Algunos comentarios sobre Marcos 4 y Mateo 8

Jesús ha llamado a sus discípulos a dejar todo y seguirlo a Él. ¿Que deberían ser sus expectativas del ministerio del reino de Dios al que han dedicado sus vidas? Jesús cree que es importante que ellos tengan un visión del reino de Dios y en particular de los resultados de la predicación de la palabra. Así que les relata una parábola del sembrador. Veamos en la explicación de esta parábola que debemos saber acerca del reino.

14 El sembrador siembra la palabra. 15 Algunos son como lo sembrado junto al camino, donde se siembra la palabra. Tan pronto como la oyen, viene Satanás y les quita la palabra sembrada en ellos. 16 Otros son como lo sembrado en terreno pedregoso: cuando oyen la palabra, en seguida la reciben con alegría, 17 pero como no tienen raíz, duran poco tiempo. Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, en seguida se apartan de ella. 18 Otros son como lo sembrado entre espinos: oyen la palabra, 19 pero las preocupaciones de esta vida, el engaño de las riquezas y muchos otros malos deseos entran hasta ahogar la palabra, de modo que ésta no llega a dar fruto. 20 Pero otros son como lo sembrado en buen terreno: oyen la palabra, la aceptan y producen una cosecha que rinde el treinta, el sesenta y hasta el ciento por uno.»

Lo primero que vemos es que no siempre da fruto duradero la palabra sembrada. De hecho Jesús ilustra tres casos en que la palabra sembrada no da el fruto buscado y sólo un caso en que la palabra da el fruto como debe ser. Esto no es una fórmula ni nada por el estilo, pero no nos debe sorprender cuando se siembra la palabra y no hay el resultado deseado. Esto es importante. En el ministerio de Jesús esto es cierto. Hay gente que rechaza la predicación de Jesús, hay gente que tiene un interés superficial en la predicación de Jesús pero no vemos que vaya más allá de lo superficial. Entonces nosotros, llamados a ser sembradores de la palabra, no debemos desanimarnos cuando la semilla no llega al resultado esperado.

Jesús habla de algunos casos en que la palabra no da el fruto deseado. Primero habla del tipo de caso en que Satanás viene y quita de inmediato la palabra. Es como si no les llegara. Esto nos recuerda que hay un enemigo y obra en contra de Dios. En este caso y en realidad en cada caso que Jesús presenta lo que podemos hacer es orar para que Dios prepare los corazones para recibir la Palabra.

El segundo caso es duro, porque dice, “en seguida la reciben con alegría.” Al ser un sembrador y ver esto nos llenamos de alegría también. Pero nos explica Jesús que no tiene raíces. Esto nos debe hacer pensar sobre la relación a las emociones, como alegría, y por el otro lado lo que puede formar raíces. ¿Que podemos hacer para preparar un terreno y aún al sembrar procurar que tenga raíces? Ahora bien, debemos orar y predicar a la luz de esta enseñanza acerca de sembrar la palabra, pero después de todo va a haber los casos que Jesús esta mencionando. Por lo tanto, cuando “surgen problemas o persecución a causa de la palabra” se van a secar las personas que no tienen raíces. Jesús nos dice que vienen problemas, “a causa de la palabra,” vienen persecuciones.

Jesús dice que las espinas con un gráfica de, “las preocupaciones de esta vida, el engaño de las riquezas y muchos otros malos deseos”. Estas cosas, “entran hasta ahogar la palabra.” Ya hemos visto que Jesús ha enseñado que debemos confiar en Dios en vez de preocuparnos por la vida. Jesús nos ha advertido que no podemos servir a Dios y a las riquezas. Es interesante que Jesús menciona, “otros malos deseos.” Con esa frase esta diciendo que el preocuparse por las cosas de esta vida y el buscar riquezas son malos deseos. Dios le da al hombre la vida y todo lo que tiene, pero el hombre se involucra tanto en su vida diaria que se olvida de su Creador y el dador de su Vida.

Que bueno que hay otro tipo de terreno, “buen terreno”. Los que son buen terreno, “oyen la palabra, la aceptan y producen una cosecha.” Vemos que hay una acción de parte de ellos, “la aceptan.” Sin lugar a dudas nadie llega al reino sin la obra de Dios, es cierto. Pero Jesús aquí describe una acción de parte del oyente, “lo aceptan.” Por lo tanto es correcto hablar de una decisión de parte del creyente. Es correcto invitar a las personas a “aceptar” la palabra. Obviamente podemos tomar los detalles de una parábola y extender su significado más allá de lo que Jesús quiso. Aún tomando eso en cuenta, al parecer Jesús aquí esta hablando de algo en las personas que reciben la palabra que hace que sean buena tierra. También podemos pedirle sabiduría y gianza a Dios para que nos lleve a los que son buena tierra. Estos de buen terreno producen una cosecha, “que rinde el treinta, el sesenta y hasta el ciento por uno.” Con estos el obrero en la siembra del Señor se regocija.

¿Que resultados debemos esperar en nuestro ministerio de sembrar la palabra? Exactamente los resultados descritos en esta parábola, nada más y nada menos.

Mateo nos relata como el ministerio de Jesús cumple otra profecía de Isaías. Veamos.

Mateo 8

14 Cuando Jesús entró en casa de Pedro, vio a la suegra de éste en cama, con fiebre. 15 Le tocó la mano y la fiebre se le quitó; luego ella se levantó y comenzó a servirle.

16 Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y con una sola palabra expulsó a los espíritus, y sanó a todos los enfermos. 17 Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías:

«Él cargó con nuestras enfermedades

y soportó nuestros dolores. »

Empezando con la suegra de Pedro, Jesús sano a todos los enfermos que le llevaron. Además le llevaron muchos endemoniados. ¿Como expulsaba Jesús a estos espíritus? Mateo subraya, “¡con una sola palabra!” Hasta podríamos entender que con una sola palabra expulsó a todos los espíritus de todos los endemoniados. Lo seguro es que aquí no hay una lucha ni batalla entre iguales ni casi iguales. ¡No! Jesús es Dios en la carne, los espíritus están totalmente sujetos a lo que Jesús dice.

Mateo nos señala que, “esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías.” Cita entonces la primera parte de Isaías 53:4. Veamos este versículo y los versículos que lo siguen.

Isaías 53

4 Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades

y soportó nuestros dolores,

pero nosotros lo consideramos herido,

golpeado por Dios, y humillado.

5 Él fue traspasado por nuestras rebeliones,

y molido por nuestras iniquidades;

sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz,

y gracias a sus heridas fuimos sanados.

Según Isaías hay realmente dos cosas que están ocurriendo a la vez en el ministerio de Jesús. Mateo esta viendo que parte de esta profecía se esta cumpliendo con estas sanidades milagrosas. Isaías esta viendo lo que Jesús esta haciendo en este pasaje, pero también lo que va a hacer en la cruz. Por esto Isaías sigue diciendo que Jesús fue traspasado por, nuestras rebeliones, esto es por nuestras rebeliones contra Dios. Isaías hace notar que Jesús fue molido por nuestras iniquidades. Por nuestras rebeliones e iniquidades nos han puesto bajo la ira de Dios, Isaías viendo la cruz ve que, “sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz.” Jesús va a ser castigado en la cruz y eso nos va a traer paz con Dios. Mateo toma nota de que la primer parte de esta profecía se esta cumpliendo en lo que relata. Al cumplirse una parte sabemos que la otra parte también se va a cumplir.

Dos personas se acercan a Jesús para seguirlo. ¿Que les dice Jesús?

Mateo 8

19 Se le acercó un maestro de la ley y le dijo:

Maestro, te seguiré a dondequiera que vayas.

20 —Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús—, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

21 Otro discípulo le pidió:

Señor, primero déjame ir a enterrar a mi padre.

22 —Sígueme —le replicó Jesús—, y deja que los muertos entierren a sus muertos.

Jesús le sugiere precaución al maestro de la ley, “el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza.” Dicho de otra manera, ¿estas dispuesto no tener un lugar fijo ni agradable en dónde dormir cada noche? O en nuestro tiempos, ¿crees que seguir a Jesús es sólo ponerte una camiseta cristiana y escuchar música de alabanza? O ¿Estas consciente que seguir a Jesús es dejar la comodidad y seguirlo a dónde quiera que te lleve? Hoy en día pensamos que tenemos que pintar el seguir a Jesús como algo bonito, agradable y algo que trae grandes beneficios en esta vida.

“Otro discípulo,” ¿porqué se le llama discípulo? Probablemente había escuchado por algún tiempo las enseñanzas de Jesús. Otro discípulo, entonces, le dice, “primero déjame ir a enterrar a mi padre.” Se debate lo que quiso entender con “enterrar a mi padre.” No importa, si vamos a seguir a Jesús, Él tiene que ser primero, el seguirlo tiene que ser primero.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: