Comentarios sobre Lucas 11 – Oración Padre Nuestro

 

Enséñanos a orar. Jesús oraba, mucho. Jesús enseño la importancia de la oración con su ejemplo. Este ejemplo llevo a uno de sus discípulos a pedirle, “Señor, enséñanos a orar.” La oración que Jesús les dio como ejemplo es sin lugar a dudas una de las partes más conocidas de la Biblia. Veamos el relato en Lucas.

 

 

Lucas 11

 

1 Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos:

 

Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos.

 

2 Él les dijo:

 

Cuando oren, digan:

 

»“Padre,

 

santificado sea tu nombre.

 

Venga tu reino.

 

3 Danos cada día nuestro pan cotidiano.

 

4 Perdónanos nuestros pecados,

 

porque también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden.

 

Y no nos metas en tentación. ”

 

 

“Padre”, la primer palabra de esta oración nos dice mucho. Al decir, “Padre,” Jesús nos dice a quien debemos orar. A Dios Padre. A la vez nos dice que podemos orar a y ser escuchados por Dios mismo.

 

 

Que enseñanza tan simple y tan sencilla de seguir. Dirigirnos al Padre en oración.

 

 

Es increíble que la iglesia Romana es la iglesia que quizás más repite esta oración, y al parecer no ponen atención. Porque oran también a otros mediadores. Jesús no dejo duda, ora a Dios Padre.

 

 

Jesús nos enseña en la primeras palabras a ser adoradores de Dios. “Santificado sea tu nombre.” Por naturaleza humana, egoísta, pedimos, y si no nos cuidamos nuestra oración es sólo pedir. Jesús nos instruye que lo primero que debemos decir es una alabanza hacía Dios. Alabanza a Dios, tampoco es dar gracias. Cuando damos gracias lo hacemos por algo que Dios hizo por nosotros. La adoración o alabanza es engrandecer a Dios por quien Él es. Obviamente debemos dar gracias, pero debemos adorar y alabar a Dios por ser Santo, por ser Justo, por ser Amor, por ser Creador y todo lo demás que Dios es.

 

 

“Venga tu reino.” El ser cristiano no es que hemos reclutado a Jesús para estarnos ayudando y bendiciendo en nuestro proyecto de vida, frívola y temporal. ¡No! Nosotros hemos sido integrados a la familia de Dios y participamos en el Reino de Dios. Nuestra oración debe ser centrado en Dios y su reino. Jesús espera que sus discípulos estén dedicados a el reino de Dios. Venga tu reino, tiene que ser primero en mí vida.

 

 

“Danos cada día nuestro pan cotidiano.” Esta frase en primer lugar nos hace ver que probablemente debemos orar esto diariamente. ¿En que parte le pedimos a Dios un automóvil de lujo? Repasen la lectura que hicimos en Mateo 5 al 7. No podemos servir a dos señores, si vamos a servir a Dios no podemos estar buscando, deseando cosas materiales. En los capítulos citados de Mateo Jesús nos enseño que cada día trae su propio afán. Danos cada día el pan de ese día.

 

 

“Perdónanos nuestros pecados,” se pide el pan cada día, el pan cotidiano y vemos que debe ser acompañado por pedir perdón por nuestros pecados. Existen personas que creen que ya no pecan. Podemos ver con esta oración que Jesús no esperaba que sus seguidores fueran perfectos y sin pecado. Nos enseña a pedir perdón por nuestros pecados en nuestra oración diaria.

 

 

“Porque también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden.” Veremos en nuestra lectura del Nuevo Testamento que Jesús enseña que es necesario perdonar a los que nos ofenden también.

 

 

Pero, ¿cuantos hermanos guardan rencores contra familiares y hermanos en la fe? Eso va a entorpecer nuestra comunión con Dios. Por eso, pedimos perdón sabiendo que si hemos perdonado a los que nos ofenden.

 

 

Después de dar este ejemplo de oración, Jesús sigue dando enseñanza sobre la oración. Quisiera comentar algo que a menudo se toma fuera de contexto.

 

 

Lucas 11

 

9 »Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. 10 Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

 

 

“Pidan, y se les dará” y más adelante, “porque todo el que pide, recibe.” Fuera de contexto, hay quienes enseñan que podemos pedir cualquier cosa y ¡se nos va a dar! ¿De veras? En el contexto, habla del pan cotidiano, en el contexto Jesús nos enseño a orar que viniera Su reino. ¿Por fin nos interesa el reino de Dios? O ¿Nos interesa nuestro reino?

 

 

Podemos entender que se refiere a pedir cosas que contribuyen a nuestro caminar en reino de Dios. 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: