Algunos comentarios sobre Mateo 9 y 10

Los evangelios relatan muchos milagros que hace Jesús. ¿Cuales son las reacciones de la gente que ve estos milagros? Veamos un caso.

Mateo 9

32 Mientras ellos salían, le llevaron un mudo endemoniado. 33 Así que Jesús expulsó al demonio, y el que había estado mudo habló. La multitud se maravillaba y decía: «Jamás se ha visto nada igual en Israel.»

34 Pero los fariseos afirmaban: «Éste expulsa a los demonios por medio del príncipe de los demonios.»

Vemos que los fariseos, no quieren a Jesús. Si hubiera cualquier duda de esta expulsión de demonio y sanidad los primeros en hacerlo notar serían los fariseos. Este milagro se hizo en público, por lo tanto podemos decir que es una verdad objetiva. Todos al rededor pudieron ver, oír y constatar que se había hecho un milagro. Inclusive como mencione, se hizo en presencia de sus críticos, por no decir enemigos, que son los fariseos. No es una milagro que hizo frente a dos o tres de sus cercanos discípulos y luego se lo platicaron a los demás. ¡No!

Es interesante notar que nadie duda que los milagros de Jesús son reales. Los que se oponen lo hacen en base a otros argumentos. Hemos visto que el problema es que sanó en sábado. En su pueblo, dónde era conocido, su queja era que no sabían de dónde tenía Jesús estos poderes.

Aquí encontramos otro argumento. «Éste expulsa a los demonios por medio del príncipe de los demonios.»

En este caso Mateo no relata que Jesús dé alguna contestación a lo que afirmaban los fariseos. En otros casos los evangelios relatan que Jesús explicaba lo absurdo de pensar que el príncipe de los demonios expulsara demonios.

A menudo quisiéramos que la verdad de Dios, que compartimos fuera totalmente convincente, en el plano racional. Quisiéramos que no hubiera ninguna contradicción de los hombres a la Verdad de Dios. Pero vemos que aún en el caso de Jesús, hay quienes se oponen y presentan falsedades basados en una lógica torcida. Así que no debemos pensar que el campo en el que predicamos sea más difícil que en el tiempo de Jesús.

Por un lado esta un milagro, objetivo, visto por muchos, comentado entre ellos. Este es un milagro poderoso y bueno. Por el otro lado un argumento débil, más de ilógica que de la razón. Cada persona que se da cuenta de este caso, inclusive nosotros que lo leemos en el relato de testigos oculares, tenemos que decidir que vamos a creer y concluir. Como Jesús ya señalo en Juan capítulo cinco, si no tenemos el amor de Dios en nuestro corazón, probablemente el ver que Jesús cambie un endemoniado mudo a una persona normal hablante, no va a cambiar nuestro corazón. Si no buscamos a Dios, y prefirímos no ser molestado, vamos a encontrar muy convincente cualquier argumento torcido que se nos ofrece.

Quizás en este caso Jesús no contesto, no argumento con los fariseos. ¿Hace falta que Jesús haga algo más que expulsar el demonio y regresar el hablar a este hombre?

Mateo nos comparte los sentimientos y pensamientos de Jesús al estar ministrando.

Mateo 9

35 Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia. 36 Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. 37 «La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros —les dijo a sus discípulos—. 38 Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo.»

Mateo menciona en que consiste el ministerio de Jesús, “enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia.” ¿Que sentía Jesús al estar haciendo esto? Dice que Jesús, “tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor.” Dios no nos creo para estar perdidos y cansados. Por lo tanto además de lo que esta haciendo Jesús, invita a que oremos, “al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo.” Esa debe ser nuestra oración. Además vemos en la secuencia que Mateo relata la historia que esta por enviar a quienes pidió que oraran por obreros.

En varias ocasiones los evangelistas relatan como la gente se sorprendio de la autoridad de Jesús. Veamos como Jesús da esta misma autoridad a sus doce discípulos.

Mateo 10

1 Reunió a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar a los espíritus malignos y sanar toda enfermedad y toda dolencia.

Jesús les da autoridad para hacer milagros, tal como Él los hacía, “expulsar a los espíritus malignos y sanar toda enfermedad y toda dolencia.”

Además Jesús les da instrucciones. Veamos.

Mateo 10

5 Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones: «No vayan entre los gentiles ni entren en ningún pueblo de los samaritanos. 6 Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel. 7 Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos está cerca.” 8 Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente. 9 No lleven oro ni plata ni cobre en el cinturón, 10 ni bolsa para el camino, ni dos mudas de ropa, ni sandalias, ni bastón; porque el trabajador merece que se le dé su sustento.

Las instrucciones de Jesús a sus discípulos se pueden resumir en, hacer lo mismo que han visto que yo hago. En esta primera misión solo deberían ir a, “las ovejas descarriadas del pueblo de Israel.”

Quisiera enfocar en algo que nos falla a menudo hoy en día. Debemos recordar que Jesús es quien corrió con un látigo a los que hacían comercio en su templo. No nos debe sorprender entonces que de este mandato, “lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.” Si siguiéramos este mandato hoy en día, automáticamente quedarían disuelto los que dicen ser ministerios, pero a final de cuentas son actividades económicas. Quizás esto implicaría una reducción radical en el tamaño de lo que hoy se llama cristianismo. La ventaja es que eliminaríamos mucho de lo falso. Déjame decir que dentro de lo falso hay muchos que se consideran ministros con lo que ellos sinceramente es un ministerio.

Ya empiezo a escuchar las protestas, pero yo sólo estoy resaltando lo que Jesús dijo, “lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.” Algunos dirían que como van a financiar su ministerio. Yo entiendo que Jesús esta diciendo que debemos dar lo que hemos recibido gratis. No nos pide que demos lo que no tenemos porque no lo hemos recibido. ¿Podríamos estar bendecidos y contentos con el ministerio que Jesús nos da sin gastar dinero en el afán de crecerlo, hacerlo más efectivo o lo que le quieras llamar? Yo pienso que Jesús toma esto muy en serio. “Denlo gratuitamente.” ¿Podemos cambiar sus órdenes y decir que tenemos un ministerio más grande? O ¿Simplemente un ministerio?

Por si no queda claro Jesús les dijo, “no lleven oro ni plata ni cobre en el cinturón, ni bolsa para el camino.” El ministerio de Jesús se debe hacer en base al poder y el mover de Dios, no en base a oro ni plata. Algunos comentaristas piensan que al decir “ni bolsa” se refiere a una bolsa que muchos rabinos llevaban y cuando empezaba a enseñar la abrían y lo ponían a la vista para que la gente les echara dinero. De eso no estoy seguro, lo que si es el ministerio, la misión de Jesús, por lo menos esta misión no se mueve por dinero, sino que debe evitar una dependencia del dinero. Debe evitar un interés en el dinero.

¿Como se van a financiar los que son enviados? ¿De que van a vivir? Bueno, Jesús dice, “el trabajador merece que se le dé su sustento.” Jesús les dice que son merecedores del pago de un sustento. Al no mencionar alguna fuente específica de ingresos y al prohibir el cobrar por el ministerio, debemos entender que tienen que depender sobre todo de Dios para su sustento. Vamos a ver un par de cosas relativos a su sustento más adelante en este mismo capítulo.

Mateo 10

11 »En cualquier pueblo o aldea donde entren, busquen a alguien que merezca recibirlos, y quédense en su casa hasta que se vayan de ese lugar. 12 Al entrar, digan: “Paz a esta casa.” 13 Si el hogar se lo merece, que la paz de ustedes reine en él; y si no, que la paz se vaya con ustedes. 14 Si alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdanse el polvo de los pies.

Vemos que Jesús espera que en cualquier lugar en dónde entren que va a haber alguien que al escucharlos les den hospedaje. Si no hay tal recibimiento a nivel de pueblo entonces debe salir y “sacúdanse el polvo de los pies.” Deben estar pendientes y dependientes de que Dios haga la obra en los corazones. Si no hay respuesta en los corazones no van a recibir hospedaje, pero se van a ir al próximo pueblo.

Más allá de la cuestión de hospedaje, cuando hacemos ministerio para el Señor, tenemos que entender que Él es, “Señor de la cosecha.” El resultado depende de Dios.

Jesús da muchas recomendaciones a los discípulos al embarcarlos en este primer viaje de ministerio. Después de estas enseñanzas, regresa al tema del sostenimiento de sus ministros. Veamos.

Mateo 10

40 »Quien los recibe a ustedes, me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me envió. 41 Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta, recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo, recibirá recompensa de justo. 42 Y quien dé siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por tratarse de uno de mis discípulos, les aseguro que no perderá su recompensa.»

Jesús enseña que el recibimiento que tienen los discípulos refleja el recibimiento que dan a Jesús mismo, y a su Padre. “Quien los recibe a ustedes, me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me envió.”

Jesús anima y promete bendición a quienes den una ayuda a sus discípulos. “Quien dé siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por tratarse de uno de mis discípulos, les aseguro que no perderá su recompensa.” ¡Ahora si que el problema no es recibir una ofrenda! Pero Dios es el que debe mover en los corazones de las personas para dar. Es Jesús mismo el que promete una bendición a los que den.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: