mujer.

Todos los demás hombres, que no son eunucos, van an encontrar que no son capaces de no casarse, ¡porque Dios los creo hombres, para que se unieran con una mujer y ser una sola carne con ella!

Cambiando de tema más adelante en el capítulo leemos lo siguiente.

Mateo 19

16 Sucedió que un hombre se acercó a Jesús y le preguntó:

Maestro, ¿qué de bueno tengo que hacer para obtener la vida eterna?

17 —¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Solamente hay uno que es bueno. Si quieres entrar en la vida, obedece los mandamientos.

18 —¿Cuáles? —preguntó el hombre.

Contestó Jesús:

—“No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio, 19 honra a tu padre y a tu madre”, y “ama a tu prójimo como a ti mismo” .

20 —Todos ésos los he cumplido —dijo el joven—. ¿Qué más me falta?

Jesús siempre esta predicando y ofreciendo la vida eterna. Este hombre tiene interés en obtener la vida eterna. De allí su pregunta de que debe hacer. Jesús primero le dirige a los mandamientos. El hombre le pregunta, “¿Cuáles?” Jesús le contesta con algunos de los diez mandamientos y agrega lo que se conoce como el segundo gran mandamiento que resume y va más allá de varios de los diez mandamientos. “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”

El joven contesta con bastante facilidad, “todos ésos los he cumplido.” Pero Jesús conoce el corazón del joven. Jesús sabe que no ha comprendido lo que significa, “ama a tu prójimo como a ti mismo.”

Mateo 19

21 —Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.

22 Cuando el joven oyó esto, se fue triste porque tenía muchas riquezas.

Jesús le habla de, “ser perfecto.” Jesús le pide que venda lo que tiene y se lo de a los pobres. ¿Porqué? Primero es lógico, si tienes bienes pero tienes hambre, pues vendes algún bien y compras comida para comer. Si no tienes dónde dormir, y tienes algún bien, lo vendes y te compras una cama. Si amas a tu prójimo como a ti mismo entonces vendes tus bienes para que coma el pobre o para que tenga una cama en dónde dormir. ¿Se fijan?

Pero más que esto Jesús ve que este joven ama más sus riquezas que a Dios. Por eso Jesús le pida que escoja entre sus riquezas y Dios. Jesús enseña que no puedes servir a dos señores. Jesús le esta exigiendo, ¡que escoja a cual señor va a servir!

Por lo pronto el joven, “se fue triste porque tenía muchas riquezas.” Quizás a futuro el iba a responder al llamado de Jesús, a la invitación a la vida eterna. Por el momento se va sin aceptar el llamado porque ama más a sus riquezas. ¿Cuantas riquezas tienes que tener para amarlos más que a Dios? ¡Exactamente las riquezas que tienes en este momento! No es la cantidad, es el amor a ellos.

Sigue Jesús enseñando sobre las riquezas y el reino de los cielos. A Pedro le surge la duda sobre la situación de los discípulos.

Mateo 19

27 —¡Mira, nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! —le reclamó Pedro—. ¿Y qué ganamos con eso?

28 —Les aseguro —respondió Jesús— que en la renovación de todas las cosas, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono glorioso, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos para gobernar a las doce tribus de Israel. 29 Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna. 30 Pero muchos de los primeros serán últimos, y muchos de los últimos serán primeros.

“¿Y qué ganamos con eso?” pregunta Pedro. Lo que debemos notar es que quizás hasta este momento Pedro no había preguntado ni preocupado por el resultado material de seguir a Jesús. Eso es sumamente importante para entender el contexto. Pedro dice, “nosotros lo hemos dejado todo por seguirte.” Pedro y su hermano Andrés dejaron sus redes de pescador y siguieron a Jesús. Siguieron a Jesús porque creían que el era el Mesías. Pusieron primero a Jesús, habían escogido a Jesús como su Señor dejando a un lado el buscar los bienes materiales.

Entonces las promesas que Jesús da aquí son para los que han puesto, verdaderamente, a Jesús como Señor en su vida. Se amplia y varía el detalle de las promesas en los diversos relatos en los evangelios. Principalmente son promesas para el futuro, para el reino, pero también se dice que son para este mundo.

No es válido, invertir la secuencia. No ponemos a Dios como Señor cuando invitamos a la gente a llegar a Dios para tener bendiciones materiales. Eso es invitar a personas que tiene como Señor de su vida las riquezas y sin pedirles que dejen de tener los bienes materiales como Señor, de alguna forma tratar de combinar esto con Jesús. Jesús rechaza esto. ¡Nadie puede servir a dos señores!

Cuidado con sacar los textos de su contexto.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: