Si Vivimos en la Luz, como Él Está en la Luz . . Comentarios 1 Juan 1

September 12, 2015

    Juan es uno de los discípulos más cercanos a Jesús. Han pasado ya varias décadas desde anduvo con Jesús, desde que estuvo junto a la cruz cuando lo crucificaron, desde que corrió y vio la tumba vacía. Años y años han pasado desde que Juan vio a Jesús ascender al cielo entre las nubes. Durante todos estos años Juan se ha dedicado a ser testigo fiel de los eventos. Se ha dedicado a compartir las buenas nuevas.

    Ahora, es grande de edad, siento que escribe como un abuelo amoroso. Más adelante se refiere a los lectores de su carta como, “mis queridos hijos.”

    Uno de los propósitos de su carta es asegurar a creyentes que son hijos de Dios que son parte del cuerpo de Cristo. Veamos como expresa este propósito.

1 Juan 1

3 Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.

    Su deseo es que los lectores de su carta “tengan comunión” con Juan y el grupo de creyentes que se identifican con él. Por eso la frase “con nosotros.” Esta comunión que desea para ellos no es nada más con un grupo humano que coinciden en sus creencias. No. “Nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo,” esta comunión es con Dios mismo y con Jesús.

    Más adelante en su epístola amplia su deseo para los lectores.

1 Juan 5

13 Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.

    Se dirige a ustedes “creen en el nombre del Hijo de Dios.” Su preocupación para ellos es, “que sepan que tienen vida eterna.” Entonces Juan esta escribiendo a creyentes, esto es personas que han creído en Jesucristo y el quiere asegurar que sepan que son parte del cuerpo de Cristo y que tienen la vida eterna. Juan quiere asegurar que sepan que si son auténticamente Cristianos.

    En los siguientes versículos Juan nos explica lo que es ser un creyente auténtico. Veremos que explica dos límites fuera de los cuales uno no es un cristiano. Esto ayuda a quitar ideas falsas acerca de lo que es ser cristiano. Luego Juan explica lo que es ser cristiano. Explica lo que ocurre y debe ocurrir en la vida de un creyente.

    Sabemos que llegamos a creer en Cristo al reconocer que somos pecadores y necesitamos que Dios perdone nuestro pecado. Llegamos a Cristo porque entendemos que Dios envió a su Hijo para morir por nuestros pecados y perdonarnos.

    Si eso es lo que nos lleva a Cristo, ¿cual es entonces la relación del creyente con el pecado? Podemos entender que este es un tema fundamental para el cristiano.

    Basta de introducción, veamos lo que Juan escribe.

1 Juan 1

5 Éste es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad.

    Juan empieza con el carácter o esencia de Dios. “Dios es luz.” Entendemos al avanzar en este pasaje que con “luz” se refiere a Santidad. “En él no hay ninguna oscuridad.” De igual manera veremos que oscuridad se refiere a pecado. En Dios no hay pecado, ningún pecado. Dios es Santo, Santo, Santo.

1 Juan 1

6 Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad.

    “Si afirmamos que tenemos comunión con él.” Comunión con Él, comunión con Dios. Comunión es más que simplemente conocerse. Comunión indica una convivencia íntima y constante. Bueno, si afirmamos tener esta comunión con Dios, “pero vivimos en la oscuridad,” entonces no es cierto. No hay congruencia entre lo que afirmamos y lo que vivimos. Vivimos se traduce como caminar en otras traducciones. En todo caso este vivir o caminar es presente y constante. Si nos encontramos en casa en la oscuridad, si al caminar estamos caminando en la oscuridad entonces mentimos. Poco importa si mentimos o no decimos la verdad porque ignoramos la verdad. El hecho es que no practicamos la verdad. Algo no es cierto, porque afirmamos tener comunión con Dios que es Santo, pero día a día, o kilómetro tras kilómetro vivimos y caminamos en la oscuridad. Vivimos y caminamos en el pecado.

    Yo pienso en esto como el limite de abajo o el limite inferior del cristianismo. Si vivo y ando en la oscuridad, el pecado, entonces ya me salí de lo que es ser cristiano. Por mucho que crea que soy cristiano, no es verdad, no es cierto que lo sea.

    En el próximo versículo Juan nos enseña que es o como es vivir en la luz.

1 Juan 1

7 Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.

    En contraste con vivir o caminar en la oscuridad, si “vivimos en la luz”, indica otra cosa. Si vivimos en la luz, tal “como él está en la luz,” tal como Dios es, entonces si, es verdad. “Tenemos comunión unos con otros.” Y como ya nos había dicho Juan, “nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.” Coincide, va de acuerdo nuestro vivir con el estar en comunión con Él.

    Cuando vivimos en la luz, en comunión con Dios, entonces hay algo que ocurre, que esta ocurriendo en tiempo presente. “La sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” “Nos limpia,” tiempo presente, acción continua. Nos limpia de pecado, de todo pecado, de cualquier pecado.

    ¿Es así como debemos entender este versículo? Porque si nos esta limpiando en el presente y en forma continua del pecado, entonces quiere decir que todavía tenemos pecado. ¿Tenemos pecado aún después de creer en Cristo? ¿Es así?

    Pues Juan quiere asegurarse de que entendemos lo que nos está enseñando. No quiere que haya dudas de lo que esta enseñando. Por esto antes de proceder a explicar lo que es ser cristiano y lo que ocurre en nuestras vidas como cristiano, Juan aclara que tenemos pecado con este versículo.

1 Juan 1

8 Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.

    ¿El cristiano no tiene pecado? Pues Juan dice, “si afirmamos que no tenemos pecado,” entonces no tenemos la verdad. No es cierto lo que afirmamos. No es que estemos mintiendo en este caso a los demás. No. Peor aún, “nos engañamos a nosotros mismos.” No sólo estamos diciendo algo falso, engañoso a nosotros mismos.

    Yo le llamo a esto el limite superior del cristianismo. Hay un limite más allá del cual uno diría, “yo soy perfecto,” “yo no tengo pecado.” Este es una zona o un realidad falsa. Si profesamos vivir así sin pecado, somos auto engañados.

    ¿Que significa esto? También significa que, si alguien nos dice que no somos creyentes porque no somos perfectos, es falso. Eso es querer imponer una definición del cristianismo que no es cierto.

    Tenemos entonces definidos dos limites fuera de los cuales no seríamos verdaderos creyentes. Regresemos al versículo siete porque Juan nos empezaba a describir lo que si es ser cristiano.

    Regresando una vez más al versículo siete vemos.

1 Juan 1

7 Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.

    ¿Como sabemos que somos verdaderamente creyentes? Bueno, nos podemos preguntar si tenemos comunión con otros creyentes. Porque Juan dice que este es una de las características de alguien que vive en la luz, “tenemos comunión unos con otros.” Nos gusta convivir con otras personas que han sido perdonados por Cristo. Nos gusta juntarnos con ellos y hablar acerca de Dios y lo que Él ha hecho por nosotros.

    Luego recordamos que Juan nos había dicho una de las cosas que ocurre o esta ocurriendo en la vida de un creyente es, “la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” Ya nos ha aclarado que esto tiene que ver con pecado que todavía cometemos en nuestra vida.

    ¿Como es que ocurre esto? ¿Como es que nos limpia de pecado? Juan nos explica.

1 Juan 1

9 Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.

    Hay una parte que nos toca a nosotros, “si confesamos nuestros pecados.” Esto es lo que nosotros tenemos que hacer. Todo lo demás depende de que lo hagamos. “Si confesamos,” entonces Dios hace lo que Él ha prometido.

    “Si confesamos nuestros pecados.” ¿Que es confesar nuestro pecado? ¿Como confesamos nuestros pecados? Pues pecado es una palabra con una definición muy específica. Hay muchas palabra y frases con las que podemos hablar de fallar, de quedar mal, de ser imperfectos. Pero la palabra “pecado” especifica que hemos hecho mal contra Dios. Hemos hecho lo que Dios no quiere que hagamos.

    Confesar nuestro pecado es llegar a entender, aceptar y admitir que hemos hecho algo contrario a Dios, contrario a lo que Dios quiere.

    Veamos lo que el hijo pródigo le dijo a su padre.

Lucas 15

21 El joven le dijo: “Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo.”

    He pecado no solo contra su padre terrenal, sino contra el cielo, contra Dios.

    Confesamos esto. En oración a Dios, le decimos que hemos pecado contra Dios y le pedimos perdón.

1 Juan 1

9 Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.

    Cumpliendo la condición de confesar nuestro pecado hay dos cosas que Dios hace. Juan aclara y nos recuerda el carácter de Dios, “que es fiel y justo.” Dios es fiel a lo que Él ha prometido. Dios es fiel a lo que propone al invitarnos a creer en Jesús. Es justo que Dios lo haga porque envió a su Hijo para hacerlo. Dios, “nos los perdonará.”

    Lo primero que Dios hace es perdonarnos. Quita la culpa ante Dios por el pecado que hicimos. Está perdonado, está resuelto.

    Que bueno, Gracias Dios. Pero preguntarás, ¿cuantas veces puedo hacer esto? ¿Una vez al mes? ¿Hay un límite establecido?

    Bueno veamos lo que Jesús enseño.

Mateo 18

21 Pedro se acercó a Jesús y le preguntó:

Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces?

22 —No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces —le contestó Jesús—.

    Pedro le pregunta a Jesús cuantas veces tiene que perdonar a su hermano si le pide perdón. Pedro pensaba que quizás siete veces era más que suficiente. Jesús aclara que Pedro debe perdonar a su hermano hasta setenta y siete veces. Entonces podemos entender que, con más razón, Jesús esta dispuesto a perdonarnos setenta y siete veces o más.

    Así que si pecamos, cuando entendemos que hemos pecado debemos confesarlo y Dios nos va a perdonar. Y si volvemos a pecar, inclusive de lo mismo, otra vez los debemos confesar y otra vez Dios nos va a perdonar.

    ¿Entonces no se puede volver esto un ciclo repetitivo sin fin? No. Falta ver que es la segunda cosa que Dios hace. Volvamos a leer el versículo.

1 Juan 1

9 Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.

    Dios no sólo “los perdonará” sino que también, “nos limpiará de toda maldad.” He allí el cambio. Dios nos limpiará. Nos limpiará, “de toda maldad.” Si escuchamos la voz de Dios cuando nos redarguye de pecado y confesamos ese pecado, las veces que sean necesarios, Dios no sólo nos perdona sino que nos limpia de toda maldad. Esta es la obra santificadora de Dios en nuestra vida.

    Podemos apreciar lo poderoso que es está limpieza de toda maldad si vemos lo que Santiago nos enseña sobre el pecado. ¿De dónde viene el pecado?

Santiago 1

13 Que nadie, al ser tentado, diga: «Es Dios quien me tienta.» Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie. 14 Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. 15 Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.

    Primero viene la tentación, eso nos lleva al pecado. ¿Pero de dónde viene la tentación? ¿Viene esto de Dios? No. No, “tienta él a nadie.” ¿Viene del diablo? Pues Santiago señala otra cosa. “Cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.” El pecar, la tentación a pecar viene de nosotros mismos, viene de nuestros, “propios malos deseos.”

    Tenemos malos deseos. Pero, si confesamos nuestros pecados Dios ha prometido limpiarnos “de toda maldad.” Ha prometido limpiarnos de nuestros malos deseos. Al irnos limpiando de maldad, vamos a ver que ya no son setenta más siete veces que tenemos que ser perdonados. Con el paso del tiempo veremos que ese pecado que confesamos tantas veces ya no lo hacemos tanto, hay una limpieza real y notable de la maldad.

    Resumiendo, si profesas que has creído en Cristo, pero sigues viviendo en el pecado igual que cuando no habías creído debes detenerte y ver que realmente no has creído en Cristo, realmente no tienes comunión con el.

    Si has creído en Cristo, si has nacido de nuevo, y te preocupa el pecado en tu vida, ¡que bueno! Esto es muestra de que Dios busca limpiarte, buscar hacerte más como su Hijo. No dudes de ser Cristiano porque no eres perfecto, ninguno de nosotros es totalmente sin pecado. Sepa que Dios quiere que confieses cualquier pecado. Confiésalo, pídale perdón y empezaras sentir el perdón y empezaras a ver que Dios te va limpiando.

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Si desea participar en una de nuestos programas de lectura diaria de la Biblia escribanos a la atención de Esteban.Searfoss@Gmail.com.
O bien puedes apuntarte en esta página: http://www.elverbo.net/lectura/LecturaNT6meses1.html

Todos los programas de lectura son completamente gratis.

¿Como se Logra Nacer de Nuevo?

August 28, 2015

Hermana,

Me alegro ver que estás leyendo los pasajes diarios del Nuevo Testamento. Con la pregunta que me haces veo no solo que estas leyendo el texto cuidadosamente sino que lo estas haciendo con un deseo sincero de conocer más a Dios. Veo que Él te esta hablando y llamando por medio de Su Palabra.

Quiero contestar tu pregunta que es la siguiente…

Me quedo una duda, en cuanto a lo de nacer de nuevo, entiendo que es nacer de nuevo del espíritu santo, pero ¿como se logra eso?, ¿orando?, ¿conociendo mas la palabra de Dios?

Quiero darte una respuesta sencilla primero, porque aunque esto de nacer de nuevo tiene mucha profundidad, a la vez tiene una sencillez. Quiero que veas la respuesta a tu pregunta en el mismo pasaje de Juan 3 a la que haces referencia.

Después de que Nicodemo dice que entiende que Jesús viene de parte de Dios, Jesús le habla muy fuerte para aclararle que

Juan 3

3 —De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios —dijo Jesús.

Nicodemo tiene la misma pregunta que tu me haces.

Juan 3

4 —¿Cómo puede uno nacer de nuevo siendo ya viejo? —preguntó Nicodemo—. ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y volver a nacer?

Jesús le contesta primero, explicando lo que ha dicho en cuanto a nacer de nuevo.

Juan 3

5 —Yo te aseguro que quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios —respondió Jesús—. 6 Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu. 7 No te sorprendas de que te haya dicho: “Tienen que nacer de nuevo.” 8 El viento sopla por donde quiere, y lo oyes silbar, aunque ignoras de dónde viene y a dónde va. Lo mismo pasa con todo el que nace del Espíritu.

En el planteamiento de tu pregunta veo que has entendido correctamente que el nuevo nacimiento es, del Espíritu Santo.

De nuevo Nicodemo, al igual que tú, sigue con la pregunta.

Juan 3

9 Nicodemo replicó:

—¿Cómo es posible que esto suceda?

Para ver claramente la respuesta de Jesús a la pregunta tuya y de Nicodemo me voy a permitir poner los versículos 10 al 13 en un paréntesis. Vamos a brincarlos, por un momento. Aunque contienen una enseñanza sumamente importante, no contienen todavía la respuesta que buscamos.

Brinquemos entonces al versículo 14.

(Juan 3:10 —Tú eres maestro de Israel, ¿y no entiendes estas cosas? —respondió Jesús—. 11 Te digo con seguridad y verdad que hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto personalmente, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio. 12 Si les he hablado de las cosas terrenales, y no creen, ¿entonces cómo van a creer si les hablo de las celestiales? 13 Nadie ha subido jamás al cielo sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre.)

En respuesta a la pregunta, “—¿Cómo es posible que esto suceda?”

Juan 3

14 »Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre, 15 para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Que respuesta tan concreta. “¿Cómo es posible que esto suceda?” Hay dos cosas que deben ocurrir. La primera cosa lo hace Dios, “tiene que ser levantado el Hijo del hombre,” así “como levantó Moisés la serpiente en el desierto.” Esto primero se refiere a la muerte de Jesús en la cruz. La muerte de Jesús en la cruz es con un fin, “para que.” Esto nos lleva a la segunda cosa que es lo que nosotros debemos hacer. “Para que todo el que crea en él tenga vida eterna.” A nosotros nos toca creer. Si creemos vamos a tener vida eterna. Si entendemos que tener vida eterna es entrar al reino de Dios entonces tenemos nuestra respuesta.

¿Cómo es posible que esto suceda? Jesús es levantado en la cruz y da su vida por nosotros. Luego nosotros creemos en Él. El resultado es no sólo que vemos el reino de Dios, sino que obtenemos vida eterna para vivir en el reino de Dios.

Jesús explica todo esto con mayor detalles.

Juan 3

16 »Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

El nacer de nuevo, el obtener la vida eterna y el entrar en el reino de Dios, es, Dios lo ha dispuesto, “porque tanto amó Dios al mundo.” Esto no se trata de un ejercicio intelectual de ver como puedo entrar, ni de reglas que hay que cumplir para entrar, ni ciertas obras que tenemos que hacer para entrar. No se basa en nada de eso. Se base en que Dios amó al mundo. Resultado de su amor es que “dio a su Hijo unigénito.” Dios a su Hijo unigénito para que fuera levantado. Todo esto, “para que todo el que cree en él no se pierda.” Para que todo el que crea en Jesús, en Jesús levantado y crucificado por nosotros en la cruz. Para que todo el que crea en él, no se pierda. Podemos entender en lo que Jesús le dijo a Nicodemo, “si no naces de nuevo no puedes ver el reino de Dios,” Que Jesús le esta diciendo que esta perdido, no puedes ver el reino. Pero el que cree, no se pierde, no. El que cree tiene vida eterna.”

¿Que es lo que se debe hacer para nacer de nuevo? Creer.

Jesús lo aclara más al ampliar lo que ha dicho.

Juan 3

17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.

Jesús, Hijo de Dios, vino al mundo para salvarnos. Si creemos en él no somos condenados, nacemos de nuevo.

Entiendo que con todo esto Jesús ha dado la respuesta. Creer en él. Vamos a ampliar la enseñanza de este capítulo al estudiar porque Jesús es levantado como serpiente en el desierto. Si estudiamos los versículos del 10 al 13 que dejamos en paréntesis podemos ver que esto es confiable porque Jesús mismo vino a darnos testimonio de ello.

Espero que esto haya sido una respuesta sencillo, directo y desde el contexto del pasaje a la pregunta, “¿como se logra eso?”

Ahora voy a profundizar, ampliar y confirmar lo que entendemos de este pasaje. Espero hacerlo sin complicar la respuesta.

Pablo en su carta a los Romanos nos confirma esta misma enseñanza. Es más Pablo explica que este mensaje es lo mismo que Dios hablo por medio de Moisés. Veamos.

Romanos 10

5 Así describe Moisés la justicia que se basa en la ley: “Quien haga estas cosas vivirá por ellas.”

6 Pero la justicia que se basa en la fe afirma: “No digas en tu corazón: ‘¿Quién subirá al cielo?’ (es decir, para hacer bajar a Cristo),

7 o ‘¿Quién bajará al abismo?’ ” (es decir, para hacer subir a Cristo de entre los muertos).

8 ¿Qué afirma entonces? “Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.” Esta es la palabra de fe que predicamos:

9 que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.

Pablo ve que hay que confesar, verbalmente, con palabras, que Jesús, es el Señor, con “S” mayúscula. Jesús es Dios. Esto no es un rito, que debes confesar mecánicamente, sino, además “crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.” Al igual que lo que Jesús explicó en Juan, crees y serás salvo. Confiesas porque lo sientes y crees en tu corazón.

Tomemos nota que tanto en Juan como aquí en Romanos, se cree en Jesús en relación a que muere en la cruz. Se cree en Jesús en relación que que resucitó, “Dios lo levantó de entre los muertos.”

Romanos 10

10 Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.

11 Así dice la Escritura: “Todo el que confíe en él no será jamás defraudado.”

Al creer y confesar a Jesús, somos justificados, hechos justos y somos salvos. Jamas seremos defraudados.

Vamos a ver porque dijo Jesús que tenía que ser levantado, “como levantó Moisés la serpiente en el desierto.” Para esto veamos porque Moisés levantó una serpiente en el desierto. Es un relato sencillo.

Números 21

4 Los israelitas salieron del monte Hor por la ruta del Mar Rojo, bordeando el territorio de Edom. En el camino se impacientaron 5 y comenzaron a hablar contra Dios y contra Moisés:

—¿Para qué nos trajeron ustedes de Egipto a morir en este desierto? ¡Aquí no hay pan ni agua! ¡Ya estamos hartos de esta pésima comida!

6 Por eso el Señor mandó contra ellos serpientes venenosas, para que los mordieran, y muchos israelitas murieron. 7 El pueblo se acercó entonces a Moisés, y le dijo:

—Hemos pecado al hablar contra el Señor y contra ti. Ruégale al Señor que nos quite esas serpientes.

Moisés intercedió por el pueblo, 8 y el Señor le dijo:

—Hazte una serpiente, y ponla en un asta. Todos los que sean mordidos y la miren, vivirán.

9 Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en un asta. Los que eran mordidos, miraban a la serpiente de bronce y vivían.

Los israelitas empezaron a quejarse de Dios. Empezaron a dudar de la bondad de Dios, aunque Dios había hecho grandes cosas a favor de ellos.

Dios los castigo enviándoles serpientes venenosas para morderles. Al morderlos, se enfermaban, quizás una de las peores malestares es resultado del veneno de una serpiente. Muchos murieron.

Con esto llegaron a darse cuenta que había pecado contra Dios. Reconocieron y aceptaron su pecado. Pidieron a Dios una solución a su pecado y el resultado de su pecado.

Dios ordenó que pusieran una serpiente en una asta. Tenían que mirar a la serpiente si fueron mordidos para vivir. Créame si estas sufriendo de una picadura de serpiente lo último que quieres ver es una serpiente. No vas a querer recordar esa serpiente. Al pensar en tu mordida de serpiente y al recordar la serpiente vas a recordar tu culpa. Dios quería que hicieran eso. Si hacían eso iban a vivir.

Jesús dice, “como levantó Moisés la serpiente en el desierto.” Tal cual Jesús quiere que reconozcamos nuestro pecado ante Dios. Jesús quiere que reconozcamos que si Él no interviene vamos a morir por nuestro pecado. Jesús quiere que confiemos que si creemos en el no vamos a morir, sino que vamos a tener vida eterna. Por eso Pablo dice que debemos creer que “Dios lo levantó de entre los muertos.”

Jesús muere en la cruz por nuestro pecado. Jesús muere para que nosotros no tengamos que morir.

El libro de Hebreos nos explica lo serio que era para Dios nuestro pecado. En Hebreos vemos que tan importante era para Dios tener un sacrificio para pagar la culpa de nuestro pecado. Veamos.

Hebreos 9

11 Cristo, por el contrario, al presentarse como sumo sacerdote de los bienes definitivos en el tabernáculo más excelente y perfecto, no hecho por manos humanas (es decir, que no es de esta creación), 12 entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno. 13 La sangre de machos cabríos y de toros, y las cenizas de una novilla rociadas sobre personas impuras, las santifican de modo que quedan limpias por fuera. 14 Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente!

Anterior a esto en el libro de Hebreos nos explica que Dios ya había construido este tabernáculo desde antes del tiempo de Moisés. Estaba allí esperando que Jesús muriera en la cruz. Luego, Jesús “entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo.” Entró para ofrecer como sacrificio por nuestros pecados, “su propia sangre.” Logrando así un rescate eterno.” No sólo murió Jesús en la cruz, sino que hay este momento preciso, solemne y celestial de presentar formalmente ante Dios su sangre como sacrificio. Eso logró nuestro rescate. Pero como Jesús nos dijo, falta que uno crea. En su carta a los creyentes en Éfeso, Pablo subraya lo importante que es en nuestra vida tener un momento preciso e la que creamos en Jesús, en el evangelio. Veamos.

Efesios 1

13 En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido. 14 Éste garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria.

Primero oímos “el mensaje de la verdad, el evangelio.” Es el evangelio que que nos trae “salvación.” ¿Oímos y que es la clave entonces? Cuando, lo creemos. Cuando lo creemos, somos “marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido.” Nacemos de nuevo del Espíritu. “Éste garantiza nuestra herencia.” Sabemos que tenemos la vida eterna, sabemos que veremos el reino de Dios, porque tenemos este sello que es el Espíritu Santo.

Así como era importante para Dios esta presentación del sacrificio de Jesús una vez en el tabernáculo en el cielo es importante para Dios el que creamos.

Si quieres ver el reino de Dios. Si sientes que Dios te esta atrayendo a Él, te invito a creer. Te invito a reconocer que has pecado contra Dios y necesitas su perdón. Te invito a aceptar que Jesús murió en la cruz para pagar por tu pecado y darte vida eterna. Te invito a decir con tu boca a confesar que crees en Jesús, qué el murió por ti y que ha resucitado para darte vida eterna. Tenemos la promesa de Dios en su Palabra que cuando haces eso has nacido de nuevo.

¿Esta en la lista de adúlteros?

August 22, 2015

¿Esta tu nombre en la lista de los que buscaban tener una relación extra marital?

Quizás han oído que esta semana que se hizo público una lista de miles de personas que habían pagado para buscar tener una relación extra marital. En Canadá crearon un sitio web llamado Ashley Madison, su lema es “la vida es muy corta, ten una relación extra marital.” Obviamente ofrecían confidencialidad a los que se anotaban, claro pagando a la vez una cierta cuota.

A decenas de millones de personas les pareció atractivo e interesante investigar y buscar activamente tener una relación extra marital. Inclusive ofrecían conectar personas del mismo sexo que querían tener alguna aventura sexual.

Solo que ahora se ha hecho publico una buena parte de la lista de usuarios. Acaban de dar a conocer aún más usuarios.

Dentro de la lista de usuarios se encuentra direcciones de e-mail de oficiales de gobierno, militares y hasta ahora un dirigente “cristiano”. La lista cubre personas de muchas naciones.

¿Esta tu nombre allí?

Esto nos lleva a dar un consejo simple pero sabio, “¡Ten mucho cuidado!.”

Jesús mismo dijo, “No hay nada escondido que no esté destinado a descubrirse; tampoco hay nada oculto que no esté destinado a ser revelado.” Marcos 4:22

Quizás eres de las personas que piensan que los que dieron sus datos en este sitio web son tontos. Nunca debieron confiar en la confidencialidad de sus datos.

Yo veo en todo esto una pequeña prevista del juicio final que Dios ha prometido. ¿Estas preparado para ese día?

En el juicio de Dios no existe el concepto de confidencialidad. Veamos.

Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno. Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros. El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. Apocalipsis 20:11-13

Dios no necesita que vayas a un sitio web y te anotes para que sepa lo que haces. No. Dios tiene anotado en unos libros todo lo que has hecho. “Se abrieron unos libros” y “fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros.” No deja de asombrarnos que hoy en día en casi cualquier lugar y cualquier circunstancias hay cámaras de vídeo o celulares que graban lo que ocurrió. Pero Dios, desde el inicio de la humanidad, ha estado grabando en libros todo lo que cada hombre ha hecho.

Seguramente al darse a conocer el nombre de muchos usuarios de este sitio web entraran en explicaciones. “Solo tenía curiosidad.” o “Solo era un actividad virtual en línea, no tenía malas intenciones.”

¿En el día de juicio de Dios podremos “explicar” nuestra intenciones? ¿Tendremos oportunidad de convencer a Dios de que realmente somos buenas personas? Veamos lo que la Biblia nos dice sobre esto.

Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas. Hebreos 4:11-12

Dios “juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.” Dios sabe, no solo lo que has hecho, sino aún lo que piensas y deseas en tu corazón. “Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas.” En el día de juicio no va a haber libros perdidos ni expedientes escondidos. Dios no le va a pedir a un secretario a un ángel que traiga el libro de tus hechos antes Él. No. Todo esta al descubierto y a los ojos de Dios.

Así que te pregunto, ¿qué hay en tu corazón? ¿cuales son tus pensamientos más íntimos?

Jesús dijo, “Ustedes han oído que se dijo: ‘No cometas adulterio.’ Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.” Mateo 5:27-28.

Pero esto va mucho mas allá del adulterio. Jesús también dijo, “Ustedes han oído que se dijo a sus antepasados: ‘No mates, y todo el que mate quedará sujeto al juicio del tribunal. Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal. Es más, cualquiera que insulte a su hermano quedará sujeto al juicio del Consejo. Pero cualquiera que lo maldiga quedará sujeto al juicio del infierno.” Mateo 5:21-22.

Mi nombre no esta en la lista de usuarios del sitio Ashley Madison.

Pero, yo se que hay muchas cosas en los libros de mis obras que Dios tiene que me avergüenzan. Hay cosas escritas allí que no debía haber hecho. Me daría pena si se diera a conocer todo lo que esta escrito allí acerca de mí.

Pensando en todo esto llego un día en el que reconocí que soy un pecador, caí en la cuenta que necesitaba, más que ayuda, un rescate. Es por eso que yo llegue a Jesús y le pedí perdón por todos mis pecados. Reconocí que yo merecía hasta la muerto por todo lo que había hecho. Entendí que Jesús murió en la cruz por mis pecados. Jesús tomo el castigo que yo merecía. Acepte que Jesús murió en mi lugar. Le pedí perdón y fui perdonado.

Reconozco que sigo siendo pecador. Cuando hago o pienso cosas que no son del agrado de Dios, cosas que no son la intención de Dios para mi vida, el Espíritu Santo me hace ver lo que he hecho o pensado que esta mal. Procuro pedirle perdón a Dios, le pido que me perdone y que me limpie.

Ahora, por la gracia de Dios, mi nombre esta en otra lista. “Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida.” Dios ha escrito mi nombre en el libro de la vida. Cuando lean esa lista yo tendré que darle muchas gracias a Dios por su perdón por la vida que dio.

¿En que listas y libros estas?

Te invito a ponerte a cuentas con Dios. Pido que Dios mueva tu corazón para que te acerques a Él para obtener perdón. Quizás necesitas pedirle perdón y entregarle tu vida. Hazlo.

Quizás ya has sido perdonado pero has pensado que puedes tener una cosa exteriormente a la vez que en tus pensamientos y corazón pecas. Pida perdón a Dios y permita que Él empiece a santificar tu mente.

Estoy a tus órdenes si puedo serte de ayuda.

Esteban “Steve”

Are you on the list of adulterers?

August 22, 2015

Is your name on the list of those who were looking to have an extra marital affair?

You may have heard that this week a list of thousands of people, who had paid to seek to have an extra marital affair , was made public. In Canada they created a web site named Ashley Madison, its slogan is “life is too short, have an affair.” Obviously they offered confidentiality to those who signed up, after paying a fee of course.

To dozens of millions of people it seemed attractive and interesting to investigate and actively seek to have an extramarital affair. They also offered to connect people of the same sex to have a sexual encounter.

The only problem is that now a large part of the list of users has been made public. In fact they just published even more users’ names.

Within the list of users there are e-mails of government officials, military personnel and now even a “christian” leader. The list covers people from many nations.

Is your name there?

This makes us give you a very simple but wise warning, “Be very careful!”

Jesus himself said, “For whatever is hidden is meant to be disclosed, and whatever is concealed is meant to be brought out into the open.” Mark 4:22

Maybe you are one of the people who think that those who entered their information on this website are dumb. They never should have expected confidentiality for their data.

I see in all this a small preview of the final judgment that God has promised. Are you ready for that day?

In God’s judgment there is no offer of confidentiality. Let’s see.

Then I saw a great white throne and him who was seated on it. The earth and the heavens fled from his presence, and there was no place for them. And I saw the dead, great and small, standing before the throne, and books were opened. Another book was opened, which is the book of life. The dead were judged according to what they had done as recorded in the books. The sea gave up the dead that were in it, and death and Hades gave up the dead that were in them, and each person was judged according to what they had done. Revelation 20:11-13

God does not need you to go to a web site and sign up for Him to know what you do. No. God has written down in books everything you have done. “Books were opened.” “The dead were judged according to what they had done as recorded in the books.” I think we are still amazed now days when it seems that whatever the circumstances and regardless of the locations there are video cameras or cell phones that record what happened. But God, from the beginning of humanity, has been recording everything that every man has done.

Undoubtedly many, when their name is identified as on this list of users, will begin to give explanations. “I was just curious.” Or “this was only a virtual activity online, I did not have evil intentions.”

On the day of God’s judgment will we be able to “explain” our intentions? Will we have the opportunity to convince God that we really are good people? Let’s see what the Bible says about this.

For the word of God is alive and active. Sharper than any double-edged sword, it penetrates even to dividing soul and spirit, joints and marrow; it judges the thoughts and attitudes of the heart. Nothing in all creation is hidden from God’s sight. Everything is uncovered and laid bare before the eyes of him to whom we must give account. Hebrews 4:12-13

God “judges the thoughts and attitudes of the heart.” God knows not only what you have done, but also what you have thought and desired in your heart. “Nothing in all creation is hidden from God’s sight. Everything is uncovered and laid bare before the eyes of him to whom we must give account.” On the day of judgment there will not be any lost books or hidden files. God is not going to ask a secretary or an angel to bring the book of your works to Him. No. It is all laid bare before His eyes.

So I would ask you, what is in your heart? What are your most intimate thoughts?

Jesus said, “You have heard that it was said, ‘You shall not commit adultery.’ But I tell you that anyone who looks at a woman lustfully has already committed adultery with her in his heart.” Matthew 5:27-28

This goes way beyond adultery. Jesus also said, “You have heard that it was said to the people long ago, ‘You shall not murder, and anyone who murders will be subject to judgment.’ But I tell you that anyone who is angry with a brother or sister will be subject to judgment. Again, anyone who says to a brother or sister, ‘Raca,’ is answerable to the court. And anyone who says, ‘You fool!’ will be in danger of the fire of hell. Matthew 5:21-22.

My name is not on the list of users of the Ashely Madison web site.

But, I know that there are a lot of things, in the books of my works that God has, that I am ashamed of. There are things there I should not have done. I would be embarrassed if everything written there about me was made known.

Thinking about all this, one day I recognized that I am a sinner. I came to the conclusion that I needed, more than help, a rescue. That is why I came to Jesus and asked Him to forgive all my sins. I recognized that I even deserved death for all that I had done. I understood that Jesus died on the cross for all that I had done. I understood that Jesus died on the cross for my sins. Jesus took the punishment I deserved. I accepted that Jesus died in my place. I ask him forgiveness and I was forgiven.

I recognize that I am still a sinner. When I do or think things that are not pleasing to God, things that are not God’s intention for my life, the Holy Spirit shows me that what I have done, or thought, is bad. I make it a point to ask God to forgive me, I ask him to forgive me and cleanse me.

Now, by the grace of God, my name is on another list. “Another book was opened, which is the book of life.” God has written my name in the book of life. When they read that list, I will have to give many thanks to God for His forgiveness and life that He gave me.

In what lists and books are you written down?

I invite you to straighten out your accounts with God. I ask that God would move your heart so that you come close to Him and obtain forgiveness. Maybe you need to ask Him for forgiveness and turn your life over to Him. Do it.

Maybe you have been forgiven but have thought you could externally have one life while in your thoughts and your heart you sin. Ask God for forgiveness and let Him begin to sanctify your mind.

Let me know if I can be of any help. I would be glad to help you.

Steve

Dios soberano invita e insta . . . Comentarios Juan 6

February 6, 2015

    Es sano y necesario entrar en una controversia doctrinal al comentar este capítulo de Juan. La controversia es si un hombre tiene alguna decisión significativa en creer en Jesús y obtener como resultado la vida eterna.

Es sano entrar en esta controversia porque estamos leyendo la Biblia. ¿Como debemos entender la Biblia? ¿Que entendimiento debemos extraer de la palabras de este mismo evangelio?

Hay un principio importante de una comprensión honesta y sincera de la Palabra de Dios que es tomar los textos en su contexto. Es por eso que estamos procurando leer capítulos completos, y con el paso de los días libros completos del Nuevo Testamento.

Ahora bien, si tomo sólo algunos versículos de un pasaje, los extraigo de los demás versículos, y los presento como lo más importante del pasaje no estoy siendo Bíblico. No importa cuales son los versículos que tomo. Una doctrina o una teología verdaderamente Bíblica al final de cuentas debe regresar a todo lo que dice el texto y quedar gozoso y admirado por que tan bién expresa la doctrina o teología Bíblica. Al grado que mi doctrina o teologia me lleva a editar o reexpresar lo que el texto Bíblico dice, a ese grado no es Bíblico mi doctrina o teología.

Este capítulo contiene tres o cuatro versículos en las que Jesús expresa la soberanía de Dios y la necesidad de que Dios obre para que una persona llegue a tener vida eterna. Son versículos muy claros y muy bellos.

A la vez, este capítulo contiene varios versículos en las que Jesús invita e insta a los oyentes a “trabajar” creyendo en Él, en Jesús para tener vida eterna. Estos son versículos muy claros y muy bellos.

Las dos cosas son parte de una enseñanza de Jesús. El órden y el contenido de esta conversación o dialogo lo controlo, lo moldeo Jesús a su gusto. Entendemos que Juan escucho y aprendió de este dialogo. Creemos que el Espíritu Santo inspiro y dirigió a Juan a escribir exactamente este dialogo en el órden y con los detalles que tenemos en el capítulo.

¿Quién soy yo? o ¿Quién eres tú, para pensar que puedes o debes editar esto para que se entienda más claro? En lo personal, quisiera tratar el pasaje con toda reverencia, leerlo y enseñarlo como lo que es, un dialogo de Jesús con personas, a estas alturas incrédulas, y también con sus discípulos.

Si yo tomo los versículos que hablan de la soberanía de Dios, los saco fuera de contexto y pretendo con ellos minimizar los vesículos en las que Jesús insta a creer y habla de la necesidad de creer entonces no soy Bíblico.

Y si invierto las cosas tampoco soy Bíblico. Si yo tomo los versículos que hablan en las que Jesús insta a creer y habla de la necesidad de creer, los saco fuera de contexto y pretendo con ellos minimizar los vesículos en las que Jesús habla de la soberanía de Dios entonces tampoco soy Bíblico.

Preguntaras, ¿y eso es así solo porque yo lo digo? No hermano. Eso es así porque ambas cosas estan en el pasaje juntos. Para Jesús no son conceptos peleados entre si, sino que son conceptos complementarios entre si. Y como son conceptos complentarios, no tengo la necesidad de explicar en dónde termina una cosa y dónde empieza la otra. ¡Eso lo dejo en manos de Dios!

Veamos. Los textos que hablan de la soberanía de Dios son principalmente estos:

Juan 6

37 Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.

Vemos que hay una órden de eventos. Primero el Padre les da las personas a Jesús y luego vienen a él.

Juan 6

39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el día final.

Vemos que hay una obra totalmente exitosa de Jesús en no perder nadie de los que el Padre la ha dado, sino que los resucite en el día final.

Juan 6

44 Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.

Nadie puede venir ni viene a Jesús si no lo atrael el Padre.

Juan 6

65 —Por esto les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre.

Nadie puede venir a Jesús al menos que el Padre lo haya concedido.

Como dije estos versículos son muy claros y definitivos. Pero no se dan en forma aíslada. Se dan en un contexto. El pensar que estos versículos van en contra de su contexto sería pensar que la Palabra de Dios esta dividida contra si.

Veamos entonces el contexto, con estos versículos.

Juan 6
26 —Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan, no porque han visto señales sino porque comieron pan hasta llenarse.

Jesús les señala su motivación. Les señala su motivación para que piensen en lo que les motiva.

Juan 6
27 Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre éste ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación.

Vemos que Jesús les señala su motivación y los invita a cambiar su motivación. Les invita a considerar, pensar que motivación y que finalidad es la que les conviene. Jesús apela a su uso de razón para hacer un cambio de dirección. ¿Ves eso?

“Trabajen,” Jesús empieza con una palabra que sentimos que debe ser prohibido dentro la predicación del evangelio.

Efesios 2
8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte.
Somos salvos por gracia y no por obras. Por eso sería raro oír una recomendación a trabajar. ¿Como es entonces que Jesús les dice, “trabajen?” Veamos.

Juan 6
28 —¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige? —le preguntaron.
29 —Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió —les respondió Jesús.

En respuesta a la recomendación de Jesús le hacen una pregunta bien planteada basándose en la ley. “¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige?” Bajo la ley sabían que Dios les exigía ciertas obras. ¿A esto se refería Jesús en su recomendación?

Jesús responde, “Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió.” Por lo tanto entendemos que Jesús no les esta contestando conforme la ley, sino conforme la gracia que Él esta por implementar.

Es importante notar que Jesús les dice, “trabajen.” No se si quieres tomar esto como un mandato de Jesús, una recomendación de Jesús o una invitación de Jesús. En todo caso el esta apelando a las personas que lo escuchan que hagan algo. Compara esto a trabajar. Aclara que lo que manda es, “que crean en aquel a quien él envió.” Jesús esta apelando la capacidad de decisión, la capacidad de acción de estas personas y les manda que trabajen, creyendo en aquel a quien Dios envió, que es Jesús mismo. Dejemos asentado entonces que hay algo que el hombre tiene que hacer. Creer.

Juan 6
35 —Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed. 36 Pero como ya les dije, a pesar de que ustedes me han visto, no creen.

Jesús les habla de los beneficios de creer, “El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed.” Jesús les subraya su reclamo. “A pesar de que ustedes me han visto, no creen.” El haberlo visto les debería haber llevado a creer, pero no han creído “a pesar” de verlo. Jesús les esta informando que han recibido un conocimiento acerca de él al verlo. Jesús les hace ver que llevan una responsabilidad por la falta de respuesta ante ese conocimiento.

Juan 6
37 Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo. 38 Porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad sino la del que me envió. 39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el día final.

    Ahora Jesús introduce, podríamos decir la perspectiva de Dios. “Todos los que el Padre me da vendrán a mí.” Debemos entender que hay una obra de Dios que hace que ciertas personas vengan a Jesús. No debemos pensar que hay algún conflicto entre el que de Jesús apela a ellos a trabajar o sea creer en Él, y el hecho que el Padre le da personas.

    Jesús les explica que el Padre le da ciertas personas. Y el verbo es da en tiempo presente activo en este versículo. El Padre le da las personas, pero “vendrán a mí” es algo que hacen las personas, de manera que “al que a mí viene, no lo rechazo.


Juan 6
40 Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

Aquí Jesús expresa la voluntad de su Padre en relación a lo que las personas hacen. “Todo el que reconozca al Hijo y crea en él” son decisiones de personas. Jesús ya se refirio al creer en él como un tabajo que se debe hacer. Como resultado delos que estas personas hace, la voluntad de su Padre es, que “tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

Lo que hacen estas personas no esta aislado ni peleado con lo que Dios hace. No. Dios obra y las personas hacen cosas en respuesta a lo que Dios hace. Ambas cosas son verdad y ambas cosas ocurren intertejidos y es correcto hablar de lo que Dios hace y lo que el hombre hace un una sola conversación. Esto es lo que Jesús esta haciendo. Esto es el contexto.

Juan 6
43 —Dejen de murmurar —replicó Jesús—. 44 Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. 45 En los profetas está escrito: “A todos los instruirá Dios.” En efecto, todo el que escucha al Padre y aprende de él, viene a mí.

“Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre.” Algunas de las personas, no todas, vienen a Jesús. Nadie no hace si no lo atrae el Padre. Hay un venir que es lo que hace una persona, pero lo hacen porque lo atrae el Padre. Jesús cita, “a todos los instruirá Dios,”  y lo comenta. Jesús explica esto como una secuencia de eventos, “todo el que escucha al Padre y aprende de él, viene a mí.” Primero esta el escuchar al Padre, algunos lo escuchan, otros no. El que escucha, aprende del Padre. ¿Que es aprender? Recibir conocimiento o instrucción sobre algo. El que aprende de Dios, viene a Jesús. Escuchamos, aprendemos y venimos.

    Ante este murmurar, Jesús aclara la obra necesaria de Dios, “nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió.” ¿Como se ve desde nuestra perspectiva que el Padre atraiga a alguien a Jesús?” Bueno, lo ha venido explicando, Jesús muestra las señales que muestran que el ha venido del cielo. Y Jesús manda o indica que deben creer en él. Cuando Dios atrae a alguien entonces ante el llamado de Dios creen. Dios no cree en nuestro lugar. Eso es un trabajo o algo que tenemos que hacer nosotros. No vamos a creer si Dios no nos atrae. Pero cuando somos atraídos y creemos, entonces el creer es un acto significativo. Es significativo, porque Jesús enseña que es significativo para Dios. Dios lo ha hecho significativo. Primero porque nos llama a creer. Luego es significativo, porque ha prometido que el que, “crea en él, tenga vida eterna.”


Juan 6
46 Al Padre nadie lo ha visto, excepto el que viene de Dios; sólo él ha visto al Padre. 47 Ciertamente les aseguro que el que cree tiene vida eterna.

Jesús expresa lo que Dios esta haciendo al decir, “el que cree tiene vida eterna.” Con esto le da importancia al creer. El creer importa para obtener la vida eterna porque Dios determinó que el creer trae la vida eterna como regalo de Dios.

Juan 6
48 Yo soy el pan de vida. 49 Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, y sin embargo murieron. 50 Pero éste es el pan que baja del cielo; el que come de él, no muere. 51 Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva.

Aquí de nuevo Jesús menciona lo importante que uno debe hacer, “si alguno come de este pan, vivirá para siempre.” Debemos trabajar, debemos escuchar, debemos aprender, debemos venir, debemos comer de este pan que es Jesús mismo.

Sigo notando lo que Jesús enseña sobre la importancia de lo que el hombre hace o no hace, porque Jesús lo sigue enseñando.

Juan 6
53 —Ciertamente les aseguro —afirmó Jesús— que si no comen la carne del Hijo del hombre ni beben su sangre, no tienen realmente vida. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

Expresa primero lo negativo, “si no comen la carne del Hijo del hombre ni beben su sangre, no tienen realmente vida.” Y luego lo expresa en forma positivo, “el que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.” Lo expresa de estas dos formas, porque les esta invitanto e insistiendo en que crean en él. Jesús quiere que ellos hagan decisiones acerca de Jesús.

Brincamos unos versículos abajo y vemos que Jesús sigue hablando de que deben creer.

Juan 6
63 El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida. 64 Sin embargo, hay algunos de ustedes que no creen.
Es que Jesús conocía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que iba a traicionarlo. Así que añadió:

Jesús les ha hablado de una atracción de Dios para poder creer y tener vida. Asi que les señala, “las palabras que les he hablado son espíritu y son vida.” Las misma palabras de Jesús son una parte del espíritu de Dios y la vida de Dios llamando a todos. Juan aclara que, “Jesús conocía desde el principio quiénes eran los que no creían.” Jesús sabe que esta hablando con mucha gente que no cree, pero debemos decir que no creen todavía, porque Jesús les esta invitando a creer con palabras que son espíritu y vida. Aunque la gran mayoría lo abandonan como resultado de esta platica, probablemente Dios sigue obrando en sus corazones y más adelante algunos aceptan la invitación, la instancia de Jesús a creer.

A los que encuentran difícil creer Jesús les repite.

Juan 6
65 —Por esto les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre.

    Con esto podemos ver que Jesús ha descrito de tres maneras lo que el Padre hace para que puedan creer. Primero dijo que le Padre so los daba, luego que el Padre los atraía y por último, aquí, el Padre haya concedido que vengan a Jesús.

    Jesús les dice que es necesario que el Padre les conceda el venir. ¿Porqué les dice esto? ¿Será para desanimarlo? No. Yo creo que es para que se acerquen al Padre, para que le pidan el concederles creer en Jesús.

Terminamos viendo lo que Pedro expresa de parte de los discípulos.

Juan 6
66 Desde entonces muchos de sus discípulos le volvieron la espalda y ya no andaban con él. Así que Jesús les preguntó a los doce:
67 —¿También ustedes quieren marcharse?
68 —Señor —contestó Simón Pedro—, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69 Y nosotros hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios.

Pedro expresa que tienen cierto razonamiento en seguir a Jesús. “¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” Han entendido lo que Jesús les enseña de la vida eterna y saben que Jesús es el único que tiene estas palabras de vida eterna. Así que Pedro y los demás discípulos sin han hecho el trabajo que Dios quiere.

En otra ocasión Jesús le recordó a Pedro.

Mateo 16
17 —Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo.

Ahora una pregunta hermano. ¿Puedes ver que es Bíblico ver el pasaje completo como eomplementándose la obra de Dios y lo que Jesús invita a que hagan los oyentes?

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

El que Beba Volverá a Tener Sed – Comentarios Juan 4

January 18, 2015

Jesús empezó una conversación con la mujer Samaritana y de antemano sabía que quería invitarla a creer en él. Jesús tomó el ejemplo de sed para hablar de su necesidad, o hambre espiritual. Inicialmente ella no sabe que la sed a la que se refiere Jesús es una sed espiritual. Al igual que el hombre moderno que nos rodea, tenía una sed espiritual y no lo entendía ni lo identificaba. ¿Con que detalle de la vida de la mujer muestra Jesús su sed espiritual? Veamos.

Juan 4
13 —Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.

15 —Señor, dame de esa agua para que no vuelva a tener sed ni siga viniendo aquí a sacarla.

16 —Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá —le dijo Jesús.

17 —No tengo esposo —respondió la mujer.

—Bien has dicho que no tienes esposo. 18 Es cierto que has tenido cinco, y el que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad.

19 —Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta. 20 Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero ustedes los judíos dicen que el lugar donde debemos adorar está en Jerusalén.

21 —Créeme, mujer, que se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. 22 Ahora ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación proviene de los judíos. 23 Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. 24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.

Vemos que Jesús toca el tema de su esposo, para hacerla notar que ya había tenido cinco esposos, más un “esposo” actual que no era realmente su esposo. Se ve que al hablar de esta situación, la mujer entiende, al fin, que Jesús le esta hablando de sed espiritual. Entiende que no tiene nada que ver con el agua natural. Si vamos a ministrar como Jesús desea ministrar, entonces debemos estudiar con cuidado como Jesús ministra a esta mujer. Voy a procurar ser preciso en lo que veo que Jesús hace.

En primer lugar Jesús escogió usar el paralelo de sed para llamar a esta mujer. Tenemos sed porque nuestro cuerpo fue diseñado para requerir agua. Se tiene sed de Dios, de propósito espiritual en nuestra vida, porqué fuímos creados a la imágen de Dios para llevar la gloria de Dios. El buscar llenar esta sed con un esposo no era la solución. Los cinco esposos más el actual era muestra plena de, “el que beba de esta agua volverá a tener sed.” No dudo que al unirse con cada uno de estos esposos, la mujer esperaba y pensaba que iba a saciar su sed. Es más, probablemente, por unos días, cada uno de ellos le sació esa sed. Pero no quitaban la sed, regresaba la sed espiritual.

Jesús no usó un paralelo de culpabilidad o rechazo para llamar a esta mujer. ¿A qué me refiero? Algunos comentaristas señalan que el hecho que esta mujer fuera al pozo al medio día se podría deber al rechazo de las demás mujeres. Si hubiera querido Jesús, podría haberle dicho que así las demás mujeres la rechazaba que Dios también la rechazaba. Esto no lo hizo Jesús. Jesús muestra su desapruebo del “esposo” actual, señalando que no es su esposo. Pero el enfoque principal ya lo había asentado Jesús como su sed. De nuevo, Jesús muestra su desaprubo del esposo actual, pero no le dice, mujer tu eres una adúltera y por eso estas separado de Dios. Veo que Jesús no le dice, estas lejos de Dios porque has mal llevado la realción con hombres. (Aunque es claro que en el caso del actual tiene una mala relación.) Veo que al reves, Jesús le dice, como tienes sed del agua espiritual que Dios da, ninguno de las relaciones que has tenido con hombres ha podido llenar esa sed. ¿Puedes ver esto?

Jesús le habla con compasión en vez de hablarle con condenación. ¿Porqué? Jesús no viene a decir que debemos cumplir la ley de Moíses para estar bien con Dios, sino viene a invitarnos a creer en él para ser perdonado y como resultado “dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.”

¿Qué hacen la mayoría de los religiosos “cristianos” hoy en día? Bueno, hasta se dan clases para entrenar a la gente a que salga a usar los diez mandamientos para condenar a la gente. Si siguieramos el ejemplo de Jesús con esta mujer samaritana, buscaríamos hablarles de una sed espiritual, una sed de propósito espiritual y de su sed de Dios. Hay una gran diferencia entre una y otra manera de ver y predicar a las personas.

Finalmente, tomemos nota que Jesús señala el fracaso en la relación matrimonial para demostrar la sed espiritual. Tenemos bastantes citas en la Biblia en dónde Dios usa el ejemplo de un esposo y esposa o un novio y una novia para hablar de la relación que debemos tener con Dios. Dios usa la figura de adulterio e infidelidad para hablanos de nuestra rebelión contra Dios. Posteriormente Pablo habla de la relación de Cristo con la iglesia como la relación del esposo con la esposa.

No debemos sentirnos sorprendidos ante una mujer que ha tenido cinco maridos y ahora tiene “uno” que no es su marido. Esto no es moderno, como vemos aquí. No debemos horrizarnos, ni derramar multitud de condenaciones. Debemos entender que la relación hombre mujer y esposo esposa es una relación espiritual. Debemos demostrar en nuestra relación de matrimonio que el amor de Dios es algo real que es “un manantial del que brotará vida eterna.” Debemos acercarnos a las personas que Dios pone en nuestro camino y llamarles a creer en Jesús para que encuentren la satisfacción de su sed espiritual. Esto los va a llevar también a bendecir a Dios por la pareja que Dios les ha dado para vivir como una sola carne.

Termina Jesús con un llamado a tener visión de la obra de Dios en estos versículos.

Juan 4
35 ¿No dicen ustedes: “Todavía faltan cuatro meses para la cosecha”? Yo les digo: ¡Abran los ojos y miren los campos sembrados! Ya la cosecha está madura; 36 ya el segador recibe su salario y recoge el fruto para vida eterna. Ahora tanto el sembrador como el segador se alegran juntos. 37 Porque como dice el refrán: “Uno es el que siembra y otro el que cosecha.” 38 Yo los he enviado a ustedes a cosechar lo que no les costó ningún trabajo. Otros se han fatigado trabajando, y ustedes han cosechado el fruto de ese trabajo.

Al pronunciar estas palabras, quizas ya veían venir multitudes del pueblo para ver a Jesús. Lo que Jesús nos quiere enseñar es que Dios ya ha hecho un trabajo de preparación en las personas a las que vamos a compartir las buenas nuevas. Aún esta mujer, Dios estaba trabajando en su vida, con el dolor del fracaso de cinco matrimonios,  con la situación incomoda del actual “esposo”. Dios estaba mostrando en ella una sed, la estaba preparando para querer tomar del agua que Jesús da. De igual manera Dios había trabajado en la vida de cada persona que salio del pueblo ese día para conocer a Jesús.

Es lo mismo con la gente que nos rodea. Es lo mismo con la gente a la que debemos compartir el agua que ofrece Jesús. “Yo los he enviado a ustedes a cosechar lo que no les costó ningún trabajo. Otros se han fatigado trabajando, y ustedes han cosechado el fruto de ese trabajo.”

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

La Verdad del Islam y el Corán

January 10, 2015

Pilato le pregunto a Jesús, “¿y qué es la verdad?” Para entender la verdad del Islam y Corán, al igual que Pilato, necesitamos definir términos.

Creo que es útil distinguir entre “verdades” temporales, relativas y “Verdades” eternas, absolutas. Para distinguir una verdad de otra me gusta decir verdad con “v” minúscula, para las verdades relativas, temporales y Verdad con “V” mayúscula, para la verdad eterna, absoluta.

Como individuos y sociedades tenemos que manejar y vivir con muchas verdades con “v” minúscula. Hasta dónde es posible buscamos que estas verdades sean lo más ciertos y funcionales posibles. Por su misma naturaleza de temporales y relativas podemos cambiar estas verdades cuando vemos que sea conveniente.

Las verdades con “V” mayúscula serían temas como, ¿existe Dios? ¿tiene el hombre algún significado trascendente? Si Dios existe, ¿qué podemos conocer acerca de Dios? ¿Cómo debemos vivir para cumplir el propósito de Dios para el hombre?

El Islam y el Corán profesan dar y exponer la Verdad con “V” mayúscula sobre estos temas eternas que importan más que cualquier otro tema. El Corán declara como es Dios, como es y como debe ser el hombre, y que debe hacer el hombre para estar en una correcta relación con Dios.

Para poder evaluar bien la verdad del Islam y el Corán hace falta conocer otra clasificación de verdad. Hay verdades que son o pretende ser objetivas y hay verdades que solo son subjetivas. Se usan los términos, objetivo y subjetivo, con diversas definiciones. Para efectos de este artículo quiero usar una definición precisa y limitada de estos dos términos.

Una verdad objetiva, como lo infiere su nombre, tiene que ver con uno o más objetos. Tiene que ver con objetos físicos. Las personas físicas también son objetos físicos. Decimos que los objetos físicos son conocibles, porque podemos conocer de su existencia y sus características por medio de nuestros sentidos. Por ser objetos físicos, más de una persona puede conocer, vía sus sentidos, estos objetos. En este sentido podemos decir que las verdades objetivas son verdades comprobables. Podemos conocer estos objetos, ya sea vía nuestros propios sentidos, o conocer los testimonios de quienes conocen ó conocieron estos objetos. En este momento tu eres un objeto, dentro de un mundo lleno de objetos y hay interacciones entre los objetos y eso es la realidad que vives en este momento. La historia es lo que los objetos, de nuevo incluyendo las personas, eran o hicieron en el pasado. Más adelante daré algunos ejemplos de verdades objetivas y entonces quedará más claro lo que es una verdad objetiva.

Una verdad subjetiva, como también lo infiere su nombre, depende del sujeto, o persona que mantiene, acepta o cree esta verdad. No tiene una relación con objetos u hechos externos. Se puede hablar correctamente de una verdad subjetiva como, “mi verdad” o “su verdad”. Un ejemplo de una verdad subjetiva sería alguien que dice, “yo siento a Dios en este cuarto en este momento.” Si le preguntamos a esta persona en que se basa para saber que Dios esta en este cuarto en este momento, probablemente nos conteste que no hay forma de comprobarlo, “¡pero yo lo sé!”

Con esta definición puedo decirles que el Corán, base del Islam, es una verdad subjetiva. ¿Porqué? Señalo que el Corán es una verdad subjetiva, porque su origen es una seria de revelaciones, que recibe Mahoma. Ahora, no digo esto a la ligera. Se que hay más de mil millones de personas que aceptan el Corán como la Verdad, con “V” mayúscula, acerca de Dios y el hombre. Pero al estudiar acerca del origen del Corán, vemos que al leerlo, estamos leyendo lo que Mahoma recibe, a través de más de veinte años, como visiones o revelaciones. Mohama afirma y cree que estas visiones son de parte de Dios. Originalmente estas revelaciones son transmitidos verbalmente y posteriormente se escriben. Pero su origen es totalmente hacia o en la mente de Mahoma. Mahoma es el sujeto en este caso. No ocurren terremotos, no ocurren milagros, no hay eventos que ocurren en relación a objetos. No hay algo real, externo, objetivo, que tenga que ver con objetos, que ocurre. Por lo tanto, tampoco hay, ni podría haber, algún testigo además de Mahoma que atestigüe algo referente a esta verdad.

Se clasifica al Islam como uno de las tres grandes religiones monoteístas. Grande por el número de sus seguidores. Monoteísta porque su creencia es en un sólo Dios. Pero debemos notar que este origen o base subjetiva del Corán es en contraste total con la Biblia de los Judíos y el Nuevo Testamento de los Cristianos. La Biblia de los Judíos y el Nuevo Testamento de los Cristianos enseñan que Dios se revela, por medio de eventos objetivos y sobrenaturales. Más abajo voy a dar unos ejemplos de la Biblia para que puedan apreciar la diferencia entre verdad con bases objetivas y la verdad subjetiva del Corán.

Es importante aclarar que es el origen del Corán, base del Islam que es sólo subjetivo. Partiendo del Corán, hay un creciente número de personas que lo aceptan como verdad y se generan muchos efectos objetivos en la historia y siguiendo hasta el día de hoy. Lo que señalo es que el origen, el contenido del Corán, es totalmente subjetivo.

Para entender y apreciar mejor la diferencia entre una verdad subjetiva y una verdad objetiva, veamos un ejemplo de la historia de los judíos, relatada en la Biblia. Hay muchos casos que podríamos ver. Quizás la demostración objetiva más grande fue el que todos los israelitas cruzaron el Mar Rojo en seco e inmediatamente después vieron como el ejercito egipcio fue ahogado en el mismo mar. Quisiera que viéramos a detalle otro caso, dado por Dios, con el propósito específico de que los israelitas tuvieran la seguridad que Dios les estaba hablando.

Éxodo 19

19 Los israelitas llegaron al desierto de Sinaí a los tres meses de haber salido de Egipto. 2 Después de partir de Refidín, se internaron en el desierto de Sinaí, y allí en el desierto acamparon, frente al monte, 3 al cual subió Moisés para encontrarse con Dios. Y desde allí lo llamó el Señor y le dijo:

«Anúnciale esto al pueblo de Jacob;

declárale esto al pueblo de Israel:

4 “Ustedes son testigos de lo que hice con Egipto,

y de que los he traído hacia mí

como sobre alas de águila.

5 Si ahora ustedes me son del todo obedientes,

y cumplen mi pacto,

serán mi propiedad exclusiva

entre todas las naciones.

Aunque toda la tierra me pertenece,

6 ustedes serán para mí un reino de sacerdotes

y una nación santa.”

»Comunícales todo esto a los israelitas.»

7 Moisés volvió y convocó a los ancianos del pueblo para exponerles todas estas palabras que el Señor le había ordenado comunicarles, 8 y todo el pueblo respondió a una sola voz: «Cumpliremos con todo lo que el Señor nos ha ordenado.»

Así que Moisés le llevó al Señor la respuesta del pueblo, 9 y el Señor le dijo:

Voy a presentarme ante ti en medio de una densa nube, para que el pueblo me oiga hablar contigo y así tenga siempre confianza en ti.

Moisés refirió al Señor lo que el pueblo le había dicho, 10 y el Señor le dijo:

Ve y consagra al pueblo hoy y mañana. Diles que laven sus ropas 11 y que se preparen para el tercer día, porque en ese mismo día yo descenderé sobre el monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo. 12 Pon un cerco alrededor del monte para que el pueblo no pase. Diles que no suban al monte, y que ni siquiera pongan un pie en él, pues cualquiera que lo toque será condenado a muerte. 13 Sea hombre o animal, no quedará con vida. Quien se atreva a tocarlo, morirá a pedradas o a flechazos. Sólo podrán subir al monte cuando se oiga el toque largo de la trompeta.

14 En cuanto Moisés bajó del monte, consagró al pueblo; ellos, por su parte, lavaron sus ropas. 15 Luego Moisés les dijo: «Prepárense para el tercer día, y absténganse de relaciones sexuales.»

16 En la madrugada del tercer día hubo truenos y relámpagos, y una densa nube se posó sobre el monte. Un toque muy fuerte de trompeta puso a temblar a todos los que estaban en el campamento. 17 Entonces Moisés sacó del campamento al pueblo para que fuera a su encuentro con Dios, y ellos se detuvieron al pie del monte Sinaí. 18 El monte estaba cubierto de humo, porque el Señor había descendido sobre él en medio de fuego. Era tanto el humo que salía del monte, que parecía un horno; todo el monte se sacudía violentamente, 19 y el sonido de la trompeta era cada vez más fuerte. Entonces habló Moisés, y Dios le respondió en el trueno.

20 El Señor descendió a la cumbre del monte Sinaí, y desde allí llamó a Moisés para que subiera. Cuando Moisés llegó a la cumbre, 21 el Señor le dijo:

Baja y advierte al pueblo que no intenten ir más allá del cerco para verme, no sea que muchos de ellos pierdan la vida. 22 Hasta los sacerdotes que se acercan a mí deben consagrarse; de lo contrario, yo arremeteré contra ellos.

23 Moisés le dijo al Señor:

El pueblo no puede subir al monte Sinaí, pues tú mismo nos has advertido: “Pon un cerco alrededor del monte, y conságramelo.”

24 El Señor le respondió:

Baja y dile a Aarón que suba contigo. Pero ni los sacerdotes ni el pueblo deben intentar subir adonde estoy, pues de lo contrario, yo arremeteré contra ellos.

25 Moisés bajó y repitió eso mismo al pueblo.

Vemos que Dios hizo todo esto, “para que el pueblo me oiga hablar contigo y así tenga siempre confianza en ti.” Es Dios que escoge acompañar su comunicación, el darse a conocer, con una demostración objetiva de que en verdad Él es Dios.

Siguiendo el relato, tenemos relatado los diez mandamientos, después del ultimo versículo de Éxodo 19. Todos conocemos los diez mandamientos. Inmediatamente después de los diez mandamientos, como parte integral del relato de los eventos que ocurrieron siguen estos versículos.

Éxodo 20

18 Ante ese espectáculo de truenos y relámpagos, de sonidos de trompeta y de la montaña envuelta en humo, los israelitas temblaban de miedo y se mantenían a distancia. 19 Así que le suplicaron a Moisés:

Háblanos tú, y te escucharemos. Si Dios nos habla, seguramente moriremos.

20 —No tengan miedo —les respondió Moisés—. Dios ha venido a ponerlos a prueba, para que sientan temor de él y no pequen.

21 Entonces Moisés se acercó a la densa oscuridad en la que estaba Dios, pero los israelitas se mantuvieron a distancia.

22 El Señor le ordenó a Moisés:

«Diles lo siguiente a los israelitas: “Ustedes mismos han oído que les he hablado desde el cielo. 23 No me ofendan; no se hagan dioses de plata o de oro, ni los adoren.

Vemos que toda esta demostración objetiva fue tal que, “los israelitas temblaban de miedo.” Tenían miedo porqué, “si Dios nos habla, seguramente moriremos.” El resultado de esta comunicación objetiva era, “Ustedes mismos han oído que les he hablado desde el cielo.”

Repasando nuestra definición de verdad objetiva, esta verdad es objetiva porque vieron, oyeron y sintieron: truenos, relámpagos, una densa nube, un toque muy fuerte de trompeta, fuego, el monte se sacudía violentamente, y Dios hablando en el trueno.

Veamos ahora un ejemplo de verdad objetiva de los cristianos. Hay una gran cantidad de demostraciones objetivas de parte de Dios en la vida de Jesús y sus discípulos. Podríamos hablar de como 5,000 personas comieron el pan y los peces multiplicados milagrosamente o de los más de 500 personas que vieron a Jesús resucitado. Quiero que veamos el caso de la resurrección de Lázaro relatado en el Nuevo Testamento de los Cristianos.

Juan 11

17 A su llegada, Jesús se encontró con que Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro. 18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a tres kilómetros de distancia, 19 y muchos judíos habían ido a casa de Marta y de María, a darles el pésame por la muerte de su hermano. 20 Cuando Marta supo que Jesús llegaba, fue a su encuentro; pero María se quedó en la casa.

21 —Señor —le dijo Marta a Jesús—, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Pero yo sé que aun ahora Dios te dará todo lo que le pidas.

23 —Tu hermano resucitará —le dijo Jesús.

24 —Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final —respondió Marta.

25 Entonces Jesús le dijo:

Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

27 —Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo.

28 Dicho esto, Marta regresó a la casa y, llamando a su hermana María, le dijo en privado:

El Maestro está aquí y te llama.

29 Cuando María oyó esto, se levantó rápidamente y fue a su encuentro. 30 Jesús aún no había entrado en el pueblo, sino que todavía estaba en el lugar donde Marta se había encontrado con él. 31 Los judíos que habían estado con María en la casa, dándole el pésame, al ver que se había levantado y había salido de prisa, la siguieron, pensando que iba al sepulcro a llorar.

32 Cuando María llegó adonde estaba Jesús y lo vio, se arrojó a sus pies y le dijo:

Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

33 Al ver llorar a María y a los judíos que la habían acompañado, Jesús se turbó y se conmovió profundamente.

34 —¿Dónde lo han puesto? —preguntó.

Ven a verlo, Señor —le respondieron.

35 Jesús lloró.

36 —¡Miren cuánto lo quería! —dijeron los judíos.

37 Pero algunos de ellos comentaban:

Éste, que le abrió los ojos al ciego, ¿no podría haber impedido que Lázaro muriera?

38 Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra.

39 —Quiten la piedra —ordenó Jesús.

Marta, la hermana del difunto, objetó:

Señor, ya debe oler mal, pues lleva cuatro días allí.

40 —¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? —le contestó Jesús.

41 Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo:

Padre, te doy gracias porque me has escuchado. 42 Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste.

43 Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas:

¡Lázaro, sal fuera!

44 El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario.

Quítenle las vendas y dejen que se vaya —les dijo Jesús.

45 Muchos de los judíos que habían ido a ver a María y que habían presenciado lo hecho por Jesús, creyeron en él. 46 Pero algunos de ellos fueron a ver a los fariseos y les contaron lo que Jesús había hecho.

Repasemos los hechos relatados. Primero, tenemos el relato en cuanto al estado de Lázaro. “Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro.” Tenemos un recuento y descripción de los testigos. “Muchos judíos habían ido a casa de Marta y de María, a darles el pésame por la muerte de su hermano.” Es importante notar la que dentro de este grupo de muchos había personas que terminan creyendo en Jesús, “Muchos de los judíos que habían ido a ver a María y que habían presenciado lo hecho por Jesús, creyeron en él.” Dentro del grupo de testigos había personas no tan a favor de Jesús. Por eso nos relata, “algunos de ellos fueron a ver a los fariseos y les contaron lo que Jesús había hecho.” Este último grupo de testigos quizás no estaban muy de acuerdo con Jesús. Aún así los hechos objetivos era claros y los tuvieron que contar a los fariseos. Eso es la naturaleza de la verdad objetiva. Los objetos y lo que ocurre con los objetos es conocible con los cinco sentidos.

¿Qué fue lo que hizo Jesús? Estos son los hechos concretos, objetivos. Primero, Jesús ordenó “Quiten la piedra”. Luego después de algo de diálogo, Jesús “gritó con todas sus fuerzas: ¡Lázaro, sal fuera!” Resultado de esto, “el muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario.” Esto es una demostración objetiva de que Jesús habla de parte de Dios.

Vemos entonces que tanto la Biblia de los judíos como el Nuevo Testamento de los Cristianos relatan que hubo demostraciones objetivas que comprobaban que Dios se estaba revelando.

Ahora bien, alguien puede argumentar y objetar que estos eventos no ocurrieron. Podrían alegar que no es cierto lo que se relata en la Biblia de los judíos y el Nuevo Testamento de los Cristianos. Precisamente esto es la ventaja de verdades objetivas. Podemos buscar a los testigos, buscar a los que relatan los eventos, podemos indagar, podemos, a nuestra entera satisfacción, determinar si es cierto o es falso lo que se relata. Eso es la característica de verdad objetiva.

¿Cual es la diferencia entre esta verdad objetiva de la Biblia de los judíos, el Nuevo Testamento de los cristianos y el Corán del Islam? En el caso del Corán, se relata que Mahoma recibe varias visiones de parte de Dios. Aprendemos que Mahoma rutinariamente se alejaba y pasaba noches meditando en una cueva cerca de La Meca. Mientras meditaba un día, Mahoma tuvo una primera visión del Arcángel Gabriel. Esto fue seguido por muchas visiones durante varios años. Estas visiones son las que vienen a formar el Corán.

Toda esta verdad esta en la cabeza de Mahoma. Mahoma es el sujeto. Es una verdad subjetiva. No hay forma de comprobar que es lo que Mahoma recibió. Ahora bien puedes leer lo que Mahoma recibió en sus visiones y también podrías decidir que viene de Dios, o que no viene de Dios. Esto sería una decisión subjetiva de tu parte, tal como las visiones fueron subjetivas. No hay nada objetivo en relación a estas revelaciones, y por tanto del Corán, que se puede ofrecer como prueba objetiva de que efectivamente es Dios quién habló.

Resumiendo. ¿Es el Islam basado en el Corán una religión monoteísta? Si. ¿Es el Islam una religión grande por sus millones de seguidores? Si. ¿Se basa el Corán y el Islam en una revelación de Dios con demostraciones objetivas? No.

Familias de Fe – Comentarios Mateo 4

January 9, 2015

    El que Jesús sea tentado nos garantiza dos cosas. Primero que se hizo carne, es un hombre como nosotros. El autor de Hebreos nos enseña que el que Jesús sea tentado como nosotros garantiza que el nos entiende y nos tiene compasión.

Hebreos 2
17 Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo. 18 Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.

Ahora bien debemos tener mucho cuidado con este pasaje porque en parte nos relata lo que el diablo dijo para tentar a Jesús. Sabemos que el diablo es un mentiroso por naturaleza así que no le debemos creer. Para su segunda tentación el diablo cita un bello Salmo que hace referencia al cuidado de Dios.

Mateo 4

6 —Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo. Porque escrito está:

“Ordenará que sus ángeles
te sostengan en sus manos,
para que no tropieces con piedra alguna.”

Es interesante ver este pasaje del Salmo en su contexto. Es muy conocido la introducción de este Salmo.

Salmos 91
1 El que habita al abrigo del Altísimo
se acoge a la sombra del Todopoderoso.

Vemos que el capítulo se refiere a todo aquel “
que habita al abrigo del Altísimo“, el que “se acoge a la sombra del Todopoderoso.” Vemos entonces estas promesas estan para todo el que quiera ponerse bajo la protección de Dios.

El salmista da testimonio de la protección de Dios que se recibe al acogerse al Todopoderoso.

 Salmos 91
9 Ya que has puesto al Señor por tu refugio,
al Altísimo por tu protección,
10 ningún mal habrá de sobrevenirte,
ninguna calamidad llegará a tu hogar.
11 Porque él ordenará que sus ángeles
te cuiden en todos tus caminos.
12 Con sus propias manos te levantarán
para que no tropieces con piedra alguna.

    La promesa viene entonces, “ya que has puesto al Señor por tu refugio” No es exclusivo para el Mesías, sino aplica para todos los hijos de Dios. ¡Que bello!

Jesús más que cualquier persona sabe la seguridad del poder, amor y cuidado de parte del Altísimo. Pero veamos que es lo que Jesús le responde al diablo.

Mateo 4


7 —También está escrito: “No pongas a prueba al Señor tu Dios” —le contestó Jesús.

Es importante entonces aprender de lo que Jesús responde. Aunque tenemos la promesa de la protección de Dios, ¡no debemos poner a prueba a Dios! Debemos andar con cuidado, debemos cuidar nuestra persona física, así como las personas a nuestro encargo. ¿Porqué? Pués, porqué Dios nos tiene en el lugar y función que tenemos para cumplir sus propósitos. Contamos con su cuidado para lograr estar el tiempo que Él tiene previsto para los propósitos que Él nos ha dado. No pongamos a prueba el Señor que nos cuida.

Mateo ha señalado que Jesús es rey de los Judíos, rey que ocupa el trono de David. A la vez, con la venida de los magos de oriente, Mateo nos va mostrando que Jesús no es rey sólo de los Judíos. Mateo reconoce que Jesús cumple una profecía de Isaías que veía que el Mesías era también para los gentiles.

Mateo 4

12 Cuando Jesús oyó que habían encarcelado a Juan, regresó a Galilea. 13 Partió de Nazaret y se fue a vivir a Capernaúm, que está junto al lago en la región de Zabulón y de Neftalí, 14 para cumplir lo dicho por el profeta Isaías:

15 «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí,
camino del mar, al otro lado del Jordán,
Galilea de los gentiles;
16 el pueblo que habitaba en la oscuridad
ha visto una gran luz;
sobre los que vivían en densas tinieblas
la luz ha resplandecido.»

    Mateo ve el cumplimiento de esta profecía en dos regiones o tierras específicas, Zabulón y Neftalí. Mateo nos dice que no sólo hizo una gira de unos pocos días, sino que, “se fue a vivir a Capernaúm.” Posteriormente los enemigos de Jesús dicen que el es un Galileo. Quizas con esto quería cuestionar si era en verdad Judío, si era leal al judaísmo. Quiza le molestaba a los judíos religiosos que eran orgullosos el que Jesús tomaran en cuenta a los gentiles, que ellos despreciaban. Los que somos gentiles, esto es que no somos judíos, en este pasaje tenemos la seguridad de que Jesús vino para nostros también pudieramos ver una gran luz. Ese era el plan de Dios desde antes, anunciado siglos antes por Isaías.

Mateo nos relata como Jesús llama a cuatro de sus discípulos, por cierto de la región de Galilea.

Mateo 4

18 Mientras caminaba junto al mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: uno era Simón, llamado Pedro, y el otro Andrés. Estaban echando la red al lago, pues eran pescadores. 19 «Vengan, síganme —les dijo Jesús—, y los haré pescadores de hombres.» 20 Al instante dejaron las redes y lo siguieron.

21 Más adelante vio a otros dos hermanos: Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en una barca remendando las redes. Jesús los llamó, 22 y dejaron en seguida la barca y a su padre, y lo siguieron.

Comparando este pasaje con lo que Juan relata en el primer capítulo de su evangelio, podemos ver que Andres y Pedro había tenido un encuentro con Jesús. Al parecer ahora Jesús va hasta dónde ellos estaban trabajando para hacerles un llamado definitivo, “vengan, síganme.

Me llama bastante la atención que llama no sólo a dos hermanos, Simón y Andrés, sino que en seguida llama a otros dos hermanos, Jacobo y Juan. Me llama la atención porque si quisieramos empezar un movimiento fuerte, con alcances multi-nacionales, pensaríamos en tener mucha variedad en los doce discípulos que van a ser los más allegados a Jesús. Con estos dos llamamientos una tercera parte de sus discípulos iban a ser de Galilea, de un mismo oficio y de sólo dos familias. Podemos ver que esto no ofrece mucha variedad.

Ah, pero eso es el pensamiento humano, nuestra razón tan limitada. Lo que ve Jesús es su corazón, sin lugar a dudas se demuestra que la fe tenía un lugar fundamental en la vida y escencia de estos cuatro hombres. Volviendo al primer capítulo de Juan, vemos que tanto Andres como Simón habían ido al desierto no sólo a oír a Juan el bautista, sino que nos dice que Andrés por lo menos era discípulo de Juan el Bautista. Cuando Andrés oyo que Juan el bautista dijo que Jesús era el cordero de Dios lo siguio, se quedó la noche con Jesús y después Juan el evangelista sigue relatando.

Juan 1
41 Andrés encontró primero a su hermano Simón, y le dijo:
—Hemos encontrado al Mesías (es decir, el Cristo).

Vemos que para Andrés y Simón, el Mesías era tema normal de conversación. Al parecer la búsqueda del Mesías era algo que compartían.

Entendemos entonces que Jesús escoje dos hermanos de una familia de fé en vez de optar por variedad y amplitud en su grupo de discípulos. Dios había indicado que la lealtad a Dios debería pasar de una generación

Deuteronomio 6
1 »Éstos son los mandamientos, preceptos y normas que el Señor tu Dios mandó que yo te enseñara, para que los pongas en práctica en la tierra de la que vas a tomar posesión, 2 para que durante toda tu vida tú y tus hijos y tus nietos honren al Señor tu Dios cumpliendo todos los preceptos y mandamientos que te doy, y para que disfrutes de larga vida.

    Dios les dijo que tenían que poner esta fidelidad a Dios en práctica. Sin ponerlo en práctica cualquier mención de la misma a los hijos sería una hipocresía vacía. Si se ponía en práctica entonces los padres de familia deberían hacer lo siguiente.

Deuteronomio 6
6 Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. 7 Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

Podemos ver que los padres de Andres y Simón, así como los padres de Jacobo y Juan, ponían en práctica la fidelidad a Dios y el hablar a sus hijos acerca de Dios y su plan para Israel. No debemos olvidar tampoco que Elizabeth y María tambien eran parientes. Asi que Dios escoge para su reino personas que crecieron en familias que honraban y amaban a Dios. Quizas no fuistes críado en un hogar así. Eso esta fuera de tu control. ¿Pero qué tal tu familia ahora? ó ¿Qué será de tu futura familia? ¿Estas formando una familia de fe? ¿Vas a formar una familia de fe?

Por último veamos como se fué extendiendo el testimonio acerca de Jesús.

Mateo 4
23 Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y dolencia entre la gente. 24 Su fama se extendió por toda Siria, y le llevaban todos los que padecían de diversas enfermedades, los que sufrían de dolores graves, los endemoniados, los epilépticos y los paralíticos, y él los sanaba.

Vemos que “su fama se extendió por toda Siria.” Se sigue cumpliendo la promesa del profeta Isaías, la luz llega a los gentiles. Se sigue mostrando que Jesús vino a ser rey de reyes.

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Si desea participar en una de nuestos programas de lectura diaria de la Biblia escribanos a la atención de Esteban.Searfoss@Gmail.com.
O bien puedes apuntarte en esta página: http://www.elverbo.net/lectura/LecturaNT6meses1.html

Todos los programas de lectura son completamente gratis.

¿De dónde me conoces? – Comentarios Juan 1

January 6, 2015

Juan nos ha relatado como Andres, después de convivir una tarde con Jesús, va y busca a su hermano Simón. Vemos que se extiende el conocimiento de Jesús al correr la voz.

Juan 1
43 Al día siguiente, Jesús decidió salir hacia Galilea. Se encontró con Felipe, y lo llamó:
—Sígueme.

44 Felipe era del pueblo de Betsaida, lo mismo que Andrés y Pedro. 45 Felipe buscó a Natanael y le dijo:
—Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas.

45 Felipe buscó a Natanael y le dijo:
—Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas.

Una vez que Jesús decide ir a Galilea, se encuentra con Felipe. Juan relata que lo llama con una sola palabra, “sígueme.” Juan no nos indica cuanto tiempo estuvo Felipe con Jesús, ni qué es lo que vió en Jesús, pero vemos que Felipe, “buscó a Natanael.” Bastaba poco tiempo con Jesús para saber que el era el Mesías esperado.

Aprendemos acerca de Natanael y de Jesús en el relato de su encuentro.

Juan 1
46 —¡De Nazaret! —replicó Natanael—. ¿Acaso de allí puede salir algo bueno?
—Ven a ver —le contestó Felipe.

47 Cuando Jesús vio que Natanael se le acercaba, comentó:
—Aquí tienen a un verdadero israelita, en quien no hay falsedad.

48 —¿De dónde me conoces? —le preguntó Natanael.
—Antes de que Felipe te llamara, cuando aún estabas bajo la higuera, ya te había visto.

49 —Rabí, ¡tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel! —declaró Natanael.

Vemos que Natanael no era una persona a la que se le convencía fácilmente. Primero duda que Jesús sea, “aquel de quien escribió Moisés en la ley”, porqué es de de Nazaret. Duda, pero acepta la invitación de Felipe de ir y ver.

Al llegar a ver, Jesús dice, “aquí tienen a un verdadero israelita, en quien no hay falsedad.” Ahora bien, esto es un cumplido, un excelente cumplido, “verdadero israelita.” Tengo que confesar que si alguién me hace un cumplido, de inmediato estoy de su lado. ¡Fácil les voy a creer cualquier cosa! Natanael no se deja influenciar tan fácilmente. A primer vista Natanael piensa que esto es un cumplido expresado sin ninguna base lógica, ya que al parecer Jesús da este cumplido sin conocerlo. Por lo tanto Natanael le pregunta a Jesús, “¿De dónde me conoces?”

¿Porqué es importante esta actitud de Natanael de dudar, de cuestionar un cumplido? Esto es importante porqué Natanael, quien al parecer llaman Bartolomé en los otros evangelios, va a ser uno de los doce discípulos. Natanael va a ser uno de los testigos, porqué eso es una da las funciones principales de los apóstoles. Vemos aquí, por su carácter, que sólo cree lo que tiene sentido y que es verdad.

En respuesta a la interrogante de Natanael, Jesús le dice que lo vió bajo la higuera. Juan no nos relata que fué lo que estaba haciendo Natanael bajo la higuera. Quizas nunca lo supo nadie más que Jesús y Natanael. Para Natanael, fue una prueba totalmente convincente el hecho que Jesús lo había visto bajo la higuera. Y que en base a lo que estaba, haciendo, pensando o hablando Natanael allí, tenía bases Jesús para decir que Natanael era “un verdadero israelita, en quien no hay falsedad.” En base a este hecho, Natanael sabe que el cumplido no era un cumplido inventado y manipulador. Con este hecho, Natanael sabe que Jesús es “el Hijo de Dios” y
“el Rey de Israel.”

Ahora bien, ¿exagerá Natanael en su conclusión?

Natanael tiene pruebas que Jesús sabe lo que esta ocurriendo en otro lugar en dónde él no está. Quizas tuvo pruebas de que Jesús sabía lo que estaba pensando.

Jesús agrega lo que sigue, para aclarar aún más quién es él.

Juan 1
50 —¿Lo crees porque te dije que te vi cuando estabas debajo de la higuera? ¡Vas a ver aun cosas más grandes que éstas!

Y añadió:
51 —Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

Jesús aclara que no simplemente un adivino o un vidente. No. Jesús se burla un poco de la prueba que obtuvo Natanael y enfatiza que él va a abrir el cielo. Que él, va a ser una escalera sobre quien van a subir y bajar los ángeles de Dios. Jesús aclara que él es el camino al cielo.

Este ilustración seguramente les recordó el sueño de Jacob, el verdadero Israelita, Jacob, a quién se le llamo Israel. El relato del sueño se encuentra en Génesis.

Génesis 28
10 Jacob partió de Berseba y se encaminó hacia Jarán. 11 Cuando llegó a cierto lugar, se detuvo para pasar la noche, porque ya estaba anocheciendo. Tomó una piedra, la usó como almohada, y se acostó a dormir en ese lugar. 12 Allí soñó que había una escalinata apoyada en la tierra, y cuyo extremo superior llegaba hasta el cielo. Por ella subían y bajaban los ángeles de Dios.

Al meditar sobre el sueño Jacob llega a esta conclusión.

Génesis 28
16 Al despertar Jacob de su sueño, pensó: «En realidad, el Señorestá en este lugar, y yo no me había dado cuenta.» 17 Y con mucho temor, añadió: «¡Qué asombroso es este lugar! Es nada menos que la casa de Dios; ¡es la puerta del cielo!»

Entonces el paralelo es que Jesús es la puerta del cielo.

Los textos son tomados de:
La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Si desea participar en una de nuestos programas de lectura diaria de la Biblia escribanos a la atención de Esteban.Searfoss@Gmail.com.
O bien puedes apuntarte en esta página: http://www.elverbo.net/lectura/LecturaNT6meses1.html

Todos los programas de lectura son completamente gratis.

¿La Casa de El fue un gran concierto?

July 22, 2014

Jesús hizo unas preguntas en relación al ministerio de Juan el Bautista.

Lucas 7
24 Cuando se fueron los enviados, Jesús comenzó a hablarle a la multitud acerca de Juan: «¿Qué salieron a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? 25 Si no, ¿qué salieron a ver? ¿A un hombre vestido con ropa fina? Claro que no, pues los que se visten ostentosamente y llevan una vida de lujo están en los palacios reales. 26 Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿A un profeta? Sí, les digo, y más que profeta. 27 Éste es de quien está escrito:
»“Yo estoy por enviar a mi mensajero delante de ti,
el cual preparará el camino.”
28 Les digo que entre los mortales no ha habido nadie más grande que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él.»

¿Qué salístes a ver a La Casa de El?

Es muy válido este tipo de preguntas. ¿Que te llevó a ti a participar en La Casa de El?

¿Fuístes a La Casa de Él por la música? ¿Por los conciertos?

¿Fuístes por los chavos? ¿Fuístes por la onda? ¿Fuístes por el Rock n Rol?

O ¿fuístes por El? ¿Fuístes porque conocístes a Jesús? ¿Fuístes porque Jesús es el Señor? ¿Fuístes porque llegastes a reconocer que tu vida debería ser dedicado a Jesús?

Hay un sin fin de razones por las que las personas hayan participado momentáneamente o por un largo tiempo en La Casa de El.

Cuando cada persona se enfrenta a la Palabra de Dios, ya sea escrito en la Biblia o predicado en un ministerio la respuesta que uno tiene viene a descubrir lo que hay en el corazón de esa persona.

Entonces cada uno tiene su propia experiencia. Cada uno sabe lo que había y hay en su corazón. Entonces quisiera compartir, más que una interpretación “oficial” de La Casa de El, lo que yo viví, lo que yo sigo sintiendo.

Sin lugar a dudas, el rock, estaba íntimamente ligado a la juventud en los setentas. Cuando andaba buscando un local para La Casa de El, recuerdo tanto jóvenes drogados en los lotes baldíos de la colonia Guerrero, como por carteles anunciando conciertos de rock con temas alusivos a propósitos o búsqueda de propósito en la vida. Entonces el mismo llamado a abrir La Casa de El se cuajo relacionado al rock, pero relacionado al vacío del rock.

Durante los primeros meses de La Casa de El, fuimos un grupo de jóvenes al festival de rock Avándaro como se llego a conocer. Allí vimos rock, vimos jóvenes drogados literalmente en el lodo. Repartimos unos 80,000 folletos. Regrese de esa experiencia del rock y sentí llamado a estar “tiempo completo” en la obra. Renuncie a mi trabajo.

Becky y yo, compramos aparatos musicales con nuestros recursos, tuvimos músicos que vivieron en nuestro pequeño departamento. Organice conciertos, hasta escribir unas letras, cargaba aparatos, arreglaba cables y transportaba los instrumentos.

Pero La Casa de El no existía por ni para el rock. ¡No!

Sin lugar a dudas, hubo personas y quizás muchos que eso fueron a ver a La Casa de El. Rock y rock sacro.

El rock en La Casa de El era un instrumento, una herramienta, y nada más. El rock era para traer jóvenes a Jesús.

Hago esa distinción porque hoy en día hay “iglesias” que no son más que un concierto. El concierto trae la gente y al tener mucha gente en el concierto se certifica como un ministerio de éxito.

En La Casa de El predicamos a Jesús como Señor, como Dios a quien debemos entregar nuestras vidas. A Jesús como Señor a quién debemos servir toda nuestra vida. El único ministerio efectivo de La Casa de El fue cuando Dios tocaba los corazones para responder al llamado que hizo Pablo.

“Os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio, vivo, santo agradable a Dios que es vuestro culto racional” (Lo que recuerdo de Romanos 12:1 en versión RV 1960.)

En la terminología de La Casa de El, el ir motivado principalmente por la música significaba que eras un cristiano, “de chocolate” o simplemente un cristiano “chocolate.”

Lo único que tiene un valor trascendental de La Casa de El, son las vidas que Jesús cambio, son las vidas de los jóvenes, ahora viejos, que decidieron que Jesús debería ser Señor de sus vidas. Celebremos eso, celebremos a Jesús, celebremos a Jesús como Señor de nuestras vidas.

Hay una gran enseñanza en un evento espectacular del ministerio de Jesús. La alimentación milagrosa de los cinco mil. ¿Te imaginas lo que sería estar allí ese día? ¡Tremendo!

Pero al otro día Jesús conversa con algunas de las personas que presenciaron este gran milagro y comieron de este pan milagroso. Veamos.

Juan 6
26 —Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan, no porque han visto señales sino porque comieron pan hasta llenarse. 27 Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre éste ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación.
28 —¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige? —le preguntaron.
29 —Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió —les respondió Jesús.

Pueden volver a estudiar todo este pasaje en su contexto. Buscan a Jesús al otro día. Jesús, que conoce sus corazones les dice, “me buscan,” “porque comieron pan hasta llenarse.” Pensemos en esto.

Jesús demuestra que es el mismo Dios creador al multiplicar los panes. Juan dice, vimos su gloria, como del unigénito del Padre. Pero estas personas ¿que ven? ¡pan! ¡sólo pan! Pan que comieron pero pan que comieron y ahora de nuevo tienen hambre. Vieron lo terrenal, pasajero y perdieron de vista lo espiritual y eterno.

Jesús les recomendó, “Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió.”

Creo que igual sería una lástima ver sólo la música, por la música no ver la obra de Jesús.

Le doy gracias a Dios porque el cambio y bendijo mi vida por medio del ministerio de La Casa de El. Me llena de gozo el oír y saber de tantos testimonios iguales.

Yo les invito, para recordar La Casa de El, o más bien lo qué Jesús hizo en nuestras vidas en La Casa de El lo siguiente. Ponte de acuerdo con dos o tres hermanos o hermanas, y salgan con una o más guitarras de caja a la Alameda Central, o la Zona Rosa o a Chapultepec u otro lugar parecido en dónde viven ahora. Salgan y canten coros con voz fuerte lleno de júbilo dónde muchos te oigan. (Se vale estar un poco desafinados.) Repartan folletos, proclama, predica la Palabra en voz alta. Habla con las personas que se acercan. Jesús hará lo demás.

“Más allá veremos al Señor.”

Esteban
Julio 2014

Judge for He is Son of Man . . . Comments on John 5

July 16, 2014

 In the earlier part of this chapter we saw how the Jews understood that Jesus was making himself equal with God. As a result, “they tried all the more to kill him.” They are not wanting to kill Jesus because they are evil people or bad Jews. No. Under the law of Moses blasphemy was to be punished by death. They see Jesus and see that he is a man and assume that he is only a man! Yet he claims to be equal to God! So he deserves death! Unless, that is, Jesus truly is equal with God.

 

Jesus not only says that whatever the Father does the Son also does. Jesus prophesies both what he will do in the short term and what he will do in the long term, at the end of the age. Let’s note that. “Just as the Father raises the dead and gives them life, even so the Son gives life to whom he is pleased to give it.” Jesus does not offer some flimsy philosophical argument that he is truly equal to God. He points to coming indisputable proof, raising the dead and giving them life! It is impossible for a simple mortal man to do that! Jesus refers to doing this in the short term when he says, “a time is coming and has now come.” So in the short term, “the dead will hear the voice of the Son of God and those who hear will live.” We see this fulfilled in an objective and public way further ahead in John when Jesus calls forth Lazarus and although he is dead he hears the voice of Jesus and comes back to life, he lives. So Jesus offers this as a demonstrable proof that he is equal to God. We should have no doubt about this, Jesus does no back away from affirming and proving that he is equal to God.

 

Jesus intertwines this with the subject of judgment. He intertwines the giving life to the dead and judgment because they are intimately related. We will come back and talk about what Jesus says about judgment.

 

In regards to this giving life to the dead, Jesus speaks of a future time by saying, “for a time is coming.” At this future time, “all who are in their graves will hear his voice and come out.” Jesus is referring to the end of times, “all who are in their graves.”

 

At the end of time, the resurrection is tied to judgment. As Jesus explains, “those who have done good will rise to live, and those who have done evil will rise to be condemned.” We see then why Jesus talks about judgment when he talks about giving life. Let’s go back and look at judgment.

 

Jesus tells of a surprising relationship, “he has given him authority to judge because he is the Son of Man.” Jesus says that he has been given authority to judge precisely because he is the Son of Man! Think about that. Jesus can give life because he is equal to God. Jesus has authority to judge because he is a man, Jesus is “the Son of Man.”

 

We went over to Revelation, also written by John, to see how this being the Son of Man relates to judgment. In chapter five of Revelation, we see John concerned that no one if found who is worthy to open the seals of a scroll. We find out in chapter six of Revelation that each seal that is opened is another punishment from God on unbelieving mankind. So the person who will open the seals is the person who will cause these punishments to be poured out on unbelieving mankind. So who is worth is the question raised in heaven. Who? We see that it is the lamb of God, Jesus, who is worthy to break the seals. Why is Jesus worthy? Praise breaks out in heaven, praise to the lamb, praise to Jesus. The praise is because Jesus is worthy and Jesus is worthy because by his blood he bought people from all nations to be a people of God! Jesus had to be a man to shed his blood. That is why, “he has given him authority to judge because he is the Son of Man.”

 

Of course the people still want to kill Jesus. For this reason Jesus will publicly press his legal proof that he truly is equal to God.

 

The Lord willing we will see this proof in our next study.

A Scandalous Healing and Scandalous Claims . . . Comments on John 5

July 9, 2014

John writes the story, the eyewitness history story, of Jesus. John starts back, before the beginning of all created things. Then he tells us of events in the life of Jesus. John shows how one event leads to another. Jesus pushes his claim to be the Son of God, Messiah, to the point where many of the Jewish leaders want to kill him. The tension and the drama build, Jesus keeps preaching who He is. We miss all that when we convert John or any other Gospel or text of Scripture to a loose assortment of verses from which we pick isolated verses that we find inspiring.

 

As we continue in our study of John, we take the time to get the story, the story of Jesus. Do you know that story? Do you have an outline of it in your mind? Take the time, learn the story of Jesus. Meet Jesus, face His claims and spark or renew your faith in Him.

 

John five opens with the “invalid for thirty-eight years” by the side of the pool called Bethesda. After conversing with this man Jesus commands him, “pick up your mat and walk.” John tells us, “at once the man was cured.” This a marvelous life changing miracle, yet it is overshadowed by the fact that, “the day on which this took place was a Sabbath.” We have to ask ourselves if it was a coincidence that out of thirty-eight years of days, Jesus chose to heal him on a Sabbath. We also notice that Jesus specifically told him to pick up his mat as to carry it walking. Was that also a coincidence?

 

This incident certainly bothered the Jewish leaders! “It is the Sabbath; the law forbids you to carry your mat.” In the emotion of his healing the man who had been an invalid did not notice who it was that had told him to get up and walk. “Jesus found him at the temple,” and identifies Himself to him. After all John has told us that Jesus did these miracles so that people would believe in Him. Jesus does not tell the ex-invalid to not tell anyone. By doing this, Jesus enables the Jewish leaders to blame him for commanding this man carry his mat on the Sabbath. Again was this a coincidence? Let’s see.

 

John tells us that, “because Jesus was doing these things on the Sabbath, the Jewish leaders began to persecute him.” John lets us know that, beyond a doubt, at this point Jesus knows what they are saying and thinking about him healing on the Sabbath. So Jesus could apologize or explain why He healed on the Sabbath, and why he told the ex-invalid to carry his mat. We see that Jesus does not do that. The defense Jesus gives is even more inciting. “My Father is always at his work to this very day, and I too am working.” Rather than giving an apology for having healed on the Sabbath or explaining that the ex-invalid would be justified in carrying his mat, Jesus accepts that he is working. More over he states that he is working, as is “My Father.” This escalates the mood of those who opposed him. ”For this reason they tried all the more to kill him; not only was he breaking the Sabbath, but he was even calling God his own Father, making himself equal with God.”

 

Again as we follow the story we wonder if they were taking what Jesus said the wrong way. Again Jesus does not apologize or seek to clear up some misunderstanding. On the contrary, Jesus teaches even more about His special relationship with the Father.

 

So John shows us that Jesus purposefully moves from the healing of the invalid to his declaration that, “whatever the Father does the Son also does.”

 

We will pick this up in our next study the Lord willing, Jesus will give his public legal defense of his claims.

 

A certain royal official . . . Comments on John 4

July 8, 2014

Last week in our Bible study at Cedar Crest, New Mexico, we finished up John chapter four by reading and considering “a certain royal official” whose son was close to death.

 

Jesus uses this official’s petition to rebuke those listening to him by saying, “unless you see signs and wonders you will never believe.” The petitioner, more a father than a royal official at this point just pours out his heart and concern at that point, “come down before my child dies!” This is almost like saying, “right now I do not care about your mission or how people are responding to your mission, all I care about is my son who may die at any moment!”

 

What a love this father has! What a love and wisdom Jesus has!

 

Jesus know he is going to reach this man through his love for his son. Jesus tells him, “Go your son will live.”

 

John tells us at this point, “the man took Jesus at his word and departed.” We could say that this man believed at this point. True he believed that he could go and that his son would live. He simply took Jesus as his word on this.

 

Ahhhh, but later John tells us, ‘the father realized that this was the exact time at which Jesus had said to him, “Your son will live.” So he and his whole household believed.’

 

He had already “taken Jesus at His word,” so what did he believe then? Well, now his son was better, his son was going to live! Now his love and anguish have turned to joy and happiness. Now the father can turn his thoughts back to Jesus. He had to think, “just who is this man that can say, ‘go your son will live’, and my son gets better instead of dying?”

 

As a royal official I am sure he knew a lot about power and the powerful. He knew how things worked in this world. He knew what separated the royals from the commoners.

 

Above and beyond that now, he knows Jesus, he knows his power and his authority and his love! So not only does he believe, he explains this to his family, he explains who Jesus has shown himself to be and he and his household believe.

 

What do they believe? “These are written that you may believe that Jesus is the Messiah, the Son of God, and that by believing you may have life in his name.” John 20:31

 

Santa Cena en Casa

July 4, 2014

 ¿Se puede llevar santa cena a un miembro de la iglesia a su casa? El está enfermo y no poder ir a la iglesia. El hermano es cristiano de más de 50 años, y miembro de la iglesia por más de 21 años.

Veamos lo que la Biblia nos enseña en primer lugar sobre la “cena del Señor” o santa cena como le decimos a menudo. Hay cinco pasajes en la Biblia que hablan directamente sobre “cena del Señor”. Tres de estos pasajes son el relato de la primer cena del Señor en los evangelios. Estos pasajes son cortos así que veamos cada uno de ellos.

Mateo 26

26 Mientras comían, Jesús tomó pan y lo bendijo. Luego lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciéndoles:

Tomen y coman; esto es mi cuerpo.

27 Después tomó la copa, dio gracias, y se la ofreció diciéndoles:

Beban de ella todos ustedes. 28 Esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados. 29 Les digo que no beberé de este fruto de la vid desde ahora en adelante, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre.

Vemos que este momento es histórico y único. Jesús mismo toma el pan y al darselo a sus discípulos dice, “tomen y coman; esto es mi cuerpo.” Sólo Jesús puede decir “es mi cuerpo.” No hay ninguna persona que puede ni debe tratar de ponerse en el lugar de Jesús en esta cena. Es su cuerpo el que esta por ir a la cruz y dar por nosotros, y toma el pan y se los da como una representación de su cuerpo.

Igualmente Jesús toma la copa y les dice que lo beban y dice, “esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados.” Nadie más puede decir “esto es mi sangre.”

Muchos desean que alguien especial sea la persona que de los elementos del pan y del vino en la cena del Señor. Si reconocemos que nadie puede sustituir a Jesús en decir esto es mi cuerpo y esto es mi sangre entonces podemos ver que en vano buscaríamos alguien especial para dar estos elementos de la cena del Señor.

Marcos 14

22 Mientras comían, Jesús tomó pan y lo bendijo. Luego lo partió y se lo dio a ellos, diciéndoles:

Tomen; esto es mi cuerpo.

23 Después tomó una copa, dio gracias y se la dio a ellos, y todos bebieron de ella.

24 —Esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos —les dijo—. 25 Les aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta aquel día en que beba el vino nuevo en el reino de Dios.

Marcos solo dice, “mi sangre del pacto, que es derramada por muchos.” Mientras que Mateo dijo, “mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados.” Vemos que Marcos no incluyo la frase “perdón de pecados.” Sabemos que su sangre es para el perdón de pecados. Lo que vemos es que Marcos entiende que no hay ciertas frases requeridas u oficiales que hay que decir al recordar esta cena del Señor. Si hubiera frases especiales entonces el y Mateo tendrían cuidado de decir exactamente esas frases y no habría distinción entre los dos relatos.

Lucas 22

17 Luego tomó la copa, dio gracias y dijo:

Tomen esto y repártanlo entre ustedes. 18 Les digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios.

19 También tomó pan y, después de dar gracias, lo partió, se lo dio a ellos y dijo:

Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes; hagan esto en memoria de mí.

20 De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo:

Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes.

En Lucas vemos que Jesús primero toma una copa y se los da diciendo “repártanlo entre ustedes.” Probablemente esta copa formaba parte de la celebración de la pascua. Vemos que los discípulos debían repartir esta primera copa entre ellos.

Vemos que Lucas relata con otras palabras lo que dijo Jesús cuando les dio el pan. “Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes.” De nuevo vemos que si hubiera una fórmula o frases exactas que habría que decir Lucas no dice exactamente lo mismo que Mateo y Marcos.

La frase o el mandamiento clave es “hagan esto en memoria de mí.” Jesús les mando que hagan esto en memoria de Él. No da mayores detalles. No dice cuando o con que frecuencia debería hacer esto en memoria de Él. Jesús no dice en dónde, no dice en que lugar se debe hacer esto en memoria de Él. Jesús no dice quien deben dar gracias por el pan o el vino, no pone algún requisito para quienes van a dar gracias. Jesús no dice quien debe repartir el pan y el vino, no limita esta acción a algún tipo de persona en particular.

¿Porqué no se dan palabras exactas que hay que pronunciar? ¿Porqué no dice cuando o con qué frecuencia se debe hacer? ¿Porqué no especifica Jesús en que lugar se debe hacer la santa cena? ¿Porqué no explica Jesús quién en su ausencia debe partir el pan y quien debe orar por el? ¿Porqué no explica quien lo debe repartir?

Bueno yo creo que no explica todos estos detalles, porque no son estos detalles lo que importa. ¿Qué es lo que importa entonces? Pués lo que Jesús menciona, “hagan esto en memoria de mí.” Lo que le importa a Jesús es nuestra motivación al tomar el pan y el vino. Es importante lo que nos mueve, ya sea a dar gracias por el, partirlo y repartirlo, o lo que nos mueve a tomar el pan y el vino. Nuestra motivación, nuestro propósito, nuestra intención debe ser hacer memoria de Jesús. Hacer memoria de su cuerpo que dió y de su sangre que derramó. Dios ve nuestros pensamientos y nuestros corazones.

Hebreos 4

12 Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas.

El tratar de agregar requisitos al hacer esto en memoria de Jesús puede distraer nuestros pensamientos de hacer memoria de Jesús. En vez de enfocar en Jesús empezamos a enfocarnos en si es jugo de uva o es vino, en si sólo un pastor lo puede hacer o cualquier persona.

Después de estos tres relatos en los evangelios tenemos dos pasajes casi contiguos en las que Pablo habla de la cena del Señor.

1 Corintios 10

15 Me dirijo a personas sensatas; juzguen ustedes mismos lo que digo. 16 Esa copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no significa que entramos en comunión con la sangre de Cristo? Ese pan que partimos, ¿no significa que entramos en comunión con el cuerpo de Cristo? 17 Hay un solo pan del cual todos participamos; por eso, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo.

Pablo habla de la copa de bendición como una forma de comunión con la sangre de Cristo. (Por esto también se llega a llamar la comunión a la santa cena.) De modo parecido el partir el pan significa que entramos en comunión con el cuerpo de Cristo. Pablo aclara que el cuerpo de Cristo somos nosotros.

En base a entender que esta copa y pan son comunión es por que vamos a tomar la santa cena con otros creyentes. Entonces entendemos que el tomar la pan y la copa del Señor es una forma de tener comunión con Dios y con nuestros hermanos.

1 Corintios 10

18 Consideren al pueblo de Israel como tal: ¿No entran en comunión con el altar los que comen de lo sacrificado? 19 ¿Qué quiero decir con esta comparación? ¿Que el sacrificio que los gentiles ofrecen a los ídolos sea algo, o que el ídolo mismo sea algo? 20 No, sino que cuando ellos ofrecen sacrificios, lo hacen para los demonios, no para Dios, y no quiero que ustedes entren en comunión con los demonios. 21 No pueden beber de la copa del Señor y también de la copa de los demonios; no pueden participar de la mesa del Señor y también de la mesa de los demonios. 22 ¿O vamos a provocar a celos al Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él?

En el contexto Pablo explica que la comunión con el Señor no se puede mezclar con la comunión con los ídolos.

Pasando al siguiente pasaje aprendemos más acerca de la cena del Señor.

1 Corintios 11

19 Sin duda, tiene que haber grupos sectarios entre ustedes, para que se demuestre quiénes cuentan con la aprobación de Dios. 20 De hecho, cuando se reúnen, ya no es para comer la Cena del Señor, 21 porque cada uno se adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se quedan con hambre mientras otros se emborrachan. 22 ¿Acaso no tienen casas donde comer y beber? ¿O es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Voy a elogiarlos por esto? ¡Claro que no!

Vemos que en este caso los hermanos de Corinto tomaban la Cena del Señor como parte de una comida completa. El problema era que no compartían su comida con amor entre ellos. En vez de participar como cuerpo, comían en forma egoísta solo preocupados cada uno por si mismo.

1 Corintios 11

23 Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» 25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» 26 Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.

Pablo afirma que recibió del Señor el relato y la enseñanza acerca de la Cena del Señor. No agrega detalles adicionales o requisitos adicionales al tomar el pan y la copa de la Cena del Señor. Lo que se amplia es que dice que la celebración de la Cena del Señor, “proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.” Enfatiza que esto es “hasta que él venga.”

1 Corintios 11

27 Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. 28 Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. 29 Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena. 30 Por eso hay entre ustedes muchos débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. 31 Si nos examináramos a nosotros mismos, no se nos juzgaría; 32 pero si nos juzga el Señor, nos disciplina para que no seamos condenados con el mundo.

Pablo nos enseña la seriedad de la Cena del Señor al explicar que si se come o bebe “de manera indigna,” es culpable “de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.” La advertencia no es acerca del lugar, de algunas frases que se deben decir, ni tampoco es acerca de quién puede o no hablar como parte de la Cena del Señor. No. La advertencia es hacia “el que come y bebe” y el peligro es que lo haga “sin discernir el cuerpo.” Esto va de acuerdo a que lo que Dios esta viendo en la mente, el corazón, y la intención del que come y bebe.

1 Corintios 11

33 Así que, hermanos míos, cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros. 34 Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, para que las reuniones de ustedes no resulten dignas de condenación. Los demás asuntos los arreglaré cuando los visite.

La recomendación final de Pablo tiene que ver con la comida que se comparte dentro de la celebración de la Cena del Señor. Deben llegar a la comida con el objetivo de ser pacientes con los demás y no como para saciar el hambre.

Ya que Pablo nos explica que en Corinto se hacía una comida como parte de la Cena del Señor es interesante ver este pasaje de Hechos.

Hechos 2

46 No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, 47 alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.

Aunque el pasaje no dice que se tomaba la Cena del Señor no sería sorprendente que lo hicieran. Por lo que vemos estas comidas de casa en casa era la reunión del cuerpo de Cristo. Dice que “partían el pan,” que podría referirse a una simple comida o podría ser indicativo de la noche en que el Señor Jesús tomo el pan y lo partió. Tomemos nota en todo caso que las casas, más de uno, “de casa en casa,” eran lugares muy aptos para una reunión de los creyentes.

Hechos 20

7 El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan. Como iba a salir al día siguiente, Pablo estuvo hablando a los creyentes, y prolongó su discurso hasta la medianoche.

Este pasaje de Hechos tampoco nos aclara con total seguridad que el “partir el pan” se refiere a la Cena del Señor. Se vuelve más probable ya que al parecer se hace el “primer día de la semana,” día principal de reunión de los creyentes para recordar la resurrección de Jesús.

Ahora alguien diría que no hemos contestado aún la pregunta acerca de tomar la Cena del Señor en la casa de algún hermano enfermo.

Es bueno ver este pasaje. Cabe señalar que el contexto es que Jesús les esta enseñado acerca de como corregir o excomulgar a algún hermano que este viviendo en pecado visible a los demás.

Mateo 18

19 »Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

En este contexto, Jesús hace ver que no importa el lugar. “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” El lugar no es importante, lo importante es que estén dos o tres reunidos en nombre de Jesús. Vemos que no hay un gran requisito de cierta asistencia. No. Basta aún dos o tres, no se requieren más. De nuevo aunque no se refiere aquí a la Cena del Señor se refiere a disciplina en la iglesia que de igual forma es una actividad muy formal e importante de la iglesia.

Pablo hablo de la Cena del Señor como una celebración de comunión. Veamos este pasaje en dónde Jesús nos habla de la comunión o visita con personas enfermas.

Mateo 25

31 »Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. 32 Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. 33 Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.

34 »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; 36 necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.” 37 Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” 40 El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

Jesús nos da una enseñanza sumamente importante aquí. ¿En base a que vamos a ser juzgados en el juicio final? ¿Cuales van a ser las características de las personas que heredan el reino de Dios? Bueno debemos notar en otras cosas, “estuve enfermo, y me atendieron.” Esto nos comunica el sentir que Jesús tiene hacia atender a los que estan enfermos. Todavía al pedir una aclaración los justos le preguntan entre otras cosas, “¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” Jesús explica que el atender a un enfermo es visitarlo.

Ahora si sacamos la respuesta a la pregunta. Es bueno y loable visitar a los enfermos. Obviamente si son creyentes tenemos comunión con ellos al visitarlos. La Cena del Señor es una celebración de comunión. La Cena del Señor se puede tomar en cualquier lugar y puede participar cualquier persona, que con este hecho recuerda la muerte del Señor hasta que el venga. Además el que participa debe discernir el cuerpo del Señor. Si una persona o dos que son creyentes visitan a un enfermo creyente entonces son dos o tres reunidos en el nombre de Jesús. Jesús ha asegurado que él esta presente en esa reunión. Pueden celebrar la Cena del Señor porque no hay una limitante Bíblica en cuanto a quien puede celebrar la Cena del Señor.

La muerte de la humanidad . . . Comentarios sobre Apocalipsis

June 14, 2014

 A algunos creyentes el libro de Apocalipsis les causa una fascinación especial. Les trae alegría la oportunidad de estudiar y oír alguna predicación de Apocalipsis. Apocalipsis es parte de la Palabra de Dios y como tal nos debe dar gusto conocerlo y meditar en lo que nos enseña. A la vez, al estudiar Apocalipsis, vemos que es el relato del juicio de la humanidad. ¡Redacta el juicio y la muerte de humanidad en rebeldía a Dios!

Como nosotros también somos humanos, en lo particular me causa un dolor de corazón el reconocer lo solemne y fuerte de este juicio y final del hombre en rebeldía a Dios. Creo que debemos lamentar por la humanidad tal como Jesús lamento por Jerusalén en este pasaje de Lucas.

Lucas 13

34 »¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste! 35 Pues bien, la casa de ustedes va a quedar abandonada. Y les advierto que ya no volverán a verme hasta el día que digan: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”

Veo que esta solemnidad esta en el texto de Apocalipsis. Primero en este pasaje vemos una gran incógnita acerca de quien es digno de romper los sellos.

Apocalipsis 5

1 En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un rollo escrito por ambos lados y sellado con siete sellos. 2 También vi a un ángel poderoso que proclamaba a gran voz: «¿Quién es digno de romper los sellos y de abrir el rollo?» 3 Pero ni en el cielo ni en la tierra, ni debajo de la tierra, hubo nadie capaz de abrirlo ni de examinar su contenido. 4 Y lloraba yo mucho porque no se había encontrado a nadie que fuera digno de abrir el rollo ni de examinar su contenido. 5 Uno de los ancianos me dijo: «¡Deja de llorar, que ya el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido! Él sí puede abrir el rollo y sus siete sellos.»

Aunque en el texto aquí sólo se habla de romper los sellos y abrir el rollo, vemos más adelante que el romper los sellos y abrir el rollo trae el juicio y castigo de la humanidad rebelde a Dios.

¿Quién es digno de juzgar a la humanidad? ¿Quién es capaz de juzgar y castigar a la humanidad? Uno de los ancianos dice que “el León de la tribu de Judá, la Raíz de David” es el que puede abrir el rollo y sus siete sellos. El León de la tribu de Judá es Jesús. Jesús es digno de abrir los sellos. Jesús es digno de juzgar a la humanidad. De hecho Jesús ya había dicho esto con toda claridad en más de una ocasión.

Mateo 25

31 »Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. 32 Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. 33 Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.

Esta pregunta que se hace en el cielo en este momento lo hacen muchos hombres aún hoy en día. ¿Quién es digno de juzgar la humanidad? De hecho preguntan y dudan si Jesús es digno de juzgar al hombre. Vemos que sin duda es Jesús el único que es digno de juzgar al hombre.

Vemos la descripción del “León de la tribu de Judá” y queda muy claro que es Jesús.

Apocalipsis 5

6 Entonces vi, en medio de los cuatro seres vivientes y del trono y los ancianos, a un Cordero que estaba de pie y parecía haber sido sacrificado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

Se dice que es “un Cordero que estaba de pie y parecía haber sido sacrificado.” Jesús el cordero de Dios. Sus siete cuernos y siete ojos “son los siete espíritus de Dios.”

Apocalipsis 5

7 Se acercó y recibió el rollo de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Cuando lo tomó, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones del pueblo de Dios.

Al recibir el rollo, los mismos seres que adoran a Dios se postran delante de Él.

Es muy interesante que en este momento tan solemne se nos informa que los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos tienen copas de oro llenas de “las oraciones del pueblo de Dios.”

Vemos lo que ocurre al pasar Jesús a recibir el rollo.

Apocalipsis 5

9 Y entonaban este nuevo cántico:

«Digno eres de recibir el rollo escrito

y de romper sus sellos,

porque fuiste sacrificado,

y con tu sangre compraste para Dios

gente de toda raza, lengua, pueblo y nación.

10 De ellos hiciste un reino;

los hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios,

y reinarán sobre la tierra.»

Todos los que están ante el trono no sólo declaran, sino cantan que Jesús es digno porque fue sacrificado. Jesús va a juzgar una humanidad por la cual primero murió como sacrificio. Con su sangre compró para Dios, “gente de toda raza, lengua, pueblo y nación.”

Apocalipsis 5

11 Luego miré, y oí la voz de muchos ángeles que estaban alrededor del trono, de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era millares de millares y millones de millones. 12 Cantaban con todas sus fuerzas:

Este no es cualquier cántico. No. ¡Millares de millares y millones de millones, cantaban con todas sus fuerzas! ¡Imagínate!

Apocalipsis 5

12 Cantaban con todas sus fuerzas:

«¡Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado,

de recibir el poder,

la riqueza y la sabiduría,

la fortaleza y la honra,

la gloria y la alabanza!»

13 Y oí a cuanta criatura hay en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, a todos en la creación, que cantaban:

«¡Al que está sentado en el trono y al Cordero,

sean la alabanza y la honra, la gloria y el poder,

por los siglos de los siglos!»

No sólo los que estaban en el cielo cantaban sino “cuanta criatura hay en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, a todos en la creación” cantaban. Y están cantando alabanzas, honra gloria y poder al Cordero.

Todo esto es por el reconocimiento formal de Jesús, el Cordero como la persona digna de abrir los sellos.

Pero, veamos lo que ocurre cuando el Cordero abre el séptimo sello.

Apocalipsis 8

1 Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo como por media hora.

“¡Hubo silencio en el cielo como por media hora!” ¡Que contrastes con los millones de millones cantando con voz fuerte! Silencio, silencio no por un momento de silencio, sino “como por media hora.” Este es un evento sumamente solemne. Silencio. Está por caer sobre la humanidad, la humanidad que Dios creo, la humanidad por la que Él murió, la humanidad en rebeldía a Dios, está por caer sobre esta humanidad el juicio y el castigo de Dios. Como creyentes, debemos entender esto muy bien. Cuando vemos la generación a nuestro rededor, cuando vemos la opinión popular, cuando vemos los rascacielos, cuando vemos los hombres y mujeres poderosos, cuando vemos las instituciones, cuando vemos la rebeldía a nuestro rededor, debemos tenerlo en perspectiva a su solemne y rebelde fin. ¿Aprecias esto?

De que es rebelde esta humanidad no hay duda. Después de fuertes castigos que aniquilan por los menos dos terceras partes de la humanidad, se describe su rebeldía que continúa.

Apocalipsis 9

20 El resto de la humanidad, los que no murieron a causa de estas plagas, tampoco se arrepintieron de sus malas acciones ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, plata, bronce, piedra y madera, los cuales no pueden ver ni oír ni caminar. 21 Tampoco se arrepintieron de sus asesinatos ni de sus artes mágicas, inmoralidad sexual y robos.

La solemnidad con la que se toma el juicio y castigo de esta humanidad es la misma solemnidad y seriedad con la que debemos comprender la rebeldía. Que triste, que fin tan triste.

Este solemne juicio de Dios termina hasta en el capítulo veinte, como vemos aquí.

Apocalipsis 20

11 Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno. 12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros. 13 El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. 14 La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. 15 Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.

Hay quienes dudan y se preocupan por saber si este juicio va a ser justo. Muy sencillo, “los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho.” No se les juzga por otra cosa, sino “según lo que habían hecho.” Bajo esa norma, todos, incluyéndote a ti e incluyéndome a mi estaríamos condenados, esto es según lo que hemos hecho. Pero hay otro libro, que es el libro de la vida. El tener nuestro nombre escrito allí nos exenta de la muerte de la humanidad rebelde, nos exenta de la muerte segunda.

Les anunciamos lo que hemos visto y oído . . . Comentarios sobre 1 Juan 1

June 10, 2014

Han pasado décadas desde que Juan empezó a seguir a Jesús de Nazaret. En ese entonces Juan era joven, el hermano menor de Santiago. Juan formó parte no sólo de los doce discípulos, sino también parte del grupo de tres discípulos que estuvieron con Jesús en momentos especiales como el monte de transfiguración, la habitación en dónde Jesús resucito a una niña mientras la gente fuera se burlaba de él, y muy cercano a Jesús en el huerto de Getsemaní la noche que fue entregado. Han pasado muchos años desde que Juan era quizás el único discípulo junto a la cruz de Jesús, años desde que Juan corrió y llego antes que Pedro a la tumba vacía.

Creemos que Juan ya había escribió su evangelio y luego escribe estas tres cartas. Por lo que vemos escribe esta primera carta para asegurar a algunos creyentes que si son verdaderos creyentes y amados por Dios.

En este primer párrafo Juan nos subraya la base de su testimonio acerca de Jesús. Esto es la base de nuestra fe.

1 Juan 1

1 Lo que ha sido desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado, lo que hemos tocado con las manos, esto les anunciamos respecto al Verbo que es vida. 2 Esta vida se manifestó. Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado.

“Lo que ha sido desde el principio,” empieza su carta. ¿Qué principio? En su evangelio se regreso al principio de todo lo creado para hablar de El Verbo con estas palabras.

Juan 1

3 Por medio de él todas las cosas fueron creadas;

sin él, nada de lo creado llegó a existir.

Pero aquí vemos que nos está hablando del principio del ministerio de Jesús de Nazaret ya que dice, “lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado, lo que hemos tocado con las manos.” Empieza diciendo como es que tienen conocimiento de lo que va a decir. Menciona lo que habían oído, visto con ojos y tocado con manos. Estos son tres de nuestros cinco sentidos. La única manera en que un ser humano conoce algo es a través de sus cinco sentidos. Aún en nuestra época de grandes avances y tecnología científica, dependemos de los cinco sentidos para conocer cualquier cosa. Tenemos robots en Marte que exploran y se comunican bajo nuestro mando. Pero sólo sabemos lo que experimenta el robot cuando vemos las imágenes o los reportes de sus instrumentos. Tenemos toda clase de instrumentos científicos para investigar y analizar, pero al final del día tenemos que ver o quizás oír lo que estos dispositivos nos informan.

Juan agrega a la acción de los sentidos en oír, ver y tocar esta frase, “lo que hemos contemplado.” ¿Que es contemplar? Bueno yo entiendo que es estar viendo pero a la vez estar pensando en lo que se esta viendo. Es un ver y pensar, es ver y preguntar a la vez, “¿que es lo que estoy viendo?.”

Es así, con los cinco sentidos, tan real como cualquier otra cosa en el mundo, que Juan nos explica que conocieron a Jesús. Nos dice, “esto les anunciamos respecto al Verbo que es vida.” Juan y los demás discípulos no están inventando una historia ni imaginándose cosas. No. Nos esta anunciando los hechos acerca de Jesús. “Esta vida se manifestó.” Nos está anunciando lo que se manifestó, los hechos acerca de la manifestación de la vida. “Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado.

¿Como es que se manifiesta la vida? ¡¿Como es que se manifiesta la vida eterna?! Bueno aquí en su carta no repite lo que escribió en su evangelio. Vieron la vida manifestarse cuando Jesús resucitaba a los muertos. Cuando Jesús dijo que el podía dar la vida eterna y luego Jesús mismo resucita de entre los muertos. Entonces se ha manifestado, “la vida eterna que estaba con el Padre.”

La fe cristiana, nuestra seguridad de ser sus hijos se basa en la manifestación o encarnación de Jesús. Nosotros tenemos fieles testigos como Juan que nos informan de esta manifestación.

¿Porque escribe Juan estas cosas? Nos da dos razones.

1 Juan 1

3 Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. 4 Les escribimos estas cosas para que nuestra alegría sea completa.

La primera razón por la que escribe es “para que también ustedes tengan comunión con nosotros.” ¿Es entonces esto una especie de club? ¿O es un tipo de familia? No. Es mucho más que eso. Juan explica, “nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.” Al tener comunión con Juan y los que incluye al decir “nuestra”, en realidad tenemos comunión “con el Padre y con su Hijo Jesucristo.”

La segunda razón por la que Juan dice que escribe es, “Les escribimos estas cosas para que nuestra alegría sea completa.” Juan no escribe por compromiso, por obligación ni escribe para ganar méritos. No. ¡Juan escribe por gusto, por alegría! Han pasado décadas, pero a Juan de la alegría compartir una vez más algo más acerca de su amo y Señor Jesús.

La garantía de lo que se espera . . . Comentarios sobre Hebreos 10 y 11

June 5, 2014

En el texto de Hebreos el autor no dirige la carta a una iglesia o a cierto grupo en particular. En base al contenido de la carta, hasta aquí, vemos que se escribe para un grupo de creyentes que tienen sus raíces en el judaísmo y ahora ¡están considerando dejar la fe cristiana para volver a integrarse en el judaísmo!

Podríamos preguntarnos ¿quienes son estas personas? ¿porqué están pensando abandonar la fe? Podríamos pensar que se trata de unos cristianos mediocres y por eso quieren abandonar la fe. Pero ahora, como parte de su exhortación a estas hermanos, aprendemos algo acerca de ellos.

Hebreos 10

32 Recuerden aquellos días pasados cuando ustedes, después de haber sido iluminados, sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento. 33 Unas veces se vieron expuestos públicamente al insulto y a la persecución; otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera. 34 También se compadecieron de los encarcelados, y cuando a ustedes les confiscaron sus bienes, lo aceptaron con alegría, conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente.

¡Que hermanos! ¡Estos no son creyentes mediocres! Mis respetos, la verdad. Reconozco que ellos vivieron y demostraron su fe en una forma fuerte en medio de circunstancias adversas. El autor se refiere a su conversión a la fe diciendo, “después de haber sido iluminados.” Llegamos a seguir a Jesús porque el nos ilumina, Dios nos revela quién es Él. Después de creer y empezar en el camino del Señor, “sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento.” Se enfrentaron a una luchar dura. Tuvieron que sufrir mucho.

Veamos lo que sufrieron, “unas veces se vieron expuestos públicamente al insulto y a la persecución.” En contraste con esto, ¿no nos esforzamos hoy en día por ser agradable el mensaje de la vida cristiana? Además de esto, “otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera.” ¿Alguna vez te has sentido que tienes tus propios problemas y no puedes preocuparte por los problemas de los demás? Bueno estos hermanos, sufrieron pero tuvieron además el amor y las fuerzas ¡para preocuparse de los demás hermanos que sufrían! No solo los insultaron públicamente sino que también les “¡les confiscaron sus bienes!” ¿Cual fue su reacción? “Lo aceptaron con alegría.” ¿Porqué? Pues estaban “conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente.”

Ahora si se fijan, todo esto lo describe el autor de Hebreos como algo pasado. En el pasado había sufrido todo esto y en esos momentos estaban fuertes en su fe como vemos. Veamos lo que están pensando y sintiendo ahora.

Hebreos 10

35 Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. 36 Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido.

Al parecer después de pasar todo este sufrimiento por su fe y haber vencido en el sentido de seguir fieles a Jesús, tenía una expectativa de recompensa. Es decir, ya sufrimos todo esto para el Señor, ¿en que momento nos va a recompensar? Pensaban que era de esperarse un premio un reconocimiento a algo. En vez de esto están en un tiempo de espera, ni de sufrimiento ni de premio. Ahora tienen que esperar lo que Dios les ha prometido. Tienen que perseverar.

El esperar, el perseverar, el seguir teniendo confianza sin el reto de la persecución quizás es más difícil que sufrir la persecución. Toma nota de la palabra confianza, “no pierdan la confianza.” Esta palabra confianza nos va a unir esta situación de ellos con lo que nos enseña en el siguiente capítulo acerca de la fe. De hecho no vamos a entender correctamente el capítulo que sigue acerca de la fe si no entendemos este trasfondo.

El autor les anima con este texto tomado del libro de Habacuc.

Hebreos 10

37 Pues dentro de muy poco tiempo,

«el que ha de venir vendrá, y no tardará.

38 Pero mi justo vivirá por la fe.

Y si se vuelve atrás,

no será de mi agrado.»

39 Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida.

El autor expresa que forma parte del grupo a quien escribe al decir, “nosotros no somos,” se incluye con ellos. “No somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe.” Les dice que ellos tienen fe, les ha exhortado a tener confianza. Ahora si estamos listos para el primer versículo del siguiente capítulo. Acuérdense que la división de capítulos no es inspirado. En el texto original de esta carta no hay espacio, ni pausa entre lo que ha dicho y lo que sigue.

Hebreos 11

1 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Tenemos fe y “ ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera.” Vemos que el autor no esta dando una definición completa de la fe. El autor esta enfatizando que la fe es la garantía de lo que se espera. Les esta recordando esto para que sigan esperando su recompensa por lo que ya habían sufrido.

Su fe se basó en el mensaje que recibieron conforme lo que el autor nos explicó en los primeros versículos del capítulo dos. En base a esta fe sufrieron, ahora deben esperar una recompensa. La fe es la garantía de lo que esperan.

El entender esto nos da la clave para apreciar lo que sigue.

Hebreos 11

2 Gracias a ella fueron aprobados los antiguos.

Ahora les va a hablar de la fe de todos los antiguos, patriarcas y grandes hombres y mujeres de la fe judía. De la mismo judaísmo al que tiene la tentación de regresar. El les va a dar ejemplos de como también estos antiguos esperan su recompensa.

Hebreos 11

3 Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve.

La fe empieza con el hecho que Dios es creador. Hoy en día no debemos olvidar ni menospreciar “que el universo fue formado por la palabra de Dios.

Hebreos 11

6 En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.

Da como ejemplo la fe de Abel y Enoc los primeros en Génesis que muestran su fe en Dios.

Les recuerda la necesidad de la fe, “sin fe es imposible agradar a Dios.” Primero tienes que “creer que él existe.” Dios creo todo incluyéndonos a nosotros mismos y ¡no le agrada que lo ignoremos! Pero en el caso concreto de los lectores de esta carta deben por fe creer “que recompensa a quienes lo buscan.” Veamos como subraya esto en este salón de la fama de la fe.

Hebreos 11

8 Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. 9 Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, 10 porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.

El caso de Abraham es un ejemplo importante. Dios le llamo y Abraham le siguió para encontrar un “lugar que más tarde recibiría como herencia.” Esto fue por fe, ya que “obedeció y salió ¡sin saber a dónde iba!” ¿Recibió Abraham esa tierra? “¡Habitó en tiendas de campaña!” El hecho es que en su vida terrenal Abraham no recibió la tierra prometida. El autor de Hebreos señala que más bien, “esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.” Con esto le esta enseñando a los hebreos a quien va dirigido la carta que su recompensa no es terrenal.

Hebreos 11

13 Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra.

Nos esta dando un recorrido de los grandes héroes de la fe, pero enfatiza, “¡murieron sin haber recibido las cosas prometidas!” Dicho de otra manera, no esperen recibir su recompensa en esta vida. ¿Queda claro?

Hebreos 11

14 Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. 15 Si hubieran estado pensando en aquella patria de donde habían emigrado, habrían tenido oportunidad de regresar a ella. 16 Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.

¿Cual es el resultado de esperar una recompensa no en esta vida? Dos cosas, “¡Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios!” ¿Puede Dios decir, sin vergüenza alguna, “Yo soy tu Dios?” En segundo lugar, “les preparó una ciudad.” Esta es la recompensa, no es una recompensa temporal, mortal. Es una recompensa eterna.

El autor nos da entonces un recorrido por las vidas e historias de grandes héroes de la fe. Veamos su conclusión, como aplica esto a sus lectores.

Hebreos 11

39 Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. 40 Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor.

Honra a estos héroes de la fe diciendo “obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe.” Pero subraya, “¡ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa!”

Esto va en contra de muchos que enfatizan y predican una fe de ventajas en esta vida. La recompensa es futura.

Terminando este pensamiento les recuerda que ellos son parte de este grupo de fe. “Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros.” Todos vamos a la recompensa juntos. Dios, ha “preparado algo mejor.”

Si descuidamos una salvación tan grande . . . Comentarios sobre Hebreos 1 y 2

May 29, 2014

 Hebreos es quizás más conocido por lo que muchos toman como la definición de la fe en el capítulo once y por el salón de la fama de la fe que presenta en el mismo capítulo. Quiero comentar la definición de fe que nos da Hebreos empezando con los primeros dos capítulos. Al llegar al capítulo diez y once quiero subrayar lo que realmente esta enseñando acerca de los héroes de la fe.

Hebreos se escribe a creyentes judíos que han seguido a Jesús y han dado un testimonio fuerte de su fe. ¡Pero ahora están considerando regresar al judaísmo! Su mensaje toma renovada importancia hoy ante la tendencia de querer ser “judíos mesiánicos.” Creo que si alguien lee y entiende Hebreos, no va a buscar regresar a las formas del judaísmo.

Hebreos es quizás el libro más atacado del Nuevo Testamento. Algunos críticos lo desprecian diciendo que es un libro ¡escrito por un “desconocido!” Lo cierto es que es un libro basado fuertemente en la Escrituras de los judíos, esto es el Antiguo Testamento. Debemos conocer su enseñanza y veremos que tenemos que aceptarlo porque se basa en la escrituras. De hecho debemos tomar Hebreos como una guía de estudio y comprensión de los pasajes del Antiguo Testamento que cita. Nos educa en como presentar a Jesús y el evangelio en base a las Escrituras hebreas.

Empecemos por la definición de la fe. El autor de Hebreos nos da esta introducción.

Hebreos 1

1 Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, 2 en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.

La fe hebrea y cristiana no se basa en tradiciones, suposiciones o un análisis filosófico de como debe ser Dios. No. La fe tanto de los judíos como de los cristianos se basa en que Dios nos habló. Nuestra fe se basa en la revelación, la revelación divina. Dios hablando a nosotros.

“Muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados.” En cada etapa de la historia de Israel, Dios mandaba a profetas, a sus siervos a hablar a Israel. Dios instruía a los profetas a hablarles con demostraciones visuales impresionantes. Tenemos a Elías construyendo dos altares en el monte Carmelo y burlándose del el “dios” Baal cuando no puede encender la leña. A otro profeta Dios le mando !que se casara con una ramera! A otro profeta Dios le envió ¡a andar desnudo! Entonces Dios hablo y hablo de muchas maneras. Pero… ahora, “nos ha hablado por medio de su Hijo.” Nos ha hablado por medio de Jesús. “A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.” Al igual que Juan en su evangelio empieza enseñando que Jesús el hijo de Dios es creador del universo. Dios ahora nos ha hablado por medio del ¡creador del universo!

Procede el autor de Hebreos a hablar de la grandeza de Jesús. Sobre todo muestra que Jesús es mayor que los ángeles. Creo que es muy importante ver que después de hablar de la grandeza de Jesús continua con el tema de como Dios nos ha hablado en el capítulo dos.

Hebreos 2

1 Por eso es necesario que prestemos más atención a lo que hemos oído, no sea que perdamos el rumbo. 2 Porque si el mensaje anunciado por los ángeles tuvo validez, y toda transgresión y desobediencia recibió su justo castigo, 3 ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? Esta salvación fue anunciada primeramente por el Señor, y los que la oyeron nos la confirmaron. 4 A la vez, Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo según su voluntad.

¿Ven la continuidad entre “nos ha hablado por medio de su Hijo” y “es necesario que prestemos más atención a lo que hemos oído”? Dios nos ha hablado por medio de su hijo, creador del universo y ¡debemos prestar atención a lo que dice! “¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?” Creo que debemos entender que esta “salvación tan grande” es nuestra fe. Nuestra fe, nuestra salvación se basa en lo que Dios nos ha hablado por medio de Jesús creador del universo. “Esta salvación fue anunciada primeramente por el Señor,” esto es por el Señor Jesús. Luego,

los que la oyeron nos la confirmaron.” Los que oyeron directamente de Jesús lo que enseño acerca de esta salvación de nuestra fe, confirmaron lo que Jesús anuncio. ¿Como sabemos que los apóstoles decían la verdad acerca de Jesús? Bueno, “Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo.” Mientras los apóstoles extendían y confirmaban el mensaje, las palabras, la salvación que Jesús había anunciado, Dios hacía por medio de ellos, “señales, prodigios, diversos milagros.” Un mero ser humano no hace milagros. Los milagros mostraban que efectivamente estaban enseñando lo que Jesús el creador del universo había enseñado.

¿Que es nuestra fe entonces? Nuestra fe, nuestra salvación, lo que creemos es que Jesús es el creador y vino a salvarnos. Los evangelios nos relatan en repetidas ocasiones que Jesús le decía a la gente que lo creyera en base a las obras, a los milagros, que él hacía. Sus discípulos, los apóstoles, relataban lo que Jesús enseñó y los milagro que Jesús hizo. Dios ratificó el mensaje de los discípulos de Jesús haciendo obras milagrosas por medio de sus ministerios. Es por eso que creemos. Esa es la fe cristiana.

En el capítulo once de Hebreos el autor vuelve a hablar de la fe cristiana. Amplia la definición de la fe.

Hebreos 11

1 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Cuando leemos el contexto de este versículo, con la última parte del capítulo anterior apreciamos que el autor de Hebreos esta hablando de las partes futuras de nuestra fe, “de lo que se espera.” La fe no es entonces solo “de lo que no se ve.” Creemos porque Jesús hizo obras que demuestran que el es el hijo de Dios, que el es el mesías. Creemos el relato que nos dieron los discípulos, porque Dios ratifico su testimonio con milagros. Hay cosas que esperamos en el futuro, que no vemos, pero tenemos certeza de ellos debido a la misma certeza con que nos llego el evangelio.

Es bueno notar que el autor de Hebreos habla en tiempo pasado de que “Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros.”Ratificó, es tiempo pasado. El autor no dice que cada vez que se predica el evangelio, que cada vez que se da testimonio de Jesús, que Dios envía “señales, prodigios, diversos milagros” para ratificar el mensaje. No. ¡El evangelio ya esta confirmado y ratificado!

La palabra se difundía con poder arrollador. . . . Comentarios sobre Hechos 19

May 20, 2014

 La ciudad de Éfeso fue un centro de crecimiento y difusión de la fe cristiana. En el capítulo previo vimos como Pablo tuvo una primera participación en la sinagoga de Éfeso y luego Apolos llega y “hablaba y enseñaba con la mayor exactitud acerca de Jesús.”

Ahora vemos como Dios usa, no solo el regreso de Pablo sino además otros hechos y eventos para difundir la Palabra con poder. Podemos contrastar la forma en que Dios acrecienta su obra con los métodos que queremos usar hoy en día.

Hechos 19

1 Mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo recorrió las regiones del interior y llegó a Éfeso. Allí encontró a algunos discípulos.

2 —¿Recibieron ustedes el Espíritu Santo cuando creyeron? —les preguntó.

No, ni siquiera hemos oído hablar del Espíritu Santo —respondieron.

3 —Entonces, ¿qué bautismo recibieron?

El bautismo de Juan.

4 Pablo les explicó:

El bautismo de Juan no era más que un bautismo de arrepentimiento. Él le decía al pueblo que creyera en el que venía después de él, es decir, en Jesús.

5 Al oír esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. 6 Cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo vino sobre ellos, y empezaron a hablar en lenguas y a profetizar. 7 Eran en total unos doce hombres.

Vemos que Pablo encuentra a personas que se describen como “discípulos.” Eran discípulos de Jesús pero como vemos no conocían acerca del Espíritu Santo. ¿Serían fruto de la obra de Apolos cuando el sólo “conocía sólo el bautismo de Juan?” Por cierto con este hecho podemos apreciar el alcance enorme del ministerio de Juan el Bautista. Estos discípulos esta en Éfeso, lejos del desierto fuera de Jerusalén y bastantes años después de Juan el bautista. ¡Han sido bautizados en el bautismo de Juan!

Pablo noto algo en estos discípulos que le llevo a preguntar si habían recibido el Espíritu Santo cuando creyeron. No nos detalla que lo llevo a hacer esta pregunta.

Pablo conoce el mensaje de Juan y como se relaciona con creer en Jesús. Les explica a estos discípulos que deben ser bautizados en el nombre de Jesús. Podemos apreciar la importancia del bautismo como una muestra de nuestro creer en Jesús.

Debemos aprender bastante aquí de la relación entre creer y recibir el Espíritu Santo. Primero Pablo esperaba que hubieran recibido el Espíritu Santo a la hora de creer. Le extraña que no lo hubieran recibido. En segundo lugar lo que tenían que hacer para recibir el Espíritu Santo era creer en Jesús y en este caso ser bautizados en el nombre de Jesús. En tercer lugar las palabras que se usan para describir la relación que deben tener y luego tienen con el Espíritu Santo es primero “recibieron” y luego “el Espíritu Santo vino sobre ellos.” Aquí no se trata de que había recibido el Espíritu Santo y les faltaba ser bautizados con el Espíritu Santo. Como hemos visto hasta ahora en el libro de Hechos, todas estas palabras de usan como sinónimos para describir como el creyente recibe el Espíritu Santo.

El efecto visible de que recibieron el Espíritu Santo era que “empezaron a hablar en lenguas y a profetizar.” Esto es muy parecido a lo que vemos en el día de pentecostés.

Hechos 19

8 Pablo entró en la sinagoga y habló allí con toda valentía durante tres meses. Discutía acerca del reino de Dios, tratando de convencerlos, 9 pero algunos se negaron obstinadamente a creer, y ante la congregación hablaban mal del Camino. Así que Pablo se alejó de ellos y formó un grupo aparte con los discípulos; y a diario debatía en la escuela de Tirano. 10 Esto continuó por espacio de dos años, de modo que todos los judíos y los griegos que vivían en la provincia de Asia llegaron a escuchar la palabra del Señor.

Pablo regresa a la sinagoga dónde había ido una vez a predicar en su primer viaje. Ahora habla allí durante tres meses, una docena más o menos de sábados. Se dice que “discutía” acerca del reino. Discutir es decir algo, oír lo que te dicen en respuesta a lo que dices y responder con otro comentario. El judaísmo, lo que había aprendido acerca de Dios hasta ahora, les preparó para discusiones racionales sobre la Escrituras y las manifestaciones de Dios. Pablo no estaba apelando a sus sentimientos, no hacían algo que les hacía sentir bien. No. El reino de Dios es algo que podemos entender, discutir y terminar por ser convencidos. El creer viene del convencimiento, que claro, es obra del Espíritu Santo en los oyentes. Después de tres meses de discusión, había algunos que no querían “obstinadamente” creer. Su no creer se convierte en hablar “mal del Camino.” Dios dirigió entonces a Pablo a separar a los creyentes de los no creyentes. Pablo ha llevado primero el evangelio a los judíos. Con los judíos creyentes forma un grupo de creyentes.

Dice que Pablo, con este nuevo grupo, “a diario debatía en la escuela de Tirano.” El lugar de reunión ahora es una escuela. Esto es lo más cercano que llegamos a una escuela Bíblica en el Nuevo Testamento. No sabemos los detalles, si le prestaban la escuela, si lo invitaron allí o si pagaba algo por el uso de la escuela. Quizás Dios en su sabiduría sabía que nadie iba a querer hacer una escuela con el nombre de “¡Tirano!” así que no hemos salvado de supuestas copias de esta escuela.

Ahora ya no se describe como discusión lo que hacían, sino ahora, “a diario debatía.” Quizás un poco más formal a la manera griega. No sabemos. Lo que si vemos es que aún fuera del contexto de judíos en una sinagoga, la fe en Jesús es algo que se debe entender que tiene sus razones. Obviamente razones basados en lo que Dios ha hecho desde la creación hasta en la historia de Israel, pero más importante en lo que hizo por medio de Jesucristo.

“¡Esto continuó por espacio de dos años!” ¿Que tanto decían? Pero más importante aún, ¿conoces nuestra fe en Jesús? ¿te haz profundizado en conocer a fondo las escrituras y lo que Dios quiere que sepamos? Creo que si estudiamos la epístola de Romanos, podemos tener una buena idea de lo que Pablo debatía y enseñaba en la escuela de Tirano.

Esta exposición a la compresión humana, en medio del debate público, es una parte fundamental en la extensión del evangelio según el texto. “De modo que todos los judíos y los griegos que vivían en la provincia de Asia llegaron a escuchar la palabra del Señor.” Vemos que esto es un evangelismo combinado con discipulado. Pablo no esta viajando por toda la provincia, sino que esta todos los días en la escuela de Tirano. Los que lo escuchan, los que debaten con el, los que son convencidos y lo que Dios toca, salen y llevan la Palabra por todas partes de la provincia de Asia. Gloria a Dios. Tomemos ejemplo de una fe basada en hechos, explicaciones y las escrituras. Fundamentemos nuestra fe desde el momento en el que evangelicemos.

Hechos 19

11 Dios hacía milagros extraordinarios por medio de Pablo, 12 a tal grado que a los enfermos les llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo, y quedaban sanos de sus enfermedades, y los espíritus malignos salían de ellos.

Ahora, esta enseñanza, este debate es una parte del plan de Dios. Vemos que además “Dios hacía milagros extraordinarios por medio de Pablo.” Es interesante que no menciona a Pablo orando directamente por estas personas. No dice que les imponía las manos. Quizás lo hacía, quizás no. Lo que menciona es que “llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo” y con eso “quedaban sanos” y “los espíritus malignos salían de ellos.”

El autor de Hebreos nos explica que con esta acción Dios daba testimonio de la veracidad del mensaje.

Hebreos 2

4 A la vez, Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo según su voluntad.

“Dios ratificó su testimonio” con estos milagros. Que por cierto, no vemos que el ministerio de Pablo en Éfeso se haya convertido principalmente en un ministerio de sanidad. No habla de colas de personas viniendo de toda la provincia para ser sanos.

Dios usa aún otro hecho poderoso para extender la fe en Éfeso y las provincia de Asia.

Hechos 19

13 Algunos judíos que andaban expulsando espíritus malignos intentaron invocar sobre los endemoniados el nombre del Señor Jesús. Decían: «¡En el nombre de Jesús, a quien Pablo predica, les ordeno que salgan!» 14 Esto lo hacían siete hijos de un tal Esceva, que era uno de los jefes de los sacerdotes judíos.

Jesús mismo hablaba de los judíos que echaban fuera demonios. Aquí vemos a otros. Estos “siete hijos de Esceva, uno de los jefes de los sacerdotes judíos,” pensaban que quizás esto era como magia, que lo que importaba era la frase, el nombre que se usaba. Así que decían, “¡En el nombre de Jesús, a quien Pablo predica!”

Hechos 19

15 Un día el espíritu maligno les replicó: «Conozco a Jesús, y sé quién es Pablo, pero ustedes ¿quiénes son?» 16 Y abalanzándose sobre ellos, el hombre que tenía el espíritu maligno los dominó a todos. Los maltrató con tanta violencia que huyeron de la casa desnudos y heridos.

Quizás les dio resultado por algún tiempo. Pero un día “el espíritu maligno”, les enfrenta, “Conozco a Jesús, y sé quién es Pablo, pero ustedes ¿quiénes son?” ¿Se acuerdan de varios casos en los evangelios en los que las personas endemoniadas decían quien era Jesús? Bien, pues aquí no solo dicen, sino que actúan porque saben que estos hijos de Esceva ¡no están actuando con la autoridad de Jesús! “Los maltrató con tanta violencia que huyeron de la casa desnudos y heridos.”

Hechos 19

17 Cuando se enteraron los judíos y los griegos que vivían en Éfeso, el temor se apoderó de todos ellos, y el nombre del Señor Jesús era glorificado. 18 Muchos de los que habían creído llegaban ahora y confesaban públicamente sus prácticas malvadas. 19 Un buen número de los que practicaban la hechicería juntaron sus libros en un montón y los quemaron delante de todos. Cuando calcularon el precio de aquellos libros, resultó un total de cincuenta mil monedas de plata.

Esta golpiza, este hecho del espíritu maligno, ¡Dios lo usa para su honra y gloria! Cuando hablamos que Dios es todopoderoso y soberano sobre todo, entendemos que Él usa aún los que están en rebeldía el Él para cumplir sus propósitos.

Debe quedar claro que con esta golpiza queda claro que Jesús es real y tiene poder sobre los espíritus malignos. Queda claro que Pablo es su representante, que lo que enseña Pablo acerca de Jesús es cierto. Queda claro que no es suficiente usar solo las palabras de fe es necesario tener una fe real. Además queda claro que hay un mundo espiritual de maldad y ese mundo espiritual maligno jamás busca nuestro bien.

Hubo entonces dos resultados inmediatos “cuando se enteraron los judíos y los griegos que vivían en Éfeso” acerca de esta golpiza. Primero, “el temor se apoderó de todos ellos” En segundo lugar, “el nombre del Señor Jesús era glorificado.” Es interesante comparar este pasaje con lo que ocurrió con Ananías y Safira en Hechos capítulo cinco. Al mentir ellos al Espíritu Santo, murieron y “un gran temor se apoderó de toda la iglesia y de todos los que se enteraron de estos sucesos.” Hay un lugar necesario al temor de Dios.

Salmos 1

7 El temor del Señor es el principio del conocimiento;

los necios desprecian la sabiduría y la disciplina.

El efecto de esta golpiza afecto a “muchos de los que habían creído.” Habían creído pero ahora entendían con más claridad ¡en quien habían creído! El efecto fue de santificación en sus vidas en sus practicas. “Confesaban públicamente sus prácticas malvadas.” El fuego purificador de Dios, lo encienden ellos mismos. “Juntaron sus libros en un montón y los quemaron delante de todos.” Había invertido una buena cantidad de dinero en los libros de hechicería. No iba regalar estos libros ni tratar de venderlos. ¡No! Sólo había un fin correcto para estos libros y era destruirlos. ¿Cual fue el costo de esta santificación? “Cincuenta mil monedas de plata.”

Todos estos eventos, esta gran obra de Dios crean un avivamiento.

Hechos 19

20 Así la palabra del Señor crecía y se difundía con poder arrollador.

Este es un mover del Espíritu de Dios. Esto es un avivamiento divino. ¿Estamos satisfechos con nuestros pobres intentos por duplicar o crear algo parecido? ¿Estaríamos dispuestos a esperar un movimiento de Dios en vez de crear uno propio? ¿Estaríamos dispuestos a decir “Dios solo queremos un mover tuyo y no un simulacro humano?” ¿Estaríamos dispuestos ser fiel en lo poco y dejar en manos de Dios el que haya o no un mover grande? ¿Dios va a hacer un movimiento como el de Éfeso si estamos ocupados tratando de hacer algo grande en nuestra propias fuerzas?

Demostrando por las Escrituras que Jesús es el Mesías. . . . Comentarios sobre Hechos 18

May 16, 2014

 En este capítulo y el siguiente de Hechos tenemos el relato de una extensión importante de la fe en Jesús. “Todos los judíos y los griegos que vivían en la provincia de Asia llegaron a escuchar la palabra del Señor.”

Veamos como Dios usa varias personas y métodos para que la gente se arrepienta y conozcan a Dios.

Hechos 18

19 Al llegar a Éfeso, Pablo se separó de sus acompañantes y entró en la sinagoga, donde se puso a discutir con los judíos. 20 Éstos le pidieron que se quedara más tiempo con ellos. Él no accedió, 21 pero al despedirse les prometió: «Ya volveré, si Dios quiere.» Y zarpó de Éfeso. 22 Cuando desembarcó en Cesarea, subió a Jerusalén a saludar a la iglesia y luego bajó a Antioquía.

Pablo va la la sinagoga en Éfeso y “se puso a discutir.” Normalmente Pablo seguía predicando en la sinagoga hasta que hubiera creyentes y luego se separan y así se formaba la iglesia o congregación local de creyentes. Pero en este caso, Pablo ya tenía planes y deja inconcluso su tarea en Éfeso, prometiendo regresar.

Hechos 18

24 Por aquel entonces llegó a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría. Era un hombre ilustrado y convincente en el uso de las Escrituras. 25 Había sido instruido en el camino del Señor, y con gran fervor hablaba y enseñaba con la mayor exactitud acerca de Jesús, aunque conocía sólo el bautismo de Juan. 26 Comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Al oírlo Priscila y Aquila, lo tomaron a su cargo y le explicaron con mayor precisión el camino de Dios.

Es sumamente interesante la llegada de Apolos a Éfeso. En primer lugar en regiones dónde inicialmente Pablo y sus acompañantes llevaban el evangelio por primera vez, ahora vemos que hay otro que llega con el propósito de anunciar las buenas nuevas acerca de Jesús. ¡El reino esta creciendo! Apolos, aunque judío, es de Alejandría en Egipto. Con este hecho también nos damos cuenta como desde pentecostés, el evangelio se extiende por diversas regiones, a menudo por medio de personas que se mueven de un lugar a otro.

Se dice de Apolos que “era un hombre ilustrado y convincente en el uso de las Escrituras.” Vemos que tenía conocimientos, que había estudiado las Escrituras, además nos dice que “había sido instruido en el camino del Señor,” La fe en Jesús como el Mesías e hijo de Dios esta basado en la Escrituras de los judíos. El conocer bien las Escrituras y tener enseñanza acerca del camino del Señor permitía que “con gran fervor hablaba y enseñaba con la mayor exactitud acerca de Jesús.” Si queremos proclamar las buenas nuevas acerca de Jesús, es bueno estudiar y conocer la Biblia. Apolos tenía gran amor al Señor, por lo que “comenzó a hablar valientemente en la sinagoga.”

Un detalle que Lucas resalta acerca de Apolos es que “conocía sólo el bautismo de Juan.” Al parecer al decir “conocía,” no esta diciendo necesariamente que el había sido bautizado en el bautismo de arrepentimiento de Juan el Bautista. “Conocía” da a entender que su conocimientos llegaban hasta allí. No nos da mayores detalles acerca de lo que conocía o no. Lo que nos dice es que Priscila y Aquila, “le explicaron con mayor precisión el camino de Dios.” No dice que lo bautizaron en el nombre de Jesús, ni dice que oraron para que recibiera el bautismo del Espíritu Santo. Lo que dice es que “le explicaron con mayor precisión el camino de Dios.” Lo que confirma que le faltaba conocimiento del seguir a Jesús. Pero con lo que ya sabía de Jesús y las escrituras ya enseñaba acerca de Jesús.

Priscila y Aquila y son una pareja muy interesante. Según lo que vemos en el libro de Hechos eran una pareja con buen nivel económico. Digo esto porque tienen los medios para moverse de un lado a otro, y vemos que en algunos casos tienen una casa en dónde se pueden reunir los hermanos. Sabemos que tenían un negocio de hacer tiendas, ya que Pablo trabajó con ellos en Corinto en ese negocio.

Otra cosa que llama la atención es que en la mayoría de los casos se menciona primero el nombre de la esposa, Priscila antes que el nombre del marido Aquila. Esto nos quita un poco la idea que la mujer de esa época o la mujer cristiana debe estar casi escondida detrás de su marido.

Pablo enseñaba esto acerca de la mujer y la enseñanza.

1 Timoteo 2

12 No permito que la mujer enseñe al hombre y ejerza autoridad sobre él; debe mantenerse ecuánime.

Aquí en la práctica vemos que “Priscila y Aquila, lo tomaron a su cargo y le explicaron con mayor precisión el camino de Dios.” Al mencionar en primer lugar a Priscila tenemos que entender que ella tomo una parte activa, sino es que sobre saliente en esta tarea de enseñanza. Ahora bien, ¿se fijan que probablemente lo hacen en privado? “Lo tomaron a su cargo.” Es probable que esto se hizo en medio de hospitalidad, invitándolo a comer o hasta hospedarse en su casa. Priscila entonces, al par de Aquila, en ciertas cosas saben más del camino del Señor que Apolos, que como ya vimos conocía bien las escrituras. Así que las mujeres harían bien en tomar Priscila como ejemplo a seguir y las parejas haríamos bien en tomar Priscila y Aquila como ejemplos de como servir a Dios. Conocer bien la Palabra y ministrar con amor y sabiduría.

Hechos 18

27 Como Apolos quería pasar a Acaya, los hermanos lo animaron y les escribieron a los discípulos de allá para que lo recibieran. Cuando llegó, ayudó mucho a quienes por la gracia habían creído, 28 pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús es el Mesías.

Estamos viendo que hay una lucha por la verdad. Ya hay personas con toda clase de motivos que buscan enseñar cosas contrarias a la Palabra. Vemos entonces que los hermanos en Éfeso escriben a los discípulos en Acaya, que es la región de la cual Corinto es la capital. Escriben para que recibieran a Apolos.

Apolos llega entonces a la región en dónde Pablo ya había hecho bastante ministerio. Por esto describe parte de su ministerio como “ayudó mucho a quienes por la gracia habían creído” Ya han creído, el ministerio de Apolos fue de edificación para ellos. Dice que Apolos, “refutaba vigorosamente en público a los judíos.” Hay una discusión pública acerca de Jesús y el evangelio. Apolos escucho y entendió lo que los judíos, opositores, argumentaban y el refutaba sus argumentos. La fe cristiana se basa en las escrituras y en el entenderlos tal como están escrito en su conjunto. A igual que Apolos los creyentes debemos exponer la verdad acerca de Jesús. Lo debemos hacer pacientemente y humildemente pero también lo debemos hacer valientemente y públicamente. Apolos estaba “demostrando por las Escrituras que Jesús es el Mesías.” Nuestra fe en Jesús se basa en la Escritura de la Biblia de los judíos, que ahora llamamos Antiguo Testamento. Te invito a conocer tan bien las Escrituras que hablan de Jesús en el Antiguo Testamento que puedas presentar a un judío a Jesús, sin recurrir a algún texto del Nuevo Testamento. ¿Puedes hacer eso? Eso es lo que Apolos hacía.

La venida de nuestro Señor Jesucristo . . . Comentarios sobre 1 y 2 Tesalonicenses

May 12, 2014

 Las cartas de Pablo a los creyentes en Tesalónica son de las primeras tres epístolas que el escribe. En la primera carta a los Tesalonicenses, escribe y enseña mucho acerca de la segunda venida de Jesucristo. Esta primera carta es una de las bases de nuestro entendimiento del rapto de los creyentes. En la segunda carta, Pablo ve la necesidad de explicar y agrandar sobre lo que escribió en la primera carta acerca de la venida de Jesucristo.

Veamos los pasajes de ambas cartas que hablan de la segunda venida de Jesucristo.

1 Tesalonicenses 1

9 Ellos mismos cuentan de lo bien que ustedes nos recibieron, y de cómo se convirtieron a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, 10 y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero.

Pablo se goza de que el testimonio de conversión de los Tesalonicenses se ha extendido. El testimonio tiene dos partes, de que se convirtieron, “dejando los ídolos.” Luego a que se convirtieron, “para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar del cielo a Jesús su Hijo a quien resucitó.” Desde su conversión sabían que su esperanza estaba puesto en que Jesús viniera del cielo. Una de las razones para esperar a Jesús es “que nos libra del castigo venidero.”

1 Tesalonicenses 3

12 Que el Señor los haga crecer para que se amen más y más unos a otros, y a todos, tal como nosotros los amamos a ustedes. 13 Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos, la santidad de ustedes sea intachable delante de nuestro Dios y Padre.

Pablo expresando su deseo y oración por los creyentes en Tesalónica, mira hacia adelante al día “cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos.” Aprendemos aquí que Jesús viene con todos sus santos.

La primera visita de Pablo a Tesalónica fue breve. Por causa de la persecución de grupos de judíos, Hechos nos relata que sólo estuvo en Tesalónica durante tres sábados. En ese lapso tan corto, hubo muchos que creyeron y como hemos visto creyeron para esperar la venida de Jesucristo desde el cielo. Al parecer en poco tiempo algunos de ellos han muerto, antes de que Jesucristo regresara. Esto no era quizás lo que esperaban. Entonces Pablo al escribirles, siente la necesidad de hablarles acerca de lo que va a ocurrir con estas personas.

1 Tesalonicenses 4

13 Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza. 14 ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él. 15 Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. 16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Su preocupación es explicarles que va a pasar “con los que ya han muerto.” Quiere asegurarles que los que han muerto no se han perdido de su esperanza en la venida de Jesucristo. Quiere asegurarles que los que han muerto van a participar plenamente en la venida de Jesucristo.

Sigue para incluir a los que están vivos en el momento que Jesús regresa.

1 Tesalonicenses 4

17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. 18 Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.

“De ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.” Le ha dado primer lugar a los que han muerto, “luego los que estemos vivos.” De nuevo su propósito es consolar a los que tienen familiares creyentes que han muerto.

Como vemos “seremos arrebatados.” Este es el arrebatamiento. “Seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire.” Es común oír a los creyentes de mayor edad, empezar a hablar más del arrebatamiento y ser deseosos de que venga pronto. Los creyentes que están vivos cuando Jesús regresan no van a tener que experimentar la muerte física.

Ahora hasta aquí Pablo sólo ha precisado tiempos relativos. Esto es, ha aclarado que los muertos resucitaran primero, luego serán arrebatados los que están vivos. Que por cierto la diferencia de tiempo es mínimo ya que “seremos arrebatados junto con ellos.”

¿Pero cuando va a ocurrir esto? ¿Cuando va a venir Jesús desde el cielo?

1 Tesalonicenses 5

1 Ahora bien, hermanos, ustedes no necesitan que se les escriba acerca de tiempos y fechas, 2 porque ya saben que el día del Señor llegará como ladrón en la noche. 3 Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», vendrá de improviso sobre ellos la destrucción, como le llegan a la mujer encinta los dolores de parto. De ninguna manera podrán escapar.

“El día del Señor llegará como ladrón en la noche.” Jesús mismo enseño esto. Tanto Jesús como Pablo explican que esto significa que hay personas que no van a estar listos que no van a estar preparados. Estarán hablando de “paz y seguridad” y de repente vendrá “sobre ellos la destrucción.” Para los que no están preparados, ¡será una terrible sorpresa!

1 Tesalonicenses 5

4 Ustedes, en cambio, hermanos, no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón. 5 Todos ustedes son hijos de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad. 6 No debemos, pues, dormirnos como los demás, sino mantenernos alerta y en nuestro sano juicio.

“Ustedes,” los creyentes, “no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón.” Los creyentes, “son hijos de la luz y del día.” Como creyentes estamos listos para la venida del Señor Jesucristo. No nos va a sorprender ese día en el sentido de nos estar listos. Un ladrón viene de noche, el creyente vive en la luz y de día.

Podemos ver que Pablo no ha precisado ni insinuado fecha para la venida de Jesús. Sólo ha hablado de que a los incrédulos les sera una triste sorpresa pero para los creyentes estaremos preparados para la venida de Jesucristo.

1 Tesalonicenses 5

7 Los que duermen, de noche duermen, y los que se emborrachan, de noche se emborrachan. 8 Nosotros que somos del día, por el contrario, estemos siempre en nuestro sano juicio, protegidos por la coraza de la fe y del amor, y por el casco de la esperanza de salvación; 9 pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. 10 Él murió por nosotros para que, en la vida o en la muerte, vivamos junto con él. 11 Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.

Pablo contrasta la vida de desenfreno de los incrédulos con la vida en sano juicio de los creyentes. La vida del creyente es con fe, con amor, con esperanza de salvación. Jesús viene para juzgar y castigar a los que viven y han vivido en rebeldía a Dios. Pero para el creyente nos viene a salvar de ese castigo. Pablo termina su consuelo para los que tienen seres queridos creyentes que han muerto diciendo, “él murió por nosotros para que, en la vida o en la muerte, vivamos junto con él.”

1 Tesalonicenses 5

23 Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 El que los llama es fiel, y así lo hará.

Pablo cierra su carta orando, “que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” Esta es una obra que Dios hace, parte de la obra es que el nos santifique. La santificación es “todo su ser —espíritu, alma y cuerpo.” ¿Ves en tu vida la obra de Dios santificándote? Pablo les asegura que Dios va a hacer esta obra en sus vidas, “el que los llama es fiel, y así lo hará.”

Al parecer, no pasa mucho tiempo y Pablo ve la necesidad de ampliar, para los creyentes en Tesalónica, la enseñanza acerca de la venida de Jesucristo. Para tener una entendimiento correcto y completo de la segunda venida de Jesucristo necesitamos conocer y entender lo que escribe en su segunda carta.

2 Tesalonicenses 1

6 Dios, que es justo, pagará con sufrimiento a quienes los hacen sufrir a ustedes. 7 Y a ustedes que sufren, les dará descanso, lo mismo que a nosotros. Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego, con sus poderosos ángeles, 8 para castigar a los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. 9 Ellos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, lejos de la presencia del Señor y de la majestad de su poder, 10 el día en que venga para ser glorificado por medio de sus santos y admirado por todos los que hayan creído, entre los cuales están ustedes porque creyeron el testimonio que les dimos.

En la introducción a su segunda carta de nuevo esta presente la venida de Jesucristo desde el cielo. Los creyentes están sufriendo por su fe. Pablo les asegura que Dios va a pagar “con sufrimiento a quienes los hacen sufrir a ustedes.” ¿Cuando? “Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo.” Esto los debe animar en medio de su sufrimiento. Jesús a venir para ser glorificado y admirado “por todos los que hayan creído, entre los cuales están ustedes porque creyeron el testimonio que les dimos.”

En el segundo capítulo Pablo habla de una falsa enseñanza acerca de la venida de Jesucristo y nos da mayor enseñanza sobre el tema.

2 Tesalonicenses 2

1 Ahora bien, hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, les pedimos que 2 no pierdan la cabeza ni se alarmen por ciertas profecías, ni por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros, que digan: «¡Ya llegó el día del Señor!»

La enseñanza falsa era, “¡Ya llegó el día del Señor!” ¡Increíble!

Pablo no nos da mayores detalles acerca de como explicaban esto. Lo que si nos dice es que fuentes de autoridad citaban para fundamentar esta falsa enseñanza. He hablado como aún en el tiempo de Pablo había una lucha por la verdad. Aquí lo vemos. Primero decían que esto venía no de una sino de “ciertas profecías,” varias. Vemos que ya había en ese entonces ciertas personas que decían que hablaban con profecía de parte de Dios cuando en verdad estaban diciendo una gran mentira. Cuando oímos profecías que no van de acuerdo con la Biblia tenemos que rechazarlos.

Pero la lucha por la verdad estaba todavía más severo. Pablo les dice que tampoco deben perder la cabeza o alarmarse “¡por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros!” Andaban diciendo que Pablo mismo había enviado un mensaje orar, o Pablo mismo había escrito tal mensaje. ¿Si ven que esto es una lucha por la verdad? A primer vista me sorprende que se atrevían a hacer esta falsa representación. Pero si se atreven a mentir y decir que es una profecía de parte de Dios, quizás es menos mentir y decir que es un mensaje de Pablo.

2 Tesalonicenses 2

3 No se dejen engañar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. 4 Éste se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios.

Para corregir esta enseñanza falsa, Pablo procede a darnos enseñanza más específica de una secuencia de eventos que deben ocurrir antes de la venida de Jesucristo desde el cielo.

“Primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad.” Nos señala Pablo que este hombre de maldad llega, “¡hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios!”

Con este simple hecho, Pablo muestra que el día del Señor no ha venido, porque el hombre de maldad no se ha manifestado.

2 Tesalonicenses 2

5 ¿No recuerdan que ya les hablaba de esto cuando estaba con ustedes?

Pablo señala que esto es algo que ya les había enseñado “cuando estaba con ustedes.” Aquí solo les estaba recordando lo que les había enseñado.

Veamos lo que les recuerda de lo que ya les había enseñado.

Estoy consiente que estos versículos pueden ser de controversia. Se que tenemos que entender todos los pasajes sobre profecía en conjunto de manera que tengan sentido. Les invito a leer y considerar estos versículos porque el primer paso es entender cada pasaje por lo que dice y luego el entenderlos todos juntos.

2 Tesalonicenses 2

6 Bien saben que hay algo que detiene a este hombre, a fin de que él se manifieste a su debido tiempo. 7 Es cierto que el misterio de la maldad ya está ejerciendo su poder; pero falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene.

“Falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene.” ¿Que es lo que ahora lo detiene? No lo específica Pablo.

Lo que si tenemos claro aquí es el inicio de la actividad, su manifestación. Cuando sea quitado lo que lo detiene, hará lo que sea sin detención. En ese momento se manifiesta. Todo a su debido tiempo.

Pablo nos da en seguida el fin de este hombre de maldad.

2 Tesalonicenses 2

8 Entonces se manifestará aquel malvado, a quien el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida.

Vemos que, “el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida” a este hombre malvado.

El único punto que quiero subrayar es que la venida del Señor Jesús no es el inicio del hombre de maldad, sino el fin del hombre de la maldad.

Lo que veo entonces es que Jesucristo no ha venido todavía porque no se ha manifestado este hombre de maldad. El hombre de maldad se tiene que manifestar primero. Jesucristo viene después de que el hombre de maldad se manifiesta y con su venida destruye al hombre de maldad. Creo que esto esta claro y no es complicado.

Pablo nos amplia lo que va a hacer este hombre de maldad entre su manifestación y su destrucción.

2 Tesalonicenses 2

9 El malvado vendrá, por obra de Satanás, con toda clase de milagros, señales y prodigios falsos. 10 Con toda perversidad engañará a los que se pierden por haberse negado a amar la verdad y así ser salvos. 11 Por eso Dios permite que, por el poder del engaño, crean en la mentira. 12 Así serán condenados todos los que no creyeron en la verdad sino que se deleitaron en el mal.

Con esta enseñanza en esta segunda carta se ubica la venida de Jesucristo del cielo en medio de otros eventos. Una de las cosas que podemos ver en relación al estudio de la profecía es que es común no entender aspectos de ello. Vemos que Daniel no entendió parte de lo que Dios le mostró. Vemos que Dios le dice a Juan en Apocalipsis que no escriba ciertas cosas. Lo que debemos hacer es ser materia disponible para la obra de santificación que Dios esta haciendo en nuestras vidas para estar listos para recibirlo cuando él venga.

Aunque sea a tientas, lo encuentren . . . Comentarios sobre Hechos 17

May 11, 2014

 ¿Como presentas el evangelio a personas que no tienen conocimientos del cristianismo ni judaísmo? En este pasaje vamos a ver como Pablo presenta a Jesús y el evangelio a personas que no tienen ningún trasfondo bíblico.

… a la vez …

¿Cuál es la relación entre el cristianismo y la filosofía griega? En este pasaje encontramos lo que Pablo predicaba y hablo con filósofos griegos en Atenas.

Hechos 17

15 Los que acompañaban a Pablo lo llevaron hasta Atenas. Luego regresaron con instrucciones de que Silas y Timoteo se reunieran con él tan pronto como les fuera posible.

Ya hay creyentes que se dedican a ayudar y cuidar a Pablo. Lo llevan a Atenas para ponerlo a salvo de los judíos que lo perseguían. Vemos que hay personas que lo acompañan hasta Atenas. Una vez que aseguran su llegada a Atenas se regresan las personas que lo acompañaban. Pablo se queda sólo en Atenas.

Hechos 17

16 Mientras Pablo los esperaba en Atenas, le dolió en el alma ver que la ciudad estaba llena de ídolos. 17 Así que discutía en la sinagoga con los judíos y con los griegos que adoraban a Dios, y a diario hablaba en la plaza con los que se encontraban por allí. 18 Algunos filósofos epicúreos y estoicos entablaron conversación con él. Unos decían: «¿Qué querrá decir este charlatán?» Otros comentaban: «Parece que es predicador de dioses extranjeros.» Decían esto porque Pablo les anunciaba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.

Más de tres cientos años después de los famosos filósofos, Sócrates, Platón y Aristóteles, Pablo encuentra a la ciudad de Atenas llena de ídolos. Le dolió el alma ver los ídolos. Por lo tanto se dedica a discutir y hablar con las personas acerca de Dios, acerca de Jesús y las buenas nuevas.

Suponemos que sólo discutía en la sinagoga los sábados. Allí discutía con judíos y con los griegos “que adoraban a Dios.” Al describir a estos griegos como personas “que adoraban a Dios” entendemos que no eran judíos pero adoraban al mismo Dios de Israel.

Lucas describe su mensaje como “les anunciaba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.” El mensaje es acerca de Jesús, no les habla de la historia o ley de Israel, sino directamente de Jesús. Al hablarles de Jesús les hablaba de la resurrección. Pablo dice esto de la resurrección de Jesús en Romanos.

Romanos 1

3 Este evangelio habla de su Hijo, que según la naturaleza humana era descendiente de David, 4 pero que según el Espíritu de santidad fue designado con poder Hijo de Dios por la resurrección. Él es Jesucristo nuestro Señor.

Así que Pablo sabe que tiene bases para predicar a Jesús entre personas ajenas al pueblo de Israel. Deben creer en Jesús porque el ha resucitado. Lo que ningún otro hombre ha hecho, volver a la vida, conquistar la muerte. Jesús ha sido designado Hijo de Dios con poder por medio de la resurrección.

A más de tres cientos años de los tres grandes filósofos griegos sigue habiendo filósofos en la plaza. La filosofía sigue evolucionando. El pensamiento de los filósofos ha cambiado. Ahora los filósofos en la plaza son “epicúreos y estoicos.” Estos filósofos “entablaron conversación” con Pablo.

¿Cuál debe ser la relación entre el cristianismo y la filosofía griega? O cualquier otra filosofía. Esta pregunta es sumamente importante.

Dentro del cristianismo se maneja el término, “teología sistemática.” Una definición de teología sistemática es estudiar y entender la Biblia de manera que todo concuerda entre si. Esto es entendemos cualquier pasaje a la luz de los demás pasajes. Esto es bueno y necesario.

Otra definición de teología sistemática es estudiar y entender a Dios y la Biblia de manera que concuerda con la filosofía con sus bases griegas. Esta forma de teología sistemática insiste en entender a Dios de manera que conteste las preguntas de la lógica de la filosofía. Bajo este esquema se empiezan a entender o interpretar la Biblia ¡para que concuerde con la filosofía! ¿Es correcto esto?

Debemos ver en primer lugar que estos grandes filósofos vivieron más de tres siglos antes que Jesús. Jesús podría incorporar su lógica a lo que predicaba si lo consideraba importante. Jesús tenía oportunidad de dar enseñanza sobre la relación entre el creer y la filosofía si lo hubiera considerado importante. Si el pensamiento griego hubiera sido tan importante desde la perspectiva de Dios, ¡Jesús podría haber nacido en Atenas en vez de Jerusalén!

En vez de esto, vemos pasar un posible encuentro con los griegos en el evangelio de Juan.

Juan 12

20 Entre los que habían subido a adorar en la fiesta había algunos griegos. 21 Éstos se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le pidieron:

Señor, queremos ver a Jesús.

22 Felipe fue a decírselo a Andrés, y ambos fueron a decírselo a Jesús.

23 —Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado —les contestó Jesús—. 24 Ciertamente les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto. 25 El que se apega a su vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna. 26 Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.

Unos griegos querían ver a Jesús. Jesús los podría haber recibido y platicado con ellos. Jesús podría haber aprovechado para expresar las buenas nuevas del reino en términos del pensamiento griego. Jesús podría haber aprovechado este momento para profetizar que sus enseñanza no iba a tener una forma coherente hasta que se moldeara sobre la estructura de la filosofía griega. Jesús no hace ninguna de estas cosas.

En contestación directa a la solicitud de verse con estos griegos, Jesús dice que es hora de que el sea glorificado. Jesús enseña que el necesita morir para dar fruto y que quien quiera servirle debe seguirlo y morir. Jesús muestra con su respuesta que la redención es más importante que un encuentro y una plática con griegos.

Bueno, ahora tenemos a Pablo en Atenas, específicamente con unos filósofos. Pablo no se pone a razonar con ellos y especular acerca de las cualidades de Dios por ejemplo. No. Pablo les habla del mensaje de buenas nuevas que trajo Jesús y les habla de que Jesús resucitó.

Hechos 17

19 Entonces se lo llevaron a una reunión del Areópago.

¿Se puede saber qué nueva enseñanza es esta que usted presenta? —le preguntaron—. 20 Porque nos viene usted con ideas que nos suenan extrañas, y queremos saber qué significan.

21 Es que todos los atenienses y los extranjeros que vivían allí se pasaban el tiempo sin hacer otra cosa más que escuchar y comentar las últimas novedades.

Dios nos dio la capacidad de escuchar, entender ideas y comentarlos. Es bello. Los atenienses y los extranjeros allí les gustaba hacer esto “¡sin hacer otra cosa!”

Hechos 17

22 Pablo se puso en medio del Areópago y tomó la palabra:

¡Ciudadanos atenienses! Observo que ustedes son sumamente religiosos en todo lo que hacen. 23 Al pasar y fijarme en sus lugares sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: A un dios desconocido. Pues bien, eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio.

Junto con la filosofía abundaba la religiosidad. Pablo sintió tristeza por su idolatría. Admiramos la escultura griega. Eran un verdaderos genios de este arte. Muchas de sus esculturas era de sus dioses. Pablo había recorrido sus lugares sagrados. Pero encontró allí un altar, un altar a un dios desconocido. Supongo que como no conocía a este dios, que no le pudieron hacer una imagen. Simplemente le habían hecho un altar. Pablo ve esto como un punto de inicio. “Eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio.”

Hechos 17

24 »El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres, 25 ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas. 26 De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra; y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios.

Pablo empieza con el hecho que Dios es creador, “hizo el mundo y todo lo que hay en él.” Dios no es algo creado como sus dioses. Dios “es Señor del cielo y de la tierra.” Dios no necesita de nosotros, “él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas.” Sin citar específicamente a Génesis, que probablemente no conocían, Pablo afirma, “de un solo hombre hizo todas las naciones.” Los griegos, ni ninguna otra nación salen del control o la soberanía de Dios, “determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios” de todas las naciones.

Hechos 17

27 Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren. En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros, 28 “puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”. Como algunos de sus propios poetas griegos han dicho: “De él somos descendientes.”

¿Cual es el propósito de Dios al hacer los hombres? “Para que todos lo busquen.” Nuestra razón de ser no es sólo escuchar y comentar ideas, ¡nuestra razón es buscar a Dios! Y Pablo les asegura, “aunque sea a tientas, lo encuentren.” ¡Lo pueden encontrar! El decir aunque sea a tientas, me da la idea de alguien que esta ciego, pero en base a ir tocando las cosas encuentra por dónde debe ir.

Pablo afirma “en verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros.” Podemos encontrar a Dios no porque seamos grandes investigadores o detectives. No. Podemos encontrar a Dios porque esta cerca. Pablo dice “en él vivimos, nos movemos y existimos.” ¡Vivimos en la presencia de Dios! Pablo les cita a uno de sus poetas para que quede claro lo que esta diciendo.

Hechos 17

29 »Por tanto, siendo descendientes de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea como el oro, la plata o la piedra: escultura hecha como resultado del ingenio y de la destreza del ser humano. 30 Pues bien, Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan.

Su poeta había dicho que somos descendientes de Dios. Pablo entonces les explica que nosotros somos más que los materiales inánimes como oro, plata, piedra o esculturas hechas. Si nosotros somos más que estas cosas inánimes entonces ¡Dios es más que cosas inánimes! Pablo señala que el pensar que Dios es como cosas inánimes ¡es una ignorancia! “Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan.” El mensaje que el predica de Dios es un mensaje que requiere arrepentimiento de la ignorancia de la idolatría.

Hechos 17

31 Él ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia, por medio del hombre que ha designado. De ello ha dado pruebas a todos al levantarlo de entre los muertos.

El centro del mensaje de Pablo es este. Dios, que les esta anunciando, “ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia.” La vida no es sin sentido. La vida no es un sin fin de discusiones. No. Hay un día ya fijado en que Dios va a juzgar. Va a juzgar con justicia, pero va a juzgar. Esta idea del juicio de Dios no es algo impreciso o un concepto nada más. No. Este juicio va a ser “por medio del hombre que ha designado.” Dios ha designado quien los va a juzgar que es Jesús. Esto no es simplemente una idea subjetiva o filosófica de Pablo. No. De este juicio y de este hombre, Dios “¡ha dado pruebas a todos al levantarlo de entre los muertos!” En Atenas pagano, sin el trasfondo de la interacción de Dios con Israel, Pablo declara el evangelio y lo declara en base a que Jesús resucito de entre los muertos. Jesús resucito, Jesús va a levantar a todos los muertos y Jesús va a juzgar a muertos y vivos.

Hechos 17

32 Cuando oyeron de la resurrección, unos se burlaron; pero otros le dijeron:

Queremos que usted nos hable en otra ocasión sobre este tema.

33 En ese momento Pablo salió de la reunión. 34 Algunas personas se unieron a Pablo y creyeron. Entre ellos estaba Dionisio, miembro del Areópago, también una mujer llamada Dámaris, y otros más.

Resurrección, ese era un nuevo concepto para ellos. “Unos se burlaron,” “otros dijeron: Queremos que usted nos hable en otra ocasión sobre este tema” y “¡algunas personas se unieron a Pablo y creyeron!” El evangelio, la predicación del evangelio da fruto en Atenas pagana. Gloria a Dios.

Déjame hacer un posdata. Pablo no se puso a filosofar con ellos. Pablo no uso de argumentos simplemente de lógica para predicarles. Les predico en base a la revelación de Dios. La revelación de Dios como creador en Génesis y las Escrituras en general y la revelación de Dios en Jesucristo. Eso es importante. Prediquemos el evangelio, no distorsionemos la Palabra tratando de acomodarlo a filosofías humanas.

Habiendo dicho esto, es muy interesante ver como el evangelio como lo predico Pablo llego a los “filósofos epicúreos y estoicos.” El filósofo Epicuro planteo este problema de la maldad.

¿Es que Dios quiere prevenir la maldad, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De donde surge entonces la maldad? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”

No se si Pablo se dio cuenta que derribo toda esta lógica al decir lo siguiente.

Hechos 17

31 Él ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia, por medio del hombre que ha designado. De ello ha dado pruebas a todos al levantarlo de entre los muertos.

¿Se fijan? Es bello, ¿verdad?

Además, los filósofos epicúreos creían que si bien existían dioses, estos estaban formados por átomos como cualquier otra cosa. Creían que los dioses estaban tan lejos de la tierra que no tenían ningún interés en lo que hacían los hombres.

Obviamente al mostrar que Dios envió a Jesús para dar pruebas de que va a juzgar al mundo Pablo destruye su concepto falso de de Dios. No podían contestar el evangelio con argumentos filosóficos. Necesitaban investigar y saber si Jesús había resucitado. Si Jesús ha resucitado entonces Dios no esta lejos y va a juzgar al mundo .

Andemos guiados por el Espíritu . . . Comentarios sobre Gálatas 5

May 10, 2014

 Pablo nos ha enseñado que no estamos bajo la ley sino llamados a ser libres. Nos ha exhortado, “Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa.”

Ahora sigue su enseñanza con definiciones y cosas específicas que podemos usar para conocer lo que esta saliendo de nuestro interior.

Gálatas 5

19 Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; 20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos 21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Empieza con lo pecaminoso, “las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien.” Desgraciadamente lo pecaminoso es natural. No tenemos que tomar clases acerca de como pecar, no tenemos que esforzarnos para pecar, pecamos todos por naturaleza.

Antes de comentar las obras pecaminosas, quisiera subrayar la advertencia. “Los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Si “practicamos” algunas de estas cosas, practicar estas cosas sería hacerlos frecuentemente, el que sea normal en nuestra vida hacer estas cosas. ¡Si practicamos estas cosas no vamos a heredar el reino de Dios! Pablo mismo es el que enseña que somos salvos por gracia y no por obras. Pero si hemos sido salvos, el Espíritu Santo en nosotros nos mueve a hacer morir estas obras pecaminosas como practica en nuestras vidas.

La lista que da Pablo de las obras pecaminosas es muy parecido a una lista que dio Jesús.

Marcos 7

20 Luego añadió: —Lo que sale de la persona es lo que la contamina. 21 Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, 22 la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. 23 Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.

Así que te invito a hacer una revisión de lo que practicas en tu vida. Te invito a hacer una revisión de lo sientes en tu corazón y piensas en tu mente. Te invito a que leas esta lista y veas si hay cosas, si hay prácticas, en tu vida que están en esta lista. Si es así te invito a buscar ante Dios un cambio en tu corazón, de mente, en tu vida, en tu práctica.

La frase “inmoralidad sexual” es traducción de dos palabras griegas. La primer palabra es “moicheia” que se refiere a adulterio. La segunda palabra es “porneia.” “Porneia” es la raíz de nuestra palabra pornografía. “Porneia” se usa para describir toda clase de actividades y actitudes sexuales que no son una relación entre un hombre y una mujer unidos por Dios como una sola carne en una relación permanente. En el pasaje citado de Marcos siete, en el griego son estas mismas palabras que Jesús usa y se traduce también “la inmoralidad sexual.”

Tenemos la enseñanza clara de Jesús sobre el tema del adulterio e inmoralidad sexual en este pasaje.

Mateo 5

27 »Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio.” 28 Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.

No se trata de reglas aquí. No se trata de que puedes o que no puedes hacer. ¡No! En tu corazón, en tu mente, ¿piensas que puedes quitar la espiritualidad del sexo y tener algo mejor? ¿Piensas que puedes quitar el compañerismo fiel y comprometido del sexo y tener algo mejor? ¿Niegas que Dios es el que une a un hombre y una mujer en una relación sexual permanente para tu bien? ¿Crees tener un mejor plan?

Jesús une el mandamiento en contra del adulterio con el mandamiento contra la codicia que vemos en este pasaje.

Éxodo 20

17 »No codicies la casa de tu prójimo: No codicies su esposa, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su burro, ni nada que le pertenezca.»

Se pensaba que el adulterio era algo externo, algo físico. La codicia definitivamente es algo interno, en la mente. La codicia es una actitud, un pensamiento. El mismo mandamiento especificaba “no codicies su esposa.” En ese sentido Jesús no esta enseñando algo totalmente nuevo, solo esta aclarando que el codiciar la esposa de otro es adulterio. Con esto Jesús va a corazón, nos reta a una verdadera espiritualidad.

Veamos cuantas de las “obras de la naturaleza pecaminosa” son pensamientos y actitudes del corazón. Yo veo que “odio,” “celos,” “arrebatos de ira,” “rivalidades,” “disensiones,” y “envidia” definitivamente son internos, son del corazón, de la mente. Hay muchos cristianos que aceptan como normal estas actitudes y pensamientos. Yo les preguntaría si ¡además participan en orgías! Porque estas actitudes están en la misma lista que orgías y borracheras. Pablo dice que debemos reconocer que estas obras son pecado. Debemos confesarlos como pecado y pedirle a Dios que nos limpie de estas cosas.

Ahora Pablo va al otro lado, ¿Como debe ser la vida, la mente y el corazón del creyente? Jesús dijo esto del Espíritu Santo.

Juan 7

38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. 39 Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía.

¿Como son esos “ríos de agua viva”? ¿Como se debe ver la vida de alguien de quien esta brotando el Espíritu como “ríos de agua viva”? Aquí tenemos una lista descriptiva.

Gálatas 5

22 En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.

¡Que lista! Veamos cuantos de estas cosas son pensamientos y actitudes del corazón. Yo veo que “amor,” “alegría,” “paciencia,” “bondad,” y “humildad” son internos, son actitudes y sentimientos del corazón. Esto no se puede especificar con reglas externas. Sólo se pueden tener como fruto del Espíritu. Si no ves estas cosas en tu vida pídale a Dios que te los de, deséalos.

¿Esta forma de vivir es sólo de súper cristianos? O ¿Esto debe ser la forma de vivir de todos los creyentes?

Gálatas 5

24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. 25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.

Pablo nos hace ver que si somos “de Cristo Jesús” se debe ver “crucificado la naturaleza pecaminosa” en nuestras vida. Se debe ver que “el Espíritu nos da vida.”

Quisiera aplicar esto a “la iglesia” hoy en día. Quizás uno de los temas de mensajes más común hoy en día es en contra de la re-definición del matrimonio para incluir hombres con hombres y mujeres con mujeres. Una de los fenómenos que mina la iglesia son los jóvenes que deciden dejar la iglesia para “vivir juntos” con su pareja. Denunciamos esto y predicamos contra todo esto.

Yo quiero decir que todo esto es una declaración del fracaso de la iglesia y de los cristianos en vivir “guiados por el Espíritu.” Si la mayoría de los cristianos vivieran en su matrimonio sin las obras de la naturaleza pecaminosa y con el fruto del Espíritu. El mundo y los jóvenes tomarían nota. Los jóvenes distinguirían y dirían yo no me quiero unir ni casar con alguien que no sea un cristiano verdadero, porque eso si es amor, eso si es ser unido como una sola carne, eso si es un matrimonio. En vez de eso, ¿que tenemos? Tenemos una taza de divorcio ¡entre pastores que se iguala ya a la del mundo!

Yo te invito, si eres creyente y Dios te ha unido como una sola carne en matrimonio, que leas estas dos listas y examines tu relación con tu pareja. ¿Cuantas de la obras de la naturaleza pecaminosa practicas en la relación con tu pareja? Pídale a Dios perdón cada vez que los veas, pídale que te cambie. ¿Cuantas veces no tienes el fruto del Espíritu Santo en la practica con tu pareja? Pídale a Dios que te de ese fruto, búscalo, toma esas actitudes porque sabes que Dios quiere que los tengas.

Cuando ya sientes que vas bien en estas listas, te reto a darlos a tu pareja y preguntarles a ellos como vas en cuanto a una y otra lista. Recibe sus observaciones en humildad y sujeción a Dios. Pídale a tu pareja que te haga notar cuando estas practicando una obra de la naturaleza pecaminosa y corrija ante Dios eso en tu vida. Pídale a tu pareja que te diga cuando siente que no encuentra en ti un fruto del Espíritu, búscalo entonces con el Señor.

Quizás tu esposa va a decir, “¡¿qué le hicieron a mi marido?!”, es probable que tu esposo diga, “¡¿quién es ésta mujer?!” Te aseguro que habrá un avivamiento en tu matrimonio. Comprobaran que tan bueno es la unión que Dios creo para nuestro bien. Tus hijos empezaran a apreciar y desear “la fe de mis padres.” Y si hacemos esto corporativamente el mundo empezara a ver en nosotros a Cristo Jesús que ellos necesitan y anhelan.

Pablo nos exhorta a este cambio.

Gálatas 5

26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.

Han sido llamados a ser libres . . . Comentarios sobre Gálatas 5

May 7, 2014

     Pablo ha mostrado en base las escrituras y la obra de Cristo que como creyentes no estamos bajo la ley, no tenemos que circuncidarnos y no debemos guardar las fiestas de la ley. Llega entonces a enseñarnos que es lo que debemos vivir.

Gálatas 5

1 Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.

Libertad, “Cristo nos libertó para que vivamos en libertad.” Libertad de la ley de Moisés. En Romanos Pablo aclara que el problema no era algún defecto en la ley. No. La ley es santa. Como Cristo nos libertó, “no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.” En general los cristianos quieren hacer una nueva ley o serie de reglas para sustituir a la ley de Moisés. Cambian el sábado por domingo y luego empiezan a aceptar algunas partes de la ley y rechazar otras. A Pablo ¡le daría un infarto! El era fariseo de fariseo, ¡¿ustedes creen que van a hacer una mejor ley?!

Gálatas 5

2 Escuchen bien: yo, Pablo, les digo que si se hacen circuncidar, Cristo no les servirá de nada. 3 De nuevo declaro que todo el que se hace circuncidar está obligado a practicar toda la ley. 4 Aquellos de entre ustedes que tratan de ser justificados por la ley, han roto con Cristo; han caído de la gracia. 5 Nosotros, en cambio, por obra del Espíritu y mediante la fe, aguardamos con ansias la justicia que es nuestra esperanza. 6 En Cristo Jesús de nada vale estar o no estar circuncidados; lo que vale es la fe que actúa mediante el amor.

Pablo nos explica que no son compatibles las dos formas para ser justificados. Si no confiamos al cien por ciento por fe en la gracia de Cristo entonces no vamos a contar con esa gracia y la justicia de Dios.

Pablo aclara algo que la gente que quiere mezclarnos con la ley y aún las fiestas judías no entienden. “Está obligado a practicar toda la ley.” Pablo como buen fariseo se reiría de cualquier intento por practicar la ley sin circuncidarse, o de circuncidarse sin cumplir la ley. Para el sería ridículo pensar que vas a escoger ciertos mandamientos para seguirlos e ignorar otros. No tendría sentido practicar las fiestas si no se va a practicar la ley. “Está obligado a practicar toda la ley.”

Vemos que Pablo tiene que defenderse de quienes quieren usar su nombre para promover la circuncisión.

Gálatas 5

11 Hermanos, si es verdad que yo todavía predico la circuncisión, ¿por qué se me sigue persiguiendo? Si tal fuera mi predicación, la cruz no ofendería tanto. 12 ¡Ojalá que esos instigadores acabaran por mutilarse del todo!

Algunos estaban diciendo que Pablo predicaba la circuncisión. Quizás torcían algunas palabras de Pablo o quizás mentían. De nuevo vemos que hay una lucha por la verdad desde el tiempo del Nuevo Testamento hasta ahora. Pablo aclara que si predicara la circuncisión no se molestarían tanto por su predicación.

Si ya no estamos bajo la ley, ¿como quedamos?

Gálatas 5

13 Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor. 14 En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» 15 Pero si siguen mordiéndose y devorándose, tengan cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros.

Tenemos libertad, “han sido llamados a ser libres.” ¿Que significa esa libertad? ¿Que tan amplio es esa libertad? Creo que el mismo texto lo aclara, “no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones.” La libertad es tan completa que hasta se podría usar para “dar rienda suelta a sus pasiones.” Claro Pablo no recomienda eso, al contrario, nos dice que no debemos usar la libertad para nuestras pasiones.

Pablo enseña lo mismo aquí en Romanos.

Romanos 6

15 Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

Lo expresa diferente pero la idea es la misma. No estamos bajo la ley, ¿como vamos a vivir entonces?

Y podemos preguntar, ¿porque es importante subrayar esta libertad? Esta libertad nos quita la distracción de una serie de reglas y nos lleva a lo que es la verdadera espiritualidad. ¿Quien eres tu en verdad? ¿Que es lo que hay dentro de ti? ¿Vas a dar rienda suelta a tus pasiones?

Jesús enseñó que la verdadera espiritualidad es la que esta adentro, lo que tenemos en nuestro corazón.

Marcos 7

15 Nada de lo que viene de afuera puede contaminar a una persona. Más bien, lo que sale de la persona es lo que la contamina.

17 Después de que dejó a la gente y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron sobre la comparación que había hecho.

18 —¿Tampoco ustedes pueden entenderlo? —les dijo—. ¿No se dan cuenta de que nada de lo que entra en una persona puede contaminarla? 19 Porque no entra en su corazón sino en su estómago, y después va a dar a la letrina. Con esto Jesús declaraba limpios todos los alimentos. 20 Luego añadió: —Lo que sale de la persona es lo que la contamina. 21 Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, 22 la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. 23 Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.

En este caso le reclamaban a Jesús porque sus discípulos no se lavaban las manos antes de comer. Esto es porque no guardaban una ley o regla de tradición. Jesús no se pone a discutir si esa tradición era correcto o válido. No. Jesús señala que esa regla exterior no era lo importante. El seguir o no seguir esa regla no es lo que contamina un hombre.

La verdadera espiritualidad, en dónde verdaderamente vemos como esta una persona delante de Dios es, “lo que sale de la persona.” ¿Porque? Porque “lo que sale de la persona es lo que la contamina.” “Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos” y procede Jesús a dar una lista de males. “Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.”

Yo me acuerdo cuando empezaba a estudiar el libro de Romanos por primera vez cuando era joven. Para mi fue una verdadera crisis darme cuenta que no había una lista de cosas que yo debía hacer para agradar a Dios. Me preguntaba, ¿como te voy a servir y agradar si no me das una lista de cosas que hacer? Sentía que necesitaba una serie de reglas para agradar a Dios. Pero Dios ve nuestro corazón y conoce nuestros pensamientos. Si vemos la lista de los males que Jesús dice que salen del corazón podemos ver que estas tienen que ver con la mente: “los malos pensamientos,” “la avaricia,” “la maldad,” “la envidia,” “la arrogancia” y “la necedad.” Ninguno de estas cosas esta prohibida en los diez mandamientos. Para Jesús era muestra clara de la contaminación de cualquier hombre.

Pablo en otra de sus cartas explica que la ley o una serie de reglas no tienen efecto contra lo que hay en nuestro corazón.

Colosenses 2

20 Si con Cristo ustedes ya han muerto a los principios de este mundo, ¿por qué, como si todavía pertenecieran al mundo, se someten a preceptos tales como: 21 «No tomes en tus manos, no pruebes, no toques»? 22 Estos preceptos, basados en reglas y enseñanzas humanas, se refieren a cosas que van a desaparecer con el uso. 23 Tienen sin duda apariencia de sabiduría, con su afectada piedad, falsa humildad y severo trato del cuerpo, pero de nada sirven frente a los apetitos de la naturaleza pecaminosa.

“¡De nada sirven frente a los apetitos de la naturaleza pecaminosa!” Solo la obra de Dios, la obra del Espíritu Santo, en nuestro corazón va a cambiarnos, va a santificarnos.

Jesús dio la recomendación efectiva.

Mateo 23

25 »¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Limpian el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. 26 ¡Fariseo ciego! Limpia primero por dentro el vaso y el plato, y así quedará limpio también por fuera.

Pablo da esa misma recomendación.

Gálatas 5

16 Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. 17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. 18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.

El Espíritu Santo vive en nosotros y nosotros debemos vivir por el Espíritu. Pablo procede a hablar de las obras de la naturaleza pecaminosa y del fruto del Espíritu como indicadores de lo que esta en nuestro corazón. Eso lo vemos en el siguiente comentario.

Siguen guardando los días de fiesta . . . Comentarios sobre Gálatas 4

May 5, 2014

 Hoy en día hay quienes quieren usar los diez mandamientos para convencer a la gente de su pecado para luego hablares de Cristo. ¿Necesita una persona pasar por la ley antes de creer en Cristo?

Gálatas 4

1 En otras palabras, mientras el heredero es menor de edad, en nada se diferencia de un esclavo, a pesar de ser dueño de todo. 2 Al contrario, está bajo el cuidado de tutores y administradores hasta la fecha fijada por su padre. 3 Así también nosotros, cuando éramos menores, estábamos esclavizados por los principios de este mundo. 4 Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, 5 para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos. 6 Ustedes ya son hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: «¡Abba! ¡Padre!» 7 Así que ya no eres esclavo sino hijo; y como eres hijo, Dios te ha hecho también heredero.

Pablo esta explicando como Dios fue cambiando la forma que trataba a Abraham y su descendencia hasta llegar al momento que viven los creyentes en Cristo. En los primeros capítulos aclaro que lo primero era una justificación por la fe y la promesa de que esta justificación era para la descendencia de Abraham. Subrayó que hasta siglos después Dios dio la ley a Moisés. Pablo nos ha explicado que la ley se dio solamente por un tiempo, “hasta que.”

Aquí nos da el tiempo histórico en que se termina la función de la ley, “cuando se cumplió el plazo.” Lo que marca este nuevo tiempo es que “Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley.” Se cumplió el plazo dado para la ley y llega Jesús el Hijo de Dios. Nos esta hablando de la historia del trato de Dios con su pueblo. No esta hablando de etapas por las que hoy en día tienen que pasar las personas. No tenemos que poner a los incrédulos bajo la ley para luego ofrecerles la fe en Jesús. No. Eso es un error.

Jesús viene para “rescatar a los que estaban bajo la ley.” Ahora los que estaban bajo la ley y los que nunca han estado bajo la ley somos “¡adoptados como hijos!” Pablo aclara a los creyentes de Galacia, “ustedes ya son hijos.” La mayoría de los creyentes de Galacia era gentiles. Ellos ya son hijos. “Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo.” No es que los gentiles que son adoptados como hijos tienen que cumplir la ley. No. Los que estaban bajo la ley como un hijo menor de edad, casi como esclavos ahora ya no están bajo ese tutor esa ley. Todos los creyentes somos hijos y no estamos bajo la ley.

Gálatas 4

8 Antes, cuando ustedes no conocían a Dios, eran esclavos de los que en realidad no son dioses. 9 Pero ahora que conocen a Dios —o más bien que Dios los conoce a ustedes—, ¿cómo es que quieren regresar a esos principios ineficaces y sin valor? ¿Quieren volver a ser esclavos de ellos? 10 ¡Ustedes siguen guardando los días de fiesta, meses, estaciones y años! 11 Temo por ustedes, que tal vez me haya estado esforzando en vano.

Que bello la frase, la aclaración, ahora “que Dios los conoce a ustedes.” Dios nos conoce ahora y nos ha reconocido como sus hijos. Nos ha adoptado por la gracia mediante la fe.

Algo que les reclama a los Gálatas es que “siguen guardando los días de fiesta.” Hoy en día hay un movimiento generalmente conocido como “Judíos mesiánicos.” Este movimiento promueve que los cristianos celebren las fiestas de la ley. Esto esta mal. Aquí Pablo lo dice. Pablo no sugiere que tratemos de encontrar a Cristo en estas fiestas. ¡No! ¿Porqué quisiéramos encontrar a Cristo en algo que ya paso? Pueden sentirse molestos conmigo por decirlo, pero Pablo es el que dice, “temo por ustedes, que tal vez me haya estado esforzando en vano.” ¿Cual es nuestro problema que dos mil años después no entendamos los que Dios nos dice en este pasaje a través de Pablo?

Gálatas 4

12 Hermanos, yo me he identificado con ustedes. Les suplico que ahora se identifiquen conmigo. No es que me hayan ofendido en algo. 13 Como bien saben, la primera vez que les prediqué el evangelio fue debido a una enfermedad, 14 y aunque ésta fue una prueba para ustedes, no me trataron con desprecio ni desdén. Al contrario, me recibieron como a un ángel de Dios, como si se tratara de Cristo Jesús. 15 Pues bien, ¿qué pasó con todo ese entusiasmo? Me consta que, de haberles sido posible, se habrían sacado los ojos para dármelos. 16 ¡Y ahora resulta que por decirles la verdad me he vuelto su enemigo!

Al escribir estas palabras fuertes, estas palabras sumamente importantes, dentro de Pablo se mueve su amor por ellos. Recuerda Pablo que ese amor era y espera que siga siendo una relación de amor. Esto es Pablo los amó y los ama a ellos. Pablo recuerda y les recuerda el amor que ellos demostraron para él. Pablo les esta recordando ¡que les ama! Pablo reconoce que les esta diciendo la verdad, que esa verdad les duele. Pero Pablo les esta suplicando que entiendan que no “me he vuelto su enemigo.” No. Les estoy hablando con ese mismo amor.

Si queremos seguir el ejemplo de ministerio de Pablo tenemos que amar a las personas como el los amó, que es sólo una pequeña muestra de como Cristo los amo. Tenemos que amar la personas a las que vamos a ministrar. A la vez tenemos que amar la verdad. No son dos amores. Es un sólo amor. En amor tenemos que compartir y suplicar y amar, aunque sea fuerte, la verdad. La lucha por la verdad es una lucha que se debe hacer en las trincheras del amor. Gracias Señor por tu amor, ¡porqué tu nos has amado!

Hay otro tema importante en este capítulo y eso es la sanidad, o sanidad divina. En Hechos leemos esto acerca de Pablo y la sanidad divina.

Hechos 19

11 Dios hacía milagros extraordinarios por medio de Pablo, 12 a tal grado que a los enfermos les llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo, y quedaban sanos de sus enfermedades, y los espíritus malignos salían de ellos.

“Dios hacía” no era Pablo en si, era Dios. Dios hacía “milagros,” milagros “extraordinarios,” Dios hacía milagros sobre naturales. Esto lo hacía “por medio de Pablo.” No tenemos todos los detalles acerca del origen de estos pañuelos y delantales y como llegaban a los enfermos. Pero el hecho es, tal como esta escrito, “a los enfermos les llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo, y quedaban sanos de sus enfermedades.” Por medio de estos milagros se confirmó que Pablo daba testimonio verídico acerca de Jesús. Gracias a la enseñanza y ministerio “por medio de Pablo” y esta confirmación de su mensaje hubo gran bendición como podemos ver aquí.

Hechos 19

10 Esto continuó por espacio de dos años, de modo que todos los judíos y los *griegos que vivían en la provincia de Asia llegaron a escuchar la palabra del Señor.

No hace falta entonces decir que Pablo creía y hasta Dios ejercía por medio de él sanidad divina sobrenatural. Pero en este párrafo de Gálatas Pablo dice, “la primera vez que les prediqué el evangelio fue debido a una enfermedad.” Pablo sufrió una enfermedad, estaba enfermo. Quizás su enfermedad tenía que ver con sus ojos, porque les recuerda “se habrían sacado los ojos para dármelos.” ¿Le faltaba fe a Pablo para que fuera sanado? Creo que no. Si vamos a ser Bíblicos tenemos que entender que a veces Dios sana milagrosamente y a veces no sana milagrosamente. El enseñar que cualquier creyente que no esta sano es porque no tiene fe es no es Bíblico. Es un mentira. Es una mentira que duele, que a menudo destruye la fe.

No vamos a entender como obra Dios. En Éfeso y sus alrededores fue recibido la Palabra y se extendió en parte por los milagros, entre ellos milagros de sanidad hechos por medio de Pablo. En Galacia recibieron a Pablo, “como a un ángel de Dios, como si se tratara de Cristo Jesús,” ¡cuando llego a ellos enfermo!

Gálatas 4

19 Queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes, 20 ¡cómo quisiera estar ahora con ustedes y hablarles de otra manera, porque lo que están haciendo me tiene perplejo!

Pablo vuelve a hablarles en palabras que recuerdan su amor por ellos, “queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto.” Vemos que el encaminar en la fe, que el discipular no es cosa de unos días, sino que “hasta que Cristo sea formado en ustedes.

Pablo sigue enseñándoles porque ya no están bajo la ley. Veamos con detenimiento este pasaje.

Gálatas 4

21 Díganme ustedes, los que quieren estar bajo la ley: ¿por qué no le prestan atención a lo que la ley misma dice? 22 ¿Acaso no está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la esclava y otro de la libre? 23 El de la esclava nació por decisión humana, pero el de la libre nació en cumplimiento de una promesa.

24 Ese relato puede interpretarse en sentido figurado: estas mujeres representan dos pactos. Uno, que es Agar, procede del monte Sinaí y tiene hijos que nacen para ser esclavos. 25 Agar representa el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la actual ciudad de Jerusalén, porque junto con sus hijos vive en esclavitud. 26 Pero la Jerusalén celestial es libre, y ésa es nuestra madre. 27 Porque está escrito:

«Tú, mujer estéril que nunca has dado a luz,

¡grita de alegría!

Tú, que nunca tuviste dolores de parto,

¡prorrumpe en gritos de júbilo!

Porque más hijos que la casada

tendrá la desamparada.»

28 Ustedes, hermanos, al igual que Isaac, son hijos por la promesa. 29 Y así como en aquel tiempo el hijo nacido por decisión humana persiguió al hijo nacido por el Espíritu, así también sucede ahora. 30 Pero, ¿qué dice la Escritura? «¡Echa de aquí a la esclava y a su hijo! El hijo de la esclava jamás tendrá parte en la herencia con el hijo de la libre.» 31 Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava sino de la libre.

Creo que queda claro lo que Pablo enseña aquí. No somos esclavos a la ley que es un sistema en que el hombre debe llegar a Dios mediante sus obras. Somos hijos de la promesa porque Dios nos ha hecho nacer como sus hijos por la gracia de Dios.

Lo que es importante comentar es la forma de enseñanza que Dios inspira a Pablo a usar. Pablo dice, “ese relato puede interpretarse en sentido figurado.” ¿Que quiere decir “en sentido figurado”? Bueno tenemos el relato en Génesis de Abraham, Sara, Agar, Ismael e Isaac. Lo leemos allí y es una historia de personas y como cada uno actúa uno con el otro y en relación a la promesa de Dios. En Génesis este relato esta confinado a ese momento histórico. Las personas son personas y nada más.

Al interpretar esta historia en sentido figurado, Pablo, bajo la unción del Espíritu Santo, para escribir las palabras de Dios mismo, empieza a decir Agar representa esto y Ismael representa esto otro. Sara representa esto e Isaac representa esto otro. La despedida de Ismael y Agar representa esto otro. Las personas y las acciones ahora son figuras de otras cosas y verdades. La relación de lo que eran y lo que ahora figuran no esta directamente tomado de las palabras y sus definiciones en el relato original. En el relato original no se menciona la ley de Moisés ni la venida de Cristo y la justificación por gracia.

Vuelvo a enfatizar, Pablo hace esto bajo la inspiración del Espíritu Santo y lo que enseña es Palabra de Dios. Por cierto es muy útil como una forma de enseñanza. ¡Entendemos los privilegios de no estar bajo la ley!

Pero, ¡cuidado! ¡Hay un peligro enorme! Si creemos, como algunos, que entonces podemos tomar cualquier relato de la Biblia y empezar a asignarle sentidos figurativos, estamos dando licencia a que cada uno escriba un número ilimitado de enseñanzas de su propia cosecha. Esto abre la puerta a tergiversar la Biblia entera. Pablo hizo esto bajo la unción especial del Espíritu Santo. Ninguno de nosotros hoy en día tenemos la libertad de interpretar textos de la Biblia como figurativos.

Hay miles de personas que interpretan en forma figurativa. El caminar sobre el agua realmente representa “lo que se les ocurra decir.” El infierno realmente representa, “lo que más agradable para ellos.” El nacer de nuevo es figura de “volver a tomar ánimo y dirección en tu vida” o cualquier cosa que uno quiera. Tratar así la Biblia me da una interpretación totalmente subjetiva, cierto sólo para mi mismo. Tan imperfecto y defectuoso como yo mismo. Esto es precisamente hablar a mi mismo en vez de oír lo que Dios comunica en forma concreta en su Palabra.

¿Queda claro? Para recibir lo que Dios nos comunica en su Palabra tenemos que fijarnos en las palabras, el sentido de las palabras, la estructura gramatical, el contexto del libro que estamos leyendo. Así la Palabra de Dios es una comunicación de Dios objetiva en lenguaje humano. Cuando el texto de la Biblia nos da una figura lo tomamos como tal y sabemos que viene de Dios. Cuando el texto de la Biblia dice que un pasaje es una parábola, entonces eso es una parábola y lo demás no es parábola.

Pretenden perfeccionarse con esfuerzos humanos . . . Comentarios sobre Gálatas 1-3

May 5, 2014

 A veces pensamos que si viviéramos en los días del Nuevo Testamento habrían menos voces contrarias a la verdad. En Gálatas vamos a ver la batalla que se libraba por la verdad de Dios.

Gálatas 1

6 Me asombra que tan pronto estén dejando ustedes a quien los llamó por la gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio. 7 No es que haya otro evangelio, sino que ciertos individuos están sembrando confusión entre ustedes y quieren tergiversar el evangelio de Cristo. 8 Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición! 9 Como ya lo hemos dicho, ahora lo repito: si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡que caiga bajo maldición!

Gálatas es quizás una de las primeras epístolas que se escribió. Ya tan temprano en la historia de la fe cristiana Pablo tiene que tratar el peligro de “otro evangelio”. Al decir otro evangelio no se refiere a otro relato de los eventos de la vida de Jesús sino al mensaje de las buenas nuevas. El problema se presenta porque “ciertos individuos están sembrando confusión.” ¿En que consiste el otro evangelio? Pues, “quieren tergiversar el evangelio de Cristo.” Toman las palabras, los conceptos y los tuercen le dan otro sentido. Veremos que esto tiene que ver con la circuncisión y la ley.

Gálatas 1

11 Quiero que sepan, hermanos, que el evangelio que yo predico no es invención humana. 12 No lo recibí ni lo aprendí de ningún ser humano, sino que me llegó por revelación de Jesucristo.

Cuando Pablo dice que el evangelio que predica, “no lo recibí ni lo aprendí de ningún ser humano,” no es por jactarse de sí mismo. Lo que hace es enfatizar que no es una “invención humana.” Pablo nos dice que recibió el evangelio “por revelación de Jesucristo.” Al leer sus epístolas podemos ver que lo que escribe se basa en la Escrituras y eso confirma que viene de Jesucristo.

Gálatas 2

1 Catorce años después subí de nuevo a Jerusalén, esta vez con Bernabé, llevando también a Tito. 2 Fui en obediencia a una revelación, y me reuní en privado con los que eran reconocidos como dirigentes, y les expliqué el evangelio que predico entre los gentiles, para que todo mi esfuerzo no fuera en vano.

Pablo explica que ya llevaba catorce años en el Señor cuando al fin se reúne “con los que eran reconocidos como dirigentes.” Esta reunión no fue para que le enseñaran a Pablo lo que era el evangelio, sino que “les expliqué el evangelio que predico.” Era importante que Pablo les explicara “para que todo mi esfuerzo no fuera en vano.”

Gálatas 2

3 Ahora bien, ni siquiera Tito, que me acompañaba, fue obligado a circuncidarse, aunque era griego. 4 El problema era que algunos falsos hermanos se habían infiltrado entre nosotros para coartar la libertad que tenemos en Cristo Jesús a fin de esclavizarnos. 5 Ni por un momento accedimos a someternos a ellos, pues queríamos que se preservara entre ustedes la integridad del evangelio.

Pablo hace un paréntesis para explicar que en ese momento “falsos hermanos se habían infiltrado entre nosotros.” Al parecer estos falsos hermanos querían obligar a Tito a circuncidarse. Si Pablo y Tito se hubieran sometido a ellos, se hubiera perdido la integridad del evangelio. Por esta razón no accedieron a circuncidar a Tito.

Gálatas 2

6 En cuanto a los que eran reconocidos como personas importantes —aunque no me interesa lo que fueran, porque Dios no juzga por las apariencias—, no me impusieron nada nuevo. 7 Al contrario, reconocieron que a mí se me había encomendado predicar el evangelio a los gentiles, de la misma manera que se le había encomendado a Pedro predicarlo a los judíos. 8 El mismo Dios que facultó a Pedro como apóstol de los judíos me facultó también a mí como apóstol de los gentiles. 9 En efecto, Jacobo, Pedro y Juan, que eran considerados columnas, al reconocer la gracia que yo había recibido, nos dieron la mano a Bernabé y a mí en señal de compañerismo, de modo que nosotros fuéramos a los gentiles y ellos a los judíos.

Aunque Pablo no recibió su evangelio de los hombres, “Jacobo, Pedro y Juan, que eran considerados columnas,” en la iglesia reconocen la gracia que Dios les había dado a Pablo y Bernabé. “Nos dieron la mano a Bernabé y a mí en señal de compañerismo.” El evangelio que Pablo recibió era el mismo que los apóstoles recibieron de Jesús.

Habiendo esta aceptación hay un desacuerdo importante entre varios de ellos.

Gálatas 2

11 Pues bien, cuando Pedro fue a Antioquía, le eché en cara su comportamiento condenable. 12 Antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, Pedro solía comer con los gentiles. Pero cuando aquéllos llegaron, comenzó a retraerse y a separarse de los gentiles por temor a los partidarios de la circuncisión. 13 Entonces los demás judíos se unieron a Pedro en su hipocresía, y hasta el mismo Bernabé se dejó arrastrar por esa conducta hipócrita.

Dice que “llegaran algunos de parte de Jacobo.” En Hechos se menciona que algunos salieron a inquietar sin autorización.

Hechos 15

24 Nos hemos enterado de que algunos de los nuestros, sin nuestra autorización, los han inquietado a ustedes, alarmándoles con lo que les han dicho.

A la luz de este texto, quizás estas personas decían que iban de parte de Jacobo sin que él los hubiera enviado.

Quisiera que apreciáramos la situación que se da en relación a la verdad o el verdadero evangelio. Pablo ya nos dijo que “Jacobo, Pedro y Juan, que eran considerados columnas.” De estos tres, al parecer, dos están a favor de la circuncisión, Pedro y los que parecen venir departe de Jacobo. ¡Hasta Bernabé, el compañero de ministerio de Pablo, se ha unido a los de la circuncisión! En ese momento Pablo, se enfrenta a Pedro, “le eché en cara su comportamiento condenable.” ¿Como sabía Pablo que él estaba en lo correcto y Pedro y quizás Jacobo estaban mal? Y ¿Como podemos y debemos nosotros predicar y mantener la verdad si al parecer la mayoría esta en contra?

Gálatas 2

14 Cuando vi que no actuaban rectamente, como corresponde a la integridad del evangelio, le dije a Pedro delante de todos: «Si tú, que eres judío, vives como si no lo fueras, ¿por qué obligas a los gentiles a practicar el judaísmo?

15 »Nosotros somos judíos de nacimiento y no “pecadores paganos”. 16 Sin embargo, al reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley sino por la fe en Jesucristo, también nosotros hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús, para ser justificados por la fe en él y no por las obras de la ley; porque por éstas nadie será justificado.

Pablo menciona “la integridad del evangelio.” ¿En que consiste la integridad del evangelio? Bueno creo que vemos un par de cosas en el contexto. Primero es que debemos vivir lo que predicamos o no pedirle a otros vivir algo que nosotros no podemos vivir. “Si tú, que eres judío, vives como si no lo fueras, ¿por qué obligas a los gentiles a practicar el judaísmo?

Por otro lado la integridad del evangelio es que debemos entender la Palabra de manera que tenga sentido entre si. En este caso por ejemplo, no podemos mantener que somos salvos por la fe en Jesucristo y a la vez requerir la circuncisión.

Pablo aclara que no hay dos grupos o dos formas de ser cristianos. No hay una forma para gentiles y otra forma para judíos. No es que los judíos deben cumplir la ley para ser salvos y no gentiles no tienen que cumplir la ley para ser salvos. No.

Pablo señala a los judíos al decir, “somos judíos de nacimiento y no ‘pecadores paganos.’” Esto es lo que un judío diría de si mismo. Aún los judíos creyentes han llegado a , “reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley.” Los mismo judíos cristianos reconocen que no son justificados por la ley. Por lo tanto aún los judíos creyentes reconocen que son justificados “por la fe en Jesucristo.” Esto elimina para los judíos al igual que para los gentiles, “las obras de la ley; porque por éstas nadie será justificado.” Eso es integridad en el evangelio. Si es por fe en Jesús no es por medio de la circuncisión.

En medio de la explicación de la justificación, Pablo resalta un hecho importante.

Gálatas 2

17 »Ahora bien, cuando buscamos ser justificados por Cristo, se hace evidente que nosotros mismos somos pecadores. ¿Quiere esto decir que Cristo está al servicio del pecado? ¡De ninguna manera!

Si decimos que somos cristianos, estamos diciendo que “nosotros mismos somos pecadores.” ¿Saben esto las personas a quienes les compartimos nuestra fe? A veces, al compartir acerca de Cristo con otros, damos la impresión que nosotros si somos santos y ellos no. Es bueno al compartir a otros, el decirles que creemos porque somos pecadores, porque necesitamos un salvador.

¿En dónde querían acomodar la ley dentro de la fe cristiana? Veamos.

Gálatas 3

1 ¡Gálatas torpes! ¿Quién los ha hechizado a ustedes, ante quienes Jesucristo crucificado ha sido presentado tan claramente? 2 Sólo quiero que me respondan a esto: ¿Recibieron el Espíritu por las obras que demanda la ley, o por la fe con que aceptaron el mensaje? 3 ¿Tan torpes son? Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿pretenden ahora perfeccionarse con esfuerzos humanos?

Pablo les pregunta y reclama con esta oración. “Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿pretenden ahora perfeccionarse con esfuerzos humanos?” Al parecer, los que promovían la ley de Moisés y la circuncisión no lo hacían como medio de ser salvo, sino como algo que se debía hacer después de ser salvos. Es interesante que esta idea sigue vivo en la iglesia hasta el día de hoy. ¿Cuanta gente no cree que para ser santos debemos seguir partes de la ley de Moisés? ¿Cuanta gente no cree que vamos a ser santos por seguir una serie de reglas externas?

Otra razón que se usa hasta el día de hoy para decir que sigue vigente la ley para los creyentes es la idea que si Dios dio la ley nunca debe dejar se ser válido. Pero veamos.

Gálatas 3

15 Hermanos, voy a ponerles un ejemplo: aun en el caso de un pacto humano, nadie puede anularlo ni añadirle nada una vez que ha sido ratificado. 16 Ahora bien, las promesas se le hicieron a Abraham y a su descendencia. La Escritura no dice: «y a los descendientes», como refiriéndose a muchos, sino: «y a tu descendencia», dando a entender uno solo, que es Cristo. 17 Lo que quiero decir es esto: La ley, que vino cuatrocientos treinta años después, no anula el pacto que Dios había ratificado previamente; de haber sido así, quedaría sin efecto la promesa. 18 Si la herencia se basa en la ley, ya no se basa en la promesa; pero Dios se la concedió gratuitamente a Abraham mediante una promesa.

Pablo presenta “las promesas se le hicieron a Abraham y a su descendencia” como un pacto. Señala que aún en el caso de un pacto humano, “nadie puede anularlo ni añadirle nada una vez que ha sido ratificado.” En base a esto, enseña que “la ley, que vino cuatrocientos treinta años después, no anula el pacto que Dios había ratificado previamente.” Entonces Pablo señala que el argumento no es si la fe en Cristo puede anular la ley, sino al revés si la ley puede anular el pacto de fe, que fue primero. El pacto de la promesa a Abraham.

Sigue entonces para enseñar cual fue el propósito de la ley.

Gálatas 3

23 Antes de venir esta fe, la ley nos tenía presos, encerrados hasta que la fe se revelara. 24 Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos justificados por la fe. 25 Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía.

Señala que la ley era temporal al decir, “la ley nos tenía presos, encerrados hasta que.” También subraya que es temporal al decir, “ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía.”

El propósito de la ley es que “vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo.” La ley no era un pacto que justificara al hombre. La ley nos conducía a Cristo “para que fuéramos justificados por la fe.”

Sigue la carta de Gálatas.

Quisiera regresar al tema de la verdad. Ya vimos que aún al estar escribiendo las primeras epístolas había una lucha por la verdad y quienes buscaban cambiarlo por “otro evangelio.” Al seguir la enseñanza de Pablo aquí, vemos como al conjuntar todos los textos de la Escritura aclara la verdad, aclara lo que sí es el evangelio. No es fácil. La lucha sigue en nuestro día. Tenemos que conocer la Palabra de Dios. Tenemos que buscar la integridad del Evangelio. Debemos exponerlo con paciencia y amor a los demás. Toma ánimo. Si hay una verdad clara en la Palabra, no es cosa de “interpretación” de cada quien.

Si ustedes me consideran creyente en el Señor . . . Comentarios sobre Hechos 16

May 3, 2014

 Es muy interesante ver lo que ocurre durante la gira para entregar la carta que escribieron los apóstoles y ancianos como resultado de su reunión o concilio en Jerusalén.

Hechos 16

1 Llegó Pablo a Derbe y después a Listra, donde se encontró con un discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego. 2 Los hermanos en Listra y en Iconio hablaban bien de Timoteo, 3 así que Pablo decidió llevárselo. Por causa de los judíos que vivían en aquella región, lo circuncidó, pues todos sabían que su padre era griego. 4 Al pasar por las ciudades, entregaban los acuerdos tomados por los apóstoles y los ancianos de Jerusalén, para que los pusieran en práctica. 5 Y así las iglesias se fortalecían en la fe y crecían en número día tras día.

Como recordamos se habían reunido en Jerusalén para discutir si los creyentes tenían que circuncidarse y seguir la ley de Moisés para ser salvos. “Los acuerdos tomados por los apóstoles y los ancianos de Jerusalén” era que le pareció bien a ellos y al Espíritu Santo el no imponerles la carga de la circuncisión y ley de Moisés a los creyentes. En el trayecto, Pablo se encuentra con Timoteo y decide llevárselo. Aunque no era necesario que fuera circuncidado para ser salvo, “por causa de los judíos que vivían en aquella región, ¡lo circuncidó!”

¿No era esto una contradicción de los mismos acuerdos? Pablo nos explica en otro pasaje.

1 Corintios 9

19 Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible. 20 Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a éstos.

Así que Pablo y su equipo de colaboradores, se volvían como los que estaban bajo la ley, “a fin de ganar a éstos.” No quería Pablo que la incircuncisión de Timoteo fuera tema de distracción del evangelio que predicaban.

Podemos recordar que los mismos acuerdos tenían este principio de no ser tropiezo a los judíos. Tomaban en cuenta el sentir de los judíos practicantes como podemos ver en este pasaje.

Hechos 15

20 Más bien debemos escribirles que se abstengan de lo contaminado por los ídolos, de la inmoralidad sexual, de la carne de animales estrangulados y de sangre. 21 En efecto, desde tiempos antiguos Moisés siempre ha tenido en cada ciudad quien lo predique y lo lea en las sinagogas todos los sábados.

Vemos que Pablo y su equipo no se limitan a visitar a las iglesias ya existentes para entregarles los acuerdos. Proceden a ir a otros lugares en dónde la gente no ha oído, para predicar la Palabra. Vemos que el Espíritu Santo les dirigía, usando varios medios, a lugares y personas específicas.

Hechos 16

6 Atravesaron la región de Frigia y Galacia, ya que el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia. 7 Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. 8 Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas. 9 Durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos.» 10 Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios.

Vemos que una de las maneras que el Espíritu Santo les guía es impedirles cierta cosa, “el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia.” Lo interesante es que podríamos pensar y quizás Pablo pensó que siempre es bueno predicar y predicar en cualquier lugar. Esto es cierto, pero Dios tiene un plan y el Espíritu Santo dirige hacía ese plan de Dios. Cuando hay la posibilidad de predicar en más de un lugar Dios quiere dirigirnos al lugar que él quiere.

Ahora, la palabra “impedir” significa que estaban haciendo esfuerzos por ir a la provincia de Asia. Somos egoístas y nos frustramos cuando se nos impide hacer algo que queremos hacer y que pensamos que es bueno hacer. Debemos aprender a reconocer la dirección del Espíritu Santo y estar completamente seguros que la voluntad y soberanía de Dios es bueno. Podemos aprender esto de la vida de Pablo. Normalmente sentimos las puertas cerradas como golpes en la cara, pero debemos dar gracias a Dios por esta dirección específica en nuestras vidas.

Hechos 16

11 Zarpando de Troas, navegamos directamente a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis. 12 De allí fuimos a Filipos, que es una colonia romana y la ciudad principal de ese distrito de Macedonia. En esa ciudad nos quedamos varios días.

Pablo siempre iba a las ciudades principales. Ministraba en estas ciudades y de allí se extendía el mensaje a los alrededores. Filipos es una de estas ciudades principales.

Hechos 16

13 El sábado salimos a las afueras de la ciudad, y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido. 14 Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo. 15 Cuando fue bautizada con su familia, nos hizo la siguiente invitación: «Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa.» Y nos persuadió.

En esta ciudad, al parecer, no encuentran una sinagoga. Digo esto porque el sábado normalmente sería el día para ir a la sinagoga. En vez de esto salen “por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración.” Buscaban llevar el evangelio a personas que ya estaban buscando a Dios. Dios se movió para llevar el evangelio a Cornelio que era un hombre que oraba a Dios. Aquí Pablo, siendo guiado por Dios, está buscando a personas que están buscando a Dios. No ganamos nada con una discusión teológica para aclarar si ellos buscaban a Dios o Dios los buscaba a ellos. Desde el punto de vista humano, que es la que tenían Pablo y sus compañeros, esperaban encontrar a personas que buscaban a Dios. Seguramente había otras personas en la ciudad recuperándose de una borrachera la noche anterior. Ahora sin lugar a dudas Dios esta buscando a estas personas, por eso va Pablo y sus ayudantes en busca de ellos. Ambas cosas son ciertas a la vez, ellos están buscando a Dios y Dios los esta buscando a ellos. No ganamos nada con tratar de distinguir en dónde termina una búsqueda y en dónde empieza otra.

Debemos hacer un paréntesis y tomar nota de que Lucas, el autor de Hechos, ahora se incluye en el relato. Usa frases como, “salimos,” “esperábamos,” y “nos sentamos.” Lucas esta relatando aquí, eventos en las que el mismo participo.

Pablo había visto una visión de “un hombre de Macedonia” que le rogaba: “Pasa a Macedonia y ayúdanos.” Al salir a buscar a las personas que oran, “nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido.” Encuentran a un grupo de mujeres. Quizás este es un ejemplo más en la que se dice “hombre” y se refieres a hombres y mujeres. Pero también podemos tomar una lección de ministerio, que a mi también me ha tocado vivir. Si sientes el llamado para ministrar a adultos y Dios te pone jóvenes en frente, ministra a los jóvenes. Si sientes ministrar a jóvenes y Dios te pone niños en frente, ministra a los niños. Esta es una forma de ser guiado por el Espíritu Santo.

Vemos que a Pablo le preocupaba más el que estuvieran buscando a Dios que el que fueran hombres o mujeres. Dentro del judaísmo se requería cierto número de hombres para formar una sinagoga. Pablo entendía que para Dios, no tienes que ser ni judío ni hombre para ser llamado a formar parte del reino de Dios.

Lidia, era una de las mujeres que estaban en el lugar de oración junto al río. Se nos dice que ella “adoraba a Dios.” Si hubiera sido judía, probablemente la describiría como tal. Dice que “mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo.” De nuevo vemos que Dios esta obrando en ella y ella esta respondiendo. Vemos aquí un ejemplo de predicación y la aceptación del mensaje por fe. No sólo ella sino que, “fue bautizada con su familia.” Todo esto era nuevo para Lidia. Quizás se le hizo demasiado fácil. Después de todo, en la cultura greco romana que dominaba, hacía sacrificios de bueyes y dependía de la suerte para ver como les iba a ir con la vida y con Dios. Quizás para confirmar que ha entendido y respondido bien al mensaje que Pablo predico, les lanza una especie de reto, que a la vez era invitación. “Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa.” Y fueron a hospedarse en su casa. Confirmaron que ella era creyente en el Señor.

Pablo hecha fuera un espíritu de adivinación de una esclava. Veamos la respuesta que esto ocasionó.

Hechos 16

19 Cuando los amos de la joven se dieron cuenta de que se les había esfumado la esperanza de ganar dinero, echaron mano a Pablo y a Silas y los arrastraron a la plaza, ante las autoridades. 20 Los presentaron ante los magistrados y dijeron:

Estos hombres son judíos, y están alborotando a nuestra ciudad, 21 enseñando costumbres que a los romanos se nos prohíbe admitir o practicar.

La predicación del evangelio no les molesto tanto hasta que afecto sus intereses económicos. La perdida de esperanza de ganar dinero, motiva una oposición a Pablo y sus compañeros. Con el evangelio “están ¡alborotando a nuestra ciudad!

Hechos 16

22 Entonces la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados mandaron que les arrancaran la ropa y los azotaran. 23 Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. 24 Al recibir tal orden, éste los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo.

Pablo y Silas fueron humillados al dejarlos desnudos. Además les dieron “muchos golpes.”

Hechos 16

25 A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. 26 De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas. 27 El carcelero despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada y estuvo a punto de matarse, porque pensaba que los presos se habían escapado. Pero Pablo le gritó:

28 —¡No te hagas ningún daño! ¡Todos estamos aquí!

29 El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas. 30 Luego los sacó y les preguntó:

Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo?

31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.

Mucho se ha escrito sobre como Pablo y Silas reciben esta humillación, golpes y encarcelamiento. Lo reciben con oración y cantando himnos. (Sería interesante saber como reaccionarían bajo las mismas circunstancias las estrellas actuales de la música “cristiana.”) Dios le dijo a Ananías que le iba a decir a Saulo cuando iba a tener que sufrir por su nombre.

Después del milagro del terremoto el carcelero quiere saber “¿qué tengo que hacer para ser salvo?” Creo que Pablo y Silas le dieron las mismas indicaciones que a Lidia y las mujeres en el lugar de oración.

Hechos 16

32 Luego les expusieron la palabra de Dios a él y a todos los demás que estaban en su casa. 33 A esas horas de la noche, el carcelero se los llevó y les lavó las heridas; en seguida fueron bautizados él y toda su familia. 34 El carcelero los llevó a su casa, les sirvió comida y se alegró mucho junto con toda su familia por haber creído en Dios.

Es bello e indicativo la reacción final del carcelero. “Se alegró mucho junto con toda su familia por haber creído en Dios.” Gloria a Dios. Quizás el carcelero era el hombre de Macedonia que Pablo vio en su visión. Debemos preguntarnos si el evangelio que predicamos resulta en personas que se alegran por haber creído en Dios. Siento que a menudo formamos personas que sólo están a la expectativa de que les va a dar Dios.

Hechos 16

35 Al amanecer, los magistrados mandaron a unos guardias al carcelero con esta orden: «Suelta a esos hombres.» 36 El carcelero, entonces, le informó a Pablo:

Los magistrados han ordenado que los suelte. Así que pueden irse. Vayan en paz.

37 Pero Pablo respondió a los guardias:

¿Cómo? A nosotros, que somos ciudadanos romanos, que nos han azotado públicamente y sin proceso alguno, y nos han echado en la cárcel, ¿ahora quieren expulsarnos a escondidas? ¡Nada de eso! Que vengan ellos personalmente a escoltarnos hasta la salida.

 

Pablo, nos va a escribir en Romanos que debemos sujetarnos a las autoridades puestas por Dios. Pero aquí, a primer vista, Pablo esta desobedeciendo la orden, “Vayan en paz.” ¿Porque? Bueno, los magistrados no habían obedecido una orden superior a ellos. Esa orden o ley era que no debía golpear a un ciudadano Romano sin un juicio previo. Pablo entonces esta pidiendo que corrijan, que se sujeten a un ley superior dada por autoridades que Dios había puesto.

Hechos 16

38 Los guardias comunicaron la respuesta a los magistrados. Éstos se asustaron cuando oyeron que Pablo y Silas eran ciudadanos romanos, 39 así que fueron a presentarles sus disculpas. Los escoltaron desde la cárcel, pidiéndoles que se fueran de la ciudad. 40 Al salir de la cárcel, Pablo y Silas se dirigieron a la casa de Lidia, donde se vieron con los hermanos y los animaron. Después se fueron.

Por último cabe tomar nota que al parecer la casa de Lidia se ha convertido en el punto de reunión de los hermanos. Nunca menciona el relato un marido de Lidia, por lo que entendemos que por lo menos es una mujer que se mueve y decide por si misma. Así como la mujer Samaritana tuvo el privilegio de llevar las buenas nuevas del Mesías a su pueblo, Lidia tiene el privilegio de tener por lo menos algunas reuniones de hermanos en su casa.

Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes . . . Comentarios sobre Santiago 3-5

May 2, 2014

 Como hemos visto Santiago esta trenzando varios temas para dar sabiduría a los lectores de la carta y exhortarles a poner en práctica la palabra.

Santiago 3

1 Hermanos míos, no pretendan muchos de ustedes ser maestros, pues, como saben, seremos juzgados con más severidad. 2 Todos fallamos mucho. Si alguien nunca falla en lo que dice, es una persona perfecta, capaz también de controlar todo su cuerpo.

El que pretenda ser maestro ser juzgado con más severidad. Hemos visto en los evangelios que hay niveles de premio y niveles de castigo en el juicio de Dios. Si uno pretende ser maestro esta afirmando que sabe lo que va a enseñar. Por lo tanto se le va a juzgar tomando en cuenta lo que ha profesado saber.

El enseñar normalmente es hablar. Santiago hace ver que fallamos mucho y fallamos en lo que decimos. Creo que la exhortación sobre hablar a propósito sigue la exhortación de no pretender a la ligera ser maestro. ¿Que tanto sirve y que tanto estorba, el que pretende ser maestro, y falla en lo que dice?

A menudo alguien que enseña o predica habla de si mismo. Normalmente hay cierto interés en saber algo del que enseña, pero fácilmente se convierte en ejercicio de egoísmo. ¿Que tanto ha hablado de si mismo Santiago en esta carta? Es común para algunos usar un poco de humor en la enseñanza para hacer más ligera la plática. Pero esto también se puede convertir en un egoísmo en dónde los oyentes me deben admirar por mi sentido de humor. Todos fallamos mucho en lo que decimos.

Santiago 3

9 Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios. 10 De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. 11 ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada? 12 Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.

Santiago subraya nuestra inconsistencia al hablar en que “con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre,” pero de igual modo “con ella maldecimos a las personas.” Debemos amar a las personas, no maldecirlos. Santiago resalta el valor bíblico de todas las personas. Los judíos y los cristianos sabemos que los hombres tienen un valor especial, un valor supremo en la creación por somos, “¡creadas a imagen de Dios!” Cada persona con la que nos encontramos esta creado a la imagen de Dios, Dios quisiera reconciliar cada uno de ellos a Sí mismo. Esto de la mano con lo que Santiago escribió acerca de no menospreciar a las personas de condición humilde.

Cuando Santiago pregunta, “¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid?” Me recuerda la enseñanza de Jesús sobre el fruto.

Mateo 7

16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos? 17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. 18 Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno. 19 Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego. 20 Así que por sus frutos los conocerán.

Santiago esta exhortando a ser consistente. A que todo el fruto, en este caso de nuestra boca, muestre que somos del Señor.

Toda esta enseñanza es sabiduría. El saber que esta haciendo Dios en nuestras vidas y saber que debemos hacer nosotros.

Santiago 3

13 ¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. 14 Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. 15 Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. 16 Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas.

Santiago insiste en que la sabiduría tiene que verse en la practica, en nuestras obras. El presumir sabiduría mientras tienes “envidias amargas y rivalidades en el corazón” es “faltar a la verdad” o dicho claramente, mentir.

Santiago 3

17 En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera. 18 En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz.

En contraste con falsa sabiduría, esta la sabiduría celestial. Ahora vemos como Santiago muestra que la fe en Dios debe producir obras. Nuestro hablar y nuestra actitud hacia los demás son obras que deben demostrar nuestra fe. El entender esto y practicar esto es verdadera sabiduría. Todos los temas que trata Santiago están relacionados entre si.

De nuevo Santiago habla del pecado como algo que sale de las pasiones de uno mismo.

Santiago 4

1 ¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? 2 Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. 3 Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.

Si no buscamos que Dios nos limpie el corazón entonces las pasiones dentro de nosotros van a producir envidia, riñas, asesinados y guerras.

Lo correcto sería pedir para así tener. Claro, el pan nuestro de cada día. Santiago aclara ¡que si pedimos para satisfacer nuestras pasiones no vamos a recibir nada! Esto incluye sin duda alguna el estar orando para ser ricos, como se vera con claridad en el capítulo cinco. Seguramente se incluye la no contestación a oraciones hechas con fines egoístas, para ser más populares o más famosos.

Santiago 4

7 Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. 8 Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón! 9 Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. 10 Humíllense delante del Señor, y él los exaltará.

Nosotros tenemos cosas que hacer de nuestra parte. Debemos someternos a Dios. Debemos resistir al diablo. Debemos acercarnos a Dios. Debemos limpiar nuestras manos. Debemos purificar nuestro corazón. Debemos reconocer nuestras miserias y llorar y lamentarnos por ellos. Debemos humillarnos delante de Dios.

Si hacemos estas cosas tenemos promesas de resultados. Si resistimos al diablo el huirá. Si nos acercamos a Dios él se acercara a nosotros. Si nos humillamos delante de Dios él nos va a exaltar.

Santiago regresa al tema de la riqueza y los ricos.

Santiago 5

1 Ahora escuchen, ustedes los ricos: ¡lloren a gritos por las calamidades que se les vienen encima! 2 Se ha podrido su riqueza, y sus ropas están comidas por la polilla. 3 Se han oxidado su oro y su plata. Ese óxido dará testimonio contra ustedes y consumirá como fuego sus cuerpos. Han amontonado riquezas, ¡y eso que estamos en los últimos tiempos! 4 Oigan cómo clama contra ustedes el salario no pagado a los obreros que les trabajaron sus campos. El clamor de esos trabajadores ha llegado a oídos del Señor Todopoderoso. 5 Ustedes han llevado en este mundo una vida de lujo y de placer desenfrenado. Lo que han hecho es engordar para el día de la matanza. 6 Han condenado y matado al justo sin que él les ofreciera resistencia.

Esta muy fuerte lo que le dice a, “ustedes los ricos.” Les dice “¡lloren a gritos por las calamidades que se les vienen encima!” Si eres rico o si tu meta en la vida es llegar a ser rico creo que no estarías muy a gusto en una iglesia en dónde Santiago fuera el pastor. ¿O si lo serías? ¿Cómo se le ocurre decir estas cosas de los ricos? ¿En que se basa? Bueno quizás el lenguaje y las palabras te traen a la memoria estas palabras de Jesús.

Mateo 6

19 »No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. 21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Así que Santiago, inspirado por el Espíritu Santo ve personas que han acumulado riqueza y les dice que se preparen para llorar y llorar a gritos porque, “se ha podrido su riqueza, y sus ropas están comidas por la polilla. Se han oxidado su oro y su plata.” Las personas acumulan riquezas porque eso es importante para ellos. Algunos simplemente aman el dinero. Cuando lo pierden, cuando ven que no vale, realmente, es un desastre para ellos. Podríamos pensar que se dirige a ricos que no son creyentes porque les dice, “ese óxido dará testimonio contra ustedes y consumirá como fuego sus cuerpos.” Eso de consumir como fuego sus cuerpos suena como perdición. Pero eran ricos, que Santiago espera que fueran a leer su carta y que tienen conocimiento de los tiempos ya que les recuerda, “¡y eso que estamos en los últimos tiempos!”

Santiago les reclama las injusticias que han hecho en obtener sus riquezas. “Oigan cómo clama contra ustedes el salario no pagado a los obreros que les trabajaron sus campos.” Dios es justo y anota, acumula las injusticias de los hombres para castigar el día de juicio. El salario no pagado puede ser que no se les pago nada pero también puede ser que no se les pago parte del salario que era les correspondía bajo el juicio de Dios. Otra forma injusta de obtener las riquezas que Santiago reclama es que, “han condenado y matado al justo sin que él les ofreciera resistencia.” La frase “han condenado” nos lleva a pensar que hicieron alguna acción judicial para quitar las riquezas ¡y hasta vida del justo!

Santiago también les reclama lo que han hecho con sus riquezas, “han llevado en este mundo una vida de lujo y de placer desenfrenado.” Esto llega a ser un culto a uno mismo, un egoísmo desenfrenado. No viven para servir a Dios, sino a ellos mismos. “Lo que han hecho es engordar para el día de la matanza.”

Creo que queda claro que la prédica de un evangelio de la prosperidad es contrario a la Palabra de Dios.

Casi terminando su carta Santiago habla sobre lo que debemos hacer en nuestras reuniones o congregaciones. Dentro de estos temas toca el caso de la enfermedad.

Santiago 5

14 ¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. 15 La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará. 16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.

Hay una promesa muy claro, “la oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará.” Tengo que confesar que hay partes de la Escritura que tengo que dejar entre paréntesis y seguir pidiendo al Señor sabiduría para comprender un día. Tengo testimonios de personas por las que hemos orado como ancianos de la iglesia y han sanado. A la vez, se de muchas personas enfermas por las que hemos orado que no han sanado. Antes que alguien me reclame que a mi o a mi iglesia le falta fe, les haría notar que ¡no conozco ningún cristiano sano mayor de 130 años de edad! Al final de cuentas, hasta que Cristo venga, todos nos vamos a enfermar y morir. Creo que en el momento que escribe Santiago Dios estaba obrando de manera muy especial en la iglesia y sanaban. Creo que hoy en día las sanidades son excepcionales. Ahora si que nosotros oramos Dios es el que sana, y sana a quien él quiere.

Para terminar su carta Santiago siente la necesidad de dar instrucciones para el caso de alguien que se extravía.

Santiago 5

19 Hermanos míos, si alguno de ustedes se extravía de la verdad, y otro lo hace volver a ella, 20 recuerden que quien hace volver a un pecador de su extravío, lo salvará de la muerte y cubrirá muchísimos pecados.

Veamos primero con detalle como describe Santiago a una persona extraviada. Dice primero que es “alguno de ustedes.” Sin precisar es alguno de ustedes. Mínimo diríamos que se reúne o se reunía con los creyentes. No era o es un simple visitante. Al parecer todo lo identificaba como parte del grupo de creyentes. Solo que ahora es claro que se ha extraviado de la verdad. De nuevo no precisa en que se ha extraviado de la verdad. ¿Ha dejado de creer parte de la verdad? O ¿Ha dejado de vivir conforme a la verdad? Cualquiera de las dos cosas pueden ser o ambos. Lo describe también como “un pecador” en contraste con el saludo inicial de la carta que se dirige a “hermanos.” Por último vemos que lo describe como alguien ya sea muerto espiritualmente o destinado a la muerte, porque dice, “lo salvará de la muerte.”

Con toda esta descripción apreciamos que Santiago no esta recomendando asegurar a esta persona extraviada que esta bien. No nos sugiere decirle que lo que alguna vez tenía no lo puede perder o nadie se lo puede quitar. No. Al contrario la descripción es definitivamente alarmante.

Lo que nos recomienda Santiago es procurar hacerlo volver a la verdad. No importa que tan lejos pensemos que este esta persona extraviada, ya que al hacerlo volver, se “cubrirá muchísimos pecados.” 

La fe sin obras está muerta. . . . Comentarios sobre Santiago 1-2

April 29, 2014

 Esta carta de Santiago nos enseña bastantes cosas muy prácticas que podemos y debemos poner en práctica en nuestras vidas como creyentes. Estudiándolo con detenimiento podemos ver que a la vez tiene enseñanza muy profunda de conceptos y principios que debemos tener presentes en nuestro andar con Cristo.

Quizás ayuda visualizar la organización de la carta como una trenza. El autor toca un tema, luego trata otro tema o dos, pero regresa al tema original. De esta forma trata todos los temas pero a la vez los relaciona uno con otro. Da la tentación de convertir los temas de la carta en listas, pero la verdad es que en nuestras vidas encontramos los temas y asunto trenzados o tejidos entre si.

Santiago 1

1 Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que se hallan dispersas por el mundo: Saludos.

No sabemos con precisión quien es Santiago que escribió esta carta. Lo seguro es que sentía que no hacía falta firmarlo más que como Santiago.

Santiago 1

2 Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, 3 pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. 4 Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada. 5 Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. 6 Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. 7 Quien es así no piense que va a recibir cosa alguna del Señor; 8 es indeciso e inconstante en todo lo que hace.

Santiago dirige su carta a, “las doce tribus que se hallan dispersas por el mundo.” Al empezar a hablarles de pruebas, podemos pensar que está escribiendo a los creyentes que fuero disperso como persecución por su fe en Jesús. Les exhorta a “considerarse” muy dichosos y “saber” que la prueba produce constancia. El considerar y saber son parte de sabiduría sobre lo que están viviendo. Por eso como parte de esta exhortación les indica como deben proceder “si a alguno de ustedes le falta sabiduría.”

“Considérense muy dichosos,” nos recuerda estas palabras de Jesús.

Mateo 5

11 »Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. 12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes.

La dicha mencionada por Jesús es “una gran recompensa en el cielo.” Santiago nos enseña que además “la prueba de su fe produce constancia,” y esto en nuestra vida es “para que sean perfectos e íntegros.” ¿Tienes problemas en entender y aceptar esto? Entonces, “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios.” Santiago nos da la promesa de que “él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie.” Ahora, vemos en el contexto que Dios da sabiduría a todos. No debemos pensar que podemos extraer este fragmento del pasaje y aplicarlo a todo tipo de súplicas. De hecho antes de terminar la carta Santiago nos va a decir razones ¡por las que no recibimos otras cosas que pedimos!

Es importante, “que pida con fe, sin dudar.” Si dudamos, quiere decir que somos indecisos e inconstantes. Es importante notar que “va a recibir cosa alguna del Señor,” la fe no produce el resultado, eso lo hace el Señor, en quien ponemos nuestra fe.

Santiago 1

9 El hermano de condición humilde debe sentirse orgulloso de su alta dignidad, 10 y el rico, de su humilde condición. El rico pasará como la flor del campo. 11 El sol, cuando sale, seca la planta con su calor abrasador. A ésta se le cae la flor y pierde su belleza. Así se marchitará también el rico en todas sus empresas.

Santiago empieza otro hilo de la trenza aquí. Esto es el nivel o situación económica. En el mundo el dinero habla. En el mundo los ricos son importantes y los “de condición humilde” son menospreciados. En la fe, en el reino de Dios, no es así. En el reino de Dios, “el hermano de condición humilde” tiene “alta dignidad.” Esto representa un cambio. Recordemos esta enseñanza de Jesús en los evangelios.

Lucas 18

25 En realidad, le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.

26 Los que lo oyeron preguntaron:

Entonces, ¿quién podrá salvarse?

La gente tenía la idea de que los ricos eran ricos por la bendición de Dios. Se creía que como Dios los había bendecido, los ricos serían los que con más seguridad entrarían al reino de Dios. Al decir Jesús que era difícil para ellos la gente se sorprendió. Vemos que para Santiago se ha aceptado el hecho que los de condición humilde pueden entrar al reino de Dios. Esto es su alta dignidad.

En el evangelio, de hecho en la Palabra de Dios, se enseña que la riqueza es un estado pasajero. “El rico pasará como la flor del campo.” Al acercar se a Dios el rico reconoce que “así se marchitará también” “en todas sus empresas.”

Santiago ha hablado de pruebas de la fe, ahora va a enseñar acerca de la tentación.

Santiago 1

12 Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.

13 Que nadie, al ser tentado, diga: «Es Dios quien me tienta.» Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie. 14 Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. 15 Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.

¿Las pruebas que Dios permite que nos lleguen son tentaciones? ¿Usa Dios la tentación para formar al cristiano?

Lo que debemos hacer ante la tentación es resistir. El resistir la tentación nos permite ser aprobados. Santiago aclara que, Dios no tienta a nadie. ¿De dónde viene entonces la tentación? Pues “cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.” Nosotros mismos somos la fuente de tentación ya que tenemos malos deseos. Los malos deseos no producen una influencia y engaño. Esos malos deseos, producen la tentación y de no resistirlo, engendra el pecado en nosotros. No podemos culpar nuestro entorno, a otros, ni mucho menos a Dios por nuestra tentación. Somos nosotros mismos los responsables. Debemos orar para que Dios nos quite, nos limpie, de los malos deseos.

Santiago 1

16 Mis queridos hermanos, no se engañen. 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras. 18 Por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad, para que fuéramos como los primeros y mejores frutos de su creación.

Lejos de enviarnos tentaciones, Dios nos envía “toda buena dádiva y todo don perfecto.” Dios, “por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad.” Es la Palabra de Dios el medio que nos hace nacer de nuevo. Al nacer así llegamos ser los “¡mejores frutos de su creación!”

Santiago 1

19 Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse; 20 pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere. 21 Por esto, despójense de toda inmundicia y de la maldad que tanto abunda, para que puedan recibir con humildad la palabra sembrada en ustedes, la cual tiene poder para salvarles la vida.

Habiendo explicado que la tentación y el pecado viene de nuestros malos deseos, Santiago procede a dar una exhortación. Nos exhorta a estar listos para escuchar. Debemos ser lentos para hablar y para enojarse. Es interesante la relación que muestra entre hablar y enojarse. El hablar mucho puede ser una forma de egoísmo, “¡escúchame a mí!” El problema que señala de la ira humana es que “no produce la vida justa que Dios quiere.” Cuando estoy ocupado en estar enojado con alguien o algo, no me estoy fijando en mi vida, no estoy preocupado en que es lo que Dios quiere en mi vida. Nos exhorta entonces a despojarnos de inmundicia y maldad. Santiago asume que los que leen su carta, aunque son creyentes, todavía tienen inmundicia y maldad. Más que enojarse, o ¡hablar mucho! Deben buscar erradicar esta maldad de su vida.

El propósito de despojarnos del pecado en nosotros es “para que puedan recibir con humildad la palabra sembrada en ustedes.” La Palabra de Dios ha sido sembrado en nosotros, Santiago ve que todavía lo estamos recibiendo, todavía esta tomando su efecto en nuestra vida. Nos recuerda que esta palabra “tiene poder para salvarles la vida.”

Santiago 1

22 No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. 23 El que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo 24 y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. 25 Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

“Llévenla a la práctica.” La forma de recibir la palabra en nosotros es llevarlo a la práctica. Jesús hablo de esto mismo en este pasaje.

Mateo 7

24 »Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. 25 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca. 26 Pero todo el que me oye estas palabras y no las pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre la arena. 27 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa, y ésta se derrumbó, y grande fue su ruina.»

La ilustración de Santiago del espejo nos vuelve a comunicar esta verdad tan importante. ¿De que sirve la Palabra si no la ponemos en práctica? El espejo nos ilustra que la Palabra va a señalar y hacernos ver como somos. Al ver como somos ante la Palabra veremos cosas que debemos cambiar para ser como Dios desea que seamos.

Al hablar de “la ley perfecta que da libertad,” vemos que esta hablando de vivir bajo la gracia y no bajo la ley de Moisés.

Santiago 1

26 Si alguien se cree religioso pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada. 27 La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.

A veces decimos que no tenemos una religión sino una relación con Jesús. Santiago esta a gusto hablando de ser correctamente religioso y tener una religión pura y sin mancha. La religión debe llevarnos a frenar nuestra lengua. Esto nos permite escuchar a otros y así compartir su vida en amor. Al igual que Jesús, pone énfasis en atender a los necesitados, “a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones.” Otro aspecto de la religión pura es nuestra santificación, “conservarse limpio de la corrupción del mundo.”

Santiago 2

1 Hermanos míos, la fe que tienen en nuestro glorioso Señor Jesucristo no debe dar lugar a favoritismos. 2 Supongamos que en el lugar donde se reúnen entra un hombre con anillo de oro y ropa elegante, y entra también un pobre desharrapado. 3 Si atienden bien al que lleva ropa elegante y le dicen: «Siéntese usted aquí, en este lugar cómodo», pero al pobre le dicen: «Quédate ahí de pie» o «Siéntate en el suelo, a mis pies», 4 ¿acaso no hacen discriminación entre ustedes, juzgando con malas intenciones?

Santiago regresa al tema de el estado económico. Ha subrayado que la riquezas son pasajeras y que las personas de humilde condición tiene una alta dignidad. Pero ve que en las reuniones de los creyentes, no esta poniendo esta verdad en práctica. En sus reuniones siguen con las formas del mundo. ¡Siguen favoreciendo a los ricos! El les exhorta a llevar la verdad sobre el valor de las riquezas comparado con el valor de las personas a la practica.

Santiago 2

5 Escuchen, mis queridos hermanos: ¿No ha escogido Dios a los que son pobres según el mundo para que sean ricos en la fe y hereden el reino que prometió a quienes lo aman? 6 ¡Pero ustedes han menospreciado al pobre! ¿No son los ricos quienes los explotan a ustedes y los arrastran ante los tribunales? 7 ¿No son ellos los que blasfeman el buen nombre de aquel a quien ustedes pertenecen?

Les recuerda que Dios ha escogido “a los que son pobres según el mundo para que sean ricos en la fe y hereden el reino.” De nuevo su alta dignidad. Pero ellos están menospreciando a los pobres. Hacen mal.

Sabemos que ricos como Zaqueo también son miembros de la familia de la fe. Pero lo más común es que, “son los ricos quienes los explotan a ustedes.” Quizás parte de sus pruebas era por los ricos que “los arrastran ante los tribunales.” Más fuerte aún son los ricos en general “los que blasfeman el buen nombre de aquel a quien ustedes pertenecen.” ¿Son ellos los que quieren entonces favorecer sobre los pobres?

Santiago 2

8 Hacen muy bien si de veras cumplen la ley suprema de la Escritura: «Ama a tu prójimo como a ti mismo»; 9 pero si muestran algún favoritismo, pecan y son culpables, pues la misma ley los acusa de ser transgresores. 10 Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda. 11 Pues el que dijo: «No cometas adulterio», también dijo: «No mates.» Si no cometes adulterio, pero matas, ya has violado la ley.

Santiago aplica “la ley suprema de la Escritura” a este caso. “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” El mostrar favoritismo es no amar. El tratar a todos por igual si muestra nuestro amor por todos. Santiago toma el “amar a tu prójimo como a ti mismo” y muestra que es tan importante como los diez mandamientos. Lo compara con no matar y no adulterar.

Santiago 2

12 Hablen y pórtense como quienes han de ser juzgados por la ley que nos da libertad, 13 porque habrá un juicio sin compasión para el que actúe sin compasión. ¡La compasión triunfa en el juicio!

Este amar al prójimo es la ley que da libertad. El actual con compasión es sujetarse a la ley que da libertad. La ley que da libertad no significa amor sin justicia o juicio. No. “Porque habrá un juicio sin compasión para el que actúe sin compasión.”

Santiago 2

14 Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? 15 Supongamos que un hermano o una hermana no tienen con qué vestirse y carecen del alimento diario, 16 y uno de ustedes les dice: «Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse», pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso? 17 Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta.

Hay quienes rechazan o no les gusta Santiago porque dice, “¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras?” Creen que el hablar de obras disminuye de alguna forma la gracia de Dios. Ya nos había dicho Santiago que debemos llevar a la práctica la Palabra. Vimos que Jesús enseño eso mismo. El llevar la Palabra a la práctica es tener obras. A eso se refería Jesús al decir, “me oye estas palabras y las pone en práctica.” El poner las palabras de Jesús en práctica es tanto obras que Jesús usa el ejemplo de construir una casa para ilustrarlo.

Vemos que Santiago habla de poner en práctica la Palabra en relación a bienes materiales y lo económico. Así muestra que están unidos estos temas. Como ya había dicho esta es la religión pura, “¡atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones!”

Santiago 2

18 Sin embargo, alguien dirá: «Tú tienes fe, y yo tengo obras.»

Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras. 19 ¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.

Con las obras mostramos que tenemos fe. La fe naturalmente desborda en obras. Los demonios también creen que hay un Dios, ¿pero que hacen con ese creer? Se rebelan, van en contra de Dios. ¿Nosotros que hacemos con nuestro creer que hay un Dios?

Santiago 2

20 ¡Qué tonto eres! ¿Quieres convencerte de que la fe sin obras es estéril? 21 ¿No fue declarado justo nuestro padre Abraham por lo que hizo cuando ofreció sobre el altar a su hijo Isaac? 22 Ya lo ves: Su fe y sus obras actuaban conjuntamente, y su fe llegó a la perfección por las obras que hizo. 23 Así se cumplió la Escritura que dice: «Le creyó Abraham a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia», y fue llamado amigo de Dios. 24 Como pueden ver, a una persona se le declara justa por las obras, y no sólo por la fe.

Santiago cita, como parte de su argumento y enseñanza, un versículo en Génesis que Pablo usa para demostrar que somos salvos por fe y no otra cosa. Veamos el versículo.

Génesis 15

6 Abram creyó al Señor, y el Señor lo reconoció a él como justo.

En Romanos capítulo cuatro, Pablo cita este versículo y mediante preguntas señala que Abram, fue reconocido como justo, antes de que se diera la ley de Moisés y antes que fuera circuncidado. Fue contado como justo simplemente por creer.

Santiago cita Génesis capítulo veintidós para subrayar lo que hizo Abram “cuando ofreció sobre el altar a su hijo Isaac.” Veamos el contexto del versículo que ambos citan.

Génesis 15

1 Después de esto, la palabra del Señor vino a Abram en una visión:

«No temas, Abram.

Yo soy tu escudo,

y muy grande será tu recompensa.»

2 Pero Abram le respondió:

Señor y Dios, ¿para qué vas a darme algo, si aún sigo sin tener hijos, y el heredero de mis bienes será Eliezer de Damasco? 3 Como no me has dado ningún hijo, mi herencia la recibirá uno de mis criados.

4 —¡No! Ese hombre no ha de ser tu heredero —le contestó el Señor—. Tu heredero será tu propio hijo.

5 Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo:

Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia!

6 Abram creyó al Señor, y el Señor lo reconoció a él como justo.

Con el contexto vemos que la conversación entre el Señor y Abram era sobre el hecho que Abram no tenía un hijo. Dios le hace la promesa, “tu heredero será tu propio hijo.” Y esto es lo que cree Abram y en base a creer esto “el Señor lo reconoció a él como justo.”

Entonces Santiago nos señala que eso que creyó Abram se puso por obra. Es más se puso por obra a instancia de Dios mismo. De esta forma, “su fe y sus obras actuaban conjuntamente.” Santiago dice que “su fe llegó a la perfección por las obras que hizo.” Santiago señala, “así se cumplió la Escritura que dice: «Le creyó Abraham a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia»” La fe de Abram, se cumplió, se demostró.

Esto lo lleva a su conclusión.

Santiago 2

26 Pues como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Algunos Pensamientos sobre Ser Bíblicos

April 29, 2014

 Si vamos a ofrecer nuestras vidas en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, si vamos a ser corporativamente una iglesia que verdaderamente es el cuerpo de Jesús en la tierra entonces tenemos que moldear nuestras vidas y nuestras iglesias en base a lo que la Biblia enseña.

Aunque esto es obvio, podemos ver que todos los que dicen que siguen a nuestro Señor dirían que son Bíblicos. Y bueno, probablemente si buscáramos una definición de “Bíblico” en un diccionario secular nos diría algo así como: “todo lo que tiene que ver con la Biblia”!!! Bajo esta definición basta echar por allí algunos textos como si fueran sal sobre la comida y podemos decir que nuestra doctrina, vida o iglesia es Bíblica.

Yo sugiero que para ser verdaderamente Bíblicos necesitamos tomar en cuenta estas consideraciones.

  1. No podemos tratar la Biblia como una caja de miles de versículos, o pedazos de versículos sueltos que podemos tomar uno de aquí y otro de allá y pegarlos para formar una nueva idea o una nueva enseñanza.

  2. Tenemos que leer, estudiar y entender la Biblia como libros enteros que tienen un principio, un desarrollo, un fluir y construir de enseñanzas dados por el Espíritu Santo. La enseñanza del libro y el contexto del libro es el que explica los versículos.

  3. No podemos entender o interpretar un versículo o párrafo de la Biblia en forma que contradiga a otro versículo o párrafo de la Biblia. Cuando hacemos esto podemos estar seguros que nuestra interpretación es errónea.

  4. No podemos escoger ciertos versículos o párrafos como más importante que otros. No podemos ignorar versículos, párrafos o libros enteros simplemente porque no van de acuerdo con nuestra doctrina. No podemos amar el libro de Santiago y menospreciar el libro de Gálatas, ni viceversa. No podemos enfatizar Romanos 9 e ignorar Romanos 10.

  5. Debemos buscar al Señor en su Palabra en buscar como hay armonía entre versículos, párrafos y libros que a primer vista podría tener cierta diferencia entre ellos.

  6. No podemos a nuestro antojo tomar o decidir que ciertos textos tienen solo un mensaje simbólico. No podemos a nuestro gusto decir esto es solo un “tipo” de otra cosa. Si el significado de las palabras, la construcción gramatical, el argumento de los párrafos y la enseñanza completa de los libros no nos comunica algo concreto y proposicional acerca de Dios entones la Biblia no nos esta hablando. Si el texto Bíblico nos dice que algo es un tipo de otra cosa, no hay duda y es una enseñanza divina, pero nosotros no tenemos la autoridad de Dios para cambiar lo concreto a lo abstracto.

  7. Tenemos que entender el Antiguo Testamento a la luz del Nuevo Testamento. “Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.” Hebreos 1:1-2

  8. Tenemos que entender que la Palabra siempre esta por encima de nuestro entendimiento de la Palabra, de nuestra doctrina o de nuestra teología. Necesitamos tener un entendimiento de la Palabra pero jamas pensar que nuestro entendimiento equivale a la Palabra.

  9. Es válido juzgar el contenido de una predicación, libro, canto o clase de Biblia en base a cuantos de los minutos, estrofas y páginas son tomados de la Palabra y cuantos son palabras del que expone. Si en un mensaje de media hora solo tiene tres minutos de textos y 27 minutos de comentarios del predicador sabremos que piensa que lo que el dice es más importante de lo que la Palabra dice.

  10. No podemos decir que amamos al Dios de la Palabra si no amamos a La Palabra de Dios.

  11. Debemos procurar tener un conocimiento funcional de todo el Nuevo Testamento.

Este es solo un borrador pero espero que nos anime a pensar sobre la gran responsabilidad de ser verdaderamente y reverentemente Bíblicos.

Esteban Searfoss

Noviembre 2010